Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘plástico’

Zapatillas de plástico reciclado recogido de los océanos

Adidas y Parley for the Oceans, una organización dedicada a la reducción de los residuos plásticos en los océanos, han colaborado para crear un zapato 3D-impreso hecho de plástico reciclado de los océanos, que comenzará a venderse en 2016.

El zapato es sólo un prototipo, pero el objetivo es demostrar cómo la industria puede “repensar el diseño y ayudar a detener la contaminación por plástico océano”, señala la empresa de calzado deportivo alemana.

El prototipo tiene una parte superior de plástico del mar y una entresuela de 3D-impresa realizada en poliéster y con redes de enmalle reciclado, un tipo de red de pesca.

Tenis 1

Adidas se ha comprometido a tomar otras medidas para reducir la contaminación del plástico como la eliminación gradual del uso de bolsas plásticas en sus tiendas al por menor. Señala que este objetivo lo logrará a finales del primer trimestre de 2016.

Estas nuevas zapatillas, que por ahora son un prototipo pero que esperan ponerse a la venta durante 2016, recuerdan cómo los océanos se están convirtiendo en auténticos basureros.

Cada año, 8 millones de toneladas de plásticos acaban en las aguas de nuestro planeta. La mayor parte de ellos se concentran en la conocida “isla de la basura”, en el Pacífico norte, una masa de 1.400.00 km² de residuos atrapados que ponen en serio peligro los ecosistemas y la vida marina.

No es la primera vez que se recupera plástico del mar para crear, en 2014, tres jóvenes llevaron a cabo el proyecto Everything you buy is rubbish con el que fabricaron otro par de zapatillas hecho totalmente de envases de plástico recogidos en las playas del Reino Unido.

 

everything-you-buy-is-rubbish-1

El plástico como moneda social

Social Plastic es el nombre dado a un proyecto puesto en marcha por David Katz y Shaun Frankson, fundadores del llamado Banco de Plástico. Su objetivo es obtener beneficios económicos de plástico desechado como basura, convirtiéndolo en una fuente de ingresos para las personas pobres. La basura de plástico, que se recoge puede ser canjeada por bienes (nunca en efectivo).

Es una empresa social (no es una ONG, insisten sus promotores) que trata de poner en valor las botellas, envases o bolsas tiradas por calles y campos, evitando que acaben en el mar.

A cambio del material que recogen e ingresan en el banco, la entidad les retribuye con una moneda social que pueden canjear por alimentos, ropa, o incluso microcréditos por un importe superior al del valor de mercado de la mercancía recogida.

Plástico2

 

“El plástico recuperado se recicla y vende como plástico social a empresas productoras de artículos de este material que así evitan tener que recurrir a nuevo plástico virgen”, explica el cofundador y vicepresidente del proyecto, el exrockero  Shaun Frankson.

“No es solo recolección de plástico. Es plástico social, que es cualquier plástico recolectado por personas pobres en playas y océanos, que lo hacen para obtener recompensa” añade. Por lo tanto las compañías no solo reciclan plástico, sino plástico social, ya que ayuda a una personas a salir de la pobreza”.

El Banco de Plástico, con sede en Vancouver (Canadá), ofrece a los recuperadores una tasa de cambio fija. Lo puede hacer gracias a que ha conseguido precios estables para su plástico social de fabricantes como Lush Cosmetics, a los que no está vendiendo solamente una materia prima barata, sino también la posibilidad de contribuir a la lucha contra la pobreza. El banco intenta dar prioridad a empresas con una trayectoria acreditada de responsabilidad social y que produzcan o utilicen materiales ecológicos.

El primer centro se estableció en Lima (Perú) y están planificados nuevos centros en ciudades portuarias a lo largo del Mar de China del Sur, Indonesia, África y la India.

Para 2016 tienen previsto reciclar más de 22.500 toneladas de desechos plásticos y mejorar la vida de miles de haitianos.

El Banco de plástico ha creado una tecnología de código abierto para convertir los residuos de plástico en filamento de la impresión 3D y han creado el primer artículo impreso en 3D del mundo hecho de plástico de océano.

Además, con la instalación de impresoras 3D en los centros de reciclaje, los recicladores podrán comprar con su moneda de cambio tiempo para utilizarlas. Así, tendrán la capacidad de producir productos nuevos que vender en sus propias pequeñas empresas. O pequeños artículos necesarios para sus comunidades, como filtros para el agua.

Fuente: Inspiración social