BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

Viaje a Batallones, un tesoro paleontológico a 50 km de Madrid

xiomara

Por Xiomara Cantera (CSIC)*

Rinocerontes, tortugas gigantes, osos, jirafas, hienas, caballos, tigres dientes de sable, rapaces… A menos de 50 km de Madrid hay un completo registro fósil de la fauna de esta zona durante el Mioceno que cientos de investigadores llevan estudiando 25 años. Es el yacimiento de El Cerro de los Batallones, un tesoro de la paleontología mundial que tuve la oportunidad de visitar recientemente.

zxvzxc

Jorge Morales, paleontólogo del MNCN-CSIC / MNCN

La primera impresión que tuve al llegar a Batallones, una joya paleontológica que comprende 10 yacimientos, fue que allí no había nada que ver. Afortunadamente me guiaban el investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC)  y director de la excavación, Jorge Morales, y Manuel Hernández, investigador de la Universidad Complutense de Madrid que trabaja en las excavaciones desde 1991, que tuvieron la paciencia necesaria para describir cada fósil. De pronto aquel hueco de tierra seca se transformó y fueron apareciendo los restos de un antílope, la cabeza de un antecesor del  caballo, el tórax de una jirafa…

El área que circunda los diferentes yacimientos está formada por sepiolita, un mineral con gran capacidad para absorber la humedad. Aunque es conocida su aplicación como arena para gatos, también se utiliza como absorbente industrial y aislante térmico. De hecho fue una empresa dedicada a la extracción de este mineral, la que fortuitamente encontró los primeros fósiles en una de sus prospecciones en 1991. Desde entonces un equipo multidisciplinar de paleontólogos, geólogos y antropólogos desentierra restos, estudia sus características, los clasifica y establece correlaciones entre las diferentes especies. Después, los principales hallazgos son depositados en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC para su restauración.

C XCV

Varias investigadoras trabajan en uno de los yacimientos que integran Batallones / MNCN

En otro de los yacimientos parecía que los paleontólogos estaban llegando al final de la excavación: habían extraído fósiles de tortugas gigantes, tigres dientes de sable, osos y muchas más especies. Escuchar a Jorge y Manuel era como ir encendiendo luces en una galería que permanecía a oscuras. Con sus explicaciones resultaba fácil imaginar una sima donde los animales fueron quedando atrapados. Después, una combinación de procesos ecológicos y geológicos de sedimentación y fosilización permitió que miles de restos pertenecientes a centenares de animales se mantuvieran hasta hoy casi intactos.

Gracias al relato de los dos investigadores, Torrejón de Velasco, el municipio del sur de Madrid donde se ubican los yacimientos, se transformó para mí en un libro abierto que habla de una región que hace casi 10 millones de años tenía un aspecto muy distinto. Entonces el cerro de los Batallones era un lugar poblado por grandes mamíferos y una densa cobertura vegetal. Y es que el trabajo de cientos de personas está aportando información excepcional sobre especies que apenas se conocían en el registro fósil mundial.

 

* Xiomara Cantera trabaja en el área de comunicación del mismo centro y dirige la revista NaturalMente.

Los comentarios están cerrados.