BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

El curioso caso del pato de cuatro patas

¿Cómo sabemos que una silla es una silla y para qué sirve? ¿Cómo conseguimos no confundir un objeto con otro similar?

Gracias al lóbulo temporal anterior, justo al lado de las orejas, sabemos distinguir un pato de un perro. Esta zona recoge estímulos captados por el resto del cerebro y los integra hasta dar forma a un concepto. Pero si esta zona se daña, confundimos los conceptos.

El científico Matthew Lambon Ralph, catedrático en neurociencia cognitiva de la Universidad de Manchester lo ha comprobado con personas que habían sufrido un ictus. Si les mostraban una figura, como la de un pato, sabían copiarlo, pero cuando se les retiraba, le añadían cada vez más elementos extraños: un minuto después, ya tenía cuatro patas.

Este estudio ha sido bautizado como “El caso del pato de cuatro patas”.

(Fuentes: Quoelmundosalud)

1 comentario

  1. Dice ser majillo

    es parecido a la velocidad de un atleta o un animal cuando se ve correr a cuatro patas?

    19 febrero 2011 | 13:16

Los comentarios están cerrados.