Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘reyes magos’

Carmena mató a Manolete

Por Alejandra Brea Romero

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Gtres).

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Gtres).

El perder la alcaldía de Madrid por parte de quienes nunca han sido demócratas, y el estar a punto de perder también el gobierno de España por culpa de un Rajoy que apesta y a quien no quieren ya ni la mitad de sus mismos votantes, ha hecho que la ultraderecha culpe a Carmena hasta de la muerte de Manolete.

¿Hay algo más ridículo que creer que ella decidió o incluso tenía que estar enterada de dónde se iba a colocar una pequeña exposición educativa respecto a los mitos sobre la vagina en un barrio de Madrid? ¿O que fuera ella la responsable de que a última hora, antes de que empezara la función, se avisara de que un teatrillo no era para niños y donde el ‘Gora Alka-ETA’ era una pancarta que un policía títere plantaba a un manifestante?

La lista de sus falsas acusaciones es tan larga como vergonzosa, si tuvieran vergüenza. El que achaquen también a la cabalgata de Carmena el que los niños no crean ya en los Reyes Magos muestra que se imaginan que sus hijos son tan ilusos como ellos. Y un día de estos es probable que culpen a la alcaldesa de que los niños no crean ya tampoco en el ratoncito Pérez, después de los recientes escándalos de empresas odontológicas.

Solo la mala fe de esos ultraderechistas y su dominio ilegal sobre medios de difusión públicos, para no hablar de los privados, han podido crear esos falsos escándalos para intentar tapar los reales y enormes de corrupción de su partido, el PP, cuya parte más sana ya repudia abiertamente.

 

 

Solidaridad navideña

Por María José Viz Blanco

Reyes Magos.

La Navidad es, por antonomasia, la época del año en la que florece la solidaridad.

España es un país solidario. Prueba fehaciente de ello es que es líder mundial en donaciones y trasplantes de órganos. Es algo de lo que tenemos que sentirnos muy orgullosos, por ser demostración de un alto grado de generosidad y altruismo. Si hay una época del año que se considere solidaria por antonomasia esa es, sin duda, la Navidad. Hay una gran sensibilización hacia el sector de la población que más sufre, en estas fiestas que ahora terminan. Quisiera hacer mención de dos gestos solidarios –entre los innumerables que abundan, cualquier día y en cualquier lugar- que tienen que ver con el final de las fiestas navideñas, concretamente con la festividad de los Reyes Magos.

En vísperas de la cabalgata, unos vándalos quemaron las carrozas que se iban a usar para la misma en el pueblo malagueño de Arriate. Casi de inmediato, un aluvión de ofrecimientos de ayuda surgió de puntos muy distantes de la geografía española, lo cual produjo asombro en los felices y desbordados paisanos. Por supuesto, la ilusión de la noche mágica por excelencia llegó al pueblo. En A Coruña, los Reyes Magos de Oriente visitan, en la mañana del día 5, a los niños enfermos del Hospital Materno Infantil Teresa Herrera que no pueden estar en sus casas en estas fechas. Sus Majestades, acompañados de una parte de los integrantes de la Agrupación Musical Albéniz, recorren las habitaciones y los artistas van tocando y cantando populares villancicos. Todos los que han podido vivir esta hermosa experiencia resaltan la expresión en las caritas de estos pequeños pacientes, entre sorprendidas y asustadas, esbozando una tímida sonrisa.

Es mayor la satisfacción del que da que la del que recibe. No lo opino yo sola: millones de españoles demuestran continuamente ser unos grandes altruistas. Ni que decir tiene que debemos seguir cultivando esa faceta tan positiva del ser humano, ese lado noble que todos tenemos, aunque comencemos con pequeños gestos que son igualmente importantes para el conjunto de la sociedad.

La Reina Maga de Carmena

Cabalgata de Madrid en 2015.

El rey Melchor saluda durante la cabalgata de los Reyes Magos en Madrid. (EFE)

Estimada Carmena, ¿por qué no propone que este año la fallera mayor de Valencia sea un hombre feo, maduro, con su calva, sus canas y un buen barrigón? Total, ¡pobres hombres feos, no tienen derecho a ser falleros! ¡Vaya discriminación! ¿Por qué quiere atentar con la tradición de los tres reyes magos, eliminando uno? ¿Cree que con la introducción de una reina maga favorece el feminismo? Soy la primera defensora de los derechos de la mujer y me duelo por ello. ¿Cómo luchan contra el maltrato, contra la prostitución femenina forzada en Madrid? ¿Cómo ayudan a las empleadas de hogar sin prestación por desempleo? Eso sí sería luchar por los derechos de la mujer, y no romper una tradición que no hace daño a nadie. Muy al contrario, es fuente de ilusión para los niños y contenido de fe para los adultos, algo que hay que respetar.

Le recuerdo que en la vigente Constitución se protege el derecho a profesar una religión y a su manifestación pública. Si su gobierno lo que quiere es promover la celebración del solsticio de invierno, hágalo. El 21 y el 22 de diciembre son todo suyos. Pero no corrompa la esencia de una manifestación que está fundamentada en la religión cristiana. Aunque no la voté, una vez nombrada alcaldesa confié en lo que usted representaba: respeto, justicia, madurez, sentido común, inteligencia, sensibilidad… ¿Cuánto tiempo de su trabajo ha dedicado a decidir poner una reina maga en la cabalgata de los Reyes Magos? Ese tiempo lo he pagado yo…

“Los juguetes de Navidad acabarán en la basura una vez más”

Por F. Crespo

Juguetes (EFE)

Juguetes (EFE)

Los juguetes se acumularán y se considerarán como un objeto de prestigio social de quienes los regalan, el hartazgo infantil se producirá a los tres o cuatro días, el de los padres un poco más tarde, y tras 15 o 20 días acabarán en la basura.

Y la insatisfacción de todos seguirá viva esperando las otras fiestas del consumo y así hasta que el niño/a pueda tener móvil, moto, coche y hasta botellón semanal y siga siendo un consumidor/a voraz por haber tenido unos padres proveedores, triunfadores y generosos.

He guardado en mi biblioteca el catálogo de juguetes de una conocida gran superficie comercializadora— 370 páginas a todo color— donde aparece la faz luminosa de un niño/a sonriente; entre las páginas he ido metiendo imágenes de niños de Haití, de Gaza, de Níger, de las favelas de Brasil, de Afganistán

He guardado también, el folleto de UNICEF, sobre su campaña de vacunación contra la neumonía, para ponerle también un precio aproximado a la vida de esos niños.

Así el catálogo-novela está completo y es un reflejo suficiente del civilizadísimo Occidente, que tantas oportunidades nos aporta, al menos a los más competitivos de entre todos nosotros.

Los deseos de 2015

Por María Teresa

En primer lugar pedimos que no haya más políticos que vacíen nuestros bolsillos con la excusa de administrar nuestros impuestos para luego gastárselos en comilonas, viajes y caprichos.

Los Reyes Magos. (WIKIPEDIA)

Los Reyes Magos. (WIKIPEDIA)

También pedimos que dejen de despilfarrar nuestro dinero en obras faraónicas, muchas de ellas inservibles y que caen en el abandono.

Pedimos que no nos coman el coco en las próximas elecciones; que no hagan promesas demagógicas que no se puedan cumplir. Como dicen en Sudamérica somos “zafios pero no gafios”; es decir, no somos tontos, estamos mayorcitos y sabemos a quién votar.

Y pedimos que nuestros gobernantes se pongan las pilas y arreglen en serio los problemas que importan a la gente como el paro, la sanidad y la educación.

Por último, aunque no por ello menos importante, pedimos que este periódico siga tan bien como siempre, dando voz a la gente para manifestar su opinión, que en estos tiempos difíciles es muy importante.

Ojalá que, además de ilusión, los Reyes nos traigan todo eso para poder tener de verdad un feliz 2015.

Carta a los Reyes Magos

Por  Ángel Villegas Bravo

Queridos Reyes (Magos):

Nunca he creído mucho en los Reyes, pero dada la gravedad de todo lo que está pasando en mi país, se me ha ocurrido que quizá sea una buena idea dirigirme a vosotros porque, aunque ya sé que vuestro poder no es ilimitado, me imagino que sí es posible que algunas cosas de las que os quiero pedir estén a vuestro alcance.

Sé que, todavía, es un poco pronto para escribir la carta a los Reyes (Magos) pero quiero anticiparme, a ver si, con tiempo, podéis hacer algo de lo que necesitamos con urgencia.

Dos niños entregan su carta a uno de los Reyes Magos. (EFE)

Dos niños entregan su carta a uno de los Reyes Magos. (EFE)

Me gustaría que intercedierais para que en mi país (y si puede ser, en el mundo entero) se castigara a los mentirosos que prometen y no cumplen y se les apartara de la vida pública.

Quisiera, también, que se castigara debidamente a los corruptos que amasan fortunas con el dinero público, ese dinero que falta, entre otras cosas, para sanidad, educación y dependencia.

Quisiera que disminuyeran las grandísimas desigualdades que hay, y aunque ya sé que siempre ha habido ricos y pobres, que los ricos sean un poquito menos ricos para que los pobres puedan, al menos, comer y tener una vivienda en la que refugiarse, sin temor a que nadie venga a desahuciarlos.

Sería muy bueno que fuera posible seguir teniendo una sanidad pública eficiente y que no se permitiera a nadie privatizarla para hacer negocio con nuestra salud; y si los jóvenes pueden estudiar sin que ello suponga la ruina para sus familias, sería ya, el colmo de la felicidad.

Pediría algunas cosas más, queridos Reyes (Magos), pero no quiero cansaros, así que solo añadiré que os ruego hagáis saber a quienes puedan hacerlo, que tomen las medidas necesarias para que las gentes normales tengan un trabajo digno y un salario suficiente para cubrir las necesidades básicas; que nos conformamos con eso y con poder vivir sin la angustia de carecer de lo imprescindible.

En fin, queridos Reyes (Magos) recibid todo mi cariño y mi deseo de que gocéis de toda la felicidad, de la que los ciudadanos solo queremos una pequeñísima parte.

Recorten en caramelos, no en carrozas

Por Josefa Torres Fernández

Es triste que haya muerto un niño por ir a coger caramelos de debajo de una de carroza, pero la verdad es que no me extraña nada que esto haya pasado. Yo vengo observando y criticando que cada año se den más cantidades de caramelos. Se ve a niños, padres y abuelos que apenas se paran a mirar las carrozas, sino que están pendientes de quién lleva los caramelos y hacia dónde los dirigen para llenar los bolsillos, bolsos y bolsas, y convierten algo anecdótico en el fin en si. Se ha convertido en una competición, a ver quién coge más. Espero que los ayuntamientos tomen nota de lo sucedido y que el próximo año los recortes que se hagan sean de los caramelos en vez de las carrozas.