Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)

A raíz del post ‘Una docena de cosas que quizás no sabías cómo se llamaban [10]’ recientemente publicado y en el que hacía referencia a un ‘tejuelo’ ( etiqueta que se le coloca en el lomo de un libro con la que se identifica, a través de claves normalmente alfanuméricas, a qué género pertenece, autor o materia y así ser mucho más fácil a la hora de clasificar y encontrar en los estantes) Miguel Atienza me preguntó, a través de la página en Facebook de este blog, cómo se descifraba dicha etiqueta y si esa signatura es universal para todas las bibliotecas.

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)Empezaré respondiendo a la segunda pregunta y la respuesta es sí (pero es un sí con matices). La clasificación de cualquier tipo de obra de conocimiento en una biblioteca sigue unos estándares que son comunes para todas ellas a través de lo que es conocido con las siglas CDU (Clasificación Decimal Universal), un método de clasificación creado en 1876 por el bibliotecario estadounidense Melvil Dewey y que, tras ser adaptado un cuarto de siglo después, ha servido desde entonces para unificar criterios globalmente a la hora de archivar y clasificar cualquier libro.

Como os indico en el primer párrafo, un tejuelo es la etiqueta que se coloca en el lomo de un libro y la cual ayuda a identificarlo (y archivarlo) de un modo más sencillo.

Podemos encontrar varios tipos de tejuelos pero los más comunes son los que llevan impresas unas claves alfanuméricas, pero también otros en los que la etiqueta es de un color determinado. En este caso se trata de literatura infantil y lo que hace esos colores es indicar el tramo de edad recomendada (por ejemplo: amarillo hasta los 6 años; azul de 7 a 9 años; rojo de 9 a 14 años y a partir de esa edad el tejuelo es de color blanco).

Los tejuelos de color blanco (libros para lectores a partir de los 14 años) podemos encontrar que está encabezado por unos números. El primero de ellos indica la temática a la que pertenece y va del 0 al 9:

0 – Generalidades e informática (documentación, enciclopedias, diccionarios, conocimiento en general, ciencias de la computación…)
1 – Filosofía (también incluye psicología autoayuda…)
2 – Religión (incluye teología y ensayos sobre cualquier doctrina)
3 – Ciencias sociales (política, economía, materia militar, folclore, cultura de los pueblos…)
4 – Suele estar vacante (aunque en ocasiones se le asigna este número a obras inclasificables a las que se le añade algún asterisco)
5 – Ciencias puras (ciencias naturales, matemáticas…)
6 – Ciencias aplicadas (medicina, tecnología…)
7 – Bellas artes (arte, fotografía, deporte, cine…)
8 – Lengua y literatura (novela, ensayo, poesía…)
9 – Geografía e historia (incluyendo biografías…)

Al lado de ese primer número le acompaña otros que son los que especifican todavía más su contenido. Por ejemplo, un libro con el nº 944 en la parte superior del tejuelo indica que su temática es ‘Geografía o historia’ (9) el siguiente dígito (4) nos marca que es sobre Historia de los países o Estados y el tercer dígito (4) que se trata de Historia de Europa (y podrían ir apareciendo más números a la derecha que irían especificando todavía más el contenido/temática de la obra (en algunas ocasiones separadas por un punto).

¿Cómo se descifra un tejuelo? (etiqueta identificativa que llevan en el lomo los libros de una biblioteca)

Muchas son las bibliotecas que añaden más caracteres identificativos en los tejuelos y  por debajo de esos números podemos encontrarnos hasta con dos filas más, esta vez de tres letras cada una. La que iría inmediatamente después o por debajo de la numeración CDU son tres letras en mayúscula las cuales pertenecen al inicio del apellido del autor (por ejemplo CER se refiere a Cervantes). Debajo de éstas (o en su lugar) otras tres letras (en esta ocasión en minúscula) que pertenecen al inicio del título, pero obviando el artículo o la preposición (por ejemplo ing sería El ingenioso don Quijote de la Mancha).

Esas dos filas de identificativo en el tejuelo de un libro no son universales (solo lo son los números del CDU) y se colocan bajo criterio de cada biblioteca, estamento, país…

Pero cabe destacar que en todos estos años también se han producido algunas modificaciones y actualizaciones en la que un gran número de bibliotecas tienen un sistema propio de clasificación (el conocido como CDD, ‘Clasificación Decimal Dewey’)  aunque basado en el mencionado CDU, por lo que puede haber cambios significativos entre la forma de clasificar en la biblioteca de una población y la de otra.

En los últimos años hay bibliotecas que también le ha añadido otro tejuelo más a los libros y obras y se trata de un código de barras, lo cual facilita muchísimo más el trabajo a la hora de indicar si está disponible, en préstamo o qué sección y estante debe ser colocado.

 

Otros posts que te puede interesar leer:

 

Fuentes de consulta y más info: juntadeandalucia / bibliotecaescolarpozohondo / Universidad Pablo de Olavide / biblioposiciones / bibliotecaspublicas / taranco / UNESCO
Fuente de las imágenes: Afred López @yelqtls (fotografías tomadas en la biblioteca municipal can Rajoler de Parets del Vallès)

3 comentarios

  1. Dice ser Aarón Moreno

    Bueno, aunque la CDU es la más común en grandes bibliotecas que cubren diversas materias, no es la única. Por ejemplo, la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. tiene su propio sistema de clasificación; en China y otros países asiáticos usan clasificaciones en sus propios alfabetos; en las bibliotecas especializadas suelen contar con clasificaciones específicas de su materia; y en las bibliotecas pequeñas se suele usar un método de clasificación simple (primeras letras del autor y un nº correlativo de orden de adquisición).
    Cierto es que en la mayoría de bibliotecas españolas con un fondo bibliográfico más o menos importante se utiliza la CDU, pero no es tan universal como parece.
    Y vuelvo a mi agujero hobbit, que está lloviendo 😉

    25 mayo 2018 | 10:28

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    ¿Y a mi que me iimporta como se identifica un libro de biblioteca pública si nunca he leido ninguno de ninguna ?

    Clica sobre mi nombre

    25 mayo 2018 | 15:58

  3. Dice ser Carlos

    Buenas tardes Alfred,
    fiel seguidor y recomendador de tu estupendo blog. En este caso hay una serie de afirmaciones generales o inexactas. Bien es cierto que la CDU es una codificación del conocimiento universal mediante cifras,para poder indicar el tema general de cualquier obra. Hay otras clasificaciones de este tipo, pero en España, la que más se usa (no la única ni mucho menos) es esta CDU. Pero cada vez es más habitual encontrarse clasificaciones para ordenar topográficamente los libros en bibliotecas (centros de interés, novedades, guías de viaje). A veces se emplean clasificaciones propias de la biblioteca porque les interesa y realmente suele ser más claro para los usuarios. Al fin y al cabo la finalidad sea CDU u otras, es tener agrupados obras similares, que si me interesa una, seguramente también me interesan las que están al lado.
    Además, el asignar un numerito u otro de la CDU a una obra, es un trabajo intelectual del bibliotecario-catalogador. De tal manera que la misma obra puede tener distintos números de CDU en biblitoecas diferentes, a pesar de todo el trabajo colaborativo que se hace para unificar y normlalizar estas cosas. También puede interesar asignar un número u otro en función de la bilioteca que sea, para agrupar determinadas obras según intereses o especialización de la biblioteca.

    Un saludo cordial

    25 mayo 2018 | 17:53

Los comentarios están cerrados.