BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

¿Qué te dice tu caca?

Por el equipo coordinador de la muestra ‘Excreta, una exposición (in)colora, (in)odora e (in)sípida’*

Cada ser humano debe ocuparse de un ecosistema, y no hablo del que forman las especies animales y vegetales que nos rodean, que también, sino del complejo ecosistema que albergamos en nuestro interior y que hace posible la digestión de los alimentos. Dentro de cada ser humano habita un vasto universo de bacterias y microorganismos que forman la flora intestinal. Trastornos como úlceras, colitis crónicas o dolor abdominal se producen porque ese ecosistema ha sido destruido. La flora intestinal es única para cada persona, por eso hay quien convive con la Helicobacter pylori en su interior sin inmutarse y otros se retuercen de dolor en cuanto entran en contacto con la mencionada bacteria. Tabla de Bristol

La salud de nuestra flora intestinal depende no solo de factores ambientales y genéticos, sino de cómo la cuidemos. Cuando fumamos, comemos demasiadas grasas o no incluimos en nuestra dieta un aporte significativo de frutas, verduras y legumbres es como si estuviéramos tirando basura en medio del bosque: estamos degradando el ecosistema.

Pero, ¿cómo podemos controlar el estado de la salud de nuestro interior? Fácil: observando nuestras heces obtenemos información directa. Además de ir al baño al menos una vez al día, hay dos parámetros sencillos de analizar: la textura y el color. La tabla de Bristol, ideada por Heaton y Lewis en la Universidad de Bristol, se utiliza en medicina para clasificar la textura de las heces humanas en siete categorías. Los tipos uno y dos indican estreñimiento, tres y cuatro son heces ideales y los tipos cinco, seis y siete tienden hacia la diarrea. Conociendo esta tabla, sería posible dar una respuesta precisa de nuestra salud intestinal nada más salir del baño.

El color de las heces también nos cuenta cómo van las cosas. La tonalidad está influida por lo que comemos, pero también nos da otras pistas. Mientras el marrón indica una buena gestión de los desechos y el verde nos dice que hemos comido muchas verduras, el amarillo puede indicar una infección o un exceso de grasa, el negro se puede deber al sangrado del tracto intestinal y el blanco a la falta de bilis. Vamos, que solo con echar un breve vistazo antes de tirar de la cadena podemos conocer el estado de la cuestión.

Estatua del Restroom Cultural Park, Corea del Sur/ Charlene Stratton.

Estatua del Restroom Cultural Park, Corea del Sur/ Charlene Stratton

Pero nuestras cacas no solo nos dan información sino que también pueden ayudar a curar. La medicina china ya las usaba en el siglo IV, pero en la occidental hace muy poco que se ha comenzado a experimentar con las heces para tratar trastornos gástricos que los antibióticos no consiguen curar. De hecho, muchas veces son los antibióticos los causantes de dichos trastornos.

Los tratamientos experimentales están confirmando que con un sencillo trasplante de heces se consigue, en muchos casos, repoblar el intestino enfermo con las bacterias de la persona sana, restableciendo así la flora intestinal perdida. La intervención consiste en trasplantar excrementos de una persona sana en el intestino de la que no lo está con el fin de acabar con las infecciones. El trasplante no conlleva muchas complicaciones. Una vez purificadas y mezcladas con leche o suero las heces del donante se introducen en el colon del receptor mediante una colonoscopia o una sonda. El tratamiento funciona. En concreto, en EEUU ya tienen el primer banco de cacas del mundo y en Suecia están desarrollando píldoras de heces.

*La exposición ‘Excreta’,  que se puede visitar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, hasta finales de abril, nos habla de todo esto y mucho más sobre los excrementos en la naturaleza y en la sociedad.

 

2 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Me ha parecido tan interesante este artículo que lo he guardado en mi apartado de cosas importantes relacionadas con la salud. ¡le felicito!

    Clica sobre mi nombre

    27 enero 2015 | 11:11

  2. Dice ser Sicólogo Astrál

    Tu caca solo puede decirte que estás podrido porque siempre huele mal.

    27 enero 2015 | 14:56

Los comentarios están cerrados.