Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘zapatillas’

Zapatillas que ayudan a plantar árboles

Wado, una empresa española de zapatillas sostenibles, ha celebrado su primer año de existencia en el que ha facturado un millón y medio de euros con la venta de más de 15.000 pares en 67 países de todo el mundo.

Desde que hace un año convocaron a un grupo de amigos y familiares para lanzar una campaña de crowdfunding en la plataforma Kickstarter y, posteriormente, en Indiegogo, la firma no ha dejado de sumar clientes. En Bélgica ha vendido 3.500 pares y en Alemania, otros 3.300. “Son países donde la sensibilidad y el compromiso por la sostenibilidad son muy fuertes”, asegura Marta Llaquet, una de sus fundadores.

La empresa ha eliminado el cromo en la producción de sus zapatillas, un producto muy peligroso para los artesanos del calzado que pueden contraer, entre otras enfermedades, tuberculosis y, además, provoca que la piel de las zapatillas no sea degradable. También, han amoldado su producción a la demanda para no crear excedentes innecesarios.

La producción se hace en un taller de calzado que se ha creado en los alrededores de Oporto y los responsables de la empresa supervisan tanto la fabricación como que se cumpla con la igualdad de sexos y que los salarios sean justos. Quieren diferenciarse así -explican- de la mayoría de las marcas de calzado que fabrican en Asia, donde los trabajadores cobran muy poco y las condiciones laborales no son éticas.

Tras el éxito alcanzado en su primer año de actividad, la firma planea para 2019 lanzar su propia plataforma de comercio electrónico y una nueva línea de zapatillas con materiales orgánicos y reciclados.

Además, Wado trabaja con la ong We Forest para reforestar bosques y por cada par de zapatillas vendidas, se plantan dos árboles. Hasta el momento, se han plantado 30.800 árboles en la India y en Zambia.

En el estado de Meghalaya, al noreste de la India, “el lugar más húmedo de la tierra”, en el distrito de East Khasi Hills, WeForest, trabaja mano a mano con una federación de diez gobiernos indígenas y 62 aldeas Khasi para reforestar zonas boscosas empleando técnicas como la regeneración natural asistida y la plantación de enriquecimiento.

Las comunidades locales  se encargan directamente de cuidar su capital natural y reforestar los bosques dañados y de administrar los viveros que proporcionan los árboles para la plantación  de enriquecimiento.

El proyecto también aborda directamente las causas de la deforestación, incluidas la producción de carbón, pastos para el ganado y los incendios forestales. A través de grupos de autoayuda y asociaciones de agricultores, los aldeanos están implicados en el desarrollo económico de la comunidad. Para evitar una mayor deforestación, el proyecto incluye la instalación de fogones y ollas arroceras de bajo consumo  en 3.500 hogares. Así, es posible controlar la contaminación y el consumo de leña.

“En Wado creemos que todo el mundo puede contribuir a crear un mundo mejor con pequeñas acciones. Alguien que, de manera más o menos consciente, quiere empezar la transición hacia un estilo de vida más sostenible. Nuestra misión es inspirar a consumidores y otras marcas a unirse a esta revolución”, asegura Marta Llaquet.

Zapatillas de plástico reciclado recogido de los océanos

Adidas y Parley for the Oceans, una organización dedicada a la reducción de los residuos plásticos en los océanos, han colaborado para crear un zapato 3D-impreso hecho de plástico reciclado de los océanos, que comenzará a venderse en 2016.

El zapato es sólo un prototipo, pero el objetivo es demostrar cómo la industria puede “repensar el diseño y ayudar a detener la contaminación por plástico océano”, señala la empresa de calzado deportivo alemana.

El prototipo tiene una parte superior de plástico del mar y una entresuela de 3D-impresa realizada en poliéster y con redes de enmalle reciclado, un tipo de red de pesca.

Tenis 1

Adidas se ha comprometido a tomar otras medidas para reducir la contaminación del plástico como la eliminación gradual del uso de bolsas plásticas en sus tiendas al por menor. Señala que este objetivo lo logrará a finales del primer trimestre de 2016.

Estas nuevas zapatillas, que por ahora son un prototipo pero que esperan ponerse a la venta durante 2016, recuerdan cómo los océanos se están convirtiendo en auténticos basureros.

Cada año, 8 millones de toneladas de plásticos acaban en las aguas de nuestro planeta. La mayor parte de ellos se concentran en la conocida “isla de la basura”, en el Pacífico norte, una masa de 1.400.00 km² de residuos atrapados que ponen en serio peligro los ecosistemas y la vida marina.

No es la primera vez que se recupera plástico del mar para crear, en 2014, tres jóvenes llevaron a cabo el proyecto Everything you buy is rubbish con el que fabricaron otro par de zapatillas hecho totalmente de envases de plástico recogidos en las playas del Reino Unido.

 

everything-you-buy-is-rubbish-1

Zapatillas fabricadas con basura

Tres jóvenes británicos han creado el primer par de zapatillas fabricado completamente con la basura recolectada en la costa de Inglaterra. Su iniciativa busca generar conciencia al vincular el consumismo con las grandes cantidades de desechos generadas, según recoge labioguía.com.

Zapatillas fabricadas con basura

El 88% de la superficie oceánica contiene residuos de plástico, que está presente en la mayoría de los objetos que consumimos, según un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz. Además de afectar a la vida marina, los tóxicos son consumidos por los peces, entrando así en la cadena alimentaria. Volvemos a consumirlos, incorporándolos en nuestro cuerpo.

 

Para generar conciencia sobre este problema, Charles Duffy, William Gubbins y Billy Turvey han puesto en marcha Everything you buy is rubbish  (Todo lo que compras es basura). Recorrieron la costa oeste y sur de Inglaterra y de la orilla del río Támesis, recogieron algunos de los desechos plásticos que se encuentran diseminados allí y crearon el primer par de zapatillas de basura.

Con el proyecto pretenden llamar la atención sobre el consumismo excesivo y el impacto ambiental que genera.

“El calzado solía ser un objeto artesanal hecho de manera que fuera duradero y diseñado para poder ser reparado. Hoy, los zapatos son fabricados para ser desechados ante el primer signo de desgaste. Una vez que terminas de usarlos se convierten en otras dos piezas de basura que probablemente sigan dando vueltas una vez que tu propio cuerpo se haya descompuesto; todo lo que estamos dejando atrás es un legado de basura”, señalan.