BLOGS

La magia de Oz permanece intacta tras 115 años

imageEste fin de semana hemos terminado de leer El mago de Oz Con Julia. Cada noche uno o dos capítulos de un libro que fue mío cuando era niña y que ha fascinado a Julia de principio a fin, una historia perfectamente apta para una niña de cinco años que conserva toda la magia del primer día. Delicioso y sorprendente, profundo y delicado, escrito sin ganas complicaciones y sin perder por ello poesía o sutileza.

“Mamá, ¿Por qué el espantapájaros quiere un cerebro? Si ya es el más listo. Y el león es muy valiente”

Claro cariño, esa es la clave del cuento…

De los tres grandes: Alicia en el país de las maravillas (aún caos alegórico), Peter Pan (poético y oscuro) y El mago de Oz de Lyman Frank Braun, sin duda es este último por el que comenzar. Una hermosa historia de 115 años, el primer cuento clásico que salía de Europa para estar ambientado en EE UU.

Se publican muchos buenos cuentos infantiles todos los años, de hecho son parte importante del sostén de las librerías, pero no hay que olvidar lo bueno que se escribió tantos años atrás.

image

Se nos viene encima una película de dibujos animados en la que Dorothy tiene la hermosa voz de Lea Michele (Glee) y que probablemente veremos aunque el tipo de animación no nos ha entusiasmado precisamente.

E intentaremos encontrar aquella maravilla de Judy Garland de 1939. También ha llovido…

De hecho creo que el libro junto a esa película sería un estupendo regalo.

Pero mejor haber leído primero la historia. ¿No creéis?

Lo que sí es inclusión, a lo que habría que aspirar siempre

Por una vez me gustaría poder dibujar, hacerlo lo suficientemente bien para poder mostraros lo que ayer vi y me emocionó hasta el punto de tener que contener las lágrimas durante la función de Navidad de Julia.

Os pintaría a muchos niños de cuatro años, unos sentados y otros de pie, vestidos de vivos colores y bailando sin moverse del sitio un villancico bastante marchoso. Entre ellos había un niño con autismo, TGD, TEA… como queráis llamarlo. Un niños sonriente, feliz y un poco abrumado por las circunstancias entre niños sonrientes, felices y un poco abrumadoa por las circunstancias.

Tras el niño había un adulto, una mujer joven vestida de negro que le sujetaba las manos y se las movía imitando los gestos de sus compañeros al ritmo de la música, también sonriente.

Normal que se la viera feliz. Ser profesora terapeuta (PT), maestra de audición y lenguaje (AyL) o auxiliar de niños con necesidades especiales en un colegio a veces será un trabajo duro, estará mal pagado, te comprometerá emocionalmente, rabiarás por los recortes y reportará algunos disgustos. Pero es un buen trabajo, un trabajo que merece la pena y es necesario y que te permite pasar por la vida dejando huella, una huella positiva en muchos niños y en sus familias.

Y yo les veía desde mi asiento, feliz también, recordando que Jaime estuvo igual en ese mismo colegio y en ese mismo escenario varios años antes, también con un adulto ayudándole a participar con todos sus compañeros. Les veía con los ojos cristalizados de lágrimas y pensando que eso sí es inclusión, que tenía delante de mí la estampa perfecta de a lo que hay que aspirar para todos los niños con discapacidad.

Jaime está ahora en un colegio específico para niños con autismo, sólo estuvo los años de infantil con ese modelo inclusivo. Y está mejor ahí que sí me hubiera empeñado en que siguiera en ese mismo colegio en el que ahora está Julia. Igual que muchos otros niños están mejor atendidos en colegios especiales o específicos en los que todos sus compañeros tienen discapacidad, son cinco por clase y les rodean profesionales que también tienen una labor que realmente merece la pena.

Pero están mejor ahí porque no hay una verdadera apuesta institucional por la inclusión, que debería ser la meta a conseguir. No hay voluntad de dotar de recursos a los colegios e institutos convencionales.

Muchos niños con discapacidad comienzan así, en la vía inclusiva. Muy pocos jóvenes con discapacidad acaban en esa vía. La mayoría se van descolgando poco a poco de un sistema que les exige una evolución curricular que no pueden ofrecer (algo absurdo, van a estar inmersos en un mundo, no en un ghetto, en el que tampoco tendrán esa evolución), que se la exige además sin facilitarles los apoyos necesarios.

Ojalá supiera dibujaros lo que ayer vi.

inclusion

Os tendréis que conformar con lo poco que soy capaz de hacer.

El cuento de la ‘La cenicienta’ va a tener que cambiar mucho

Cenicienta no está del todo mal, tiene un puntito respondón y rebelde soterrado que la hace la más interesante de las tres princesas clásicas de Disney. Blancanieves y Aurora son las otras dos. Y es lista, o al menos demuestra serlo más que las otras. Probablemente porque la han puteado bastante y es una curranta en toda regla. Por eso siempre he creído que se iba a llevar un buen chasco una vez saliera de la carroza nupcial y se encontrara frente a frente con el príncipe que le tocó en suerte.

Un príncipe y una princesa extraídos de 'Juego de tronos' y 'Downton Abbey'

Un príncipe y una princesa extraídos de ‘Juego de tornos’ y ‘Downton Abbey

Analicemos un poco a ese príncipe: se niega a casarse y perpetuar la dinastía hasta tal punto que su padre convoca a todas las jóvenes casaderas y le obliga a elegir esposa a la fuerza. En una recepción en la que no paran de desfilar jovencitas ante él, se dedica a bostezar y mirar al tendido. Sólo parece interesado por una que llega con un vestido fabuloso de confección mágica, pero no le interesa lo suficiente para molestarse en preguntarle su nombre pese a bailar con ella toda la noche. Cuando la moza que lleva el vestido sale corriendo, primero sobre dos zapatos de cristal y tacón y luego sobre uno, ni siquiera la alcanza. Esos zapatitos debían tener el hechizo de las Adidas de Chemita Martínez o él muchas ganas d que saliera volando. El que recoge el zapato es el chambelán, quién pide que se localice a la doncella anónima es el rey padre y de nuevo es el chambelán el encargado de buscar zapato en mano a la chica. El príncipe está desaparecido hasta que le vemos casándose, probablemente amenazado con el destierro si no lo hace.

Pobre Cenicienta. Pobre príncipe…

Parece claro que Aurora se llevó el premio gordo en ese sentido, de hecho su príncipe es el verdadero protagonista de la película La bella durmiente. Felipe tiene incluso sentido del humor. Respecto al de Blancanieves mejor no hablar… No me fiaría yo mucho de un desconocido que se lleva sin dar explicaciones a su castillo a una niña de quince años (a la que le faltan tres veranos) y a la que simplemente ha visto cantar junto a un pozo y ha besado postmorten.

Y parece claro también que los guionistas de la nueva versión de Cenicienta de Disney que se estrenará en marzo con actores de carne y hueso (el casting es interesante: Cate Blanchett de madrastra, Helena Bonham-Carter de hada madrina y Robb Stark de príncipe) han cambiado mucho la historia clásica. No tanto como en esas gamberradas que eran la Blancanieves de Kirsten Stewart y Julia Roberts o como en Maléfica, pero sí notablemente. Basta con ver el tráiler para comprobarlo.

Hansel y Gretel, Caperucita, Jack y las habichuelas mágicas, La bella y la bestia… Adaptar en película convencional los cuentos infantiles es una moda que lleva ya unos cuantos años y que no parece que vaya a parar por el momento.

Tengo claro que no me van a hacer caso. Pero propongo una versión de La cenicienta con una triunfal salida del armario de ese príncipe.

Por cierto, que La Cenicienta de carne y hueso llegará a las salas de cine acompañada de un corto llamado Frozen Fever , así que toda esa legión de fans de Anna, Kristoff, Olaf y (sobre todo) Elsa podrán disfrutar con unos minutos nuevos en los que verán la celebración del cumpleaños de Anna con una canción nueva. Algo semejante a lo que hicieron con la boda de Rapunzel. Así mataran el gusanillo a la espera de ver si definitivamente habrá una segunda parte de Frozen o no.

A mí no me extrañaría que la hubiera, igual que de Enredados, y que salieran directamente en DVD teniendo en cuenta la trayectoria pasada de Disney con otros de sus éxitos. Pero si me preguntarán a mí, cosa que obviamente no van a hacer, lo dejaría estar.

En cualquier caso hay otras tres películas de Disney en perspectiva que a priori me interesan más: la inminente Big Hero 6, Into the woods e Inside out, de la que no hace mucho salió un nuevo trailer.

¿Cuál de esas cuatro películas que Disney nos tiene preparadas os llama más la atención?

I Festival Ateneo Kids, un buen plan con niños para este fin de semana

Invierno, frío, lluvia… las condiciones perfectas para buscar planes bajo techo con los niños. Y este fin de semana, el sábado 20 de diciembre, hay uno con muy buena pinta que quiero compartir con vosotros: el Ateneo de Madrid organiza el primer Festival ‘Ateneo Kids’. Comienza a las 11 de la mañana y cuesta 8 euros, seis para socios del Ateneo.

Se trata de un festival infantil que se desarrolla en varias salas y que contará con distintas propuestas de ocio familiar: habrá un cuentacuentos con marionetas titulado ‘El viaje de colifora’ de La Íntegra Teatro, el musical en inglés ‘Lessongs‘ y para finalizar la actuación de los Dubbi Kids, con Carlota Superstar y Bruno Tripita cantando ‘Ríete un poquito’, ‘Volar’, ‘Soy un pez’, ‘Batir y batir’, ‘The Sun is in the Sky’ y muchas más.

Y además de todas esas actuaciones habrá microteatro, magia, pintacaras, personajes de cuento, globoflexia y más sorpresas. Toda la mañana dedicada a darle la bienvenida a la Navidad en Madrid.

No me digáis que no suena bien…

image

Por cierto, aquí tenéis a los Dubbi Kids:

Y si conocéis más propuestas de teatro, musicales y espectáculos infantiles, en Madrid o en cualquier otra ciudad, no dudéis en compartirlo en los comentarios. Cuantas más opciones conozcamos y compartamos, mejor…

Uno de esos accidentes…

Jaime come más que yo, es un hecho constatado desde hace ya tiempo. Y no creáis que es porque yo como poco. Tiene ocho años, está alto, delgado y atlético y con hambre permanente. Imagino que llegar a los 190 centímetros aproximados que tiene programados requiere bastantes calorías.

Eso se traduce en tener un cierre en la parte superior de la nevera y en un par de alacenas que le impidan autoabastecerse. Por un lado así controlamos mejor lo que come y en qué cantidad, por el otro le obligamos a comunicarse con nosotros para pedírnoslo. Algo importante en un niño con autismo.

Ser un pequeño Carpanta también se traduce en robos de comida cuando nos descuidamos. Ya en una ocasión se zampó una tortilla entera que no nos dimos cuenta de guardar a tiempo y hay que tener mucho cuidado con las ollas con legumbres, que es muy dado a servirse un puñadito de lentejas si nadie mira y eso puede ser peligroso si aún están al fuego.

Este sábado estuve cocinando por la mañana. Íbamos como invitados a una de esa reuniones familiares que ya empiezan a ir en aumento a cuenta de las Navidades. Una de las cosas que hice fueron seis magdalenas de chocolates tamaño XL sin gluten que también pudiera comer mi sobrina, que es celiaca. Cuando se enfriaron las guardé en un tupper cerrado y las metí dentro del microondas y me fui a vestir. Os aseguro que no tardé más de diez minutos, que unos vaqueros y un jersey no requieren mucho más.

De repente veo llegar por el pasillo a mi perra con una magdalena en la boca.

-¿Qué lleva Troya en la boca? ¡Una magdalena! ¿No habías guardado las magdalenas?-

– Sí, la debió coger Jaime antes de que las metiera en el tupper y tal vez no le gustó, la tiró y la cogió ella-

Nuestra perra es la mejor amiga de nuestros hijos en todas las circunstancias, pero sobre todo cuando están comiendo y se les puede caer algo.

Nos acercamos entonces los dos al salón para encontrarnos con Jaime tan contento sentado en el sofá con el tupper en el que sólo quedaba media magdalena. No sé cuantas comería él y cuantas Troya, pero la perra aquella noche cenó su pienso con apetito y Jaime no probó nada de la fabada que su abuela nos tenía preparada…

Por suerte tiene el estómago de granito de su madre.

image
Aquí lo que quedó.

Por cierto, para magdalenas y bizcocho sin gluten, una masa muy fácil y que queda muy bien es un yogur griego, un sobre de levadura apta para celiacos, cuatro huevos, dos medidas de yogur de azúcar, tres de harina especial para repostería sin gluten y un par de cucharadas de Nesquick. Todo muy bien batido. Y le sientan bien las nueces y algún plátano de esos que se han quedado demasiado maduros.

Mi niño de papel: nueve meses de embarazo, dos años de parto, 521 gramos de peso al nacer

El primer beso del primer amor, la primera vez que te ponen a tu hijo en tus brazos, el primer día en tu primer puesto de trabajo, el primer orgasmo. Pocas primeras veces están al nivel de la primera vez que sostienes en tus manos el peso de tu primer libro.

Vuelvo a ser madre reciente. Han sido 521 gramos y 424 páginas, un embarazo de nueve meses y un parto de dos años.
292948_335127063244774_1725531083_n
Nueve meses escribiendo casi todas las noches, al menos un ratito. Ni un día sin una línea era mi lema. Escribiendo en la cama, con el wifi desconectado para no ver desaparecer mi poco tiempo, con frecuencia con el cuerpecito de Julia caliente a mi lado que probablemente soñaba con el cuento que acabábamos de leer. Poseída a veces hasta el punto de estar ya en la cama, con la luz apagada dispuesta a dormir, y tener que salir a por el portátil porque necesitaba escribir tanto como respirar.

Julia soñaba junto a mí lo leído y yo escribía esperando hacer soñar a los que me leyeran. Escribía lo imaginado mientras llevaba en coche a Jaime a la piscina, mientras corría por mi barrio, mientras preparaba la cena.

Dos años hasta que he podido verla publicada. Dos años en los que mi primer hijo hecho de palabras y concebido en el mismo lecho que mis hijos de risa y juego, ya está listo para ser presentado al mundo.

Yo que tanto he leído, jamás hubiera creído que llegaría a verme con dos novelas terminadas. Ya sólo con esto tengo mi mayor recompensa. Terminar una maratón dignamente ya es suficiente satisfacción para la gran mayoría de los que la corren.
B4pbCBICAAIqyJ8
Ahora me embarco en un proceso desconocido: el de acompañar a mi libro recién publicado. Soy madre primeriza de nuevo.

Espero aprender y divertirme. La vida es en gran medida aprender y divertirse.

Me sentiría honrada si me leyerais. Que me entreguéis unas horas de vuestro tiempo para que os conduzca al mundo que he imaginado sería un honor.

Galatea es una buena novela con una buena causa: la mitad de los beneficios que nos genere a la editorial y a mí irán destinados a los perros y gatos abandonados de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales. Podéis con comprarla directamente en la web de la editorial, Lapsus Calami, o encargarla en vuestra librería si es que no la tienen.

La siguiente se llama En la sala de espera y sigue a tres padres de niños con discapacidad que se conocen en la sala de espera de un centro de atención temprana. Confío en que verla impresa no suponga de nuevo dos años de espera. Y también habrá otra causa a la que apoyar.

Ya sabéis que me gusta la gente con causa.

¿Nos leemos?

Pocoyo, Cantajuego, Peppa Pig y ‘la que has liao pollito’. Los niños mandan en los vídeos más vistos en Youtube

Es tradicional por estas fechas que Youtube haga recopilación de los vídeos más vistos del año. Pues este año parece que hay abundancia de vídeos infantiles, ya sea porque están protagonizados por niños o porque ellos son los que los consumen.

Probablemente por eso Youtube me ha mandado un correo. Bueno, no sólo a mí claro, que el saludo era: “hola mamis y papis de la blogosfera!!”. Y la despedida hacía referencia al “”Mother Power 2.0″. Ejem… :-/

En ese correo contaban que este año “la novedad en el listado es el liderazgo de vídeos infantiles”. ¿De qué vídeos estamos hablando. Pues por un lado de Pocoyó y Cantajuegos, que se han colado directamente en las dos primeras posiciones del Top 10 de los vídeos más vistos.

Y les acompañan otros dos que seguro que os suenan: Peppa Pig y “La que has liao pollito”.

Youtube puede ser una estupenda herramienta de entretenimiento y aprendizaje si se sabe usar. Como casi todo. Es por ejemplo una fuente inagotable de vídeos y canciones en inglés. Peppa Pig nosotros siempre la vemos de lo más british.

Podéis consultar toda la información sobre YouTube Rewind 2014
en El Blog Oficial de Google España. Pero en esa lista faltan algunos de los vídeos preferidos de Jaime y Julia.

https://www.youtube.com/watch?v=8E8xMcXmI9E

La otra carta de nuestros niños, más importante que la de los reyes magos

imageHay muchos vídeos virales (o con aspiraciones de serlo) circulando por ahí con niños como protagonistas. Vídeos que apelan a la lagrimilla, que nos recuerdan lo que realmente importa. Publicidad de marcas que apelan a que somos seres emocionales. Coca Cola es experta en este tipo de anuncios. Sabemos que han sido elaborados, a veces con una inversión importante, para hacer que una marca determinada nos caiga mejor a cuenta de hacernos sentir, reflexionar o conmovernos. Aún así los vemos, reflexionamos y nos emocionamos. Y muchas veces lo merecen porque son condenádamente buenos e ingeniosos. Otras veces son sencillos pero transmiten verdades como templos, nada que no sepamos en realidad, pero a veces necesitamos que nos sujeten unos pocos minutos por los hombros para que detengamos nuestra rueda diaria y lo recordemos.

El último vídeo de Ikea es de estos últimos. En él piden a los niños que escriban una carta a los reyes magos, el listado tradicional de juguetes. Luego les dicen que tienen que escribir otra carta, esta vez dirigida a sus padres. Seguro que os podéis imaginar el tipo de cosas que les piden.

Por cierto, que conozco a unos cuantos de sus protagonistas, el vídeo se ha nutrido de las familias de madres blogueras.

¿Visto?

Por eso yo cada vez más partidaria de hacer regalos que implican compartir experiencias: ir a ver un musical, hacer una excursión, un viaje de fin de semana para toda la familia, ir a tirarnos en tiro lona o montar a caballo juntos.

Tal vez tendríamos que empezar a explicar a nuestros hijos que los Reyes magos también pueden traer ese tipo de cosas. Tal vez es culpa nuestra que les pidan objetos pensando que en las alforjas no caben juegos, tiempo juntos, cosquillas, canciones y excursiones. Tal vez no se lo estemos transmitiendo bien.

Muchos de nuestros niños tienen una cantidad de juguetes enorme en casa. Juguetes de todo tipo, objetos apenas amortizados, que se quedaron sin pilas y nunca fueron repuestas, que habíamos olvidado que guardábamos.

¿De verdad necesitan más?

Solos al cole, ¿cuándo están preparados?

Tres niños camino al colegio (GTRES)

Tres niños camino al colegio (GTRES)

Jaime tiene ocho años largos. Recuerdo que fue a su edad cuando comencé a salir sola a la calle a hacer pequeños recados, a ir sola a la escuela de música o a casa de los abuelos. Eso en Madrid. En verano en Asturias a esa misma edad no me veían el pelo muchos días más que a las horas de las comidas y para dormir.

No tardé mucho en ir sola al colegio, que tenía a un paseo de unos quince minutos a paso rápido. Tal vez con unos diez u once años.

Jaime tiene autismo, así que es imposible plantearse que comenzara ahora a bajar sólo a por el pan o a casa de sus abuelos. Jaime tiene que ir a nuestro lado y de la mano si la calle no es peatonal al sitio que sea. Y así será durante mucho tiempo.

Julia en marzo cumplirá seis años. Efectivamente, como todo el mundo auguraba, crecen muy deprisa. No sé aún qué autonomía irá ganando, no voy a adelantar acontecimientos. Ya iremos viendo sobre la marcha. Su colegio, al igual que el mío, está a unos quince o veinte minutos andando.

Y estos tiempos no son los que eran. No sé si más inseguros, tal vez únicamente menos ingenuos.

Hace un tiempo leí al pedagogo y colaborador de Superpadres.com Jerónimo García Ugarte dar algunas pautas, todas del más puro sentido común, para saber cómo y cuándo empezar a dejar a nuestros hijos desplazarse solos, al colegio por ejemplo.

Hay que tener en cuenta “su nivel de maduración, ya que no todos los niños maduran a la misma edad”, y “el lugar en que vivimos. No es lo mismo vivir en un pueblo o ciudad pequeña en la que se puede volver andando del colegio que en una gran ciudad en la que tengan que coger algún medio de transporte”, afirma García Ugarte. “Por ejemplo, en un sitio pequeño un niño/a puede volver solo del colegio entre los 9 o 10 años, mientras que en una ciudad sea un tanto prematuro (a no ser que esté muy próximo al colegio) y lo más normal es empezar a hablar de 12 años para ir ya en autobús, metro…”, concreta.

“Lo importante es hacer un proceso por etapas. Esperarles al principio en un punto intermedio, combinar días en que vienen solos y otros en que les vamos a buscar, ir dejando que sean ellos los que vayan por delante tomando la iniciativa de la vuelta a casa… De esta manera veremos los errores que cometen y dónde debemos insistir más”, aconseja.

A partir de aquí, los padres deben actuar con “atención y seguridad, sin inculcarles miedo a todo”, afirma Jerónimo García Ugarte. “Tenemos que tener la seguridad de que saben bien los pasos que tienen que seguir y los puntos (calles, semáforos…) en los que tienen que poner más atención”. Así mismo, debemos insistir en que “no deben detenerse en su camino a casa y a quien tienen que dirigirse en caso de que se vean en un apuro. Por ejemplo en una situación de desconcierto o preocupación, deben saber entrar en una tienda y hablar directamente con el propietario o un dependiente”. Y todo esto “con mucha tranquilidad y en términos de seguridad para no generarles la idea de que la calle es un peligro permanente”.

Por otra parte, deben tener claro que “solamente sus padres (o familiares cercanos a los que ven habitualmente) pueden alterar o cambiar su rutina”, dice el pedagogo. “Una vez que se sale del recinto escolar la vuelta tiene que ser directa, sin entretenerse en ningún sitio”.

Por otra parte señala que “hoy en día a los 11 o 12 años la mayor parte de los niños manejan un móvil para informar de cualquier circunstancia o duda que surja”. Recuerda también que “existen móviles sin conexiones a internet que pueden ser utilizados para este tipo de salidas solos y que nos aportan tranquilidad”.

“Lo que aprenden principalmente es autonomía, algo fundamental en el proceso de maduración, de crecimiento personal de un niño o niña. Como se dice popularmente poco a poco tenemos que ir soltando cuerda”, afirma García Ugarte. Del mismo modo que empiezan a vestirse solos, a hacer sus deberes, etc., el salir de casa solos a hacer pequeños recados, a jugar con sus amigos o ir solos al colegio es parte de su proceso de aprendizaje. “La sobreprotección sin duda supone una mayor tranquilidad para los padres, pero a costa de limitar su desarrollo y su proceso de maduración”, concluye.

¿Cómo os fue a vosotros? ¿Cuándo y cómo comenzaron vuestros niños a ir solos por la calle?

StarWars Rebels y StarWars Phineas&Pherb: dibujos mejores que las últimas películas de George Lucas

Empezamos con Pocoyo cuando tenía menos de dos años, como casi todos los niños. Desde entonces hasta ahora que Julia tiene ya cinco años largos ha pasado por distintas series de dibujos predilectas, incluso un par de antiguallas que su padre y yo rescatamos para mostrarle: David el gnomo y Érase una vez la vida.

Cuando hay unos dibujos que le gustan mucho, intentó verlos. Quiero saber cómo son, lo que transmiten y también interesarme por lo que le interesa a ella. Y es entonces cuando descubres que hay dos tipos de dibujos animados: los que disfrutas y los que difícilmente aguantas.

La mayoría son difíciles de digerir cuando eres adulto. Por mucho que quieras es difícil disfrutar de Caillou, Mia&me o Peppa Pig a partir de cierta edad. Mi truco a veces es ponerlos en inglés, que le viene bien tanto a ella como a mí.

Pero los hay que están realmente bien y disfrutamos en familia todos juntos.
image
Nuestros últimos descubrimientos al respecto han sido StarWars Rebels y la versión del Episodio IV de Phineas&Pherb.

Los segundos son divertidísimos, sin más. Muy bien hechos, ingeniosos e inteligentes. Un homenaje a lo mejor de esa referencia imprescindible de la cultura popular que es StarWars.

Los dibujos animados de StarWars Rebels son más irregulares, los dos primeros episodios que emitieron (y que me consta que vieron muchísimos adultos sin niños en casa), nos dejaron a muchos con un sabor de boca agridulce (lo de los wookies era un poco de vergüenza ajena), pero muchos de los siguientes episodios son aventuras muy bien hechas y respetuosos con lo mejor del universo de los jedis.

Fue mi santo el primero en decirlo en voz alta: “estos dibujos están mil veces mejor que las últimas películas de George Lucas”. Y tiene toda la razón.

Lo cierto es que son un motivo más para tener una nueva esperanza en la película que está preparando Disney. No creo que llegue a la épica de las tres clásicas, pero seguro que no tienen tantas escenas que den vergüenza ajena como las tres últimas.

Por cierto, que Julia ha visto hace poco las tres clásicas y las ha disfrutado mucho. “Las películas de la princesa de las galaxias”, las llama. Tenía que haberla grabado mientras veía la famosa escena en la que Darth Vader desvelaba su paternidad, aunque no se me olvidará la cara que puso.