BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

¡Bang! ¡Bang! Ocho western de novela para leer y morder el polvo

Pensar que el far west es territorio de celuloide o de novelitas del abuelo apelotonadas en el desván no solo es dar un bibliopatinazo de proporciones bíblicas sino que implica bajar la guardia libresca. Y entonces ¡Bang! ¡Bang! Es tarde. Estás muerto, lector.

Y mientras tú te enfrías en el cofre de madera este tipo de literatura alucinante cargada de historia y de adrenalina está vivita y coleando. En reginaexlibrislandia lo tenemos claro y es un género que nos demandan, que prescribimos y que, por supuesto, devoramos.

Prueba a darte un bibliogarbeo en cualquier librería por los anaqueles reservados a ese mítico salvaje Oeste Americano donde silban las balas, resuenan las cornetas de caballería, gritan los indios antes de cortarte la cabellera y la brisa mece las sogas.

Y donde no eres nadie si no tienes alma de frontera, mascas tabaco, haces temblar la escupidera, calzas un revólver Colt, marcas las cartas, sudas bourbon, atracas diligencias, retozas en el shaloon, asaltas ranchos y, sobre todo y más importante, si no disparas primero y piensas después.

Si lo haces descubrirás un universo literario sin ley poblado por tramperos, forajidos, prófugos, sheriffs, cowboys, predicadores, guerreros indios, prostitutas, alguaciles, pistoleros, cuatreros y algún que otro pobre hombre honrado al que desvalijar.

Es la esencia de un género enmarcado en la literatura de aventuras y ambientado en el siglo XIX y en EEUU, durante el período de expansión de esta nación hacia el llamado far west o, lo que es lo mismo, el «lejano oeste».

Para introducirte bibliofarwest va mi selección reginaexlibrislandiana de ocho western de novela para leer y morder el polvo.

¿Qué? ¿Estás listo, vaquero? ¡Van!

1. Warlock. Oakley Hall. Galaxia Gutenberg. Abrimos fuego con el que muchos consideran el mejor western de todos los tiempos, un artefacto narrativo de culto que trasciende los límites del far west y que atrapa al lector de principio a fin. Con él viajamos a 1880, a la polvorienta ciudad fronteriza de Warlock, un lugar sin ley donde el robo, las reyertas y el crimen son rutina, y donde nadie se atreve a poner orden. Hasta que llega Clay Blaisedell, un forastero con un buen par de Colt Frontiers de oro que deberá meter en cintura a mineros borrachos, a la banda de cuatreros de Abe McQuown e incluso a Tom Morgan, un jugador sin escrúpulos que revoluciona el shaloon. Con una fuerza y una calidad narrativa a prueba de balas, Warlock no solo fue finalista del Pulitzer, sino que abrió una serie de títulos ambientados en el Oeste Americano, un lugar mítico, salvaje y duro que sacaba lo mejor y lo peor de sus pobladores.

Warlock

2. Los cautivos. Elmore Leonard. Valdemar (Frontera). Aunque más conocido por cultivar la novela negra, Elmore Leonard es uno de los pesos pesados del género western, sobre todo en forma de relato breve donde sus historias son acción pura. Con este volumen de Valdemar en su colección Frontera los aficionados al bibliofarwest viajarán entre líneas al corazón de Arizona y Nuevo México, visitando desiertos, montañas, ranchos aislados, cárceles, shaloons y fuertes de frontera, y se codearán con apaches sanguinarios, forajidos despiadados, exploradores, vaqueros, niños secuestrados por indios, alguaciles y mujeres de dudosa reputación. Relatos memorables como “Los cautivos”, “Entre rejas” o “El chico” logran que el lector muerda literalmente el polvo (de bibliogozo).

Los cautivos

3. El hijo. Philip Meyer. Literatura Random House. Eli McCullough es el primer varón nacido en la recién inaugurada República de Texas. Pero una noche de 1849 unos comanches asaltan su hogar, masacran a su madre y a su hermana y se lo llevan prisionero. Con trece años tiene que aprender a vivir en la tribu con otro nombre y como hijo adoptivo del jefe indio. Cuando el hambre, las plagas y el ejército americano acaban con los últimos poblados, Eli vuelve al mundo civilizado, donde crea un imperio ganadero. Mientras su hijo carga con el peso de la ambición de su padre, su bisnieta lucha para conservar el patrimonio de los McCullough en un mundo de hombres donde la ganadería ha dejado paso al petróleo. Una novela épica y de iniciación que explora la ambición, la crueldad y el sacrificio en un lugar y en una época concretas, y cuyas páginas chorrean sangre, sudor y pólvora, huelen a petróleo y brillan como la crin de un pura sangre. Maravillosa.

El hijo

4. Centauros del desierto. Alan Le May. Valdemar (Frontera). Como por desgracia suele ocurrir, gracias a la adaptación homónima que filmó John Ford en 1954 Centauros del desierto es parte del imaginero popular. Pero el original quedó relegado a un inmerecido segundo plano, cuando es una novela que supura Frontera de principio a fin y que, además, es más más cruda, extensa y rigurosa que la película. Prepárate a disfrutar de una trama trepidante con un esplendoroso desfile de colonos, forajidos, comanches, Rangers, guerreros, soldados y llaneros solitarios por las grandes llanuras y desiertos de Texas y Nuevo México en este impecable western que narra los años finales de la lucha fronteriza contra comanches y kiowa. Acompaña a dos colonos blancos en su afán por rescatar a un par de niñas raptadas por los indios y disfruta de un novelón de órdago.

Centauros del desierto

5. En busca de New Babylon. Dominique Scali. Hoja de lata. Prepárate a descubrir un trepidante western en el que los encuentros y los desencuentros de cuatro almas perdidas sostienen una trama cargada de acción, pistolas, pepitas de oro, bourbon, ligueros, bajas pasiones y un puñado de sueños rotos. Aaron era reverendo, pero tras perder las manos reniega de su fe y se consagra a las sacerdotisas de cualquier burdel. Charles Teasdale, célebre pirómano que ha esquivado nueve veces la horca, se cuelga para que muera el hombre y renazca el mito, y es el reverendo Aaron quien oficia el entierro. No muy lejos de allí Bill el Ruso quiere fundar New Babylon, una ciudad del pecado y en su camino se topa, para desgracia de ella, con Pearl Guthrie, una joven que tras un tórrido affaire con Charles Teasdale abandona Kansas City en busca del marido ideal. Con este póquer de ases en la manga Dominique Scalli te gana la partida en una experiencia lectora brutal.

6. El banquete celestial. Donald Ray Pollock. Literatura Random House. Prepárate para zambullirte en un western cargado de sátira y de violencia, de perversión, de crueldad y de ambiciones tan desmedidas como absurdas donde es corrupto hasta el apuntador y por el que desfilan personajes memorables que encarnan lo mejor y lo peor del ser humano. La trama detona en algún lugar entre Georgia y Alabama en 1917 cuando el viejo Pearl Jewett muere dejando a sus tres hijos abandonados a sus miserables existencias. Hasta ese instante han llevado una vida honrada, convencidos de que su virtud sería recompensada con un suculento banquete en el Paraíso. Pero los Jewett se han cansado de esperar al Cielo, e inspirados por las aventuras del villano literario Billy Bucket, ensillan sus caballos y atracan un banco. Esta condenadamente divertida y violenta novela de Pollock radiografía con precisión un modo de ser y de vivir con una sobrecogedora vigencia.

El banquete celestial

7. El Virginiano. Owen Wister. Valdemar Colección Frontera. Obra clave en el género, pues historiadores y críticos consideran El Virginiano no solo como la obra fundacional del género western, sino como la primera que siluetea negro sobre blanco la figura literaria del cowboy. La novela refiere diferentes historias de vaqueros y de su vida en el rancho, y aunque el hilo conductor de la novela es el romance entre El Virginiano –en la novela nunca se revela su nombre– y la maestra del pueblo, Molly Stark Wood, recién llegada del Este, sus páginas recogen episodios variados de la vida en el Oeste: cuatreros, duelos, indios, bailes, vida en el rancho, etc. Una novela estupenda con varias adaptaciones a celuloide, entre las que destaca la homónima y dirigida por Victor Fleming en 1929, con Gary Cooper en la piel de El Virginiano. Un clásico que vale la pena leer (y releer).

El Virginiano

8. Bad Lands. Oakley Halt. Galaxia Gutenberg. Para olvidar su pasado y una terrible tragedia familiar, Andrew Livingston abandona Nueva York y se dirige a Bad Lands, un áspero territorio en Dakota. Seducido por la grandeza del paisaje y por las expectativas de riqueza con el boom ganadero, Livingston se establece en unas tierras que otro hombre también ansía y se ve envuelto en un fuego cruzado de odio, envidia y codicia. Porque en Bad Lands, la única ley que impera es la que se dispara del cargador de un revólver y Livingston irá comprendiendo de forma gradual quién controla en realidad este vasto territorio salvaje a través de violentas incursiones nocturnas, linchamientos y asesinatos. Una novela trepidante con una ambientación espectacular y un protagonista que cautiva y arrastra al lector a un destino a la medida de los grandes.

Bad Lands

Los western de novela supuran acción, sangre, polvo, petróleo, codicia, sudor, crin y whisky, mientras héroes y antihéroes de la mejor y de la peor calaña se cruzan en ranchos, cárceles, montañas, desiertos, catres, tribus de comanches, puebluchos polvorientos y fuertes.

Atrévete a adentrarte en lejano y salvaje oeste de letras. No te arrepentirás, pistolero. Palabra de Regina ExLibris.

(Hannie Caulder, 1971 / Paramount Pictures)

  • Y vosotros, queridos, ¿leísteis alguna novela del far west? ¿Qué os pareció? 
  • Sígueme en Facebook y Twitter

2 comentarios

  1. Dice ser Mabuse

    Falta un título imprescindible que está pidiendo una reedición a gritos. ‘Paloma Solitaria’ de Larry McMurtry. La editó Plaza y Janés hace un montón de años y también se hizo una serie de tv en 1989 con Robert Duvall y Tommy Lee Jones en sus principales papeles. Maravilloso libro que no podréis dejar de leer.

    12 julio 2018 | 22:40

  2. Dice ser Norma Desmond

    Uf, aquí sí que me pillas. No he leído ningún libro de los que mencionas ni he tocado para nada ese género. Lo más que puedo decir es que soy la fanática de la película “Centauros del desierto”, que me parece una obra maestra. De resto,…. lamento mi ignorancia. Pero bueno, siempre hay tiempo para aprender, conocer y rectificar, así que me apunto todo lo que has reseñado. Gracias.

    13 julio 2018 | 9:49

Los comentarios están cerrados.