BLOGS

Cáncer infantil: a todos esos padres que son auténticos superhéroes

Ando convaleciente de un gripazo interesante, de esos que te dejan dos días en cama hecha fosfatina en compañía de mi gata, que si hay que pasar 48 horas en horizontal, blando y calentita para hacer compañía a la ama, pues se hace el sacrificio y se está ahi hecha la rosca sin moverse.

Dos días en los que he tenido a Julia feliz por eso de verme en casa al ir y volver del colegio, aunque cuando se acercara para ver conmigo Cocina con Clan o Starwars Rebels me dijera “cuidado mami, no te acerques mucho que me contagias y no puedo ir al cole”. Empollona que me ha salido.

Jaime no tiene tantos miramientos, pero parece que ninguno se ha contagiado.

Dos días que colean, así que no me siento especialmente brillante para escribir. Pero no quería dejar pasar el viernes sin traer un vídeo que me ha emocionado de cara al fin de semana. Un vídeo que demuestra lo que un padre es capaz de hacer por llenar de ilusión el cumpleaños de su hijo.

Jaiden Wilson cumplía a comienzos de las semana cinco años. Por desgracia le han diagnosticado con un tipo de tumor cerebral que otorga de media un año de esperanza de vida.

Es decir, que el pequeño Jaiden puede que no llegue a celebrar su sexto cumpleaños, así que el quinto tenía que ser memorable.

Y si Spiderman (espiterman diría Julia) es su héroe, pues se hace lo que sea para que Spiderman venga a la fiesta. Aunque suponga encontrar un disfraz con una calidad digna de la película y poner en peligro tu integridad física con una entrada espectacular que deje al niño sin palabras.

Se me ocurren pocos padres o madres recientes que no hicieran eso y más en similares circunstancias.

Los padres que afrontan de manera positiva el cáncer de sus hijos, luchando y haciendo que sus vidas merezcan la pena sí que son auténticos superhéroes.

El padre de Jaiden no tiene nada que envidiar a Spiderman con todos su superpoderes.

Y como ya os dije una vez:

Cáncer y niños. La palabra más temida junto a lo que más amamos. Da escalofríos. Por suerte la detección es cada vez más precoz y la supervivencia más alta.

Mucha fuerza a todos los que estáis luchando contra esta enfermedad, que creo que no hay nadie a quién no le haya tocado de cerca.

No sois irrompibles pero sois muy fuertes. Más duros incluso de lo que os creéis si la vida decide poneros a prueba.

Repetidlo como un mantra, hacedlo también cuando todo os vaya bien. Creedlo y será verdad.

Y no sé cómo, ni cuando, ni de qué manera, pero acabaremos con el cáncer. Acabará derrotado porque lo que sí sé es que cuando tantos hombres se empeñan con tanta fuerza en algo siempre lo acaban consiguiendo. Hemos demostrado con creces a lo largo de la historia que somos implacables, para bien y para mal.

image

Si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una: ¿qué cambiarías?

Es probable que a estas alturas muchos hayáis visto un vídeo viral en el que se hace la misma pregunta a unos cuantos adultos y luego a un grupo de niños: si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una, ¿qué cambiarías?

Este es el vídeo:

Si ya lo habéis visto os habréis dado cuenta de que está demasiado buen hecho, entra la duda de hasta qué punto está todo preparado de antemano. Yo, al verlo, sospeché que mucho, pero también que escondía un poso importante de verdad: los niños pequeños están muy a gusto en su pellejo, no están contaminados como los adolescentes y los adultos por la búsqueda imposible de un ideal absurdo. Ellos se quieren como son sin necesidad de dar más vueltas al asunto.

Para asegurarme decidí remedar el experimento en plan casero y trasladar la misma pregunta a unos cuantos niños de mi entorno, todos de entré tres y nueve años, a ver qué cómo reaccionaban. Comencé preguntándoselo a Julia y luego pidiendo la ayuda de amigos y familiares (gracias a todos), muchos padres me las pasaron en vídeos llenos de risas y silencios extrañados ante semejante cuestión. Y muchos padres se sorprendieron con las respuestas que recibieron.

Aquí unas cuantas. Recordad la pregunta: si pudieras cambiar una parte de tu cuerpo, sólo una, ¿qué cambiarías?

– La nariz, por una que no tenga mocos –

– El pelo. Lo pondría rojo y más largo –

– un ojo de color amarillo y otro ojo de color rojo –

– Mis alas. Quiero alas para volar –

– Las piernas, para correr mas rápido y no cansarme nunca –

– El pelo. Mira, creo que me lo cortaría ya un poquito –

– ¿Por qué voy a querer cambiar algo? No lo entiendo –

– Unos brazos largos, para coger las cosas más de cerca –

– Las costillas, que no valen para nada –

– El pelo, para no peinarme –

– Una barriguita que no me duela –

– La nariz. No quiero oler algunas cosas. Hay cosas que huelen mal –

– ¿Cambiar algo de mi cuerpo? Noooo. ¿Algo como el color? Yo no puedo cambiar el color de mi piel. Bueno, puedo pintármela pero al acostarme mancharía la cama –

– Pues el pelo, quiero que sea de otro color. Como verde o azul –

No son respuestas tan poéticas como las del vídeo, pero demuestran que, efectivamente, son más inteligentes que nosotros. No sé en qué punto perdemos esa seguridad, ese amor propio con el que tan bien nos iría toda la vida.

Tengo la respuesta de mi hija grabada en vídeo, y la conservaré para mostrársela cuando comience a no gustarse, probablemente en el arranque de la adolescencia.

¿Tendremos una Estrategia Nacional de Autismo real o sólo una declaración de buenas intenciones?

El autismo llegó ayer al Congreso de los diputados. Resumiendo mucho el asunto, se ha acordado por unanimidad la necesidad de que el Gobierno aborde una estrategia en todos los frentes de cara a este trastorno que afecta a uno de cada ciento cincuenta niños aproximadamente.
Autismo___2
Todo lo dicho fue muy bonito. Ahora a ver en qué se traduce a efectos prácticos esta declaración de buenas intenciones ante los leones de Las Cortes. Sólo el tiempo dirá si se queda en un brindis al sol o si de verdad se ponen pautas y medios para una detección precoz, una intervención adecuada, recursos sanitarios, educativos y laborales

Llamadme escéptica si queréis, es cierto que lo soy. Pero hasta que no haya algo tangible lo que se dijo ayer en el Congreso no cambia la realidad de las miles de personas en España con autismo y sus familias.

Aquí en la página 14 tenéis la proposición no de ley sí os interesa leerla. Apenas una página de buenos propósitos y vaguedades sin fechas ni compromisos.

Os dejo el teletipo de EFE al respecto:

El Congreso de los Diputados ha pedido hoy al Gobierno que estudie la elaboración de una Estrategia Nacional de Autismo que contemple protocolos de atención en los ámbitos de la sanidad, la cultura, el empleo y la educación para las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

El PP ha presentado esta proposición no de ley, que también insta al Ejecutivo a desarrollar la Estrategia en colaboración con las comunidades autónomas y entes locales del tercer Sector de Acción Social, incluidos el Cermi y la Confederación Autismo España.
Los grupos parlamentarios han estado de acuerdo en apoyar a este colectivo y a la creación de una Estrategia de Autismo, con tres enmiendas correspondientes a Izquierda Plural, PSOE y CiU.

La diputada del PP Amparo Ferrando ha explicado los motivos de esta iniciativa, al afirmar que es “necesario lograr la implicación de colectivos de profesionales de la salud, de la educación, de los poderes públicos y de los familiares en la búsqueda de soluciones que mejoren la calidad de vida de los enfermos” ante la “poca información oficial sobre la situación de las personas con TEA”.

Ha indicado que a pesar de los avances que se han producido en España gracias a instrumentos normativos como la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, “todavía queda mucho por hacer”.

Tanto el PSOE como otros grupos de la oposición han coincidido en la necesidad de que la estrategia vaya acompañada de un plan de financiación que permita desarrollarla, y han denunciado “los recortes” que ha aplicado el Gobierno.

guiadeteccionautismo

Mi pequeña sombra

Si entro en la cocina, allí está ella conmigo queriendo ayudarme. Si voy al baño, es muy probable que venga detrás para contarme lo que ha hecho en el colegio o proponerme algún plan de juego. Si estoy en la ducha, no es raro que entre y ponga las manos a través de la mampara transparente para que yo haga lo mismo desde mi cápsula empapada. Si hago una llamada importante, cada cierto tiempo se asomará a ver si he terminado. Si entro en el dormitorio a última hora del día a darle media hora a la bicicleta elíptica puede que se siente en la cama con ganas de juego y de probar ella a pedalear una canción, “sólo una mamá”. Las noches que me toca el cuento, luego pide jugar tres veces a la trampa, “bueno, vale dos, pero luego me cantas una nana”.
image
No es así todo el tiempo, tiene muchos ratos en los que se entretiene a solas, cada vez más. Pero es feliz cuando le hago caso, cuando jugamos juntas o me enseña algo que ha descubierto.

Mi pequeña sombra.

Seguro que os suena a muchos, si es que tenéis niños pequeños.

No siempre es oportuno tenerla rondando como tu satélite particular. Unas veces porque lo que vas a cocinar puede hacer saltar aceite, otras simplemente necesitas estar sola.

Entonces, casi siempre, recuerdo que irá a menos, ese amor y necesidad de compañía irá desapareciendo según crezca. Es una ley no escrita e implacable. Y me relajo, sonrío y pienso que no hay ningún buen motivo para no cantar una canción antes de dormir o que la intimidad en el baño está sobrevalorada.

Su hermano mayor Jaime, con sus ocho años y su autismo, ha sido un gran maestro a la hora de desarrollar grandes dosis de paciencia, relativizar aquello que no es realmente importante y valorar esa búsqueda de afecto y compañía.

Ojalá tuviera dos pequeñas sombras y no sólo una.

 

¿Y tú qué opinas de la maternidad subrogada?

“¿Y tú qué opinas del vientre subrogado?”. Esa pregunta, que yo también os transmito, me la hizo mi compañera Amaya Larrañeta mientras elaboraba el tema que acaba de publicarse: Un millar de niños españoles nacen cada año en el extranjero a través de madres subrogadas.
embarazo
Pues opino lo mismo que respecto a la donación de óvulos, algo de lo que ya he hablado someramente aquí y aquí. Me parece perféctamente bien siempre y cuando se haga con los controles sanitarios y legales precisos.

En las donaciones de óvulos, menos en las clínicas que yo conozco en España que están rigurosamente controladas, las mujeres donantes son plenamente conscientes de lo que hacen y lo que implica, y se embarcan en ello con un criterio inicial de generosidad, una evaluación psicológica y varias pruebas médicas de control. También las parejas que aceptan donación de óvulos pasan por el psicólogo y son convenientemente informadas.

En España las donaciones son y deben seguir siendo completamente altruistas, aunque entendería que se estableciera de manera legal y no arbitraria una compensación razonable por los tratamientos a los que hay que someterse y las cuarenta semanas de preñez que culminan en parto.

Bajo esas condiciones, no veo qué problema hay en que una pareja heterosexual que no puede tener un hijo por la vía ordinaria pese a tener esperma y óvulos válidos o una pareja homosexual acceda a la maternidad de esta manera, que no va a ser barata ni responder a un capricho en ningún caso.

Eso respecto a su práctica en España. Algo que no está pasando porque en España no es algo legal. Un dato que tal vez os sorprenda, yo desde luego lo desconocía: llegan casi tantos niños a España de subrogación como por adopción internacional. Ese millar de niños españoles que nacen cada año en el extranjero en un ‘vientre de alquiler’ son también una realidad sobre la que va llegando hora de tomar algunas decisiones. No pueden seguir en el limbo.

Estados Unidos es el país más caro, pero también el más controlado. En cambio es muy preocupante que se está creando un mercado repugnante en otros países, sobre todo asiáticos, con mujeres explotadas vilmente. Eso es un abuso a erradicar internacionalmente y tan culpable es la mafia que lo promueve como aquellos que recurren a ello para ser padres.

Hay además personas que defienden que la gestación subrogada, como tal, es un uso y abuso del cuerpo femenino sin justificación de ningún tipo. Yo no tengo esa percepción. Creo que disponer libremente de nuestro cuerpo implica que yo pueda hacer con él lo que desee siempre que lo haga por voluntad propia y no obligada por nadie o por ninguna circunstancia. Una mujer libre debe poder decidir si abortar o no, si tener sexo o no cuando, cómo y con quién desee, si dona óvulos o presta su vientre para regalar su hijo a otras personas. Todo dentro de un control sanitario y legal coherente, como decía en el arranque. Cualquier presión que reciba hacia un lado o hacia otro es indeseable.

Por último y por supuesto, el otro punto de polémica típico cuando se habla de este tema es el: ¿Tú lo harías?. Yo no, pero que yo no lo hiciera no implica que otras mujeres no puedan hacerlo sin mayor problema. Yo tampoco tendría sexo intrascendente de una noche con un desconocido. Pero lo que yo no haría, no me guste o no entienda no debe limitar a los que me rodean. En ese sentido os recomiendo leer el testimonio de Rebecca una madre que tuvo mellizos “para ayudar a una española que sufrió 6 abortos” y que ahora está de nuevo embarazada de mellizos, también elaborado por Amaya.

“Siempre supe que no eran biologicamente míos. Eran sus óvulos y su esperma. Yo solo los llevaría nueve meses para ayudarles y porque su madre no podía”, explica Rebecca.

Yo ya me he explicado: ¿Y tú qué opinas de la maternidad subrogada?

Tenéis la guerra perdida, nuestros hijos os condenarán al olvido #VergüenzaMedinaceli

imageEsta noche ha sido Medinaceli con su toro del júbilo, el más famoso de los toros de fuego, otras veces han sido Tordesillas, Coria o Benavente. Son demasiados aún. Cada año son maltratados unos 60.000 animales en fiestas populares en nuestro país. ¿Marca España?

Torturar un animal no es divertido, me da igual que sea alanceándolo, tirándolo al agua o volviéndole loco de terror con el fuego. Torturar un animal no nos hace seres humanos mejores sino todo lo contrario. Si desaparecen este tipo de tradiciones nuestros hijos no las echaran de menos, igual que no echa nadie de menos la esclavitud o la falta de derechos de las mujeres.

Es obligado evolucionar y no enrocarse en una celebración cruel y estúpida. Y así será por mucho que les pese a bastantes. Nuestros hijos se encargarán de ello. Los nuestros y los vuestros.

Recuerdo perfectamente la apenas nula protesta que había cuando yo era niña ante estas barbaridades. Mirad el clamor que hay ahora. Dejadnos unos pocos años más y será historia. El tipo de historia que no está en los libros de texto y olvidaremos felizmente.

No sé cuanto tardaremos, pero me aventuro a asegurar que no será mucho. Tenéis la guerra perdida. Los hijos de nuestros hijos no tendrán que soportar vuestras barbaries. De hecho se escandalizarán pensando en lo que hacíais. Y será gracias a nuestros hijos. Y a los vuestros.

Ya os podéis ir haciendo a la idea de cómo asumir el olvido tras la vergüenza.

image

Imagen del 'Toro de fuego' de Medinaceli, donde un Toro tiene que soportar cómo le prenden fuego a sus cuernos mientras sufre todo tipo de vejaciones. (PACMA)

Imagen del ‘Toro de fuego’ de Medinaceli, donde un Toro tiene que soportar cómo le prenden fuego a sus cuernos mientras sufre todo tipo de vejaciones. (PACMA)

Con una princesa Disney un poco gordita me conformaba de momento

Esta semana ha sido noticia que una madre de Estados Unidos cuya hija tiene síndrome de Down ha lanzado una campaña a través de Internet para que Disney incluya a personajes con este trastorno y otras discapacidades en sus películas infantiles.

A día de hoy se han superado las 70.000 firmas y Keston, la mamá que ha arrancado esto, tiene una respuesta de Disney muy diplomática y poco concreta:

Great news! Disney has responded to the petition, saying the studio is “committed to continuing to create characters that are accessible and relatable to all children.” But we hope to keep pressure.

Pues sí que estaría bien alguna princesa con algún tipo de discapacidad, pero ya os digo que no lo vamos a ver ni a corto ni a medio plazo. Veremos con suerte algún personaje secundario, pero mira que lo dudo…

El primer río de la normalización que han cruzado en Disney con sus princesas es el racial con Aladdin, cuyo último exponente es Tiana y el sapo (que a Jaime le encanta por su música, por cierto).

Me la juego augurando que la siguiente frontera va a ser la de mostrar una princesa gordita. Ni siquiera gordita, simplemente una princesa con una talla normal me conformaba, que todas andan entre la 34/36 y las modelos de Victoria’s Secret.

Hicieron un tímido intento de salirse de las princesas en la línea de Barbie con Brave, ahí Pixar intentó mostarnos una princesa diferente, la primera sin intereses románticos, con un cuerpo real que reventaba vestidos y que no estaba interesada en aparecer grácil, delicada y hermosa. Pero se quedaron a medio camino en la película y nos la jugaron con casi todo el merchandising posterior.

Es cierto que hay otras películas de Disney que sí recogen la diversidad en sus distintas facetas y sirven para trabajar la discapacidad o el ser diferente con los niños. A mí Dumbo me parece deliciosa en ese sentido. Pero es cierto que las niñas se vuelven locas con las princesas, y para muchos son sus primeros modelos mal (o no) que nos pese. Mirad los recientes éxitos de Frozen o Enredados, en Disneyland las princesas son las grandes estrellas. Están en cromos, camisetas, muñecas… pervirtiendo con formas imposible la percepción de nuestros cuerpos, reales y no dibujados y fabricados.

Me estoy pensando en emular a esa madre yanqui y crear una petición semejante pidiendo una princesa entradita en carnes.

Por último un regalo de cara al fin de semana: si os interesa el tema de la autoaceptación y la lucha por tener referentes realistas, os recomiendo la web de Weloversize, bucead por sus contenidos que encontraréis mucho sentido del humor y mucho sentido común. Una combinación fantástica.  Si os interesa el tema princesas Disney gorditas, tenéis este post suyo: ¿Como serían las princesas Disney en versión gordita? 

 

Con 'Brave' se quedaron a medio camino en la película y nos la jugaron con casi todo el merchandising posterior.

Con ‘Brave’ se quedaron a medio camino en la película y nos la jugaron con casi todo el merchandising posterior. Como un huevo  a un tallo de apio.

Subasta solidaria de productos infantiles para ayudar a niños que han perdido su hogar o están a punto de hacerlo

Hay blogs de ciencia, de política, de deportes, de cine, videojuegos, cocina… y también hay muchísimos blogs dedicados a los diferentes aspectos relativos a la crianza de nuestros niños. Somos legión, si me permitís usar una expresión tan exprimida. Y somos una legión ecléctica: hay blogs centrados en la moda infantil, otros muy personales, algunos dedicados casi por completo a la lactancia, o al embarazo, o a la educación; los hay con mucho humor y los hay de salud, rigurosamente escritos por pediatras, matrones o enfermeros; los hay vinculados a negocios o a buenas causas. Por supuesto, los hay buenos, malos y regulares.
subasta
Y hay un lugar en el que están casi todos: Madresfera. Si estáis interesados en ahondar en este microcosmos en el que es fácil encontrar buenas ideas, consejos, noticias interesantes, trucos, piques y risas (también desavenencias y egos, que nadie es perfecto y la web es solo un reflejo del mundo real), podéis mirar los blogs inscritos en su web y seguro que habrá unos cuantos que os encajen y resulten útiles.

No hace tantos años, en el pueblo extremeño de mi abuela materna, las mujeres sacaban por las tardes las sillas a la calle y juntas cosían, limpiaban lentejas o daban la teta mientras hablaban de sus cosas, muchas de ellas relacionadas con sus niños que correteaban alrededor con un perímetro de seguridad proporcional a su edad. Podríamos decir que cada blog es como uno de esos corrillos de madres y que Madresfera es el gran corrillo que los agrupa a todos y permite que elijamos a nuestros favoritos.

Mónica, la madre y bloguera que sustenta Madresfera además de atender a una familia, se ha embarcado en un proyecto solidario del que quiero hablaros hoy:  se trata de una subasta benéfica a beneficio del proyecto SOMOS UNA FAMILIA de la Fundación SOS, cuyo objetivo es “ayudar a familias con hijos menores de edad que estén en riesgo de exclusión social por haber perdido su hogar o estén a punto de perderlo. El objetivo del proyecto persigue reforzar el núcleo familiar como entorno idóneo para la correcta educación de los niños de familias sin recursos”. Todo lo que se ingrese, hasta el último euro, irá a este proyecto.

Y Mónica lo ha hecho pese a que siempre anda escasa de tiempo y manos. Aunque ha contado para poder hacer realidad esta idea, me consta que con mucho esfuerzo, con la ayuda de otras madres blogueras (Pintando una mamá, Mamis y Bebés o La Orquídea Dichosa), con “el equipo de Madresfera, con Carol Rial y David Lay y todas las marcas que habitualmente trabajan con Madresfera” y que han donado los productos que se subastan.

Yo ya he pujado por unas cuantas cosas para ayudar a los Reyes Magos y que los camellos vengan menos cargados al tiempo que mi dinero va destinado a una bonita iniciativa.

Os animo a visitar la web, pujar y difundir la subasta en vuestras redes sociales.

En esos corrillos de madres de los pueblos, aunque en ocasiones hubiera malentendidos, broncas y diferencias de opiniones, también muchas madres se echaban una mano cuando tocaba con lo que podían.


Así explican esta I Subasta Solidaria Madresférica sus impulsores:

Desde hace tiempo las familias de nuestros alrededor están viviendo situaciones de emergencia. La crisis, los bancos, las injusticias, enfermedades y despidos, parece que la sociedad da la espalda a aquellos que se encuentran en momentos difíciles. Por eso, este año nos hemos puesto manos a la obra.

Estamos aún recopilando los productos que nos están cediendo las marcas participantes, pero ya podéis empezar a pujar por ellos hasta el día 5 de diciembre. Hay de todo y para todos, libros, zapatitos, artesanía, juguetes, cosmética, ropa infantil, ropa para embarazadas y de lactancia, tecnología, alimentación… ¡Y siguen entrando más y más productos!

Así que si queréis ir preparando la campaña navideña, colaborando con una buena causa, no os lo penséis, ¡a pujar!
Es muy fácil, tan solo tenéis que registraros en la web y quien gane la puja el día 5 de diciembre recibirá un mail con las instrucciones para hacer el pago y recibir el producto.

En la web www.subastasolidariamadresferica.com podéis ver todos los productos que hemos recopilado hasta ahora así como las marcas que se están adhiriendo a esta idea.

Agradeceros a todos el sumaros a esta pequeña locura, que esperamos que sirva para mucho, para la que contamos con TODA LA DIFUSIÓN que podamos conseguir y que nos ayudéis para ello. Queremos llegar muy lejos y ayudar a muchas familias.

¿Os sumáis?

Dudas y consultas a info@subastasolidariamadresferica.com

Sobre ‘Cocina con Clan’ y tener clase de cocina en los colegios

Julia está entusiasmada ahora con un programa de Clan llamado Cocina con Clan, un programa (que no concurso) gastronómico infantil muy bien llevado por el chef andaluz Kike Sánchez en compañía de tres niños. Si vuestros peques quieren ir, pueden proponerse como pinches, estoy pensando hacerlo con Julia, le encantaría. En ellos se cocina, se habla de los alimentos, se investiga de donde proceden visitando molinos de harina, huertos y establos, se aprende sobre sus propiedades. Un acierto televisivo que está en el culmen de preferencias televisivas de mi hija.  De hecho mañana vamos a hacer alguna de sus recetas juntas, probablemente las croquetas con forma de zanahoria o calabaza.

Con patrocinio olivarero (de hecho el primer programa estaba centrado en el aceite de oliva), se emite los domingos a la 13 desde hace poco más de un mes. En la aplicación de Clan y en la web de RTVE hay unos cuantos ejemplos. Ojalá dure muchos programas y no sea un breve ejemplo de la moda por la cocina que nos invade.

cocinaconclan
Ese mismo entusiasmo que ahora despierta en ella este programa lo tuvo durante varias semanas del primer año de infantil, gracias a un breve taller de cocina que aún recuerda. Probablemente será la única vez en todos sus años de escolarización en los que podrá cocinar y aprender sobre los alimentos que consumimos.

Julia es cocinillas, como su madre. Disfruta cocinando conmigo y, antes del verano, se lo pasó muy bien en un curso infantil de cocina en Apetitoh, el taller de cocina en el que yo sigo aprendiendo.

Ya os he dicho recientemente que enseñar a nuestros niños a alimentarse bien es tan importante como enseñarles a leer y escribir. Y no me refiero en absoluto a la obsesión por comerlo todo sano y no pisar una hamburguesería o tener niños que miren las chuches como baratijas marcianas, no me entendáis mal.

Sé que hay muchas materias interesantes y útiles que tratar en clase, pero algunas horas dedicadas a enseñar a disfrutar cocinando, aprender técnicas básicas y un mínimo sobre los alimentos que consumimos tal vez sería un paso decisivo para luchar contra esa moderna lacra sanitaria de la obesidad.

Coincido completamente en eso con mi compañero Juan Revenga, el nutricionista de la general, que no hace mucho decía:

Nuestro actual patrón de alimentación ha evolucionado con el de respecto a hace un par de décadas (o más) introduciendo más alimentos procesados, más manipulados y menos frescos. Todo ello implica, sobre el papel, una mayor libertad y de este modo no se le presta al acto alimentario la importancia que tiene ya que siempre habrá algún sistema al que echar mano para proveerse del cotidiano sustento… y en esta situación hay muchas más probabilidades de hacerlo “a salto de mata”. En este sentido el animar, fomentar y promover que la población cocine tendría, desde mi modesto punto de vista, dos ventajas casi casi incontestables:

Por un lado de forma general, se incluirían más alimentos “normales”, más carnes, pescados, verduras, hortalizas, legumbres, etcétera… y menos alimentos procesados y precocinados. Y por el otro, y al mismo tiempo, implicaría que las personas que se encargan de proveer el diario sustento en una casa hicieran un acto de previsión de qué se va a comer en los días venideros. Si se come lo que se cocina y no otra cosa salvo excepciones, el diseño de las listas de la compra sería, casi seguro, mucho más acertado. De este modo, la población, invitada y promovida de forma adecuada a cocinar haría mejores elecciones y además no se daría al traste con nuestra cultura culinaria… algo también en claro retroceso en nuestros días.

No sé qué os parecería a vosotros que tuvieran ese aprendizaje en el aula, en algún momento de sus muchos años escolares, pero yo aplaudiría la medida. Se puede trabajar muchas materias cocinando: matemáticas, lectoescritura, conocimiento del medio… Aprendizajes prácticos y con sentido. En cualquier caso, es mucho lo que podemos hacer en casa al respecto.

Y bienvenido sea en cualquier caso Cocina con clan, mil veces preferible a productos como Monster High o Violeta. Dos series que me sorprende ver lo mucho que gustan a algunas niñas tan pequeñas como la mía (Julia tiene cinco años) y que no han entrado en mi casa y procuraré que sigan fuera. Aunque eso ya es otro tema del que hablar otro día.

Otras entradas que podrían interesarte:

‘Gran Lobo Salvaje’, simplemente un cuento condenadamente bueno

imageJulia está en un momento interesante con los cuentos, un momento con distintas facetas y experiencias de lectura que estoy disfrutando intentando no agobiar, que ya sabéis que el verbo leer no admite imperativos.

Algunas noches cogemos cuentos breves, preferiblemente en mayúsculas, y los leemos entre ambas. Yo leo las palabras más difíciles y ella ya va leyéndome las más sencillas. Está en tercero de infantil y muy cerca de lanzarse a leer sola. Estoy deseando ser observadora de su descubrimiento de la magia de la lectura.

No hace mucho le leímos a lo largo de tres semanas su primer libro extenso: el primer volumen de Harry Potter. Y ya andamos pensando cual puede ser el siguiente. Unos amigos han arrancado hace poco con El hobbit, pero no estamos seguros.

También están los libros de primeros lectores, con historias algo más complejas que nos duran un par de noches.

Y otra pequeña delicia cotidiana es redescubrir con ella mis primeros cuentos. De mi infancia no ha sobrevivido ningún juguete o prenda, pero por suerte conservo toda mi colecciones de lecturas iniciales, los barcos de vapor azules, el pirata Garrapata, Zaro, elige tu propia aventura…

Uno de los libros que más me gustó de niña era Gran lobo salvaje. Tanto me gustó que mi primer perro se llamó Tritus en su honor. Y tal vez en honor del perro del cuento se perdió en Asturias, espero que al final tuviera la misma suerte que el cachorro literario. Tenía muchas ganas de leérselo a Julia y así recordarlo yo también de paso.
image
Ha sido el primer cuento con el que Julia ha llorado. En el arranque del libro el pequeño Tritus es abandonado cruelmente, arrancado de los brazos del niño que lo llevó a su casa y depositado al pie de la carretera. Para Julia primero fueron pucheros, luego un breve llanto sofocado con la almohada. Es el primer libro que le emociona de verdad. Durante cuatro días más seguimos las andanzas del cachorro, que en cada capítulo va encontrando diferentes perros con diferentes historias: el viejo perro que le adopta, el cocker mimado que quiere ver mundo, un perrazo que fue la mano derecha de un pastor y sobrevive asilvestrado, otra perrilla mestiza que viaja con él, la bóxer perdida enamorada de sus dueños y loca por volver con ellos y el perro guardián encadenado.

Está escrito con delicadeza, con tino, por alguien que se nota que sabe mucho de los perros y sabe transmitirlo, y transmite muchísimos valores, no solo de respeto a la vida animal, sino de compañerismo, resolución de conflictos personales, compromiso…

Una maravilla, os lo aseguro.

image

René Escudié (Clermont-Ferrand, 1941) es un escritor y dramaturgo que vive en un pequeño pueblo cerca de Montpellier, Cournonsec. Escritor de novela infantil y juvenil traducido a varios idiomas es también traductor, ha dado talleres de escritura y formado a maestros.

Y merece ser leído a cualquier edad.

Aquí tenéis un pequeño fragmento
del libro y algunas actividades relacionadas con el texto.

image