BLOGS
Qué fue de… todos los demás Qué fue de… todos los demás

"Cualquier tiempo pasado fue anterior"
Les Luthiers

Archivo de la categoría ‘años 90’

Aarón Guerrero, Chechu en ‘Médico de familia’: de estrella infantil a reputado hostelero

Si hace poco os contaba qué fue de Isabel Aboy, María en Médico de familia, hoy le llega el turno a… Aarón Guerrero, el inolvidable Chechu.

Aaron-Guerrero-2017

Guerrero en 2017 (GTRES)

Desde 1995 y hasta el ’99, cada semana la familia Martín anunciaba su llegada con una sintonía que seguro muchos aún recordáis, y nos mantuvo muy en vilo, pendientes de si Nacho y su cuñada se terminaban casando y de cómo crecían sus niños.

Pero, como digo, en el ’99 nos despedimos de la familia Martín, y cómo siguieron creciendo los ya-no-tan niños se nos quedó un poco fuera de mano. Lee el resto de la entrada »

¿Puedes reconocer a estos cinco guapos de Hollywood?

Amigos, esto es así: no todos podemos ser Jordi Hurtado. El paso del tiempo nos afecta a todos como a flores del campo, aunque es verdad que hay grados y que hay quien, directamente, parece que cambia de especie. ¡Ojo! Ni mejor, ni peor… Diferente, nada más.

Richar Dean Anderson Paris 2018

Como sea, estos son los cinco cambios más radicales que hemos visto en el último año en este blog. ¿Los reconoces?

 

Dennis Quaid será Ronald Reagan

Niños de los ’80, ¿recordáis a Dennis Quaid?

dennis-quaid-el-chip-prodigioso

Dennis Quaid fue, entre muchos otros personajes ochenteros, ese tipo encogido dentro de una nave interestelar encogida (Innerspace era el título original) metido accidentalmente dentro del cuerpo de Martin Short en El chip prodigioso. Yo la tenía en beta y de milagro no quemé el vídeo de tanto verla 🙂

Durante toda una década, Quaid fue un referente cinematográfico, pero luego cruzó una especie de limbo extraño que divide al actor en dos: el Quaid del siglo XX y el del siglo XXI, y a veces pareciera que no estás hablando de la misma persona. ¿Qué pasó? Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Hevia?

Que Asturias ha dado grandes cosas al mundo es incuestionable. Y no hablo de cosas baldías como la fabada, el cachopo o la sidra, no, no. Hablo de cosas importantes, como Diego gallu y el que se quedó atrapado en el párking de Ezcurdia o, más recientemente, los cinco del Angliru, Capi cayendo por la alcantarilla de Cimadevilla o la historia de las plantillas del chino (este año vamos sembrados).

Pero, ahora en serio, entre las cosas grandes de verdad, está José Ángel Hevia:

Hevia-Tierra-de-nadie

Y, si no, a ver quién más en la historia de la música ha puesto a bailar a un montón de juventud, en la discoteca, con una señora (señora, señora) cantando “tú no vuelvas más a mío casa faciendo ruíu coles madreñes“. ¿Lo recordáis?

Hay que tener mucho arte. Mucho.

Esta canción, Busindre Reel, que supuso su salto a la fama, estaba contenida en su primer trabajo en solitario, el álbum Tierra de nadie, publicado en el ’98, que alcanzó el número uno de los 40 principales en abril del ’99 y reunió seis discos de platino en España, además de varias certificaciones internacionales.

En 2000, además de una edición especial de CD + DVD de Tierra de nadie, Hevia publicó su siguiente álbum, Al otru llau – Al otro lado, que vendió medio millón de copias, y a este le siguió Étnico ma non troppo en 2003, con un sonido, como su nombre indica, más étnico:

Hasta 2007 no vio el mundo el siguiente disco del gaitero más electrónico del planeta, año en que salió a la venta Obsession, con un rollito mucho más chill-out que los discos anteriores y muy acorde al sonido que por entonces llevaba Alberto Comesaña (Amistades Peligrosas) con su compañera Yolanda Yone en Nuevas Amistades, con quienes Hevia colaboró en 2008 en la canción La Felicita, que presentaron a la preselección española para Eurovisión (aunque no fueron seleccionados, finalmente).

Después de Obsession, Hevia se ha tomado un descanso en cuanto a publicaciones se refiere de once largos años, aunque no así de la música. Según se relata en la bio de su página web, ha estado participando en prestigiosos festivales internacionales:

De folk, como el Festival Interceltique de Lorient (Francia), de jazz, como el Pori Jazz Festival (Finlandia) o el Red Sea Jazz Festival (Israel), religiosos como el Otobutai en Kyoto (Japón) o el Concierto di Natale del Vaticano (2001, 2012 y 2015) retransmitido por la RAI para millones de personas en todo el mundo, de pop-rock, como el Festival de San Remo (Italia), o en festivales de nuevas músicas como el Wimad de Atenas, entre otros.

En 2014, Hevia se trasladó con su familia (su mujer y sus dos hijas) a vivir a Santo Domingo, y ahí empezó el viaje personal que ha hecho posible que, este año, volvamos a verlo en el mercado, porque Hevia ha sacado disco a mediados del mes de abril: Al son del indianu. Ya os adelanto que el sonido os va a sorprender:

 

Contaba hace poco en una entrevista para Europa Press que “Es un disco-libro en el que cuento una historia de tres años y medio de un gaitero en el Caribe.” Y es que eso, amigos, es un indiano: un emigrante que se fue a América y tornó rico, algo muy enraizado en la cultura del norte de España, donde las casonas indianas son todavía admiradas (aunque, en muchas ocasiones, no tan cuidadas, lamentablemente).

Su nuevo álbum está disponible para comprar online y también en iTunes, Spotify, Apple Music y Google Play, todo ello accesible desde su página web. Para que luego digan que las nuevas tecnologías están reñidas con la tradición.

¿Recuerdas quién era el “malvado marido iraní” de ‘No sin mi hija’?

¿A vosotros también os pasa que a veces encontráis una peli en la parrilla que, aunque la hayáis visto mil veces, la tenéis que ver sí o sí? A mí me pasa con varias, como Starship Troopers, La princesa prometida o Love Actually. Y el otro día descubrí que también me pasa con No sin mi hija. Lo que pasa es que No sin mi hija es más raro que la pongan en la tele, y de las otras nadie te quita 4 o 5 reposiciones al año.

Total, que ahí que me quedé, con el insomnio y el calor, viendo esta película (que recuerdo que nos descubrió un profesor de Cultura en el instituto -previa pelea con el vídeo de la sala de audiovisuales, of course-), pensando lo jovencísima que estaba por entonces Sally Field (que como para no estarlo, si la peli así con la tontería tiene casi 30 añazos) y preguntándome qué habrá sido de la niña que interpretaba a Mahtob, cuando mis cansados ojos de una de la madrugada empezaron a pensar que el malísimo Moody, el terrible marido que secuestra en Irán a su esposa y a su hija, a mí me sonaba de algo.

alfred-molina-no-sin-mi-hija

Al principio de la peli, que sale tranquilito y de buen rollo, no terminaba yo de caer en quién era el mozo. Pero cuando empezó a ponerse violento y los ojos empezaron a desencajársele de la cara, pues ya fue otra cosa. Era él: Alfred Molina. El malo para todo de Hollywood. El puñetero Doctor Octopus.

alfred-molina-spiderman

¿Os sabéis la de cuando Alfred Molina se convirtió en Florentino Fernández?

Llevaba ya unos años en interpretación cuando le llegó el papel de No sin mi hija, aunque mayormente en televisión, por lo que era difícil reconocerlo. Sin embargo, alguna incursión sí que había tenido en cine y es que, puede que no lo recordéis, pero Molina era el Sátipo que acompañaba al Dr. Jones al principio de En busca del arca perdida (en el ’81) y fue también Cezar en Lady Halcón (1985), junto a la GRAN Michelle Pfeiffer y el inimitable Rutger Hauer.

Pero algo tiene Alfred que los papeles que le van son, definitivamente, los de malo. Y no es que los demás no los haga bien, ojo, que en 2001, por ejemplo, no lo hizo mal como Poirot en la película para televisión de Asesinato en el Orient Express (aunque la película en sí dejara bastante que desear).

alfred-molina-poirot

Y qué os voy a contar del Conde de Raynaud en Chocolat

O del Diego Rivera de Frida, que fue una cosa maravillosa.


Pero no. Sabéis tan bien como yo que tú piensas en Molina y piensas en los malotes. Y no solo en el Dr. Octopus de Spiderman 2 (2004), también te acuerdas del Obispo Aringarosa de El Código Da Vinci (2006):

alfred-molina-el-codigo-da-vinci

Piensas en su participación hasta en El aprendiz de brujo, aunque no quieras (porque no sé a vosotros, pero a mí Nicholas Cage con melena siempre me ha dado un poco de repelús), y piensas incluso en ese papel de señor del bigote enroscado en ese desastre, protagonizado por Brendan Fraser y Sarah Jessica Parker, que fue Dudley de la montaña (1999)… Y, si tienes buen ojo y buena memoria, hasta lo recuerdas en su papel en Boogie Nights (1997):

alfred-molina-boogie-nights

Sí, este también es Alfred Molina.

¿Y en qué anda ahora metido Alfred?

Pues parece que, en los últimos años, Molina regresa a sus orígenes y vuelve a a meterse en el mundo series, que parece que vive una nueva época dorada desde la implantación del streaming en nuestras vidas.

El año pasado fue nominado a un Emmy y este año a un Golden Globe por su papel de Robert Aldrich en Feud, la serie protagonizada por Susan Sarandon y Jessica Lange en la que dan vida a Bette Davis y Joan Crawford, respectivamente (y en la que, por cierto, también podemos ver así a Catherine Zeta-Jones).

Y, aparte de algunos trabajos de doblaje (Robot Chicken, Dragons: Race to the Edge -la serie animada de Cómo entrenar a tu dragón-, Penn Zero), y con cuatro trabajos en post-producción, su próxima fecha de estreno es para 2019 en El diablo tiene un nombre, una cinta protagonizada y dirigida por Edward James Olmos y en la que también tiene papel principal Haley Joel Osment (el niño de El sexto sentido).

alfred-molina-el-diablo-tiene-un-nombre

Que me gustaría deciros que es de miedo y que Molina es el diablo… Pero no, no. Es un dramón sobre una matriarca del petróleo y el agua envenenada de una granja. Supongo que… Molina podría ser el granjero. O el petróleo. ¿O la matriarca?

¿Qué le ha pasado a MacGyver (Richard Dean Anderson)?

Me veo en la obligación moral de avisaros: si hace mucho que no veis una imagen reciente de MacGyver, quizá sea mejor que el final de este post os pille con el culo en una silla. Yo no me quedaba así de loca desde que vi qué fue de Val Kilmer. Ahí lo dejo.

Dicho esto…

Oyoyoyoy. ¡MacGyver, majos! Esto es meternos en palabras mayores.

Madre mía, treinta y tres años han pasado desde el estreno de MacGyver, y me vengo a dar cuenta ahora de que, como reparto, SOLO salía Richard Dean Anderson en la intro. Menuda monografía chula le hicieron. Vaya canto guapo al ego.

Y, mucho ojo, que no digo yo que no lo mereciera, ¿eh? Algo tendría si le echó tanto carisma que consiguió mantener la serie en antena siete añazos, siete temporadas, 140 episodios y dos pelis.

richard-dean-anderson-macgyver

Que aquello sí que era estilazo auténtico, y no la anacronía esta en forma de peinado que ahora ponen en el remake de la FOX. Lee el resto de la entrada »

¿Dónde está Bill Pullman?

Para algunos de nosotros, Bill Pullman siempre será Lone Starr, el héroe de Spaceballs (La loca historia de las galaxias), de Mel Brooks.

bill-pullman-spaceballs

Yo creo que a Bill Pullman le ha pasado un poco lo que a Eddie Murphy, por ejemplo: no es que no haga nada ahora, o que no se le vea, sino que hizo tanto, tanto durante los ’80 y ’90, que ahora parece que no hace nada, pero solo en comparación con su época dorada.

Bill, que se estrenó ya en el ’86 en Por favor, maten a mi mujer, alcanzó la gloria en su segundo trabajo para cine, el de Lone Starr, y se convirtió de manera automática en un imprescindible y en sinónimo de éxito para cualquier producción, ya que consiguió, desde bien pronto, ubicarse como un actor polifacético y, sin dejar de hacer comedia, no encasillarse solo como actor cómico (algo muy usual en Hollywood y que puede acabar con tu carrera en un parpadeo). Lee el resto de la entrada »

¿Cuánto sabes sobre ‘El Príncipe de Bel-Air’?

Rápido: ¡piensa en un icono de los ’90!

Es imposible recordar la década de los colores y no pensar en el Príncipe de Bel-Air, la serie que lanzó a Will Smith al estrellato internacional más absoluto y que nos trajo infinidad de momentos de risas (y alguno de lagrimón también). Una serie llena de momentos míticos, gags y chascarrillos que aún hoy, veinticinco años después, muchos usamos en nuestro día a día. Pero también llena de pequeños detalles y secretos, solo al alcance de los grandes fans.

¿Cuántos de estos últimos eres capaz de recordar?

Vonda Shepard, la voz de ‘Ally McBeal’, llega a España

Yo me imagino que habrá por aquí quien tenga clarísimo quién es Vonda Shepard, quien no tenga ni la más remota idea y a quien, por último (e imagino que esto sea mayoría) le suene el nombre aunque no sepa muy bien de qué. Pues nada, dejadme que os eche un cable.

Señoras y señores, Vonda Shepard:

vonda-shepard-teatro-rialto-2018

 

Vonda fue la voz tras el tema principal de Ally McBeal, la serie protagonizada por (entre otras y otros) Calista Flockhart y Peter MacNicol, nuestro querido “Bizcochito”.

Shepard, neoyorkina del ’63, saltó al estrellato internacional con su papel en la serie de la abogada a partir de 1997, en la que ella era la encargada de contar, acompañada usualmente de un piano que ella misma tocaba (aunque también domina la guitarra y el bajo) con sus canciones los sentimientos de Ally. Tell him fue, en sí mismo, un fenómeno fan:

Pero Vonda no solo es Ally McBeal. De hecho, llevaba ya sus buenos diez años largos desde su debut en la música de la mano de Dan Hill con Can’t We Try.

Pero es lo que tiene alcanzar el estrellato con una serie de éxito internacional: que parece que no has hecho nada antes y, muchas veces, también parece que no haces nada después. Pero sí, sí que ha hecho. Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Paco Pil?

¡¡¡VOY A DAR BOTES HASTA QUE SE ME ROMPAN LAS SUELAAAAAAAAAAASSS!!!

Buah. Tú te pones esto por las mañanas y no hay tazón de ColaCao que te meta semejante chute de energía. En serio. Pa’ pasarte dando botes el resto del día.

Madre mía, Paco Pil. A mí me transporta. Concretamente, al bareto de mi pueblo, a una atmósfera de sudor, calimocho y Ducados, a un entorno de chavalada engominada con los vaqueros tapando el ombligo, cinturones de cuero, camisetas por dentro y deportivas prístinas de lengüetas imposibles dando saltos como si no tuviesen la habilidad de doblar las rodillas. Algunos de aquellos chicos se dedican hoy a la esfera política de mi comunidad autónoma. Y yo los vi borrachos, bailando Paco Pil. Es glorioso :’)

Bueno, ¿y quién es Paco Pil?

Paco-Pil-energia-positiva

Paco Pil, que se llama Francisco Javier Fernando Rodríguez Valero, se define a sí mismo como showman, DJ, cantante, actor, productor musical y locutor de radio desde los ’90. Dedicado a la música y los medios desde la temprana edad de 11 años, cuando era locutor de radio. Cosa que no es de extrañar, porque tiene una de las voces más potentes del panorama. Sí, están Paco Pil, Antonio Garrido, Quequé y Unai (el veterinario de mis perros, y si aquí hay alguien de Gijón sabrá de lo que hablo).

Dio el salto definitivo al éxito musical noventero como Paco Pil en el ’94, con su álbum Energía Positiva (al que pertenece la imagen de arriba), que contenía dos de los éxitos electrónicos más sonados de la década: Viva la fiesta y Johnny Techno Ska.

Sí, fue la banda sonora de los fines de semana de toda una generación. Pero de pronto parece que Paco, sin más, desapareció, ¿verdad?

Pues sí, verdad. Lee el resto de la entrada »