BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Será la orina el combustible ecológico del futuro?

En todos los grandes laboratorios del planeta hay algún equipo trabajando e investigando en nuevas fuentes de energía y/o combustibles ecológicos para nuestro futuro más inmediato.

Motor de hidrógeno desarrollado por la Dra. Geraldine Botte

Nuevos combustibles para los automóviles son una de las mayores obsesiones de los investigadores e invierten millones de euros/dólares en perfeccionar todo aquello que van descubriendo.

Actualmente,  los automóviles de hidrógeno son una apuesta segura para ese futuro más ecológico que tanto se ansía. Pero aun se está muy lejos de que se convierta en un recurso fácil y económico.

A día de hoy, sigue teniendo unos costes muy elevados la consecución y  almacenaje de este gas, ya que en nuestro planeta existen grandes cantidades de hidrógeno, pero éste se encuentra junto con otros materiales (como es el caso del agua, la mayor fuente de hidrógeno de la tierra)  por lo que todo el sistema de depurado y tratamiento hace que tenga unos costes elevadísimos.

Investigadores  del Centro de Investigación de Energía Electroquímica de la Universidad de Ohio, dirigidos por la Dra. Geraldine Botte, han encontrado la forma de transformar la orina en gas hidrógeno.

A través de un complejo sistema, se logra descomponer de la orina el amoniaco y la urea y transformarlo en hidrógeno.

Las investigaciones se han realizado a raíz de las muestras de orina obtenidas de 22.000 voluntarios (en su mayoría estudiantes de la propia universidad) y cuyos resultados han sido totalmente satisfactorios.

Con las pruebas realizadas, se ha conseguido hacer funcionar un automóvil y que éste recorriese 150 kilómetros con un galón de hidrógeno (3,7 litros) con un consumo aproximado de 40 km/l.

Lo más costoso de todo el proceso es el almacenamiento de hidrógeno, por lo que la solución que ofrece la Dra. Botte es que los automóviles vayan provistos de una celda de combustible, colocando directamente la orina en el depósito y que está se transformara en hidrógeno directamente allí.

A pesar de que las grandes compañías fabricantes de automóviles tienen a miles de ingenieros trabajando en los prototipos, son conscientes de los elevados costes que a día de hoy costará toda esa nueva tecnología y, sobre todo, la falta de infraestructura suficiente para el repostaje de combustible en los automóviles de hidrógeno.

Visto en ohio.edu
//

3 comentarios

  1. Buen aporte :), gracias

    17 mayo 2011 | 9:26

Los comentarios están cerrados.