Archivo de la categoría ‘años 70’

Especial Roald Dahl: así son hoy los niños de sus películas

Hace tan solo unos días (el 13 de septiembre) celebramos el 103º cumpleaños de Roald Dahl, ese mago de las letras que, aún habiendo escrito mucha y muy interesante literatura para adultos (y cuando digo «para adultos» quiero decir PARA ADULTOS), ha pasado a la posteridad por sus fantasías para el público infantil.

el-gran-gigante-bonachón

Imagen de ‘Mi amigo el gigante’, adaptación de ‘El gran gigante bonachón’

Dahl participó, como guionista y creativo, en algunas películas de nuestra infancia que sin duda recordaréis, como Chitty Chitty Bang Bang (en la que adaptó a cine el libro de Ian Fleming) o los mismísimos Gremlins, basados en personajes de su creación. Pero sin duda lo que le ha dado la gloria en el cine son las adaptaciones de sus propias novelas, desde aquella magnífica versión de Charlie y la fábrica de chocolate protagonizada por un inolvidable Gene Wilder en 1971.

gene-wilder-willy-wonka

«No me digas»

¿Y qué tienen en común todas las historias de Roald Dahl? Pues claro: como no podía ser de otra manera, sus protagonistas son siempre niños. Salvo en dos ocasiones (Matilda El Gran Gigante Bonachón), en que fueron niñas. ¿Os preguntáis cómo han crecido “los niños de Roald Dahl”? ¡Seguro que alguno os da una sorpresa! ¡OJO! Hoy, hablamos solo de los protas. Otro día de los secundarios, que si no nos eternizamos. ¿Listos? Lee el resto de la entrada »

Hervé Villechaize: la parodia más trágica de Felipe González

Roger Moore dijo de él que era un “maníaco sexual con una lujuria antinatural”. Javier Gurruchaga lo fichó para imitar a Felipe González. Hervé Villechaize nunca encajó con lo que su tiempo esperaba de él: el que fuera una vez el enano de oro de Hollywood murió a los 50 años de un disparo en la cabeza.

Hervé-Villechaize

Hervé, decía él, no quería eufemismos en cuanto a su 1,22 m. de estatura, y exigía que se le llamara enano.

Nacido en París en 1943 y licenciado en Bellas Artes, a los 21 años emigró a los EE.UU., donde, después de pasar por varios papeles sin mayor reconocimiento, en el ’74 alcanzaría la fama por su papel de Nick Nack en la película de James Bond El hombre de la pistola de oro.

Hervé-Villechaize-007_2

A su repentino éxito le siguieron varios años de vida caótica, que incluyeron pasar noches durmiendo en su coche, muchas drogas y, según todo el mundo en Hollywood decía, todo tipo de actividades sexuales a cual más retorcida. Lee el resto de la entrada »

Te vas a morir de amor: Robert Downey Jr. en los ’70 fue un “cachorro” de 5 años

Así a lo tonto hace más de diez años que prácticamente vemos a Downey Jr. exclusivamente en su papel de Tony Stark en toda la saga relacionada con Los Vengadores, desde que en 2008 protagonizara la primera de Ironman.

Robert-Downey-Jr.-ironman

Eso sí, con maravillosas excepciones como han sido Tropic Thunder (de la que os comenté algo cuando hablábamos de Ben Stiller, y que os recomiendo ver si no habéis visto ya), por la que, por cierto, fue nominado al Oscar a mejor actor secundario

robert-downey-jr-tropic-thunder

Y las de Sherlock Holmes, que han tenido, hasta la fecha, dos entregas (2009 y 2011) y que ¡por fin! en 2021 verán una tercera parte salir a la luz.

robert-downey-jr-sherlock

Ya se hace difícil recordar un Downey antes de Ironman, pero lo hubo, claro. Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Arnold? (Gary Coleman)

Hoy vamos a ver qué fue de Arnold, otro día veremos qué fue de Webster, y ya si queda tiempo otro día nos metemos a mirar qué carajo les dio a las buenas gentes de la NBC con hacer series de niños negros adoptados por ricos blancos en los ’80.

Pero a lo que vamos: hablemos hoy de Arnold (Diff’rent Strokes). Esta serie versaba sobre un millonario blanco que tenía una hija angelical de rizos rubios y que adoptaba a dos niños negros, interpretados por Gary Coleman y Todd Bridges.

Mucha gente (seguro que vosotros lo habéis oído también) decía que Arnold no era en realidad un niño, sino “un enano”. Y esto no es cierto, en realidad:

Gary-Coleman-Arnold

Gary, que era hijo de una persona sin hogar y fue adoptado por la enfermera que lo atendió en el hospital a los pocos días de su nacimiento, vino al mundo en febrero del ’68, y tenía 10 años cuando interpretó a Arnold. Su corta estatura se debía a un grave problema renal congénito.

La serie dejó de emitirse en 1986, tras casi 200 episodios, y entre medias Gary recibió dos trasplantes de riñón. Su salud, antes y después de la operación, siempre fue un asunto muy delicado. Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Linda Blair, la niña de ‘El Exorcista’?

Vegana, activista y animalista hasta la médula, siente especial debilidad por los perros y los caballos. Cuando Linda Blair, a sus 14 años, se presentó al casting de El exorcista compitió con otras 600 niñas por el papel de Regan. Y, como todos recordamos, Linda se hizo con el papel. Como para no recordarlo, si llevamos teniendo pesadillas con ella desde 1973…

linda-blair-el-exorcista

Todo daba mucho más miedo cuando el terror podía concentrarse en unas lentillas amarillas. Brrr… Difícil olvidar esa cara, desde luego. Pero, ¿qué sabemos de la pequeña Linda Blair? Lee el resto de la entrada »

10 estrellas que aparecieron en ‘Vacaciones en el mar’ cuando no las conocía nadie.

Son muchos los motivos que pueden llevar a una serie a la categoría de mítica. En el caso de ‘Vacaciones en el mar’, por ejemplo, y a pesar de la escasa competencia de la época, es loable haberse mantenido en antena durante más de 10 años.

vacaciones-en-el-mar

250 episodios dan para mucho, mucho. Por ejemplo, dan para ver pasar ante sus cámaras a miles de actores, consagrados por entonces tanto como absolutos desconocidos que, con el paso del tiempo, acabaron por convertirse también en estrellas. Hoy os recojo aquí a 10 de esos personajes que ahora reconocemos, pero que no parecían los mismos cuando se subieron a ‘El barco del amor’. ¿A cuántos reconoces? Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de los miembros de Parchís?

¡FELIZ CUMPLEAÑOS!

Madre mía… Parchís, amigos. Tremendo.

Durante los ’80 la música dirigida al público infantil tenía un estilo propio y un éxito más que notable en España. Artistas como Nins o Enrique y Ana lo petaban, y en 1979 la Compañía de Discos Belter decidió que quería un trocito de pastel para ellos. Que el pastel sería también de cumpleaños, digo yo. Por cierto, ¿qué fue de Ana, la de Enrique y Ana?

De modo que Belter creó un grupo de cinco pequeños integrantes coloridos cuan Parchís y a finales del ’79 lanzaron un primer disco, consistente básicamente en versiones de canciones ya conocidas, con algún plus como La Canción de Parchís, que fue su carta de presentación.

El éxito de la fórmula de los cinco niños de colores (porque, claro, también estaba el dado, a ver cómo juegas tú al parchís sin dado) tuvo tal éxito que para finales de 1980 ya estaban estrenando película propia: La guerra de los niños. Película de la que después, por supuesto, se publicó la banda sonora en LP.

parchis-la-guerra-de-los-niños1

En los seis años de vida del grupo, del ’79 al ’85, editaron, por lo alto, como una veintena de LP’s, filmaron siete películas, vendieron millones de copias y dieron miles de conciertos. Luego nos hablan de explotación infantil y pensamos en plantaciones de cacao.

La cuestión es que pasado el Boom y crecidos los niños, Parchís se disolvió, y sus miembros, aunque siguieron manteniendo el contacto, se dispersaron. Con un documental sobre la historia de Parchís a las puertas de estrenarse a finales de 2018, ¿qué sabemos hoy sobre sus vidas?

Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Ana, de Enrique y Ana?

En aquella época en la que The Beatles ya habían hecho temblar el mundo pero aún no existía el término boys band, aquella época en la que cualquier fórmula era, potencialmente, una apuesta ganadora, existió un extraño dúo formado por un chico de veinte años llamado Enrique y una niña de ocho años llamada Ana.

enrique-y-ana

Sí, amigos: en 1977 Enrique y Ana aparecieron por primera vez con la canción Furia (parte del disco Muy pronto hay que triunfar, de un solitario Enrique) y, a partir de ahí, se quedaron para siempre en nuestra infancia y nuestros corazones. ¿Quién no recuerda a la triste gallinita co-co-uá? (Millenials, no sabéis lo que os perdisteis…).

Yo tengo dos dudas importantes acerca de este vídeo. La primera: ¿Dónde está Enrique? ¿Acaso es el hombre dentro del traje de pollo? Y la segunda: ¿es el tren que sale el mismo tren de Barrio Sésamo? Inquietante. Le mandaré un mail a Iker Jiménez. Por cierto, mucha tensión dramática en el momento en que las olas casi cogen al pollito. El vídeo, eso sí, engancha porque te sientes identificado: porque es el típico que podría haber grabado tu padre contigo en la plaza con su videocámara Sony, aquel modelo doméstico, ligero y manejable de 20 kilos… Mi padre desparecía, literalmente, detrás de aquella cámara. Solo se le veían las piernas.

Total, que durante los cinco años siguientes, Enrique y Ana nos llenaron los oídos con innumerables éxitos, como Mamá, cómprame unas botas, La yenka, Abuelito, o Baila con el Hoola-hop. El disco de Multiplica con Enrique y Ana (1980) es en sí mismo una pequeña joya, ya que, además de contener la mítica Amigo Félix (dedicada a Félix Rodríguez de la Fuente) contiene letras de Gloria Fuertes. Aunque mi favorita será por siempre el Súperdisco chino.

Ya no se hace música como la de antes, ¿eh? Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Uri Geller?

Una noche de octubre de 1975, se cuenta que unos dieciocho millones de personas estaban pegados a la pantalla del televisor viendo en el programa Directísimo de José María Íñigo a un joven ilusionista israelí DOBLANDO UNA CUCHARA.

A día de hoy, con Chris Angel caminando sobre el agua y Tamariz dando vueltas por ahí, lo mismo esto como truco no llama demasiado la atención, así que os invito a recrearos en el pobre José María intentando traducir mientras el otro no calla y en ese magnánimo bigote que llena la pantalla con su sola presencia. Rediós, qué maravilla. Por cierto, ¿qué fue de Tamariz?

Uri Geller se convirtió en uno de los primeros virales de nuestro país. Durante AÑOS se habló de él y de su cuchara. Es más, es que han pasado 42 años y todos, INCLUSO LOS QUE AÚN NO HABÍAMOS NACIDO, hemos oído hablar de Uri Geller y su puñetera cuchara. Y del bigote de José María Íñigo también. Pero, especialmente durante los meses siguientes, España se dividió en dos: ¿los que aceptaban la nueva democracia tras morir Franco y los que no? ¡Nope! Los que pensaban que Uri Geller era un cuentista y los que creían que de verdad tenía poderes. Revistas, libros, portadas en periódicos, debates en radio y televisión… Que dicen que twitter divide a la gente. Ya os digo yo que no, que la gente se divide con menos.

A día de hoy, el paso de Geller por Directísimo es uno de los momentos más históricos, memorados y parodiados de la televisión de nuestro país.

¿Sabéis qué es lo más curioso de esto? Que cuando Uri Geller llegó en el ’75 al programa de Íñigo, hacía ya 2 años que en la televisión de los USA lo habían desacreditado.

Os cuento la historia: ¿os suena Johny Carson, verdad? Un presentador que, antes de sentar cátedra para los late shows, había sido mago. Carson invitó a Geller a su programa, pero con una supuesta previa intención oculta de desenmascararlo como farsante, de manera que pidió la ayuda de James Randi, mago y escapista profesional con muchas décadas de trayectoria que tenía especial interés en destapar a Geller. Hay que entender que Geller nunca se presentó como mago, sino como persona dotada de verdaderos poderes sobrenaturales. A Randi le molestaba que usara sencillos trucos de magia para hacer creer a la gente que era realmente un telépata… Total, que cuando Geller llegó al plató de Carson se encontró con una bandeja con todo el material preparado: cucharas propias del programa, relojes estropeados (que él decía arreglar) y dibujos ya hechos y guardados en sobres cerrados (que él decía adivinar). No le permitieron sacar nada de material propio. ¿Y cuál fue el resultado? Pues que el pobre Uri no pudo hacer nada de lo que decía hacer (y, de hecho, hacía) cuando trabajaba con su material.  ¿Y qué hizo, entonces? Decir que era culpa del presentador, que era tan escéptico que bloqueaba sus poderes. Bueno, no seré yo quien diga que mentía…

Os dejo un vídeo de 10 minutines donde se explica maravillosamente todo esto. Si os queréis saltar la explicación podéis ir directos al Johny Carson Tonight Show a partir del minuto 8:

Pero como de todo esto no nos enterábamos como ahora, porque, precisamente, no teníamos twitter, pues dos años después llegó aquí y nos partió en dos. A la cuchara y a nosotros. En fin, y este señor, aparte de rompernos para siempre, ¿dónde se ha metido? Lee el resto de la entrada »

¿Que fue de Lou Ferrigno, el Hulk pelirrojo?

louferrigno

Claro, es que qué fácil es reírse de esto ahora, que tenemos estudios de digitalización y a Christopher Nolan. Pero es que antes las movidas de super héroes se hacían de otra manera.

 

Yo me lo imagino un poco así:

 

-¿Qué presupuesto tenemos para la serie?

-100 pavos y suministro ilimitado de tergal.

– ¿Sólo?

– También tengo cartulina y goma eva del AMPA del cole.

-¿Nada más?

-Y un pelucón del dia de San Patricio.

-¡Ya tenemos serie!

 

Hazlo tú. Pobrecicos.

La serie de El increíble Hulk se desarrolló durante 5 temporadas, de 1977 al ’82, sumando más de 80 episodios. A David Banner (sí, David: David Bruce Banner) le daba vida el actor Bill Bixby, uno de los grandes de entonces (ya había sido protagonista en la serie Mi marciano favorito), y fallecido en el ’93, antes de cumplir los 60 años, por un cáncer de próstata. Ya sabéis cómo funcionaba: cuando Banner se enfadaba se convertía en… El increíble Hulk

bixby-ferrigno

Pues ese señor de peluca pelirroja pintada de verde con spray de los chinos, pintado todo él de verde con spray de los chinos, era Lou Ferrigno. Un culturista que se estrenó en pantalla con este papel, que le iba que ni pintado. Bueno, pintado sí. Pero era el único añadido, porque todo lo demás eran carnes suyas.

¿Hizo algo Lou, después de ser Hulk? ¡Pues vaya que sí! Lee el resto de la entrada »