8 de marzo: queda mucho por retar

PEPA FLORES

Es una tarde de verano, tengo siete u ocho años y estoy en casa de mis abuelos maternos. Por la tele dan La vida es una tómbola de Marisol. Me la trago entera, absolutamente prendada, como toda España, de la perspicaz niña prodigio. Fast forward 35 años, un viernes de peli y pizza, en la web me cruzo con una película de Pepa Flores. Se despierta mi interés por ella y la busco en internet. Encuentro un artículo sobre de qué forma cayó en saco roto su denuncia de abusos sexuales durante los años 70. Ella también, me digo apenada. El maltrato y la violencia hacia la mujer en todo su abanico de formas – desde el acoso sexual o psicológico, a la explotación, pasando por la pornografía, la prostitución, violaciones y sin olvidar la discriminación laboral, o las oportunidades que simplemente no llegan – son un holocausto invisible que, como un monstruo mutante, sigue vivo.

HOY

Reconozco que muchas cosas han cambiado. En España, existe un ministerio de Igualdad, se está tramitando la ley del consentimiento, la manada está en la cárcel. Chloe Zhao gana el Globo de Oro por su película. Harry y Meghan salen del guión predeterminado y convierten en resiliencia lo que destruyó a Diana de Gales. Amanda Gorman, la hija de una madre soltera afroamericana, abre con sus poemas la investidura del nuevo presidente de los Estados Unidos. Un saco enorme de acosadores y violadores está pagando la factura por sus abusos de poder, de forma legal y con su reputación. Las voces de Laila Mickelwait, Mabel Lozano y un largo y esperanzador etcétera, incluidos una creciente multitud de hombres, se alzan para crear otra realidad.

Mujer

(Artem Kovalev, UNSPLASH)

¿QUÉ NOS QUEDA POR RETAR?

Un eslogan inspirador del día internacional de la mujer de este año es choose to challenge, elige retar. ¿Qué es lo que nos queda por retar? A modo de respuesta, apunto a historias reales que ponen de relieve de qué forma, ser mujer hoy sigue siendo peligroso e incluso mortal. Al leerlos, considera que lejos de ser casos aislados, son la punta de un cruento y despiadado iceberg. Date cuenta de qué forma tú podrías ser cualquiera de ellas, tu pareja, tu hija o tu nieta:

  • Elisenda persigue su sueño de ser actriz en el Institut del Teatre de Barcelona. Varios profesores, referentes del sector, la acosan de forma repetida. El mensaje está claro: si te portas bien y haces lo que yo quiero, lo que incluye dejarse humillar, hostigamiento psicológico y acoso sexual, te abriremos las puertas de tu futuro. Llega un día en que se arma de valor y presenta una denuncia, la primera de muchas. Está indignada y desanimada.

 

  • En una ciudad de California, Serena de catorce años estudia primer grado en el instituto. Se enamora de un chico del instituto un año mayor que ella, que le pide un video de ella desnuda. Ella lo graba y se lo envía. Él lo sube a Pornhub y el mundo de Serena da un vuelco. Serena se desmorona. No puede soportar la vergüenza frente a la mirada de sus compañeros y empieza a faltar a clases. Tras varios intentos de suicidio, entrar y salir de las drogas, hoy con diecinueve años, vive en un coche con sus tres perros, los únicos en quienes según ella, puede confiar.

 

  • Ana estudia doctorado en la Universidad de Barcelona. Trabaja como “sugar baby” una vez por semana. Reconoce que es una forma de prostitución adornada y que lo hace por dinero, nada más. Se consuela pensando que es temporal, sin poner atención a los riesgos y secuelas de todo tipo, que vender su cuerpo y su alma le están dejando.

 

  • En Colombia, un fuerte terremoto deja a Yamiled y a su familia sin recursos, ella decide viajar a España a trabajar para una fábrica de seda. Nada más llegar le quitan el pasaporte, la violan y la obligan a vender su cuerpo. Después de años en un prostíbulo en el que saldar la enorme deuda contraída según la mafia que la explota, consigue escapar y empezar a trabajar de esteticista. Armándose de valor, denuncia a sus explotadores que van a la prisión y desde allí traman su muerte. En 2009 muere asesinada a balazos, con treinta y tres años.

ELIGIENDO RETAR

Algunas cosas mejoran. Muchas empeoran. Todo se transforma. Nacen nuevos infiernos, antiguas formas de explotación con nuevas caras. Por ello, mujer, hombre, cuidado con dar por sentado el avance de los derechos de la mujer. Cuidado con asumir que estamos “mejor” o “liberadas”. Quedan muchos retos para, en palabras de Kramarae, hacer realidad “la noción radical que las mujeres son seres humanos”. Yo elijo retar. Y tú, ¿qué eliges?

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.