Entradas etiquetadas como ‘maracana’

Santuarios del deporte. Estádio do Maracanã, Río de Janeiro, Brasil

maracanaEmpieza en poco más de una semana la Copa Confederaciones, ese aperitivo que la FIFA monta para calentar motores de cara al Mundial del año que viene. Brasil es el país que acoge ambos eventos y la joya de la corona es uno de los estadios más míticos del planeta: Maracanã. Ha sufrido un profundo lavado de cara y no quiero dejar pasar la oportunidad para hablar un poco más de este verdadero santuario del deporte.

Nombre oficial: Estadio Jornalista Mário Filho.

Ubicación: Barrio de Maracanã, Río de Janeiro, Brasil.

Año de inauguración: 1950 (renovado en 2000, 2006 y 2013).

Capacidad: 78.838 espectadores (en sus inicios podía acoger hasta 200.000 personas).

Más cosas: Pocos estadios tienen tanta fama o renombre como el de hoy. Todo comenzó cuando, en 1948, Brasil fue elegida para organizar el Mundial de Fútbol de 1950. El Gobierno brasileño se puso en marcha para construir un estadio que acogiera los partidos importantes de la cita. Miguel Feldman, Waldir Ramos, Raphael Galvão, Oscar Valdetaro, Orlando Azevedo, Antônio Dias Carneiro y Pedro Paulo Bernardes Bastos son los nombres de los arquitectos encargados del proyecto.

La zona elegida fue el barrio de Maracanã, que recibe su nombre del río Maracanã, que pasa por esa zona. A su vez, el río recibe el nombre de un ave que los indígenas tupi llamaban ‘maracanã’, palabra que literalmente significa ‘pájaro verde’. El maracanã es un tipo de guacamayo.

Los trabajos duraron dos años, con 1.500 personas trabajando en él (3.500 en los últimos meses). Este fue el periodo de construcción oficial, ya que en realidad, el estadio no fue terminado oficialmente hasta 1965.

En un principio hubo algo de polémica acerca de su ubicación, ya que el líder de la oposición municipal de Río de Janeiro propugnaba otra zona, la de Jacarepaguá, para construir el campo. Uno de los mayores defensores de la actual ocupación era el periodista Mário Rodrigues Filho. Cuando murió en 1966 se recompensaron sus esfuerzos dándole al estadio su nombre.

El estadio fue inaugurado el 16 de junio de 1950 en un partido entre una selección de Río contra una selección de Sao Paulo (con victoria por 3-1 para los locales). El estadio recibió el OK de FIFA pese a tener todavía andamios y carecer, por ejemplo, de aseos o tribuna de prensa. Así, el 24 de junio de 1950 se celebró el primer partido oficial de Maracanã y a su vez, partido inaugural del Mundial. Lo jugaron Brasil y México, con victoria por 4-0 para los locales. El primer gol fue de Ademir (sería pichichi del torneo con ocho tantos). 80.000 personas lo vieron en vivo.Fachada_Estádio_do_Maracanã

El estadio acogió al día siguiente un Inglaterra 2-0 Chile, el día 29 de junio un España 2-0 Chile, el 1 de julio un Brasil 2-0 Yugoslavia y el 2 de julio, el mítico España 1-0 Inglaterra, el del legendario gol de Zarra.

En la ronda final, Brasil goleó 7-1 a Suecia y 6-1 a España, delante de 139.000 y 153.000 espectadores, respectivamente. Pero el summum llegó el 16 de julio de 1950, con la final entre Brasil y Uruguay. A pesar de que la cifra oficial de asistencia fue de 199.954 espectadores, se calcula que entraron unos 205.000. Es el día del ‘Maracanazo’, cuyos detalles os conté en el artículo sobre la camiseta blanca de Brasil. Entre otros, el de que la fachada se pintó de azul celeste (foto).

Tras el Mundial, Maracanã acogió y ha acogido partidos de los cuatro grandes equipos cariocas: Vasco de Gama, Botafogo, Flamengo y Fluminense y finales de campeonatos cariocas y brasileños.

En 1992, tras el desmoronamiento de una grada en el que murieron tres personas y hubo más de 50 heridos, se instalaron asientos, lo cual redujo su capacidad. Pero en 2000 fue reformado de nuevo, ampliándola a 103.000 espectadores. Una nueva reforma, entre 2005 y 2006, redujo la capacidad a 82.238, la última antes de la gran reforma de este año.

La obra ha sido tremenda. Casi todo el interior ha sido remodelado. Se ha reducido el graderío de modo que sólo existe una altura. Se ha aumentado la superficie techada, la visibilidad es del 100% y se han renovado los asientos. Ahora, en Maracanã entran 78.838 espectadores.

Fuera del fútbol, el Estadio Mário Filho ha acogido misas de Juan Pablo II, conciertos de los Rolling, de Sinatra, de Madonna o de Sir Paul McCartney.

Esperemos que el próximo 30 de junio podamos añadir Maracanã a nuestra lista de estadios fetiche.

Os dejo un reportaje sobre la reforma de Maracanã:

Saludos, mañana más.

Qué fue de… Roberto ‘Cóndor’ Rojas (y el mayor escándalo del fútbol sudamericano)

Cóndor-RojasEl personaje de hoy, que muchos recordaréis, sobre todo los que leéis este blog desde el otro lado del Atlántico y a los que mando un afectuoso saludo, es el protagonista de uno de los mayores escándalos de la historia del fútbol sudamericano y por qué no decirlo, del fútbol mundial. Es Roberto ‘Cóndor’ Rojas.

¿Quién era?: Un portero chileno de finales de los 70 y los 80.

¿Por qué se le recuerda?: Por ser uno de los mejores guardametas de la historia de su país y por el escándalo que en breve os cuento.

¿Qué fue de él?: Se retiró en 1989 en las filas del Sao Paulo brasileño. En  la actualidad, es el entrenador de porteros del Sport Club de Recife, también en Brasil.

¿Sabías qué…?: Os cuento lo del escándalo. Estamos al final de la fase de clasificación de la zona Sudamericana para el Mundial de Italia 90. Chile y Brasil llegan empatadas a cinco puntos, pero con el goal average a favor de la canarinha. Así las cosas, que daba un partido por disputar, en Maracaná, entre ambas selecciones. A Brasil le bastaba con empatar y Chile necesitaba la victoria. Al descanso se llegó con empate a cero y cuatro minutos después de la reanudación, Careca adelantó a Brasil. El partido continuó hasta que, en el minuto 70, se detuvo: Había caído una bengala junto a Roberto Rojas, el portero de Chile, que se dolía en el suelo, tapándose la cara con las enguantadas manos. Los jugadores chilenos, el árbitro y varios de los brasileños se aproximaron al área donde yacía Rojas. Pronto comprobaron que el Cóndor, como lo llamaban (y lo llaman) en Chile, sangraba profusamente por su ceja izquierda. Los chilenos se indignaron, hasta el punto de que el delantero chileno Patricio ‘Pato’ Yáñez (que jugó en el Valladolid, el Zaragoza y el Betis), se dirigió al público, primero agarrándose los genitales y luego haciendo un corte de mangas. Llegó la camilla para retirar a Rojas y junto a él, todos los jugadores chilenos abandonaron el terreno de juego, quedando el partido suspendido. Poco después, una joven de 23 años llamada Rosenery Mello, brasileña, fue detenida como presunta autora de lanzar la bengala. Desde ese momento, en Brasil la bautizaron como ‘La Fogueteira’.

La FIFA se puso manos a la obra para investigar los hechos. Mientras, Chile era un clamor, llegando a haber concentraciones de protesta frente a la embajada brasileña en Santiago. La prensa deportiva chilena clamaba justicia y todo parecía indicar que se tendría que jugar un replay en campo neutral y que Brasil sería castigada.

Tras una larga serie de reuniones, declaraciones e investigación de vídeo y fotografías, la FIFA determinó lo que ya se sospechaba, pero nadie se atrevía a decir: Roberto Rojas había fingido y fue sancionado a perpetuidad, es decir, que nunca podría volver a jugar al fútbol. Se dio por ganador del partido a Brasil por 2-0 y Chile no sólo quedó fuera de esa fase clasificatoria, sino que también fue sancionada a no participar en las clasificatorias para Estados Unidos 94. El presidente de la Federación Chilena, Sergio Stoppel, fue sancionado de por vida para ejercer ningún cargo institucional; el seleccionador chileno, Orlando Aravena, sancionado cinco años; el capitán Fernando Astengo, cuatro años de sanción; hasta el médico del equipo fue sancionado. Al parecer, una de las claves para que la FIFA tomara tal decisión fue una famosísima foto de la revista argentina El Gráfico, que captó el mismo instante en el que caía la bengala.

Pocos meses después, Roberto Rojas daba una entrevista para el programa del Canal 13 chileno Éxito. Iba a hablar por primera vez de lo ocurrido en Maracaná. En el programa, Rojas reconoció que el corte de su ceja, en efecto, no se lo provocó la bengala, sino que se lo autoinfligió con la ayuda de una cuchilla de afeitar que escondía en un guante (según otras versiones, en una media). Rojas, que estaba compinchado con el capitán Astengo, pretendía que el partido se suspendiera y que hubiera un partido de repetición, o incluso que Brasil fuera sancionada. Su idea era perpetrar la pantomima en algún momento en el que se acercara a las gradas a recoger un balón para simular una pedrada. La bengala le dio la excusa perfecta. Desde ese momento, el Cóndor Rojas se convirtió en poco menos que un paria para su país.

A todo esto, en Brasil, Rosenery Mello se convertía en una celebridad, llegando a posar para Playboy, si bien nunca realizó declaraciones acerca de lo ocurrido aquel domingo de septiembre en Maracaná. Mello falleció en 2011 a causa de un aneurisma, tras haber dilapidado el buen dinero que se ganó merced a su poco convencional popularidad.

Aquel suceso convulsionó Chile. Se recuerda como el ‘Maracanazo’, el ‘Condorazo’ o el ‘Bengalazo’. También en el país andino, “hacer un condorazo” es cometer un error grave, así como “hacer un ‘Pato’ Yáñez” significa tocarse los genitales de manera desafiante.

Os diré que en el año 2000, la FIFA le levantó el castigo a Rojas (tenía ya 43 años) y que hace unos años declaró que fue la propia Federación Chilena la que exigió a la FIFA que el castigo fuera a perpetuidad. Y por su fuera poco, también he leído que en Chile corría el rumor de que Rojas era un ‘doble agente’: Como jugaba en Brasil, las autoridades deportivas de ese país le untaron para que escenificara todo aquello, de manera que Brasil quedara automáticamente clasificada…

No me queda más que dejaros con el vídeo de cómo pasó todo:

Biografía, palmarés, estadísticas: Roberto Antonio Rojas Saavedra nació en Santiago de Chile el 8 de agosto de 1957. Debutó como profesional en el Deportes Aviación de su país en 1975. En 1982 fichó por Colo-Colo y en 1987 por el Sao Paulo brasileño, donde jugaba cuando fue sancionado. En su palmarés por clubes tiene dos Copas y dos Ligas de Chile y dos campeonatos paulistas. Con su selección jugó 49 partidos.

Mañana, más. Espero que os haya gustado.