Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘cenas de navidad’

Navidad: cuando conocíamos el significado de esa palabra

Por Miguel Ángel Loma Pérez

En tiempos pasados pero recientes, cuando aún conocíamos el significado cristiano de estas fiestas y no nos habían convertido a los renos en insólitos animales de compañía, el belén doméstico se alzaba como centro de las celebraciones familiares.

Un pozo, en el belén de Mensajeros de la Paz.

Un pozo, en el belén de Mensajeros de la Paz.

Un belén que contaba con activo protagonismo infantil ya desde su confección porque, junto a María, José y el Niño, era capaz de reunir a una variopinta población formada por personajes de cualquier época, tamaño y condición; y especialmente si se trataba de población animal, donde podíamos encontrar desde la inocente familia de patitos bañándose en un río de plata con restos de chocolate, hasta a las peores fieras salvajes que merodeaban entre los riscos de corcho cercanos al castillo de Herodes.

Un belén que aglutinaba a los niños de la casa (por entonces había muchos niños en las casas) para cantar villancicos ante el deslumbrante momento en la historia de la humanidad que, aún siendo muy pequeños, bien sabíamos qué estábamos celebrando.

Villancicos de letras festivas e ingenuas la mayoría de las veces, que aún seguimos cantando y que incluso pueden llegar a herirnos si nos cogen estos días con la guardia baja: «La Nochebuena se viene, la Nochebuena se va, y nosotros nos iremos y no volveremos más».

Una verdad demasiado rotunda que encierra otras verdades demasiado grandes, como para despacharlas entre sonidos de pandereta.

Navidad para recordar a los que ya se han ido. Navidad para recordar que también nos iremos nosotros, y otros vendrán después.

Navidad para recordar que aquí estamos de paso, y que sólo quedará de nosotros en esta tierra lo bueno o malo que hayamos hecho. Aunque sólo fuera por la oportunidad de recordarnos tan determinante verdad, bienvenida sea la Navidad.

Navidad, cenas, ‘smartphones’ y ‘vapeo’

Por Desirée Rodrigo

Una persona usando un smartphone. (ACN)

Persona usando ‘smartphone’. (ACN)

¿Alguien es capaz de recordar aquellas interesantes conversaciones presenciales y el olor a tabaco en los bares? Recuerdo aquellas tardes de crepúsculo acelerado cuando mi padre entraba por la puerta de la cocina oliendo a sepia rebozada y a Ducados.

Me siento octogenaria. Ahora entro a un bar y observo a la gente inmersa en su virtualidad real. Unos ligando con mujeres cuyas fotos de perfil han sido editadas por filtros y filtros en Photoshop, Instagram y tropecientos programas más, y los otros contestando mensajes. Lo peor de todo, ese “clinc, clinc, clinc” que se te clava en el cerebro y no te deja vivir. Señores, lo tradicional no está de moda. Si no tienes iPhone y además te has unido a la moda del vapeo, no eres nadie. Cómo te vean con un cigarro en la boca, sí, eres un guarro, un retrógrado, una alimaña social que no es capaz de seguir el flujo de la modernidad. Entonces me pregunto: ¿cómo serán las cenas navideñas? Entre reproducir videos, contestar whatsapps, actualizaciones de estado en Facebook, Twitter, Linkedin y a saber qué páginas más, que ni conozco ni quiero conocer…

Dios mío, señores restauradores, hagan el favor de prohibir esta locura. Que no se pierda la tradición de disfrutar de una grata compañía sin sentirte como “segundo plato”, ni tener que observar que entre mordisco y mordisco el comensal de al lado te vapea en la cara.