La televisión ha creado un mundo esquizofrénico en el que entre el individuo y lo global no hay nada. Alain Touraine

Entradas etiquetadas como ‘cope’

Mi Teoría García

Acabo de leer algunas de las lindezas que soltó García en la entrevista con Quintero que TVE decidió no emitir.

Y me parece que lo que sucedió no tuvo nada que ver con la censura. Fue propaganda.

Alguien en TVE vio que ahí tenían una bomba, qué coño una bomba; un arsenal:

AZNAR…………………….. ¡BOOOM!

PP…………………………… ¡BOOOM!

COPE ………………………. ¡BOOOM!

VILLALONGA …………… ¡BOOOM!

LUIS HERRERO ………… ¡BOOOM!

JIMÉNEZ LOSANTOS …. ¡BOOOM!

FLORENTINO PÉREZ …. ¡BOOOM!

SÁENZ DE BURUAGA ….. ¡BOOOM!

Alguien en TVE vio que allí había material explosivo, y que sería un desperdicio tenerlo que editar y emitirlo en un programa como el de Quintero. Así es que pensó que lo mejor para conseguir una difusión masiva era no sacarlo al aire, y organizar la que se ha organizado. Y les ha salido muy bien.

Si quieres que algo se vea, simula que lo has censurado.

Que ya se encargarán de ello los periódicos. Las televisiones. Vídeos en internet. Y será un exitazo.

Veo el vídeo y me da miedo. Escucho a José María García contar todos los trapos sucios de la mafia mediática – que ya nos imaginábamos – y no puedo evitar escuchar de fondo la música de El Padrino.

Lo mejor de todo esto no es sólo que al PSOE le haya salido de perlas la jugada, sino que José María García – vuelvo a escuchar esa música de Nino Rota – emprende gira triunfal por radios y televisiones para erigirse en paladín de la libertad de expresión. Todos ganan. Menos nosotros. De nuevo…

‘Sexto Sentido’, en La Sexta…
… y pobre del que cecee

Las presentadoras de los Informativos de La Sexta se pluriemplean los lunes noche para este magazine informativo de entrevistas, debates, reportajes y opinión, cuyo título remite al mito de la especial sensibilidad femenina – Sexto Sentido -, al tiempo que sus cortinillas de inicio y continuidad sugieren referencias constantes a la femineidad.

Como si, de alguna manera, quisieran decirnos que hay un estilo ‘femenino’ de hacer periodismo.

¿Lo hay?

¿Preguntarle a Zaplana en una extensa entrevista si su moreno es de Rayos Uva es una muestra de ese tipo de periodismo? Francamente, creo que no.

Tener a Zaplana frente a frente, y no mencionar el asunto de la corrupción urbanística no tiene que ver, en absoluto, con ‘lo femenino’, sino que – en mi molesta opinión – responde al espíritu de la cadena, a su apuesta por el entretenimiento amable en cualquier formato.

Al espíritu Emilio Aragón.

Bien sea a través del fútbol animado por Andrés Montes, bien sea a través de un informativo* semanal como este ‘Sexto Sentido‘, que despacha a buen ritmo una amable entrevista a Zaplana – en la que él, tengo que reconocérselo, estuvo muy hábil y proyectó una imagen de tipo cabal y moderado -, un cara a cara entre Sádaba y un directivo de la COPE acerca de la posición de la iglesia católica en la sociedad española, un foro de Terelu Campos con el público a propósito de los desmanes de la prensa rosa nacional, un reportaje sobre religiosos díscolos con la iglesia o una entrevista final con Patricia Conde y Angel Martín – de ‘Sé lo que hicistéis la última semana‘ – que fue, probablemente, lo más flojito de todo el programa, por mucho que lo hubieran reservado como plato fuerte final caza-audiencia.

*¿He dicho informativo? Sí. Pero ‘Sexto Sentido‘ no es un informativo. Es eso que los americanos bautizaron como ‘Infortainment‘, y que podríamos traducir como ‘Infotenimiento‘. Una mezcla ligerita de noticias y entrevistas, de actualidad y análisis sin demasiadas complicaciones. Un formato muy similar al que intentó Julia Otero en Tele5 con aquel nocturno dominical llamado ‘La semana que viene‘ y con el que, desgraciadamente, no tuvo demasiado éxito.

Confío en que no suceda lo mismo con ‘Sexto Sentido‘ que, con algunos meses de rodaje, algunos cambios en su escenografía – terribles esas animaciones en la pantalla gigante que desviaban la atención durante la entrevista con Zaplana y no aportaban nada, fatales esos botes con lápices de colores frente a las presentadoras – y un apoyo de la audiencia, podría ganar en contundencia y convertirse en un referente de la información amena y bien contada. Ojalá.

“¿Quiere ser millonario?”, versión china

El sábado por la tarde, tras una agotadora jornada pekinesa, hicimos una parada estratégica en nuestro hotel para poner los pies en alto y aliviar las varices. Nos tumbamos en las camas gemelas y encendimos el televisor.

CANAL: CCTV 3 (China Central TV Entretenimiento)

PROGRAMA: “¿Quiere ser millonario?”, versión china.

Escenario casi clónico al del resto de versiones internacionales del concurso. Presentadora fria e impertérrita como mandan los cánones del formato. Aparentemente todo muy global. Pero no tanto.

El primo de mi novio, que lleva aquí dos meses estudiando arquitectura y ya se defiende decentemente en chino, nos traduce las preguntas y nos descubre que son todas acerca de historia, actualidad o economía china. Que este supuesto programa de entretenimiento de sábado por la tarde en prime-time sigue lo que es una constante en la sociedad china actual: “los están educando”. Tanto es así, que muchas de las cuestiones giran en torno al Primer Encuentro China-Africa que vivimos en Pekín este fin de semana – y digo “vivimos” con autoridad: padecimos los cortes de tráfico, coincidimos con gran parte de las comitivas en el lobby de nuestro hotel a la hora del desayuno, e INCLUSO, con una gran dama africana (ver foto) de compras – de bolsos falsos – en el Silk Market.

Pero el carácter educativo de las preguntas no es la única novedad del “¿Quiere ser millonario?” chino. Hay más.

Como los formatos concurso preguntas-respuesta son una novedad para la audiencia china, y los productores deben de temer que se aburran, han incluído un elemento que, desgraciadamente, está ausente en el resto de emisiones internacionales. LOS CONCURSANTES CANTAN Y BAILAN. Toma ya. A capella y sin pudor. Y el público los vota, de manera que el más votado es el que puede acercarse a la mesa a responder las preguntas de la presentadora que, no sólo les reportan dinero, sino que por cada respuesta correcta los concursantes ganan un electrodoméstico, de cuya exhaustiva descripción se encargan unas simpáticas azafatas (más educación capitalista).

Francamente, espero que esta noticia le llegue a Sobera y compañía para que, en breve, podamos ver una versión coros y danzas del “¿Quiere ser millonario?” español. Ganaría mogollón. Digo.

UN APUNTE CORPORATIVO. Pero no son sólo los chinos los que copian. Ojo al logotipo del China Construction Bank (1954), que hace pensar en que algún curita misionero en oriente acabó de directivo de una emisora de radio…