BLOGS
Ciencia para llevar Ciencia para llevar

CURIOSIDADES CIENTÍFICAS PARA COMPARTIR

La perturbadora teoría de los mundos paralelos

Alberto_Casas_cuadradaPor Alberto Casas (CSIC)*

En este mismo blog, en la pasada entrada, veíamos cómo la física cuántica, una teoría probada hasta la saciedad, nos enseña que un electrón (o cualquier objeto) puede estar en una superposición de estados. Esto significa, por ejemplo, que puede estar en dos posiciones a la vez; y que es al ser observado cuando se materializa en una de ellas. Por muy poco sentido común que parezca tener esta idea, es un hecho verificado experimentalmente.

Pues bien, existe una perspectiva alternativa (y científicamente sensata) de la física cuántica, la llamada Hipótesis de los Muchos Mundos o Universos Paralelos, que ofrece una interpretación distinta de lo que realmente sucede en el proceso de observación; una interpretación aún más extraña y sugerente.

Para entenderla, volvamos a considerar dos posiciones separadas por una distancia, A y B. Recordemos que un objeto cualquiera, por ejemplo un electrón, puede encontrarse en la posición A o en la posición B. Al primer estado lo llamamos ЕA y al segundo ЕB. Pero la física cuántica nos dice que el objeto puede estar también en una superposición de estados: ЕA + ЕB.

Superposición de estados

Esto significa que, en cierto modo, el electrón está en las dos posiciones a la vez. Según la interpretación ‘ortodoxa’ de la física cuántica, cuando una persona contempla al electrón anterior, este último aparecerá en una de las dos posiciones, A o B, con una probabilidad del 50% para cada una. Por el hecho de ser observado, el estado del electrón pasa de ser  ЕA + ЕB a ser  ЕA o ЕB, dependiendo de la posición en la que se materialice. A este fenómeno, producido por el mero hecho de observar, se le llama ‘colapso’.

Sin embargo, según la Teoría de los Muchos Mundos, el estado del sistema no cambia al ser observado, no hay ningún colapso: nuestro electrón anterior continúa en el estado de superposición: ЕA + ЕB, aun después de ser observado. Entonces, parece que la persona que observa debería ver el electrón en las dos posiciones a la vez. ¿Por qué no sucede así?

En realidad no hay nada contradictorio en ello. Pensemos que nuestra observadora también tiene un estado, llamémoslo Еobs.

Observadora

Si consideramos el sistema conjunto formado por la observadora y el electrón, su estado global es el producto de los estados de ambos:

Observadora y superposición de estados

Usando una igualdad matemática simple, este estado lo podemos expresar así (con su ‘traducción’ gráfica):

Igualdad matemática

Es decir, que, por el hecho de observar, la propia observadora está ahora en una superposición de estados: su ‘yo’ se ha desdoblado en dos ‘ramas cuánticas’.

Cada ‘yo’ observa cosas distintas. En una rama cuántica, la observadora ve la partícula en la posición A. En otra, la ve en la posición B. Naturalmente, las historias posteriores en cada una de las ramas serán también diferentes. Las dos realidades coexisten de forma simultánea.

Esta Hipótesis de los Muchos Mundos de la física puede parecer delirante… Lo cual la hace también apasionante. Con el tiempo, la interpretación de los Muchos Mundos ha ido ganando adeptos, y hoy en día se considera una perspectiva perfectamente seria de la física cuántica, aunque no está comprobada (y es difícil diseñar experimentos que puedan decidir entre ella y la ortodoxa).

Pensemos un momento sobre sus fascinantes implicaciones. Si se acepta la Hipótesis de los Muchos Mundos, el ‘yo’ que sentimos sería sólo una de nuestras versiones: el ‘yo’ de una cierta rama cuántica. Y de forma permanente se siguen creando desdoblamientos de nuestro ‘yo’, puesto que continuamente estamos realizando observaciones de uno u otro tipo. Los nuevos ‘yos’ que se crean a cada momento comparten un pasado común, pero tienen ante sí un futuro diferente. Esencialmente, todas las posibilidades potenciales se realizan en una rama u otra de nuestro complicado estado cuántico. Por ejemplo, si apostamos a un número en la ruleta de un casino, la mayor parte de los ‘yos’ que se crean en ese momento verán fallar la apuesta, pero en algunas afortunadas ramas nuestros ‘yos’ resultarán agraciados.

Múltiples observadoras

Esta perspectiva relativiza nuestra propia existencia. El valor de nuestras propias decisiones queda relativizado, dado que en otras ramas las decisiones tomadas pueden haber sido otras. Se trata de un panorama perturbador, aunque tal vez pueda ofrecer algún consuelo. Por ejemplo, los seres queridos que hemos perdido podrían continuar viviendo en otras ramas cuánticas, y nosotros disfrutando de su compañía en ellas. No podemos saltar de una rama a otra, ni comunicarnos con ellas; pero puede reconfortar el hecho de que ‘en otros mundos’ las cosas son distintas y quizá mejores.

*Este texto forma parte de una conferencia que Alberto Casas, investigador del CSIC en el Instituto de Física Teórica (CSIC-UAM), impartió en la edición de TEDxMadrid de 2014. Imágenes elaboradas por el equipo de TEDxMadrid.

 

15 comentarios

  1. Dice ser juan esteban Garrido

    Este resumen de la física cuántica, esta muy bien, pegarle un vistazo a mis twist y veréis mis hipótesis
    que se pueden verificar las dudas, para entender mis twist hay que leerlos todos,es todo una conexión,
    empezó como una historia verídica y se trasformó en una investigación de nueve años mas las coincidencias, hay varios descubrimientos.
    usuario de twitter, @juanestebangarr

    31 Octubre 2014 | 09:25

  2. Dice ser Dani

    Fringe!

    31 Octubre 2014 | 09:47

  3. Dice ser Gurmund

    En la serie “Fringe” e incluso en “Person of Interest” se tocan el tema de “las otras dimensiones o mundos paralelos”.El señor Alberto Casas leyendo mi blog y otro Alberto Casas no haciendo ni caso,por ejemplo….¿Está bien descrito?….También el documental “Teoría de cuerdas” es muy interesante…….Agradezco el artículo porque así alguien más puede ir cayendo hacia “la pura y simple verdad”….Mis saludos…….(Mi otro Gurmund es muy probable que no haya hecho ni caso artículo,otro haya empezado a leerlo y lo deja y otro lo lee pero piensa que no vale nada,y así…etc,etc,etc……El Gurmund que escribe ésto lo ha encontrado muy interesante)…

    31 Octubre 2014 | 09:53

  4. Dice ser JM

    Interesante post. Con la física cuántica me pasa algo que me sucede también con otros temas: creo que el principio de la Navaja de Ockham ha hecho mucho daño. Muchas veces, la explicación más sencilla no es la verdadera. Sencillamente es la que más equilibra nuestra necesidad de explicaciones y nuestras limitaciones cognitivas.

    Un cordial saludo

    31 Octubre 2014 | 09:57

  5. Dice ser Hemos Visto

    Si hay un universo, ¿porqué no puede haber múltiple universos paralelos? Es evidente que no se podrá demostrar, y menos con nuestro nivel tecnológico y de investigación.

    Quizá influenciados por la ciencia ficción, nosotros creemos en ellos, y creemos que en alguno de ellos, todos somos seres mucho más avanzados socialmente que por aquí, donde aún estamos muy en el origen de todo.

    http://hemosvisto.blogspot.com/2010/09/origen.html

    31 Octubre 2014 | 09:59

  6. Dice ser O_O

    A mí la que me viene a la mente es retromongos…

    Cuanta tontería tenemos encima, por dios……..

    31 Octubre 2014 | 10:19

  7. Dice ser que pasa??

    la verdad, no entiendo como los científicos creen en los mundos paralelos (cosa que nunca han visto) y no pueden creer en dios que incluso niegan su existencia gritandolo al mundo, el Hawking me parece un tío realmente estúpido e ignorante.
    pd: por cierto, yo tmb creo en todo eso. asi que no pretendo insultar a nadie con lo que digo xD 🙂 (aparte de a hawking) XDD

    31 Octubre 2014 | 10:53

  8. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    En el mundo paralelo yo soy un hombre rico y atractivo.

    31 Octubre 2014 | 10:54

  9. Dice ser cross

    @que pasa??: los científicos no “creen en los mundos paralelos”, en todo caso creen que hay hipótesis demostrables sobre su existencia. Algo que no pueden hacer con el concepto “dios”. La ciencia no es una cuestión de fe, la fe se utiliza cuando no se puede encontrar una explicación racional.
    El concepto dios, además, no es un axioma (principio para avanzar en una teoría) sino un fin en sí mismo.
    Creo que lo que te pasa es que no entiendes el método científico, porque decir que los científicos “creen” esto o “creen” lo otro… Los científicos postulan, y demuestran.

    31 Octubre 2014 | 11:47

  10. Dice ser Turay

    Estas cosas las pensaba cuando era pequeño xD.
    Creo que no es nada nuevo llegar a la conclusión de que podríamos existir en varios lugares a la vez, cada acción desencadena un futuro alternativo, lo cual es una ramificación constante e infinita. Si en este caso es verdad, el hecho de existir hace que existamos en aquel futuro influenciado por el presente, lo cual el presente sería una estación donde las decisiones son el nexo con el futuro creado por ésta.

    31 Octubre 2014 | 13:19

  11. Dice ser Lucines

    Fascinante, perturbador,abierto, reflexivo…y sobre todo, muy,muy didactico para lis no expertos. ENHORABUENA!!!

    31 Octubre 2014 | 13:30

  12. Dice ser Antonio Larrosa

    En un mundo paralelo tengo inteligencia.

    31 Octubre 2014 | 14:41

  13. Dice ser o no ser

    Esa es la cuestión.
    ¿Qué debe más cientificamente optar el observador noble
    entre sufrir de la fluctuación impía
    el porfiado solapamiento cuántico, o rebelarse
    contra un mar de universos, y afrontándolo
    invocar a Sean Carroll contra ellos?

    31 Octubre 2014 | 16:37

  14. Dice ser Censor Cosmico

    Yo creo que el universo en el que vivimos está formada por muchas más de las 3 dimensiones espaciales de las que estamos acostumbrados. Lo que debe pasar es que esas dimensiones espaciales se solapan entre sí provocando esos efectos tan perturbadores como que un objeto esté en dos puntos distintos o lo del entrelazamiento cuántico.
    Lo del entrelazamiento cuántico podría ser explicado en que la partícula se mueve en un espacio superior a tres dimensiones. El problema radica en que solo percibimos tres dimensiones por tanto solo vemos una parte de la realidad. Y quizás ahí está el porqué de esas cosas tan extrañas sobrepasan a nuestro sentido común.

    31 Octubre 2014 | 17:58

Los comentarios están cerrados.