Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘drogas’

¿Videojuegos demasiado violentos o padres irresponsables?

Por Jaime García Murillo
Watch Dogs.

Un hombre portando un arma de fuego en un videojuego. (VANDAL)

Estamos acostumbrados a adquirir violencia de muchas maneras: series, películas, videojuegos, etc. Pero cuando hablamos de violencia infantil, es decir, la violencia generada por personas menores de 18 años, se les echa la culpa a los videojuegos que se dice que “causan esa violencia”.

 Pero, ¿la culpa es de verdad de los videojuegos? En la carátula de los mismos podemos observar las restricciones y los elementos que tienen estos videojuegos (violencia, sexo, drogas, etc.). Mi pregunta es: ¿Debemos culpar a los videojuegos de esta violencia o a los padres irresponsables que no se fijan en qué le compran a sus hijos?

Reflexiones sobre el tabaco y el alcohol entre los jóvenes

Por Laura Castells Castany

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Imagen de archivo de unos jóvenes usando tabaco de liar. (GTRES)

Fumar tabaco es un comportamiento social muy arraigado en nuestro país. En los últimos tiempos, se han desarrollado campañas sanitarias y leyes para reducir su consumo. Aún así, este comportamiento sigue presente en la sociedad y empieza a edades muy tempranas. Cuando paseo por los alrededores de un colegio, me quedo perpleja al ver la cantidad de niños que van con un cigarrillo en mano.

Un estudio afirma que el 50% de jóvenes entre 16 y 18 años fuma regularmente. Creo que aquí es donde reside el gran problema.

Los jóvenes relacionan el hecho de fumar con la adquisición de aptitudes personales y de una proyección social que aumenten su autoestima. Además, no conocen las consecuencias reales del tabaco, o las que conocen tienen un efecto a largo plazo que no les preocupa.

Por otra parte, es difícil para los adultos castigar a los jóvenes por fumar, ya que ellos mismos lo hacen. Para evitar esto, es necesaria una educación social que conciencie más sobre los efectos del tabaco y que desvincule la relación entre fumar y adquirir confianza en uno mismo.

__________________________________________________________________

Por Laura Granel

El otro día leí una noticia sobre una nueva moda que está surgiendo en los bares y discotecas de Madrid (y se han detectado casos excepcionales en otros sitios como en Mataró). Son aquellos locales que permiten traer el alcohol de casa, consumirlo dentro y depende del sitio hasta guardarlo durante ese fin de semana.Ellos proporcionan los vasos, los hielos y los refrescos.

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Un grupo de chicas intercambia la botella de alcohol por una carta de la baraja española, que, ya en la barra, les servirá para canjear su botella. (JORGE PARÍS)

Sé que mucha gente estará en contra de estos sitios, pero considero que es una muy buena iniciativa teniendo en cuenta la situación actual.

Creo que es una buena forma de adaptarse como empresa a los tiempos que corren. Ofrecen una nueva opción de bar y discoteca más económica para quien no se pueda permitir pagar los precios de ocio que actualmente hay en el sector.

Como se proporciona un espacio a los jóvenes para que no beban fuera, ellos se evitan así las multas, pero realmente ganamos todos: se da una mejor imagen de la cuidad y se reduce la suciedad y el orín en la calle.

Padres de acogida

Por J. G. C.

Imagínese con tres años de vida y alguien le dice que sus padres son acogedores no biológicos, y que su madre biológica (a la que conoce de unas cuantas horas de visita supervisada en una sala de reuniones) se acaba de recuperar de su adicción a las drogas y le reclama. ¿Qué pensaría?

(GTRES).

Una imagen de archivo que muestra a una madre de acogida (GTRES).

Seguramente diría que sus padres acogedores son los padres que conoce, con los que ha hecho el apego inicial de su vida y que no quiere que le cambien.

Entre otras cosas por el riesgo de recaída en la droga, riesgo de pobreza infantil y posible trauma al perder a sus actuales figuras paternales de un día para otro. Ellos le dan todo el amor que un niño se merece y cubren todas sus necesidades.

Entonces ¿por qué el Instituto Madrileño de la Familia y el Menor (IMFM) se empeña en querer devolver a mi hijo de acogida con su madre (recién recuperada de las drogas, sin figura paterna y sin medios económicos)? Todos se excusan en la frase: “Ya sabes cómo es esto”.

¿Por qué ningún político se ha molestado en contestar mis mensajes? ¿Es porque mi hijo de acogida es un número más en una estadística? ¿Un expediente a cerrar? ¿Un don nadie?

Pero ellos se hinchan diciendo que van a vaciar las residencias infantiles y a reformar la ley para evitar estos casos. ¡Llevan ya cinco años estudiando la reforma!

El nuevo PIB, con prostitutas

Por Enrique Chicote Serna

Los actuales dirigentes de la Unión Europea han importado del otro lado del Atlántico una novedosa aplicación para mejorar, aún más si cabe, la contabilidad creativa. Después de ver que la economía de la mayor parte de los países miembros no levanta cabeza, han tomado la decisión de que el contrabando, las drogas y la prostitución formen parte del sacrosanto Producto Interior Bruto. Si no crece por las buenas, que lo haga por las malas, han debido decirse tras mucho discurrir.

Imagen de archivo de una prostituta.

Imagen de archivo de una prostituta.

Y, en efecto, a las malas (en cuanto actividades ilegales) han acudido para inflar el PIB. Vería lógico introducir la nueva directriz  en aquellos países que tengan legalizadas estas ocupaciones, pero en los que no, podíamos preguntarnos por qué no incluir también en el cálculo una estimación del fraude fiscal o del trapicheo, actividades generadoras de riqueza tan ilegales como las otras.

Ley “mamá cocaína”, una aberración

Por Mari Ángeles Fernández

63260Petrificada me he quedado al leer la noticia de Alicia Beltrán, una mujer embarazada que vive en Wisconsin y que fue detenida el pasado 18 de julio por haberle contado a su médico que había sido adicta a los medicamentos. Y es que la ley de Wisconsin, conocida como “mamá cocaína”, otorga a las autoridades el derecho de “encarcelar” a una futura madre si consume alcohol o drogas de manera severa y se niega a ir a un centro de tratamiento voluntariamente.

Veo muy bien que se vele por el bienestar del feto y que se ayude a las madres con la labor de desintoxicación llegado el caso, pero creo que esta ley es una total aberración. En primer lugar porque atenta contra el derecho fundamental de libertad de la persona. En segundo lugar porque se trata a la mujer como un mero objeto para gestar hijos bajo el control estatal. Y en tercer lugar porque nadie, excepto ella misma, tiene derecho a decidir sobre su vida y la de su futuro hijo.

Si midiésemos a todas las mujeres “enfermas” por el mismo rasero que el de la ley Wisconsin, deberíamos también encarcelar a futuras madres que hayan sufrido o sufran anorexia, bulimia u obesidad, entre otras, y que no quieran internarse voluntariamente en un centro de tratamiento. Ellas también estarían poniendo en peligro al feto, ¿no?. En fin, lo dicho, como mujer y persona, opino que esta ley es una total y absoluta aberración.

Multas a los peatones: ¿educar o prohibir?

Por Alejandro Prieto Orviz

El autobús llega a la parada, varias personas se bajan y cuando éste reinicia la marcha, dos de los usuarios cruzan la calzada de la avenida tras observar con detenimiento que no se aproxima ningún vehículo por la derecha ni por la izquierda. Entretanto, un agente ve la acción realizada por los viandantes, se dirige a estos, les informa que han cometido una infracción de tráfico al no haber utilizado el paso de cebra más cercano y, una vez solicitada y comprobadas sus documentaciones, les invita a efectuar la prueba de alcoholemia y drogas. Uno ha bebido dos cervezas después del trabajo y da positivo, mientras que en el aire exhalado por el otro no queda rastro alguno de la copa de vino tomada hace horas.124479

Multar a unos peatones que pasan la carretera sin crear situaciones de riesgo ni alterar el discurrir del tráfico, ¿es una medida pedagógica y preventiva? Establecer sanciones diferentes para el mismo grado de incumplimiento de la norma, ¿es equitativo? Hay experiencias europeas que han apostado por los pueblos y ciudades sin señales ni semáforos, acudiendo a la baja velocidad (30 km/h) y confiando en la responsabilidad y concienciación de los ciudadanos, llegando a disminuir los accidentes de circulación en un 50 %. ¿Qué material base es más efectivo para los cimientos sociales, la educación o la prohibición?

Padres, ¿sabéis en qué consiste el ‘botellón’?

Por José Luis Hernández

Hay un fenómeno que me resulta muy chocante, los padres y madres que afirman con total naturalidad, incluso con cierto orgullo, “mis hijos hacen ‘botellón’”. Cada vez que oigo algo así me pregunto: ¿sabrá esta persona en qué consiste el ‘botellón’? Bueno, pues para los padres y madres que estén tan contentos, yo les explico: el ‘botellón’ consiste en emborracharse y/o drogarse. Así de sencillo. No consiste en hablar con los amigos, pasear. No. Consiste en consumir la mayor cantidad de alcohol y drogas posible al menor coste posible.Botellón

Sí, ya sé que los padres y madres que lean esto pensarán “mi hijo no bebe, ni se droga”. Bueno, pues no es así: si su hijo o hija hace ‘botellón’, se emborracha y/o se droga. Y es que España lidera el consumo de alcohol y drogas a nivel mundial. Y eso no se logra sólo con los hijos “de otros”… también los suyos contribuyen. Así que si a un padre o a una madre le parece bien que sus hijos o hijas se droguen, pues vale. Pero que no se engañe, ni trate de engañar a sus vecinos o familiares: si sus hijos hacen ‘botellón’, se emborrachan y/o drogan.

Moncloa: ocio de alcohol y drogas frente a la Junta de Distrito del PP

Por Jose Luis Hernández Jiménez

En el Madrid gobernado por el PP de forma ininterrumpida durante años, si un ciudadano honrado quiere abrir un comercio tiene que soportar una asfixiante burocracia, pagar gran cantidad de tasas y pagar abusivos impuestos; si alguien quiere abrir un restaurante, la burocracia es aún mayor; si alguien quiere entrar en la Policía Municipal con más de 30 años, se lo prohibirán; si alguien aparca en un sitio donde está prohibido, será multado en menos de 5 minutos; si quiere poner un puesto en un mercadillo del ayuntamiento, tendrá que pagar unas tasas bien altas; si quiere hacer una exposición o cualquier acto en algún recinto municipal, se lo prohibirán o le cobrarán caro por hacerlo… Pero si lo que quiere alguien es consumir alcohol y drogas, el PP le pone Moncloa a su servicio y completamente gratis.

RestosbotellonMoncloaEn Madrid nos multan si no reciclamos las basuras pero a los que vienen a Moncloa a consumir alcohol y drogas les permiten dejar toda su basura y sus vidrios rotos donde le pille bien. Y si no hay dinero para pagar los servicios de limpieza, se suben un poco más los impuestos a los ciudadanos y arreglado.

Las multas por no cumplir con las normativas de seguridad y salud en el trabajo son altas… pero la permisividad para quien deja vidrios rotos en zonas de paso para ciudadanos es total. ¿Y cuál es el dispositivo de seguridad para este botellón que se organiza cada fin de semana en Moncloa y evitar así eventuales tragedias como la del Madrid Arena? Ninguno. Al ser ilegal, el PP lo permite. Si montase un dispositivo de seguridad estaría reconociendo abiertamente que lo permite. Que cada uno se salve como pueda porque no hay dispositivo de seguridad.

Mientras a los españoles decentes el PP nos asfixia con sus impuestos, al ocio de alcohol y drogas no les son aplicables: los traficantes no pagan impuestos ni el PP les cobra nada por ocupar miles de metros cuadrados públicos para hacer botellón. Todo son facilidades.

Además, el ocio del alcohol y drogas supone ruidos, gritos a toda la noche, meadas por el barrio y rotura de mobiliario urbano. Y alguien se preguntará ¿cómo duermen los vecinos de Moncloa con este panorama durante más de tres décadas? Pues muy sencillo: la mayoría sufrimos insomnio crónico.

La gran cuestión es: ¿por qué el PP es tan represivo con los ciudadanos honrados y tan permisivo con el ocio de alcohol y drogas? Es cierto que esto se repite en muchos barrios de España, pero en Moncloa hay algo que le hace especial: ocurre enfrente de la Junta de Distrito de Moncloa e incluso en la propia entrada, lo que convierte a dicha Junta en uno de los meódromos favoritos de los borrachos y drogados con total pasividad por parte del PP. Espero que si algún día en Moncloa ocurre una tragedia como la del Madrid Arena, nadie crea a los dirigentes del PP si se les ocurre decir que no sabían que en Moncloa miles de jóvenes acuden de jueves a sábado todas las semanas a consumir alcohol y drogas en sus zonas públicas.

Un parque infantil de Getxo, convertido ahora en lugar de reunión de indigentes

Por D. R. G.

Me gustaría denunciar la situación que estamos viviendo los ciudadanos de Algorta (Getxo) y los vecinos de la zona, en relación a la presencia de indigentes y colectivos que tienen comportamientos incívicos e ilegales en la plaza Bihotz Alai, destinada sobre todo al público infantil (salvo eventos que realiza el ayuntamiento).  A ver si así el consistorio o las instituciones que procedan adoptan todas las medidas posibles para solventar esta situación. El pasado jueves asistimos, los niños y los padres, a una pelea entre dos individuos que ponía la piel de gallina. Se ha cursado queja al Ayuntamiento de Getxo recientemente, pero consultado con la policía municipal parece que poco se va a poder hacer.

20130220_175129La mayoría de las personas que frecuentamos esta plaza tenemos hijos pequeños (justo enfrente está el colegio) y nos gusta ir porque podemos vigilar a los niños muy fácilmente (es una plaza casi cerrada), “era” una plaza tranquila donde los niños podían jugar al balón, con la bici, con el patín, etc., hay habilitado un pequeño parque y da el sol.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, esta plaza se ha convertido en el lugar de reunión y en vivienda habitual de individuos que beben alcohol, fuman “porros”, tienen perros que van sueltos, sin bozal y defecan sin que sus excrementos sean recogidos por sus dueños, que también orinan y defecan en la plaza.

En consecuencia, los menores corren el riesgo de cortarse con botellas, de ser atacados por los perros, infectarse por las heces o verse involucrados en las peleas.

Al consultar sobre esta situación a una patrulla de policías que habitualmente hace la ronda por la plaza, me comunican que se han cursado varias actas de infracción pero que “no hay nada que hacer  entre que son insolventes (no pagan las multas) y no se presentan al juzgado”.

Como ciudadana de Getxo me niego en rotundo a ceder un espacio público y que está dirigido especialmente a los niños a estos individuos y mucho menos para estos menesteres (consumo de alcohol, orinar, defecar, etc.). También me resisto a creer que la Administración y la Policía Local  no puedan hacer “nada” frente a esto.