Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘tradicion’

Carta al Ayuntamiento de Badalona: “Santificarás las fiestas”

Por Antonio Luis Vicente

Hay gestos en la Historia que han supuesto profundos cambios socioculturales: Moisés rompió las Tablas de la Ley cuando bajó de su retiro en el monte para demostrar que no estaba de acuerdo con lo que Dios había permitido durante su ausencia; Julio César cruzó el Rubicón y su acción fue el principio del fin de la República en Roma; Lutero clavó su tesis en la puerta de una capilla en Wittenberg y los cimientos de la iglesia católica se estremecieron…

José Téllez, tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badalona, rasgó una sentencia judicial prohibiendo abrir el consistorio en un día festivo (lo de menos es que fuera la Fiesta Nacional) y franqueó la entrada al mismo a los ciudadanos.

Fachada del Ayuntamiento de Badalona (Europa Press).

Fachada del Ayuntamiento de Badalona (Europa Press).

Creo José, que no eres plenamente consciente de la caja de pandora que has abierto con tu gesto. Los ayuntamientos españoles, y en general toda la administración pública, tienen una larga tradición de inoperancia, no ya los días festivos, sino los laborables. Ya lo inmortalizó Mariano José de Larra en su artículo Vuelva usted mañana. Y tú, José, te has atrevido a desafiar esa inercia exhortando al trabajo en un día festivo. ¡Ah, qué bien te hubieras llevado con Lutero y con Calvino! Ellos que nos convencieron de que para “salvarse” en vez de santificar las fiestas había que trabajarlas. Y con Max Weber, que en su obra La ética protestante y espíritu del capitalismo nos decía que si el banquero te oye trabajar a las cinco de la mañana se quedará tranquilo, pero si te ve jugando al billar… Y eso que el mismo Dios reconoció que después de currar seis días creando el mundo, necesitaba un día de asueto. Él, que fue capaz de sacrificar a su propio hijo, no quiso cargase un día festivo.

Pero tu inconsciencia ha ido mucho más allá, José. Has atentado contra algo mucho más sagrado que todo lo que hasta ahora te he mencionado. Porque un día festivo, no laborable, es mucho más que ir o no a trabajar. Es despertarse, no porque haya sonado la alarma del móvil, sino porque el vecino se ha puesto a cortar el césped a las ocho de la mañana (casta), o porque el dueño del bar de abajo (gente que se parece a la gente) ha puesto Paquito el chocolatero en el altavoz que da a la terraza. Es cuando al plantearse saltarse los preliminares con tu mujer (casta) o con tu pareja (gente que se parece a la gente) porque a las nueve empiezan “las motos”, ella en un acto de despiadada maldad te dice: “Déjalo, si de todas formas hay que darle un repaso a la casa, que hoy viene tu madre a comer…”.

Yo, José, comprendo tu indignación ante la orden del juez. Y el acto de rasgarla como un “Moisés” justiciero destruyendo el becerro de oro. ¿Chulería? ¡No, indignación José, indignación! Porque yo también he rasgado las cartas de Hacienda, o las multas de tráfico, en aras de la insumisión al Sistema. Claro que después tenía que recoger los pedazos y pegarlos para llevárselos al gestor (casta) o a mi cuñado (gente que se parece a la gente) para que se ocupara del asunto.

En fin José, qué quieres que te diga, valoro tu gesto, de verdad, pero creo que serás un incomprendido. Tal vez en un futuro…y si no los chinos, mira, esos abren todos los días.

El ‘postureo’ en Semana Santa

Por Javier Amez Waflar

Nazareno en una procesión de Semana Santa en Sevilla (EFE).

Nazareno en una procesión de Semana Santa en Sevilla (EFE).

Ahora se acerca la Semana Santa y con ella las cofradías, los palios, los costaleros, la mantilla, y renace un amor sobre Dios repentino. He podido observar una gran hipocresía en gran cantidad de personas que cerca de estas fechas vuelven a ser cristianos tras una temporada contradictoria.

Una palabra que está de moda en nuestro país es el ‘postureo‘, con esto me quiero referir a las personas que son cristianas durante una sola semana al año. O eres cristiano o no, pero respeta la tradición de numerosas personas que no lo hacen por la gente que los ve, sino por el amor y sacrificio que se ofrece al Señor.

 

 

 

La Reina Maga de Carmena

Cabalgata de Madrid en 2015.

El rey Melchor saluda durante la cabalgata de los Reyes Magos en Madrid. (EFE)

Estimada Carmena, ¿por qué no propone que este año la fallera mayor de Valencia sea un hombre feo, maduro, con su calva, sus canas y un buen barrigón? Total, ¡pobres hombres feos, no tienen derecho a ser falleros! ¡Vaya discriminación! ¿Por qué quiere atentar con la tradición de los tres reyes magos, eliminando uno? ¿Cree que con la introducción de una reina maga favorece el feminismo? Soy la primera defensora de los derechos de la mujer y me duelo por ello. ¿Cómo luchan contra el maltrato, contra la prostitución femenina forzada en Madrid? ¿Cómo ayudan a las empleadas de hogar sin prestación por desempleo? Eso sí sería luchar por los derechos de la mujer, y no romper una tradición que no hace daño a nadie. Muy al contrario, es fuente de ilusión para los niños y contenido de fe para los adultos, algo que hay que respetar.

Le recuerdo que en la vigente Constitución se protege el derecho a profesar una religión y a su manifestación pública. Si su gobierno lo que quiere es promover la celebración del solsticio de invierno, hágalo. El 21 y el 22 de diciembre son todo suyos. Pero no corrompa la esencia de una manifestación que está fundamentada en la religión cristiana. Aunque no la voté, una vez nombrada alcaldesa confié en lo que usted representaba: respeto, justicia, madurez, sentido común, inteligencia, sensibilidad… ¿Cuánto tiempo de su trabajo ha dedicado a decidir poner una reina maga en la cabalgata de los Reyes Magos? Ese tiempo lo he pagado yo…

Navidad, cenas, ‘smartphones’ y ‘vapeo’

Por Desirée Rodrigo

Una persona usando un smartphone. (ACN)

Persona usando ‘smartphone’. (ACN)

¿Alguien es capaz de recordar aquellas interesantes conversaciones presenciales y el olor a tabaco en los bares? Recuerdo aquellas tardes de crepúsculo acelerado cuando mi padre entraba por la puerta de la cocina oliendo a sepia rebozada y a Ducados.

Me siento octogenaria. Ahora entro a un bar y observo a la gente inmersa en su virtualidad real. Unos ligando con mujeres cuyas fotos de perfil han sido editadas por filtros y filtros en Photoshop, Instagram y tropecientos programas más, y los otros contestando mensajes. Lo peor de todo, ese “clinc, clinc, clinc” que se te clava en el cerebro y no te deja vivir. Señores, lo tradicional no está de moda. Si no tienes iPhone y además te has unido a la moda del vapeo, no eres nadie. Cómo te vean con un cigarro en la boca, sí, eres un guarro, un retrógrado, una alimaña social que no es capaz de seguir el flujo de la modernidad. Entonces me pregunto: ¿cómo serán las cenas navideñas? Entre reproducir videos, contestar whatsapps, actualizaciones de estado en Facebook, Twitter, Linkedin y a saber qué páginas más, que ni conozco ni quiero conocer…

Dios mío, señores restauradores, hagan el favor de prohibir esta locura. Que no se pierda la tradición de disfrutar de una grata compañía sin sentirte como “segundo plato”, ni tener que observar que entre mordisco y mordisco el comensal de al lado te vapea en la cara.

Fiestas veraniegas en España

Por Agustín Arroyo

Charangas zumbando por todas las esquinas, cohetería horrísona, paellas humeantes y multicolores, calderetas populares de carne de toro repartidas en platos de plástico, vino peleón de la tierra, bares atestados, adolescentes en pantalones cortos luciendo tersos muslos bronceados, peñas uniformadas desfilando como disciplinados batallones tebanos, 125181desfiles y simulaciones de batallas y escaramuzas entre moros y cristianos, músicos improvisados intentando emitir melodías aprendidas a oído y machaconamente repetidas, espectáculos taurinos en plazas portátiles, encierros encauzados entre talanqueras, corporaciones municipales y fuerzas vivas encabezadas por bandas de música, casas consistoriales engalanadas con polícromas banderas, bailes nocturnos que culminan con toma colectiva de chocolate con churros a altas horas de la madrugada, dianas floreadas y pasacalles, toros ensangrentados escupiendo sangre por la boca, cucañas vecinales, meriendas y ágapes colectivos, algunas borracheras memorables con resacas invalidantes varios días, y el sexo joven de los veinteañeros en plena ebullición incontenible y en oleadas, atracciones de feria con música de estridencia ubícua, algunas procesiones de santos patronales y misas con roquete, comidas familiares regadas de espumeante cerveza y tinto de verano, derroche y excesos gastronómicos, barbacoas crepitantes, competiciones deportivas. Todo esto y algunas otras prácticas adicionales forman parte de la esencia y la naturaleza de nuestras fiestas tradicionales en España.

Nos dejan sin talleres de bailes madrileños

Por Luisa Molina

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGch0001.JPGEscribo en nombre de un grupo de doce mujeres que durante bastantes años, algunas hasta 20, hemos estado asistiendo al taller de bailes regionales madrileños en el Centro Cultural Puerta de Toledo, en el distrito Centro de la capital.

El objetivo de nuestra carta es mostrar nuestro disgusto y perplejidad por la supresión de dicho taller de la programación para el próximo curso 2013/2014. Este centro cultural era el único en el que se impartían bailes regionales madrileños en todo el municipio de Madrid.

¿Les parece comprensible que en Madrid, en el próximo curso, no se enseñen bailes típicos madrileños en ningún centro cultural?
¿Se imaginan ustedes que en los centros culturales de Zaragoza no se impartieran clases de jotas? ¿O que en los de Sevilla no se dieran clases de sevillanas? Creo que para la mayoría de nosotros esto resulta impensable.

Desde luego pensamos que no es la mejor forma de conservar y promover las costumbres y el folclore típico de Madrid. Es una verdadera lástima que en esta ciudad no se fomente la afición y el respeto por nuestra tradición cultural.

Algunos fallos en las Fallas 2013

Por Carolina Routier

Varios frentes abiertos ha dejado la arraigada tradición valenciana este pasado fin de semana:

-¿Se debe seguir al pie de la letra la costumbre y que ninguna falla sobreviva a la “Cremà”? Este 2013 la religión ha pasado por encima de la tradición y se han mantenido dos fallas por respeto a las diversas creencias religiosas.

Ninot de Fallas-Aun sabiendo que es una fiesta de Interés Turístico Internacional, ¿es necesario invertir 7,7 millones de euros para que termine en ceniza teniendo en cuenta la supuesta austeridad?

-¿Había suficiente seguridad? 20 heridos nos recuerdan que deberíamos poner en duda algunas costumbres que entrañan ciertos riesgos para los ciudadanos.

Entiendo que las tradiciones no gusta cambiarlas ni cuestionarlas, ya que son patrones culturales heredados y con mucha valía; pero quizás deberíamos hacer un esfuerzo para que se adaptaran a las nuevas circunstancias, como apunta la perspectiva renovacionista, donde la vitalidad de una tradición depende de su capacidad para renovarse.