Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘navidad’

Esta navidad no compres, adopta

Por Alejandro Herrero

Un perro encerrado (ROYAL CANIN/MASCOTEROS SOLIDARIOS)

Un perro encerrado (Mascoteros Solidarios)

En estas fechas tan señaladas como son las navidades, miles de familias toman la decisión de ampliar la familia con una mascota, un ser muy especial, un compañero de vida.

Tenemos que tener en cuenta que cuando se toma la decisión de traer una mascota a casa va a ser para el resto de su vida, no solo hasta que llegue el momento en que estemos cansados o tengamos que irnos de viaje, y entonces regalarlo o lo que es peor aún, abandonarla.

Una vez se ha tenido esto en cuenta, es muy importante tomar la decisión de adoptar y no de comprar la mascota, de esta manera paramos la explotación animal y la cría desproporcionada.

Dos de los grandes motivos por los que debemos adoptar en lugar de comprar, es para conseguir que ningún animal doméstico se quede sin familia, abandonado a su suerte. Y por supuesto, para conseguir extinguir la explotación animal por la reproducción. Ya que las madres de estos adorables cachorros que compramos en las tiendas pasan toda su vida enjauladas en condiciones precarias y la mayoría de ocasiones sin ver la luz del sol durante años. Las mantienen constantemente embarazadas y un gran número de animales mueren a causa de esto.

Por estos y muchos más motivos, si tomas la decisión estas navidades, no compres, adopta.

España en vilo: ¿celebraremos la Navidad?

Por Patricia Moreno

Bola gigante de Navidad (EFE).

Bola gigante de Navidad (EFE).

En España, el hecho de convocar nuevas elecciones es como jugar al Euromillón. Hoy no ha tocado lo que me gusta, probemos otro día. Y así estamos, esperando para votar por tercera vez, viendo como ‘nuestros líderes’ no saben ponerse de acuerdo en nada.

Lo más gracioso es ver las caras de los españoles al saber que la fecha prevista de la nueva jornada electoral podría ser el 25 de diciembre. Sí, el día de Navidad. Ya nos veo a todos yendo a ejercer nuestro voto cantando villancicos y a todos los elegidos para participar como presidentes o vocales de mesa con su pavo de Navidad para aguantar toda la jornada. Cruzad los dedos españoles, para que las terceras elecciones se adelanten una semana y podamos sobrellevar en paz la resaca de Nochebuena.

La fuente de la alegría

Por Venancio Rodríguez Sanz

Joven africana sonriendo.

Una joven sonriendo. (RYSZARD KAPUSCINSKI)

A primeros de diciembre preguntaba a la gente: “¿Qué tal se preparan las fiestas?” Y la gran mayoría me contestaba que ojalá ya hubieran pasado. Ahora que ya quedaron atrás, cuando me intereso por cómo fueron éstas: unos me contestan, sin mucho entusiasmo, que muy tranquilas; y otros que menos mal que ya han pasado. Entonces, a hurtadillas, escudriño sus ojos para leer en ellos y puedo ver la tristeza. Recuerdo que mi madre decía que lo normal en la vida era tener problemas, que solo cuando morimos terminan y que hay que aprender a convivir con ellos.

Tenía un amigo que se fue con una ONG a un pueblecito de África para enseñarles a soldar. Cuando volvió, organizó una serie de charlas para intentar captar voluntarios. Recuerdo que nos dijo que allí, a pesar de la extrema pobreza en la que viven, la gente ríe mucho. Yo le argumenté que se notaba que al él se la habían contagiado por el entusiasmo con que nos explicaba su experiencia. Y es que tanto la alegría como la tristeza se trasmiten. Con la diferencia de que la primera es una fuente de la que todo el mundo quiere beber, y la segunda, de la que todo el mundo huye.

Solidaridad navideña

Por María José Viz Blanco

Reyes Magos.

La Navidad es, por antonomasia, la época del año en la que florece la solidaridad.

España es un país solidario. Prueba fehaciente de ello es que es líder mundial en donaciones y trasplantes de órganos. Es algo de lo que tenemos que sentirnos muy orgullosos, por ser demostración de un alto grado de generosidad y altruismo. Si hay una época del año que se considere solidaria por antonomasia esa es, sin duda, la Navidad. Hay una gran sensibilización hacia el sector de la población que más sufre, en estas fiestas que ahora terminan. Quisiera hacer mención de dos gestos solidarios –entre los innumerables que abundan, cualquier día y en cualquier lugar- que tienen que ver con el final de las fiestas navideñas, concretamente con la festividad de los Reyes Magos.

En vísperas de la cabalgata, unos vándalos quemaron las carrozas que se iban a usar para la misma en el pueblo malagueño de Arriate. Casi de inmediato, un aluvión de ofrecimientos de ayuda surgió de puntos muy distantes de la geografía española, lo cual produjo asombro en los felices y desbordados paisanos. Por supuesto, la ilusión de la noche mágica por excelencia llegó al pueblo. En A Coruña, los Reyes Magos de Oriente visitan, en la mañana del día 5, a los niños enfermos del Hospital Materno Infantil Teresa Herrera que no pueden estar en sus casas en estas fechas. Sus Majestades, acompañados de una parte de los integrantes de la Agrupación Musical Albéniz, recorren las habitaciones y los artistas van tocando y cantando populares villancicos. Todos los que han podido vivir esta hermosa experiencia resaltan la expresión en las caritas de estos pequeños pacientes, entre sorprendidas y asustadas, esbozando una tímida sonrisa.

Es mayor la satisfacción del que da que la del que recibe. No lo opino yo sola: millones de españoles demuestran continuamente ser unos grandes altruistas. Ni que decir tiene que debemos seguir cultivando esa faceta tan positiva del ser humano, ese lado noble que todos tenemos, aunque comencemos con pequeños gestos que son igualmente importantes para el conjunto de la sociedad.

La Reina Maga de Carmena

Cabalgata de Madrid en 2015.

El rey Melchor saluda durante la cabalgata de los Reyes Magos en Madrid. (EFE)

Estimada Carmena, ¿por qué no propone que este año la fallera mayor de Valencia sea un hombre feo, maduro, con su calva, sus canas y un buen barrigón? Total, ¡pobres hombres feos, no tienen derecho a ser falleros! ¡Vaya discriminación! ¿Por qué quiere atentar con la tradición de los tres reyes magos, eliminando uno? ¿Cree que con la introducción de una reina maga favorece el feminismo? Soy la primera defensora de los derechos de la mujer y me duelo por ello. ¿Cómo luchan contra el maltrato, contra la prostitución femenina forzada en Madrid? ¿Cómo ayudan a las empleadas de hogar sin prestación por desempleo? Eso sí sería luchar por los derechos de la mujer, y no romper una tradición que no hace daño a nadie. Muy al contrario, es fuente de ilusión para los niños y contenido de fe para los adultos, algo que hay que respetar.

Le recuerdo que en la vigente Constitución se protege el derecho a profesar una religión y a su manifestación pública. Si su gobierno lo que quiere es promover la celebración del solsticio de invierno, hágalo. El 21 y el 22 de diciembre son todo suyos. Pero no corrompa la esencia de una manifestación que está fundamentada en la religión cristiana. Aunque no la voté, una vez nombrada alcaldesa confié en lo que usted representaba: respeto, justicia, madurez, sentido común, inteligencia, sensibilidad… ¿Cuánto tiempo de su trabajo ha dedicado a decidir poner una reina maga en la cabalgata de los Reyes Magos? Ese tiempo lo he pagado yo…

“¿Quién se cree el discurso de Rajoy?”

Por Francisco Javier España Moscoso

Que sí, que he tenido que meter en el congelador la tarjeta Visa porque de tanto pasarla por los datáfonos ha estado a punto de entrar en combustión espontánea y lo peor es que la semana que viene me hago análisis de sangre y a saber cómo tendré el colesterol.

Rajoy, en Panamá (EFE)

Rajoy, en Panamá (EFE)

El caso, es que impregnado de aquel discurso triunfalista que dio Rajoy en la Cumbre Iberoamericana, he intentado hacer lo propio y me he gastado lo mío y seguro que lo de media docena de españoles, a la espera eso sí, de contribuir con la economía patria, pero no ha sido posible.

Por un lado, la Confederación Española de Comercio echa un jarro de agua fría diciendo que en Navidad solo ha habido una leve mejoría con relación al mal dato de 2013. Por otro, en Europa se oficializa la recesión económica, o sea que esto no hay quien lo levante. ¿Por qué me tendría yo que creer el discurso del Presidente?

“Los juguetes de Navidad acabarán en la basura una vez más”

Por F. Crespo

Juguetes (EFE)

Juguetes (EFE)

Los juguetes se acumularán y se considerarán como un objeto de prestigio social de quienes los regalan, el hartazgo infantil se producirá a los tres o cuatro días, el de los padres un poco más tarde, y tras 15 o 20 días acabarán en la basura.

Y la insatisfacción de todos seguirá viva esperando las otras fiestas del consumo y así hasta que el niño/a pueda tener móvil, moto, coche y hasta botellón semanal y siga siendo un consumidor/a voraz por haber tenido unos padres proveedores, triunfadores y generosos.

He guardado en mi biblioteca el catálogo de juguetes de una conocida gran superficie comercializadora— 370 páginas a todo color— donde aparece la faz luminosa de un niño/a sonriente; entre las páginas he ido metiendo imágenes de niños de Haití, de Gaza, de Níger, de las favelas de Brasil, de Afganistán

He guardado también, el folleto de UNICEF, sobre su campaña de vacunación contra la neumonía, para ponerle también un precio aproximado a la vida de esos niños.

Así el catálogo-novela está completo y es un reflejo suficiente del civilizadísimo Occidente, que tantas oportunidades nos aporta, al menos a los más competitivos de entre todos nosotros.

La ‘inocentada’ de Rajoy

Por Teresa Herrera Romeo

Yo creía que todavía no era el día de Inocentes, decía un ciudadano al oír que Rajoy declaraba que 2014 fue el año de la recuperación.

Mariano Rajoy (JUANJO MARTÍN / EFE)

Mariano Rajoy (JUANJO MARTÍN / EFE)

En otro lugar hemos visto “se busca timador en serie”, bajo la foto de Rajoy en un mitin, exhibiendo el  lema “lo prometido es deuda”.

Deuda interna que ha  resultado ser más gravosa aún que la externa que  nos han impuesto.

Así es lógico que haya adelantado su inocentada para sorprender a los aún demasiados  ciudadanos que todavía confían en él. Al implantarse la democracia, los ingleses decían: “hay que educarlo o soportarlo”.

Con razón Rajoy ha puesto en Educación al ministro peor valorado, de Wertgüenza, para  conservar e incluso crear nuevos inocentes y así soportarle más tiempo.

 

El mensaje navideño de Felipe VI, el más esperado

Por Álvaro Sánchez Cosculluela

Esta Nochebuena pasada me moría -como todos- por ver el mensaje de Navidad del recientemente proclamado rey, Felipe VI.

Me moría, pero no lo hice, y por ello me perdí lo que supongo sería un nuevo mensaje renovado, cargado (como se suele decir) de aire fresco; una palabras dirigidas a todos los españoles recitadas en un patrón diferente, con un estilo más armonioso y creativo, despejado y comprometido…O eso es lo que me hubiera gustado soñar.

Felipe VI durante el mensaje navideño. (ÁNGEL DÍAZ /EFE)

Felipe VI durante el mensaje navideño. (ÁNGEL DÍAZ /EFE)

Más en concreto, me hubiera encantado escuchar a Su Majestad el Rey renunciar al trono como lo hiciera su padre, Juan Carlos I, hace unos meses (en ese caso habría enchufado la televisión con sumo gozo), pero esta vez sin abdicar en nadie.

¡Cómo me habría deleitado escuchar al preparadísimo y expertísimo Felipe VI reconocer que la Monarquía no es más que una institución anacrónica e injusta con un Estado que se dice democrático, es más, antagónica con lo que representa la misma democracia; que el Rey hubiera tenido la suficiente sensibilidad y criterio como para anunciarnos a todos que los privilegios no se otorgan por la sangre y que ninguna familia es más que otra por la gracia de Dios y para desgracia de todos!

Me hubiera encantado, como digo, pero no fue así y dudo de que lo sea de aquí a poco (mis esperanzas en la republicana Letizia se fueron a pique cuando la vi triunfante saludando con suma potestad desde el balcón del Palacio Real el 19 de junio),  porque en este país ni siquiera los que dicen entender la situación y demandas del presente y del pueblo las entienden. Nadie, no se salva nadie. El Rey tampoco.

Navidad: cuando conocíamos el significado de esa palabra

Por Miguel Ángel Loma Pérez

En tiempos pasados pero recientes, cuando aún conocíamos el significado cristiano de estas fiestas y no nos habían convertido a los renos en insólitos animales de compañía, el belén doméstico se alzaba como centro de las celebraciones familiares.

Un pozo, en el belén de Mensajeros de la Paz.

Un pozo, en el belén de Mensajeros de la Paz.

Un belén que contaba con activo protagonismo infantil ya desde su confección porque, junto a María, José y el Niño, era capaz de reunir a una variopinta población formada por personajes de cualquier época, tamaño y condición; y especialmente si se trataba de población animal, donde podíamos encontrar desde la inocente familia de patitos bañándose en un río de plata con restos de chocolate, hasta a las peores fieras salvajes que merodeaban entre los riscos de corcho cercanos al castillo de Herodes.

Un belén que aglutinaba a los niños de la casa (por entonces había muchos niños en las casas) para cantar villancicos ante el deslumbrante momento en la historia de la humanidad que, aún siendo muy pequeños, bien sabíamos qué estábamos celebrando.

Villancicos de letras festivas e ingenuas la mayoría de las veces, que aún seguimos cantando y que incluso pueden llegar a herirnos si nos cogen estos días con la guardia baja: «La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más».

Una verdad demasiado rotunda que encierra otras verdades demasiado grandes, como para despacharlas entre sonidos de pandereta.

Navidad para recordar a los que ya se han ido. Navidad para recordar que también nos iremos nosotros, y otros vendrán después.

Navidad para recordar que aquí estamos de paso, y que sólo quedará de nosotros en esta tierra lo bueno o malo que hayamos hecho. Aunque sólo fuera por la oportunidad de recordarnos tan determinante verdad, bienvenida sea la Navidad.