BLOGS
Reflexiones de una librera Reflexiones de una librera

Reflexiones de una librera
actualizada y decidida a interactuar
con el prójimo a librazos,
ya sea entre anaqueles o travestida
en iRegina, su réplica digital

Surfin’ Reginaexlibrislandia: 6 novelas de surf para surfear con libros y sin agua

Yo sé que tú sabes que todos sabemos en reginaexlibrislandia que la visión de Úrsula Andrews en la piel de Honey Rider emergiendo por entre las olas en su mítico bikini blanco, con ese buen par de caracolas, la piel perlada bajo el sol y con un cuchillo jamonero en la cintura dejó literalmente clavados en la butaca a legiones de espectadores del Dr. No desde su estreno en 1962 (y clavada esa estampa en sus retinas y en pósters a escala en todo tipo de paredes).

(Dr No, 1962 / United Artists)

(Dr No, 1962 / United Artists)

A mí también, claro, que yo soy muy de ficción, sí, pero para nada de piedra, y aunque es cierto que al filmar se tomaron algunas licencias con respecto a la novela de Ian Fleming (ella se llamaba Honeychile Rider, no Honey, así como un par de detalles más), no me negaréis que esa imagen no es icónica.

Bueno, para mí lo es, y además me ha venido de perlas porque un reginaexlibrislandiano asiduo me retó hace unos días a que montara una selección de novelas de surf.

Y yo, que tengo casi todos los vicios y el del juego no iba a ser menos, acepté el reto libresco, entre otras cosas porque sabía que hay buena literatura surfera.

Y tras un par de semanas de investigación y de atracones bibliosurferos, llego al día señalado sobradita y cargada de títulos que valen la pena.

Ah, y de paso he aprovechado el filón temático para darme un homenaje y materializarme triunfal y deslumbrante a lo Honey Rider en reginaexlibrislandia, sin las dos caracolas pero con tres novelones de surf en cada mano, y con los Beach Boys de fondo:

Everybody’s gone surfin’…

Surfin’ Reginaexlibrislandia

¿Listos? Pues vamos a cabalgar olas con libros, queridos:

1. Años Salvajes. William Finnegan. Los libros del Asteroide. Galardonado con el Pulitzer es una fascinante historia de aventuras y una autobiografía literaria de primer nivel sobre la obsesión de William Finnegan por el surf y por cabalgar la ola perfecta. Explora todas las aristas del surf -la técnica, las emociones que despierta, la cultura que lo envuelve y sus códigos tribales-, y engancha tanto si eres surfero como si no, porque escribe con pasión sobre su pasión. Tras empezar a surfear de niño, al terminar la Universidad lo dejó todo menos su tabla y emprendió un viaje iniciático por Samoa, Indonesia, Fiyi, Java, Australia y Sudáfrica. A su vuelta a EEUU se convirtió en corresponsal de guerra, y sin dejar de buscar olas aunó el surf y la pluma en este libro que te engancha hasta el final. Una maravilla que te inocula las ganas de coger una tabla y lanzarte al mar.

Años Salvajes

Años Salvajes

2. El Gran Miércoles. John Milius y Dennis Aaberg. The Fishbone Project. Novela-guión de la película homónima de 1978, donde los autores proyectan con nostalgia su juventud durante la Cafifornia de los 50 y la pasan por el tamiz del mejor Hollywood de los 70, el hippismo, la Guerra de Vietnam y los albores de la era moderna. California, verano de 1961. Jack, Matt y Leroy son los reyes de The Point, en Malibú. Tienen chicas, hacen las fiestas más salvajes, duermen en la playa o en sus  coches desvencijados, viajan a Tijuana y cabalgan las olas como los ángeles. Bear, viejo surfista, les cuenta la historia de El Gran Miércoles: ese día, siempre en miércoles, que es el que todo surfista espera porque se forman las olas más brutales. Pero tendrá que pasar más de una década hasta que se les presente la oportunidad de demostrar que todavía pueden ser los reyes. Una novela de iniciación que es, también, el retrato de una época y de una generación: la del surf en Malibú.

El gran miércoles

El gran miércoles

3. Trilogía del surf. Willy Uribe. Los Libros del Lince. Tres trepidantes nouvelles negras con el surf como telón de fondo. En Más allá del Ganzug, mientras un surfista coge olas frente a la costa sahariana ve un vehículo a lo lejos, quizás un todoterreno, probablemente militar. Un thriller contado desde el punto de vista de un hombre solitario en su tabla que sabe que quien conduce ese vehículo, va a por él. Doce poemas de amor en Zicatela cuenta la investigación del inspector Nogales, que investiga las desapariciones de dos jóvenes  y un asesinato. Surf y marihuana, historias de celos y venganza, amoríos playeros, un concurso de poesía y un alijo de cocaína desatan la trama. Nanga es la historia de un viajero que, junto a su tabla, busca la soledad en una isla en Indonesia. Lleva una vida pacífica hasta que, un día, su anonimato y su vida se ven amenazados al aparecer una foto de su cara en un diario local. Ofrecen dinero por localizarle, y eso desata una persecución a muerte.

Trilogía del Surf

Trilogía del Surf

4. El amante de olas. José Pellón. Popum Books. Erik Martín es un surfista que vive en un pueblecito pesquero llamado Sietepiedras donde nada ni nadie es lo que parece, pero un día conoce a una periodista madrileña, Ruth, enviada allí por la revista del corazón para la cual trabaja siguiendo a una pareja de famosos. Sin moverte de Sietepiedras, emprenderás un apasionante viaje a través de los sentidos y las sensaciones de Erik Martín, por momentos el Bertolt Brecht del surfing, a ratos un sinvergüenza inadaptado al que todo le da igual. Tubos caleidoscópicos, tablas mágicas, spots secretos donde rompen olas alucinantes y surfers que se mueven siempre por la tangente; verano, aventura, sensualidad y hedonismo a raudales. Trepidante y divertida.

El amante de las olas

El amante de las olas

5. Todo por un puñado de olas perfectas: Miki Dora, l’enfant terrible del surf. David Rensin. The Fishbone Project. Pocas veces calificativos tan dispares han recaído en una única persona a lo largo de su vida: Da Cat, El Caballero Negro, El Rey de Malibú, El Chico Fiasco, El Albóndiga, El Gitano de Malibú… Pero aun así, ninguno de ellos pudo concentrar toda la esencia del impenetrable Miki Dora, ese gitano supersónico autocondenado a vagar errante por el mundo en busca de olas perfectas. Más allá de sus peripecias delictivas y de traer en jaque al FBI, la historia de Miki Dora es un lamento descarnado por ese paraíso perdido, cualquiera que sea éste: el hogar, la patria, la familia, un puñado de olas solitarias o una inocencia de la que Miki Dora tuvo que desprenderse demasiado pronto. Pero mientras tuviera el surf…

Todo por un puñado de olas

Todo por un puñado de olas

6. Pasión por el peligro. Norman Ollestad. Salamandra. Atención: son unas memoras, pero se leen como un thriller de alto voltaje. Bajo la tutela de un padre incansable y carismático, el pequeño Norman Ollestad se crió en el mundo del surf y el esquí de alta montaña. Exigido por su padre hasta el extremo, esos tiempos de difícil aprendizaje forjaron un carácter tenaz y entrenado en la superación que fue crucial cuando el destino lo puso a prueba con 11 años en un accidente aéreo en las montañas, a 2.600 metros de altitud. En medio de una fuerte tormenta de nieve, la avioneta donde viajaban se estrelló y quedó suspendida en la ladera helada del monte. Norman fue el único superviviente de la tragedia. ¿Cómo pudo, con 11 años, sobreponerse al dolor, la conmoción y las brutales inclemencias atmosféricas? El afectuoso retrato del padre, combinado con la pasión por la naturaleza y las adictivas emociones que procura el deporte de riesgo, conforman una historia de unión espiritual que conmueve por su proximidad y autenticidad.

Pasión por el peligro

Pasión por el peligro

  • Y vosotros, queridos, ¿leístes alguna novela vinculada al surf? 
  • Sígueme en Facebook y Twitter

 

3 comentarios

  1. Dice ser Josean

    Un comentario para todos aquellos de secano o que no conocen el surf más allá de los Beach Boys (que por cierto, no practicaban el surf): no digáis “cabalgar olas”, suena horriblemente mal, es una traducción literal del inglés pero en castellano los surferos utilizan la expresión “pillar olas”, al menos en el Cantábrico, que es donde comenzó el surf en España.

    16 agosto 2017 | 10:08

  2. Dice ser María

    ¿Te puedo proponer otro reto? Novelas sobre música (en realidad ha sido mi hija, que estudia piano, quien me lo ha pedido)

    16 agosto 2017 | 12:39

  3. Dice ser Ralf

    Puff…, hay tantos y tantos libros… Difícil elegir.

    17 agosto 2017 | 11:56

Los comentarios están cerrados.