20 años sin Mr. Belvedere: recordamos a Christopher Hewett

Por una cuestión que no viene al caso en este blog (más bien podría haber encajado en el blog Más de la mitad), estaba el otro día debatiendo con una amiga sobre papeles importantes de empleados del servicio en series y pelis. Véanse, por ejemplo, Geoffrey en El príncipe de Bel-Air o Alfred en Batman. Y, claro, pues era cuestión de tiempo que en tal conversación recordáramos al entrañable Mr. Belvedere (Mr. Lynn Aloysius Belvedere).

mr-Belvedere

Su flema británica, en contraste con ese punto de planicie cómica de la familia estadounidense con la que convivía, nos regaló seis temporadas de risas y un mayordomo para el recuerdo. Y en esa conversación en la que mi amiga y yo lo recordamos dije “¿Cuánto hace ya que murió? ¿10 años?”, y cuando fui a mirar me encuentro con que este 2021 se cumplirán ya 20 años desde que nos dejara Christopher Hewett, el eterno Mr. Belvedere. ¿Repasamos un poco su historia?

Desde luego, todos lo recordamos como el afable mayordomo, pero lo cierto es que Hewett era ya un actor consagrado cuando llegó a ese papel que, por cierto, fue (a excepción de dos cameos posteriores) el último que interpretó ante una cámara.

Eso sucedió entre 1985 y 1990, con un total de casi 120 episodios repartidos entre sus seis temporadas. Pero para ese entonces Hewett, que contaba 64 años, llevaba ya casi 35 ante las cámaras. Aunque, antes de dar un repaso por lo que aquí pudimos ver de él, creo que vale la pena pararse en un detalle:

Si comprobáis su ficha en IMDb, encontraréis un dato curioso, y es que la mayoría de los actores bien reconocidos, como es el caso de Hewett, cuentan con un número de registros que baila entre los 60 y los 140 (lo sé: es una horquilla amplia, pero es la que es). Sin embargo, Hewett tiene el sorprendente número de 25 registros. ¿Cómo, entonces, un actor con tan poco títulos es tan conocido? En su caso, es porque antes de caer en la pantalla era ya un reconocido y prestigioso actor y director de teatro en Londres, donde acumuló nominaciones y premios. Debutó a los escasos siete años en una pequeña representación en Dublin (El sueño de una noche de verano, cómo no) y, después de pasar un par de años en su juventud alistado en la Royal Air Force, se unió a la Oxford Repertory Company y debutó en el West End londinense en 1943.

Al cine (y digo cine) llegaría no mucho después, a principios de los ’50, pasando con pequeños papeles por varios títulos, algunos tan recordados como Oro en barras, donde interpretaba al Inspector Talbot, con una juventud que casi hace imposible reconocerlo.

No digáis nada de la calidad que estamos hablando DE HACE 70 AÑOS, Maris.

Tras pasar por algunos episódicos en varias series, llegó la época del parón televisivo, y durante casi 15 años estuvo retirado de las cámaras salvo por dos intervenciones, una de ellas memorable porque en el 67 participó como Roger De Bris en Los productores, de Mel Brooks y protagonizada por el absolutamente genial Gene Wilder, en la que Hewett aparece como una suerte de Tim Curry en Rocky Horror pero… A ver, mejor no (jamás me atrevería yo a decir que existe algo mejor que Tim Curry en Rocky Horror). Pero vamos, que otro rollo.

A mediados de los ’70 volvió a la televisión con Ivan el terrible y encontró en las series un espacio cómodo; en el ’83 (poco antes de caer en Mr. Belvedere) fue a dar con el papel de Lawrence en una de las series más estrambóticas y recordadas de los ’70 y los ’80: La isla de la fantasía, con Ricardo Montalban y en sustitución de Hervé Villechaize, “la parodia más trágica de Felipe González”.

La isla de la fantasía terminó su andadura poco después de la marcha de Villechaize, y el resto, en lo que a Hewett se refiere, ya lo sabéis: fue Mr. Belvedere hasta casi el final de sus días interpretativos.

Católico de devoción y soltero de convicción, se retiró de la actuación y ejerció como diácono en la Iglesia de San Víctor en West Hollywood, hasta que la artritis y la diabetes lo jubilaron por completo, y falleció casi a los 80 años por complicaciones de la segunda.

Cuando el mundo lo despidió, en agosto de 2001, fue un día triste para los amantes de la televisión y el teatro.

 

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.