Entradas etiquetadas como ‘estereotipos machistas’

Publicidad sin estereotipos sexistas

Por Uschi Henkes

Que desaparezcan de las pantallas las mujeres engañosamente perfectas, las noñas, las obsesivas compulsivas de la limpieza, las pacatas, las recatadas, las arpías, las banales, las que son meras comparsas, las sosas, las sin gracia, y que en su lugar, veamos mujeres de todo tipo y condición, pero que no responden a un marcado patrón, a un estereotipo. Esa es la ambición de un proyecto llamado #OVER_, que ha puesto en marcha el Club de Creativos (c d c), asociación que reúne a los profesionales que trabajan en publicidad en España, con la colaboración del Instituto de la Mujer. Un proyecto que se ha materializado en un libro y un folleto que buscan concienciar a  la industria publicitaria de la necesidad de acabar con los estereotipos que encorsetan y limitan a las mujeres.

En estas dos décadas, ha estado regido por diez profesionales, en mandatos de dos años. De los diez, nueve son hombres. Yo soy la primera mujer que preside el club en toda su historia. Mi mandato concluye ahora y quien llega es también mujer, Judith Francisco. Una rotación que representa un claro signo del cambio que estamos viviendo.
Lee el resto de la entrada »

Cómo desterrar el discurso machista en los medios (y generar otros nuevos)

Por Alba Mareca 

Dice la profesora Asunción Bernárdez Rodal en su libro Mujeres en medio(s) que quienes nos dedicamos a la comunicación debemos detectar las trampas a las que nos someten los lenguajes estereotipados propios de los medios. Para estos, las mujeres a menudo somos novias de, víctimas, sujetos pasivos o, directamente, no existimos.

Al relato periodístico que invisibiliza las realidades de las mujeres, en toda su diversidad, le falta rigor. Y, que sepamos, el periodismo va de contar con rigor aquello que nos rodea.

Detalle de la portada de la web www.informarsobreviolenciamachista.com Copyright: La Marea y Oxfam Intermón

Tanto los estereotipos de género como el silenciamiento, junto al uso sexista del lenguaje, son mecanismos presentes en las rutinas periodísticas y conforman la base de otros tipos de violencia machista más extrema: el acoso, la violencia sexual o los asesinatos. Lee el resto de la entrada »

#HayMujeresColumnistas y necesitamos que ocupen su espacio

Por Magda Bandera

Detalle del cartel #haymujerescolumnistas

Detalle del cartel #haymujerescolumnistas

Cuando vimos en redes sociales el cartel del II Congreso de Columnismo de León, no dábamos crédito. Entre las firmas seleccionadas para promocionar el evento, no había una sola mujer. Por lo general, no se atreven a tanto. Miren ustedes el Festival Eñe, que se celebra estos días en Madrid: de los 132 participantes en la “gran fiesta de la literatura”, 28 no son hombres…

Lee el resto de la entrada »

Violencia sexual: ¿La culpa es de la víctima, señor juez?

Por Tania Sordo Tania-blogRuz 

Si ya de por sí es grave tener conocimiento de casos de violencia sexual hacia mujeres y niñas en todo el mundo, resulta devastador escuchar comentarios que justifican estas agresiones culpándolas a ellas, ya sea por su forma “provocadora” de vestir, por su conducta “poco apropiada”, por salir de noche, o por beber, entre otras presuntas ‘razones’. Estas afirmaciones que se comete en su contra, mientras justifican las agresiones y a los agresores (cuando el único responsable es quien comete el crimen y las autoridades deben investigar y sancionar los delitos).

Pintada en un muro en Berlín. Imagen de Women's link Worldwide.

Pintada en un muro en Berlín. Imagen de Women’s link Worldwide.

Asimismo, es indignante cuando nos enteramos de que ellas acuden al sistema judicial buscando protección, justicia y reparación y lo que se encuentran son decisiones judiciales basadas en prejuicios, mitos y estereotipos que les trasladan la responsabilidad de lo sucedido. Esto continúa sucediendo en distintos países del mundo, ya que sin importar los diversos sistemas políticos o tradiciones, seguimos teniendo conocimiento de decisiones judiciales que en lugar de proteger los derechos de las mujeres, van en contra de ellos.

Por ejemplo, a finales de 2015 en Reino Unido, un tribunal exculpó a un hombre multimillonario de la violación de una mujer joven admitiendo el argumento de que él no la violó, sino que se tropezó y la penetró “accidentalmente”. Por las mismas fechas, en España, el Tribunal Supremo absolvió a un hombre acusado de abusar sexualmente de una joven de origen peruano sosteniendo que los abusos no se podían comprobar a “ciencia cierta” y que además podía haber una motivación económica en la denuncia ya que “al tipo de cambio en su país de origen” significaría un “inesperado ingreso de dinero” para ella. En Canadá, en un caso de violencia sexual hacia una mujer que vivía en la calle, el juez le preguntó ¿por qué no pudiste mantener las rodillas juntas? Y absolvió al acusado, al que le dio consejos de cómo “tratar gentilmente a las mujeres” (posteriormente un tribunal superior ordenó un nuevo juicio para este caso por los estereotipos utilizados por el juez).

Todos estos casos tienen en común el uso de mitos sobre la violencia sexual, estereotipos sobre las víctimas de esta violencia y prejuicios de género contrarios a los derechos humanos en el razonamiento de las juezas y los jueces, quienes como personas que viven en sociedades que históricamente han discriminado a las mujeres por ser mujeres, no se encuentran exentas de tener ideas preconcebidas de lo que significa ser una mujer en la sociedad y el comportamiento que consideran que ellas deben tener. Estas decisiones justifican a los agresores y culpan a las víctimas de esta violencia.

Las autoridades y los sistemas de justicia no pueden trasladar la responsabilidad a las víctimas y sobrevivientes de las distintas manifestaciones de las violencias machistas, ya que esto se traduce en impunidad y la impunidad genera más violencia. Es necesario que las personas que intervienen en estos casos tengan una formación adecuada en donde la clave estará en aplicar una perspectiva de género y en poder detectar las ideas preconcebidas sobre cómo se cree que debe ser una víctima ideal, para desmontar los mitos, estereotipos y prejuicios que impiden el acceso de las mujeres a la justicia.

También es importante que como sociedad tomemos conciencia de lo que ocasionan las ideas que culpan a las víctimas y justifican a los agresores, ya que estas no deben ser minimizadas, no son simples palabras o ideas, sino que tienen consecuencias brutales y generan un imaginario social negativo que impide que avancemos hacia la igualdad de género. De manera especial, cuando estas ideas y mitos se encuentran en decisiones judiciales, es necesario hacerlas visibles debido al impacto tremendo que tienen en la vida de las mujeres, y con ellas, de toda la sociedad de la cual son más de la mitad.

Si conoces decisiones judiciales de cualquier país del mundo igual de indignantes y discriminatorias que éstas, las puedes nominar a los Premios Género y Justicia al Descubierto 2016 hasta el 18 de abril aquí.

Tania Sordo Ruz es abogada de Women’s Link Worldwide