Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘objetos’

Intercambia objetos con tus vecinos en vez de comprarlos

Lendi es una comunidad donde se puede pedir prestado cualquier objeto que se necesite a otros vecinos del barrio. Su objetivo es fomentar el consumo responsable y conectar a los vecinos, poniendo en contacto a quien necesita un objeto con quien lo tiene.

En Lendi, piensan que la forma en que se consume da forma a la sociedad y al planeta en el que vivimos y en ese sentido, dicen que si consumimos de una forma más responsable y social, construiremos un mundo más responsable y social.

Como la mayoría de las cosas que compramos sólo las utilizamos unas cuantas veces, Lendi propone conectar con los vecinos de nuestro mismo barrio para compartir objetos entre todos, construir barrios más sanos y vivir de forma más sostenible.

Si uno decide registrarse en la plataforma, se le apunta al grupo de whatsapp del barrio, donde podrá pedir cualquier objeto que necesite y contactar con los vecinos que se lo pueden dejar.

Lendi nació en 2016 con dos propósitos claros: Cuidar el planeta y conectar a las personas.

Cuidar la naturaleza, consumir de forma más responsable y hacer un mejor uso de los recursos ya existentes. “Con Lendi nos damos cuenta de que ya no necesitamos comprar y poseer tantas cosas, solo necesitamos tener acceso a ellas para usarlas cuando las necesitemos. Acceso es la palabra clave”, señala en su blog Javier Velasco, el creador de Lendi, que hasta ahora ha funcionado en varios barrios de Barcelona con grupos de Whatsapp, pero que ahora prepara la salida de una aplicación.

“El segundo por qué de Lendi es volver a recordar aquello que un día supimos pero hemos decidido olvidar. Que como seres humanos nos nutrimos de la conexión con otros seres humanos. Gran parte de nuestra felicidad depende de nuestra relación con otras personas. Y resulta que cada vez más gente se va a vivir a las ciudades, vivimos cada vez más juntos, pero paradójicamente más separados”, añade.

Un hotel que hace trueque con los clientes

Duermevela Hostel es un pequeño establecimiento de Segovia, situado muy cerca del Acueducto, que ha puesto en marcha una forma muy curiosa de obtener lo que necesita: el trueque.

A cambio de una serie de objetos y servicios que el establecimiento necesita, ofrece noches para dormir. Sus propietarios han hecho una lista con sus necesidades  y  su equivalente en noches de hotel y para realizar los intercambios piden que se contacte con ellas, para hablar y llegar a un acuerdo sobre el intercambio.

duermevelasalon

“No todo en la vida son moneditas. Dormir en el hostel no tiene un precio, tiene un valor, y lo mismo nos dan los euros que aquello que necesitamos”, señalan.

Por ejemplo, por una tostadora o un hervidor de agua ofrecen una noche a una persona; por una bicicleta, una noche para dos personas; por una furgoneta, ofrecen 30 noches para dos personas;  por un ordenador, cinco noches; o por asesoría en eficiencia energética, una noche.

.La lista completa de lo que piden a cambio de una plaza de hotel se puede consultar aquí.

Los responsables hostal están abiertos a escuchar otras propuestas de trueque que no aparezcan en el listado, solo hay que contactar con ellos y ofrecer algo, ya sea algún artículo que ya no os sea de utilidad o alguna habilidad como trabajos de fontanería, clases de idiomas, masajes…

Fuente: Sindinero.org

El portal para luchar contra la crisis

Así se autodenomina la plataforma Kompartir, que pone en contacto a los usuarios de manera fácil, rápida, segura y gratuita para que compartan o intercambien objetos o servicios “porque el dinero no tiene tanto valor”.

El trueque es el intercambio de bienes materiales o servicios por otros objetos o servicios y se diferencia de la compraventa habitual en que no intermedia el dinero en líquido en la transacción.

 

Kompartir

En el portal se pueden encontrar oportunidades y se puede prestar ayuda a otros usuarios. Al registrarse, se propone el trueque y se comparte o se cambia.

Tienen numerosas categorías para agrupar los objetos: bebés, bricolaje, casa y jardín, servicios, muebles, libros y cómics… y se pueden intercambiar casas, motos, coches, bicicletas, mano de obra, servicios profesionales, oficinas, espacios, aparcamientos, informática, ropa, juguetes…

Una de las categoría es Alarma Social  y está concebida para que los usuarios puedan ayudar a quienes lo necesitan, mediante donaciones de cosas como un carrito de bebé, comida, ropa… En esta categoría se encuentra a personas que están realmente necesitadas de ayuda.

La web tiene una guía de consejos a los usuarios, por ejemplo, los cambios o trueques serán con residentes en España o para realizar trueques de servicios y objetos que sean importantes, es recomendable realizarlos en persona para comprobar que el producto que nos dan a cambio está en buen estado, funciona perfectamente y es el anunciado.

 

Una alternativa al consumo tradicional

Cosas de niños, material escolar, intercambio de idiomas, especial bodas, bautizos y comuniones, moda “re-vestible”, cajón de sastre con mil y un objetos diferentes, vehículos, salud y belleza… Son artículos y servicios que se pueden intercambiar entre personas desconocidas en ConSuma Colaboración, una plataforma de consumo colaborativo que facilita las cosas en estos largos tiempos de crisis.

Es una alternativa al consumo tradicional y es sostenible para el medio ambiente. Otra forma de consumir, basada en los principios de compartir, reutilizar y “familia-comunidad”, con usuarios interconectados “truequeando” sus recursos comunes.

Truequear

“En esta vida nos sobra de todo menos tiempo y tenemos por casa un montón de objetos y artículos cogiendo polvo, a los que se puede dar una segunda vida, ayudando a otras personas que sí lo necesiten. Así, reduciríamos de manera considerable la emisión de basuras al planeta”, señalan en la web.

“Truequear” es muy fácil: Hay que regístrarse como usuario, seleccionar la categoría adecuada para el producto que se quiere intercambiar, insertar alguna fotografía del objeto y elegir la preferencia de cambio. Además del trueque, se puede hacer una oferta económica para su venta.

En el caso de quien busca algo, es muy parecido: hay que seleccionar el producto que  interesa, registrarse para poder contactar con el dueño del artículo y cerrar los términos del trueque libremente entre los dos.

Ya sabes, lo que a ti te sobra, a otra persona le encaja como una ficha de puzzle.
No lo tires: “truequea”, recicla y colabora con el planeta.