BLOGS
Madre Reciente Madre Reciente

Vivir es cabalgar un dragón y disfrutar del viaje

¿Y si nos fabricamos nuestros propios catálogos de juguetes?

15301160_10210323500318115_1251379588_nLa pasada semana estuvimos hablando de los juguetes que los niños piden en estas fechas, de la mala calidad, la escasa jugabilidad y el alto precio que un alto porcentaje muy elevado de los que aparecen seleccionados en los catálogos tienen. También de cómo los que aparecen en los espacios publicitarios de los contenidos audiovisuales infantiles pecan de lo mismo.

Y al final muchas veces nuestros hijos acaban pidiendo cosas que apenas aprovechan influenciados por la publicidad o la selección del catálogo.

Como consecuencia de esos posts, una amiga me mostró lo que ella hace como una manera de contrarrestar todo aquello. Y me ha parecido una idea estupenda, tanto que le pedí que me hiciera unas cuantas fotos para compartir esa iniciativa desde aquí con todos vosotros (gracias Ana).

Ella elabora su propio catálogo, con su selección de juguetes, libros, juegos de mesa… Comenzó a hacerlo “harta de que pidiese doscientos juguetes con los que luego ni jugaba”. 

15284078_10210306841901665_1027547329247141765_nRequiere mas dedicación, tiempo y planificación que plantarse en un establecimiento y agarrar el catalogo que ofrecen. Toca hacer una selección suficientemente amplia y variada que tenga siempré en cuenta los intereses y gustos del niño y pensando en su idoneidad, pero creo que hay muchos casos en los que puede merecer la pena el esfuerzo.

“Los hago con Hoffman, al ser libros pequeñitos mandan dos, así que se puede aprovechar y hacerse con algún primo”, me cuenta. Pero hay muchas maneras de hacerlo, incluso puede valer una tan sencilla como recortar o imprimir aquello que queremos incluir y pegarlo en unos folios organizados a modo de revista, ni siquiera es preciso emplear ningún sistema de impresión. Incluso se puede elaborar junto al niño. 

¿Qué os parece la idea?

‘Monopoly Electronic Banking’, más ágil y sencillo que el clásico (tal vez demasiado)

imageEste fin de semana hemos probado con Julia el Monopoly Electronic Banking. El que nos hace decir adiós a los míticos billetes de papel de colorines porque cuenta con un dispositivo que hace todas las cuentas por nosotros. E iba reticente, tengo que confesarlo, pero no por la despedida del dinero.

Lo primero que pensé al informarme sobre esta versión modernizada del clásico de Hasbro y pensar en cómo seria jugarlo con niños fue en que se perdía una parte didáctica importante. Jugar con nuestros hijos al Monopoly de toda la vida supone un ejercicio constante de cálculo mental. Tanto tengo, tanto vale esa propiedad, tanto pierdo si caigo ahí, tengo que reunir los billetes justos para pagar tanto, tengo que vender una propiedad que ya tenía para recuperar tanto…

Pero tengo que reconocer que tiene sus virtudes. Nada más empezar a jugar pudimos comprobar que, como el aparatejo se encarga de todo, las partidas son mas rápidas y se reduce considerablemente la edad a la que se puede jugar con los niños.

Y cuando digo que lo hace todo, es todo.

Caes en una calle y, si la quieres comprar, pasas la tarjeta de propiedad y luego tu tarjeta de crédito y el chisme te resta el importe. Si no la quieres comprar sale obligatoriamente a una subasta dirigida por el cacharro. Si caes en una propiedad ajena, pasas la tarjeta de la calle, luego la tuya y te resta el alquiler. Si la calle en la que caes es de tu propiedad, pasas las tarjetas y el alquiler sube (el equivalente a cuando comprabas y colocabas más casas y más hoteles). Al pasar por la meta, el cacharro suma el dinero que toca. Cuando hay eventos bueno o malos, también es el lector de tarjetas el que registra todo.

El Monopoly se centra así en la maquinita, que no deja de leer tarjetas sin parar y te sirve la partida masticada. Y, todo hay que decirlo, a los niños les encanta lo de arrimar la tarjeta. Al menos la primera docena de veces.
Lee el resto de la entrada »

‘Vaiana’, la Mulan de los mares del sur: sobresaliente en calidad técnica y suspenso en canciones

382483-944-866En casa teníamos muchas ganas de ver las aventuras de Vaiana (también Moana y Oceanía, que la película tiene más nombres que Prince). En los últimos años llevamos una racha de princesas Disney con muchas virtudes: la más reciente, carismática y exitosa Frozen, la deliciosa película de aventuras clásica que es Enredados y La princesa y el sapo, que también tiene su encanto y gana con cada visionado. Incluso es remarcable Brave, ésta última de Pixar, interesante pese a no haber sido el fenómeno de otras.

Elsa, Anna, Rapunzel, Tiana y Mérida. Un testigo difícil de coger para la exótica princesa de los mares del sur. Salva el reto a medias.

Este domingo estuve viéndola con Julia, a la que le gustó pero no fascinó. Y mi hija es público objetivo para la cinta, no sólo por sus siete años, también porque es una niña que huye del rosa y gusta de personajes femeninos peleones.

A mi pregunta de si le había gustado poco, mucho o normal, respondió con un normal. Y no volvió a acordarse de la película en todo el día. Algunos niños más pequeños, de unos cuatro años, se revolvían a nuestro lado inquietos en sus butacas e incluso hubo alguno que lloró en algún momento.

384795-940-450

Lo más destacable de Vaiana, lo que me dejó con la boca abierta, fue su calidad técnica. La melena rizada de la protagonista, el mar en todas sus manifestaciones, la textura de la piel… es tan so recogedor que te preguntas cual será el siguiente paso de la animación generada por ordenador, hasta donde puede llegar.

Lo más decepcionante, las canciones, pese a que hay muchas. De otras películas Disney podías salir tarareando algunos temas, aquí las canciones, salvo por pequeñas pinceladas, se escuchan y resbalan. Están lejos del buen musical que acompaña a las imágenes y emociona, que podrías imaginar perfectamente representado en Broadway. De Vaiana no saldrá un Let it go que todos aprendamos, ni de lejos.

Entre medias una princesita adorable tanto de niña pequeña como de adolescente, unos pocos buenos guiños, personajes bien diseñados, una abuela que es un acierto absoluto y que roba todas las escenas en cualquiera de sus formas, un mensaje que invita a no negarse a uno mismo, unas escenas maravillosas de los antepasados navegantes y un animalito de compañía atípico y por eso interesante.

¿Y la historia? Recuerda mucho a Mulan. No hay ningún interés romántico (algo que comparte también con Mérida y que se agradece). Tenemos una familia con padre, madre y abuela (también es de agradecer que no haya huérfanos, aunque no se resisten a mostrar una muerte), una cultura exótica, nuevas leyendas y tradiciones, un coprotagonista con el que se forma un relación casi de buddy movie, una protagonista que se rebela y adopta un papel que no le está permitido para encontrarse a sí misma y salvar a los suyos y un viaje repleto de aprendizajes. Y, al igual que Elsa tiene una relación especial con la nieve y el hielo, Vaiana la desarrolla con el mar.

¿Merece la pena? Sin duda, es uno de los grandes estrenos infantiles del año. ¿Se convertirá en un fenómeno como otras princesas Disney previas? No lo creo.

Los libros sobre autismo/discapacidad que me llevaría a una isla desierta

lucas_cubiertaEste sábado, Día Europeo de la Discapacidad, no solo quería recomendar el cuento que hoy se presenta María, la alegría de la diferencia y del que también os he hablado. He pensado que sería buena idea recomendar aquí un puñado de libros que he leído relacionados con la discapacidad, no necesariamente con el autismo que mi hijo tiene.

Son pocos. No quiero abrumar con un gran listado de libros recomendados. Es un pequeño listado breve, imperfecto y ecléctico, pero que a mí me aportó y me resultó interesante. Serían mis libros de cabecera, los que me llevaría a una isla desierta, los que recomendaría sin dudarlo. De algunos os he hablado ya en este blog, de otros tomo nota de hacerlo.

Al menos así es hoy, mañana lo mismo añadiría alguno más. Y agradezco cualquier recomendación de otros títulos que queráis hacerme (hacernos) en los comentarios.

CUENTOS Y NOVELAS

  • El cazo de Lorenzo. Isabelle Carrier (Juventud 2010). Un clásico para los más pequeños que emociona a los adultos. Yo lo he leído infinidad de veces y me sigue llegando. Imprescindible.
  • Por cuatro esquinitas de nada. Jerome Ruilllier (Juventud 2014). Otro cuento que es una maravilla a cualquier edad para comprender lo que es la inclusión.
  • Lucas tiene súperpoderes. Ana Luego (Defábula 2016). Para niños algo más mayores, aquí los más chiquitines tal vez se pierdan, y protagonizado por el autismo. Pasaremos una tarde con Lucas, aprendiendo a ser flexibles y no emitir juicios apresurados.
  • Flores para Algernon. Daniel Keyes (Ediciones SM 2006). Una novela para adultos, un clásico de la ciencia ficción cuya lectura no es fácil pero resulta magistral. Las reflexiones lo acompañan se quiera o no.
  • María y yo. Miguel Gallardo. (Astiberri 2007). La conocida y premiada novela gráfica que se convirtió en película sobre la cotidianidad de María, de 14 años.

MANUALES

  • Manual del juego para niños con autismo. Del cucutrás al juego simbólico.Anabel Cornago (Psylicom 2013)
  • Manuel de Teoría dela Mente para niños con autismo: ejercicio, materiales y estrategias. Maite Navarro y Anabel Cornago (Promolibro 2012)
  • Hablando nos entendemos los dos. Elaine Weitzman y Jan Pepper (The Hanen Centre 2007)
  • Habla signada para alumnos no verbales. Schaeffer, B. Raphael, A. y Kollinzas, G. (Alianza 2005)
  • Pensar con imágenes: mi vida con el autismo. Temple Grandin (Alba 2006)
  • El cerebro autista. Temple Grandin (RBA 2014)
  • Investigaciones recientes sobre el autismo. José Ramón Alonso (Psylicom 2014)

También os dejo una pequeña selección de páginas web que tienen información de utilidad.

BLOGS Y PÁGINAS WEBS

‘María, la alegría en la diferencia’, un cuento para el Día Europeo de la Discapacidad

maria«Todos los niños son distintos.
Algunos lo son aún más
y necesitan una ayuda especial
porque no logran hacer
lo mismo que los demás.
A esto se llama discapacidad»,
explicaba la madre de María.

Hoy, 3 de diciembre, es el Día Europeo de la Discapacidad. Hoy se presenta en España el cuento portugués María, la alegría en la diferencia, editado por Confluencias Ámbolo. Una historia escrita por la portuguesa Teresa Coutinho, madre de la protagonista y jefa de prensa del Parlamento Europeo en Portugal, e ilustrado por el artista gráfico Pedro Sousa Pereira.

El cuento, recomendado por el Ministerio de Educación luso por su valor de sensibilización hacia la discapacidad, destinará los beneficios que obtenga a la Asociación de Padres de Personas con discapacidad APADIS de San Sebastián de los Reyes.

María, la alegría en la diferencia está pensado para ayudar a padres y educadores explicar a los pequeños por qué hay personas distintas y está basado en la historia real de María, prematura y con parálisis cerebral desde el nacimiento. El libro surgió de la necesidad por parte de la autora de encontrar respuestas a las preguntas de su hijo de cuatro años sobre por qué su hermana pequeña era diferente de los demás.

«¿Por qué no camina María?», preguntaban sus amigos.

«¿Por qué no camina María?»,
preguntaban sus amigos.

Es un cuento breve, bellamente ilustrado. Efectivamente luminoso. Mucho. Tanto que el mensaje es extremadamente sencillo, radiante y positivo para niños que van creciendo y viendo los grises y las complejidades del mundo. Y bien está que las vayan percibiendo.

La alegría no es lo único que hay en la diferencia. No obstante, resulta inteligente buscarla.

Dicen que es una historia destinada a niños a partir de los 4 años. Yo creo que puede ser perfectamente apta para niños más pequeños. Y que no lo es para niños mucho más mayores. A partir de los cinco o seis años pueden surgir muchas preguntas que ahí no tienen respuesta.

Pero para los más pequeños es una buena opción.

maria2

¿Valen lo que cuestan la mayoría de juguetes que vemos en los catálogos?

(Jorge París)

(Jorge París)

Tengo la sensación, acumulada tras varios años de charlas que refuerzan mi propia percepción del asunto, de que muchos padres consideran la mayoría de los juguetes que se ve en los catálogos que abundan por estas fechas para inspirar a los niños en la elaboración de sus cartas a los Reyes Magos como mierdecilla de plástico que cuesta mucho más de lo que vale.

La semana pasada, visitando de nuevo los cientos de páginas llenas en su mayor parte de cacharrero de colorines, volvía a pensarlo. La mayoría de las cosas que veía no me parece que valgan lo que cuestan. Al menos si se mide en horas de juego infantil.

Hace unos días decidí preguntar por mis redes sociales a otros padres cómo veían ellos la relación calidad/precio/horas de juego de todos esos juguetes que meten por los ojos a nuestros hijos en la publicidad con la que anegan los espacios de televisión infantiles por estas fechas. Me sorprendió que participó muchísima gente y que la opinión era unánime: efectivamente, no valen lo que cuestan y suelen pasar pronto al olvido.

No sé qué opináis vosotros, y me encantaría saberlo.

Tanta unanimidad me hace pensar que, si lo creemos así, algo deberíamos hacer por evitar tirar el dinero, que cuesta mucho ganarlo. Evitar que los niños estén expuestos al bombardeo de publicidad televisiva ayuda mucho, lo digo por experiencia. Razonar con ellos ante el catalogo si con eso de verdad van a jugar tanto es una opción. Otra consiste en prescindir de esos catálogos y buscar y presentarles en Internet otras opciones: experiencias, viajes, productos distintos… Incluso conozco a una madre que elabora su propio catálogo con todo eso, ya os hablaré más despacio de esa opción.

Aquí tenéis algunas opiniones que he recibido:

Victoria: Puf.. Casi todo carísimo. Nos quedamos flipados cuando vimos un camión de la Patrulla Canina por más de 100 €. ¿Están locos?

Ata. Tal cual. Hay muchos juguetes que son “injugables”, que no pueden responder a estudios sobre jugabilidad, sino para despertar una ansiedad de compra instantánea. Por ejemplo, un personaje de Disney que habla y se mueve no sirve para jugar. Sirve para verlo 5 minutos y ya está. Y de eso están los catálogos y los anuncios llenos. Son ganchos, no juguetes.

Lee el resto de la entrada »

¿Qué opinas sobre llevar a niños de a partir de siete años en moto?

Siempre me había preguntado cómo era lo de que los niños fueran en moto, a partir de qué edad podían hacerlo y en qué circunstancias. Y no porque me plantee que viajen de semejante manera, que ni tenemos moto ni me agrada especialmente la idea de que vayan de paquete en una. Simplemente ha sido mucho tiempo una curiosidad latente que no he tenido necesidad real de satisfacer.

Un tema de Lucía Carmona titulado Así deben ir los niños en bicicleta y en moto, que va acompañado de la infografía que ilustra este post, me ha aclarado todas las dudas. Habla también de cómo deben ir en bici, os animo a leerlo entero si el tema os interesa, pero os traigo un fragmento aclaratorio:

“Un niño tiene permitido viajar de pasajero en ciclomotores y motocicletas siempre que sea mayor de 12 años, utilice casco protector y vaya sentado a horcajadas en el asiento detrás del conductor -nunca en el lugar intermedio entre la persona que conduce y el manillar de dirección del ciclomotor o motocicleta- con los pies apoyados en los reposapiés laterales.

Como excepción, la norma permite a los mayores de siete años viajar en motocicletas y ciclomotores, siempre que vayan conducidos por su padre, madre, tutor o por una persona mayor de edad autorizada”.

moto

Os confieso que me ha sorprendido mucho encontrarme con que a partir de siete años ya puedan ir en moto. Porque vamos, el requisito de que conduzca la moto alguno de sus padres, sus tutores o un mayor de edad autorizado por ellos amplia demasiado el campo a una edad en la que, en el coche, aún deben ir sujetos en una sillita homologada. En la moto van sujetos con la fuerza, la responsabilidad y la concentración de sus siete años. Me parece insuficiente.

Lee el resto de la entrada »

¿Cómo es HBO para niños? ¿Qué contenidos infantiles y control parental tiene? ¿Y Netflix?

HBO ya ha llegado a España, las tres letras que identificamos todos con series de televisión convertidas en fenómenos que acumulan premios, buenas críticas y telespectadores, como Juego de tronos, True Detective o Girls, llega al fin tras un acuerdo con Vodafone. No voy a ponerme a analizarlo en profundidad o a entrar en comparativas genéricas, que ya hay muchos haciendo eso y este blog va de cosas de niños.

Niños… Ahí sí que tenía ganas de echarle un ojo. ¿Qué trae HBO para los niños? Muchos de los que tenemos infantería en casa valoramos mucho los contenidos infantiles que ofrecen los servicios de streaming antes de lanzarnos a la piscina y teclear los números de la tarjeta, incluso teniendo un mes de prueba gratuito.

En mi casa apenas se han visto los canales convencionales de televisión infantiles, esos en los que la programación cambia, ponen y añaden entre series y películas que aprobamos otras que no son apropiadas y (algo sobre todo sangrante en esta fechas prenavideñas) que bombardean de publicidad a nuestros hijos a una edad en la que son especialmente sensibles. Nosotros al principio optamos por los DVDs y, sobre todo, por tener un disco duro en el que teníamos las películas, series de televisión y música infantil que nos parecía adecuado que vieran. Por eso nos lanzamos entusiasmados el año pasado a Netflix, que es prácticamente lo único que vemos ahora en casa. Por eso tenía mucha curiosidad por la oferta infantil de HBO.

Por lo que he podido ver, el plato fuerte de HBO es Disney. Ya incluso desde la división de contenidos que ofrecen, Disney aparece como uno de los tres destacados. hbo2hbo5Mientras en Netflix al principio no había nada de Disney y poco a poco van aumentando los contenidos de esta factoría gigante del entretenimiento infantil y juvenil (en casa celebramos mucho la llegada de Big Hero 6 recientemente), HBO desembarca ya de entrada con muchas películas y series. Muchos clásicos como La Bella y la bestia, Dumbo, Peter Pan, El Rey León, Alicia en el país de las maravillas…  también éxitos recientes como CarsFrozen. ¡Qué cosas! Big Hero 6 no está… De hecho no está todo ni mucho menos. Estrenos más recientes que han salido hace poco en Blue-ray y DVD tampoco se encuentran. Pero sin duda en tema Disney, HBO gana la partida.


Dejando de lado Disney hay mucha franquicia conocida entre las series para los más pequeños, como Dora, la exploradora, La patrulla canina, Caillou, Ben&Holly, Pocoyo o Peppa Pig, pero en cantidad y variedad Netflix se lleva esta baza. La oferta es limitada. Algo semejante pasa con la opción para niños más mayores, el catálogo es escueto y tirando a manoseado. Al menos de momento. Entiendo que en ambos casos irán creciendo con el tiempo.


Aquí cada uno deberá valorar en función de los gustos que predominen en casa qué plataforma interesa. Aunque dependiendo del presupuesto que manejen, lo mismo interesan ambas. En absoluto son excluyentes. Tienen precios similares, 7,99 al mes HBO con ofertas para clientes de Vodafone y entre 7,99 y 11,99 Netflix. Ambos con un mes de prueba en cualquier caso.

Lee el resto de la entrada »

‘Un amigo diferente’, un cuento de dragones, unicornios y respeto al que es distinto

imageHe tenido la suerte de ser una de las pocas personas en poder leer antes de que aparezca impreso Un amigo diferente, el tercer cuento autoeditado de la científica, madre reciente y escritora María José Rodríguez.

Tras Chiquitina y Galgui, este tercer trabajo sigue la misma línea de inculcar valores desde un discurso positivo, pero gana en complejidad en muchos sentidos. En primer lugar, la historia es más extensa y requiere un mayor esfuerzo que eleva la edad recomendada a partir de los cinco años. En segundo lugar las llamativas ilustraciones de Fernando Cascales sorprenden por su riqueza, muy lejos del dibujo más sencillo y colorista de los cuentos anteriores, los pocos ejemplos que veis en este post no hacen justicia al nivel de detalle y atractivo que desarrollan según pasas las páginas. Por último, este cuento no viene solo, lo acompaña una guía didáctica y un audiocuento a varias voces con banda sonora compuesta originalmente para la historia.

Se notan los diez años de trabajo e ilusiones que hay detrás.

Pero es un cuento aun nonato. Justo en estos momentos se encuentra recabando fondos en Verkami para poder ver la luz y llegar a tiempo a las alforjas de los Reyes Magos. Yo ya he contribuido, porque es un proyecto que merece la pena respaldar y que ocupe un lugar permanente en la librería de nuestros hijos, esa que alberga sueños, risas y aprendizajes.

Cuándo y por qué nació la idea del cuento de Un amigo diferente?
Nació hace una década y ha ido creciendo poco a poco. El germen inicial era muy simple: yo quería escribir un cuento infantil sobre unicornios y dragones, me parecían personajes potentes que a mí, como amante de la fantasía, me inspiraban. Sol de Invierno y Nubes en los Ojos nacieron por un telediario, en el que hablaban de un conflicto antiguo en el que los niños son las grandes víctimas. Hace casi 10 años, cuando yo buscaba una historia para mi unicornio y mi dragón, comenzó el bloqueo de la población palestina de Gaza por parte del ejército israelí. Entonces imaginaba- y ahora que tengo hijos lo sé a ciencia cierta- que si un niño se encuentra en la calle con otro niño, no va a percibir sus diferencias con el otro, (patria, religión, color de la piel, tipo de familia, idioma, partido político de sus padres…). Iba a ver simplemente a otro niño y el primer impulso de ambos sería sentir curiosidad y jugar. Las diferencias no están en ellos, las diferencias están en los ojos de sus padres.

Era eso lo que necesitaba contar.

Lee el resto de la entrada »

¿Cuántos juguetes debería recibir un niño al año al año? ¿Y en Reyes?

(Jorge París)

(Jorge París)

El suplemento económico de 20minutos Mi Bolsillo publicó este jueves una entrevista muy interesante con José Antonio Pastor, Presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), juguetero de tercera generación y, desde hace casi un año, al frente de la patronal de jugueteros de Europa . Resulta interesante sobre todo para aquellos que somos padres y vamos a diario recogiendo juguetes por casa, aunque ya os aviso que al señor Pastor le asoma demasiado la patita a la hora de defender de los intereses de su sector: ampliar el consumo a todo el año, defender que los niños deberían recibir mas juguetes, la pullita al entretenimiento digital…

A mí me ha chirriado especialmente en este momento.

¿Diría que persiste el sexismo en los juguetes?
No. Hay sexismo en el comportamiento de los adultos y por tanto en el reflejo que los niños tienen de ellos y a su vez en el juego, pero los productos no son sexistas de por sí. Los juguetes son los que son, los niños eligen a qué jugar. La comunicación es otra cosa y en esto sí se ha avanzado, pero tampoco se le puede pedir a un sector industrial que vaya por delante de la sociedad y que haga campañas de educación, para eso están los ministerios. Nosotros tenemos que ser todo lo socialmente sensibles que podamos, claro, pero sin llegar a hacer campañas educativas y que al final no vendas nada y tengas que cerrar, cada uno tiene que hacer su papel.

Claro que aún hay juguetes que por su concepción, publicidad o embalaje son sexistas.

(Jorge París)

Esta imagen es de la presentación en la que se hizo la entrevista. (Jorge París)

Y claro que existe la responsabilidad social de las empresas, es algo cada vez más compañías que intentan llevar a cabo, cada vez más tienen fundaciones e incluso se embarcan en programas de voluntariado corporativo. Puede que no haya obligación, pero lo que resulta interesante deducir de su respuesta es que no parece haber voluntad de contribuir a un mundo mejor. En plata, que pasan de dedicar recursos para hacerlo.

(Jorge París)

(Jorge París)

No obstante, no es de eso de lo que yo quería hablar, sino de este momento de la entrevista realizada por mi compañera Verónica Vicente, después de que lamentará la estacionalidad de las ventas de juguetes en España, que los niños solo reciban ocho juguetes al año y concentrados en Navidad y mencionara que en el Reino Unido los niños obtienen cuarenta de media.

¿Pero 40 juguetes al año para un niño no le parece excesivo?
¿Para 365 días al año? me parece poco, de hecho. Lo que me parece una animalada es que los ocho se entreguen en un solo día.

A mí lo de que un niño reciba cuarenta juguetes repartidos a lo largo de todo el año sí que me parece una barbaridad. Estamos hablando de casi 3,5 juguetes al mes. No creo que haya niño capaz de sacar partido a tanto cacharro. No sé qué opináis vosotros, pero yo me inclino más por el número de ocho al año que por el de cuatro decenas. Conozco bastantes padres, entre los que me encuentro, que pese a intentar limitar el número de juguetes que entran en casa, vemos un exceso que los niños son incapaces de manejar.

Claro que los niños necesitan jugar, por supuesto que es algo imprescindible en su desarrollo, pero el juego no está necesariamente vinculado a los juguetes. De hecho, según mi experiencia, el mejor juguete para nuestros hijos somos nosotros.

Lee el resto de la entrada »