Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘fiestas’

Toreo: subvencionan y lamentan sus muertes

Por Felipe Seara Navarro

El fallecido Víctor Barrera (EFE)

El fallecido Víctor Barrera (EFE)

Tres muertos más por asta de toro hemos sufrido este fin de semana. Y la representante de un partido que utiliza nuestros impuestos  para apoyar “fiestas” en las que una y otra vez mueren toreros para “divertirnos” –cuando la gran mayoría estamos ya contra esa barbarie- ha enviado después sus condolencias a la familia de uno de los así muertos. ¿Hay que tener mucho valor para hacer eso, verdad, Cifuentes?

La fuente de la alegría

Por Venancio Rodríguez Sanz

Joven africana sonriendo.

Una joven sonriendo. (RYSZARD KAPUSCINSKI)

A primeros de diciembre preguntaba a la gente: “¿Qué tal se preparan las fiestas?” Y la gran mayoría me contestaba que ojalá ya hubieran pasado. Ahora que ya quedaron atrás, cuando me intereso por cómo fueron éstas: unos me contestan, sin mucho entusiasmo, que muy tranquilas; y otros que menos mal que ya han pasado. Entonces, a hurtadillas, escudriño sus ojos para leer en ellos y puedo ver la tristeza. Recuerdo que mi madre decía que lo normal en la vida era tener problemas, que solo cuando morimos terminan y que hay que aprender a convivir con ellos.

Tenía un amigo que se fue con una ONG a un pueblecito de África para enseñarles a soldar. Cuando volvió, organizó una serie de charlas para intentar captar voluntarios. Recuerdo que nos dijo que allí, a pesar de la extrema pobreza en la que viven, la gente ríe mucho. Yo le argumenté que se notaba que al él se la habían contagiado por el entusiasmo con que nos explicaba su experiencia. Y es que tanto la alegría como la tristeza se trasmiten. Con la diferencia de que la primera es una fuente de la que todo el mundo quiere beber, y la segunda, de la que todo el mundo huye.

Fiestas veraniegas en España

Por Agustín Arroyo

Charangas zumbando por todas las esquinas, cohetería horrísona, paellas humeantes y multicolores, calderetas populares de carne de toro repartidas en platos de plástico, vino peleón de la tierra, bares atestados, adolescentes en pantalones cortos luciendo tersos muslos bronceados, peñas uniformadas desfilando como disciplinados batallones tebanos, 125181desfiles y simulaciones de batallas y escaramuzas entre moros y cristianos, músicos improvisados intentando emitir melodías aprendidas a oído y machaconamente repetidas, espectáculos taurinos en plazas portátiles, encierros encauzados entre talanqueras, corporaciones municipales y fuerzas vivas encabezadas por bandas de música, casas consistoriales engalanadas con polícromas banderas, bailes nocturnos que culminan con toma colectiva de chocolate con churros a altas horas de la madrugada, dianas floreadas y pasacalles, toros ensangrentados escupiendo sangre por la boca, cucañas vecinales, meriendas y ágapes colectivos, algunas borracheras memorables con resacas invalidantes varios días, y el sexo joven de los veinteañeros en plena ebullición incontenible y en oleadas, atracciones de feria con música de estridencia ubícua, algunas procesiones de santos patronales y misas con roquete, comidas familiares regadas de espumeante cerveza y tinto de verano, derroche y excesos gastronómicos, barbacoas crepitantes, competiciones deportivas. Todo esto y algunas otras prácticas adicionales forman parte de la esencia y la naturaleza de nuestras fiestas tradicionales en España.

¡Por fín se acabó San Fermín!

Por María Pilar García Maza

Al fin ha terminado San Fermín, una de las fiestas más crueles y repulsivas de España, donde son asesinados 48 toros sin piedad.

No solo tenemos que tolerar año tras año la tortura de los toros en las plazas de este país, sino que además nos promocionan este maltrato como una diversión, todos los días del “festejo”, en todos los telediarios y todas las cadenas. Pero ¿por qué no se dignan también a contar lo que les pasa en el ruedo a estos pobres toros cuando terminan los encierros? Como siempre detrás de estas torturas está el enriquecimiento de muchos que se benefician con este terrible maltrato animal. Sanfermines

Nos saturan hasta la saciedad con estos encierros en todos los medios televisivos, pero ¿qué es lo que celebran los toros? Sufrimiento, dolor, miedo y muerte. Porque estos mansos animales no van voluntariamente a esta mal llamada “fiesta”, ellos son llevados a la fuerza por despiadados que se divierten a costa de su sufrimiento.

El dolor y el terror para el toro en los encierros con sus terribles caídas y huesos rotos es sólo la antesala de un tormento más sangriento que acaba con la muerte del animal atravesado repetidas veces con ferocidad por un verdugo.

Pronto esta tortura terminará, porque el dinero de subvenciones no será suficiente para acallar a la aplastante mayoría de los españoles y del mundo entero. Mientras tanto, grito al mundo mi sufrimiento por estos 48 toros y seguiré cambiando de canal.

Abusos de falleros

Por José Mª Furquet

Quiero poner de manifiesto mi enérgica e indignada protesta contra los desmanes que se vienen permitiendo a las congregaciones falleras, en general a lo largo del año y en particular en fechas cercanas a las de celebración de las propias Fallas. Ni entiendo ni creo justificable permitir a nadie que haga de un lugar público su feudo y la realización de eventos, mayoritariamente de carácter lúdico, que molestan (¡y cómo!) al resto del vecindario. Indignación que vengo arrastrando y sufriendo desde hace años, ya que por mis condiciones laborales no puedo abandonar la ciudad. Y ayer [9 de marzo] fue el día en que cayó la gota que desbordó el vaso.

Si bien esta circunstancia se dio en las instalaciones provisionales que tienen por estas fechas las distintas congregaciones falleras o “casales” en esta ciudad, me voy a referir a la que, en concreto, nos privó del sueño hasta altas horas de la madrugada sin que se le pusiera freno por parte de autoridad competente alguna. La Falla ubicada en la confluencia de las calles Justo y Pastor y Serrería mantuvo su “discoteFallasca” hasta bien pasadas las cuatro de la madrugada. Evento que se desarrolló dentro de una carpa instalada en medio de la calle, como todos los años, para uso y disfrute de los integrantes de la Falla de turno y de sus invitados. No se interprete este comentario como represalia por no contarme entre los invitados de Falla alguna. No tengo la más mínima afición por la fiestas populares, sean cuales sean e incluidas las de Valencia. La única vez que he podido ausentarme para evitarlas lo hice sin dudarlo un solo instante.

Ante tal abuso solicito a quien proceda a que tome las medidas oportunas para evitar estos atropellos a la dignidad de los vecinos de nuestra ciudad, a su descanso y, por extensión, a su salud. Entiendo que no se debe permitir estos ruidosos eventos –discotecas móviles, karaokes, representaciones varias, actuaciones, etc.- en ninguna fecha del año. Las horas nocturnas se utilizan por la mayor parte de los seres humanos para descansar y reponer fuerzas, aun las previas a días no laborables o lectivos, por lo que veo fuera de lugar conceder permiso para llenar la calle de ruidos, sea cual sea el día del año de que se trate. Para tales celebraciones hay muchas horas durante el día para llevarlas a cabo, reduciendo considerablemente las molestias que causan al resto de ciudadanos.

Por un 2013 cargado de presente y de futuro

Por María Teresa Pérez

Un año más quiero daros las gracias por poner en nuestras manos un periódico como el vuestro, que nos informa y nos da la oportunidad de expresar nuestras opiniones en esta sección. Supongo que las subidas de precios generalizadas que estamos sufriendo con la crisis también os afectan y aun así vuestro periódico está ahí, gratis, cada mañana y muchas veces con pequeñas colas para poder coger un ejemplar.

En estos tiempos que corren hace falta una buena dosis de heroicidad para seguir al pie del cañón. Todos tenemos que aguantar los tijeretazos de los gobernantes y la presión a la que estamos sometidos por la Unión Europea, que espero no termine convirtiéndose en un “elefante blanco” que acabe pisándonos.

Para todos los lectores y para vosotros, que nos dais este regalo diario, os deseo unas Felices Fiestas y que el nuevo año sea un poco mejor, por mucho que finalice en 13. A pesar de mis 80 años todavía tengo ilusiones; con ellas se hace más llevadero salir adelante. Y espero poder leer día a día en vuestro periódico buenas noticias que nos den fuerza y ánimo. Felicidades con todo mi afecto.