Entradas etiquetadas como ‘janet guthrie’

Quién fue… Janet Guthrie: mujer al volante

Janet Guthrie, en el circuito de Indianapolis en 2011 (WIKIPEDIA).

Janet Guthrie, en el circuito de Indianapolis en 2011 (WIKIPEDIA).

Pues cerramos la semana con motor y lo vamos a hacer con una mujer que engrosa los archivos de pioneras que han ido saliendo en este blog. La protagonista de hoy es Janet Guthrie.

Nacida en Iowa City, Iowa, el 7 de marzo de 1938, Janet Guthrie inició estudios de ingeniería aerospacial en la Universidad de Michigan. Licenciada, empezó a trabajar para Republic Aviation. Desde su juventud, Janet era una fan de los coches y aprendió a conducir muy joven.

Cuando cumplió 25 años, tuvo su primer contacto con el mundo de la velocidad. Empezó a competir con un Jaguar XK 140 y se metió de lleno en las pruebas de la Sports Car Club of America. En 1964 ya había ganado dos carreras.

Pero no fue hasta los 70 cuando Janet decidió dedicarse a tiempo completo a la velocidad. En 1976 se convirtió en la primera mujer en participar en una prueba de la NASCAR, en concreto en la Winston Cup, en la que acabó decimoquinta. Ese año, participaría en cuatro pruebas más de esta competición, aunque no pudo clasificarse para competir en las 500 de Indianápolis. En 1977 se estrenó en una de las carreras más emblemáticas de Estados Unidos, las 500 de Daytona, donde quedó decimosegunda.

Janet Guthrie, al volante (YOUTUBE).

Janet Guthrie, al volante (YOUTUBE).

Y ese mismo año, se convirtió en la primera mujer en participar en las 500 millas de Indianápolis, la más importante de las carreras estadounidenses. Acabó en el puesto 29, debido a problemas de motor. Participó dos veces más en Indianápolis, quedando novena en 1978. Su última carrera fue en 1980, pero Janet Guthrie, a sus 76 años, es todo un símbolo en América. Forma parte del Salón de la Fama del Motor y el casco y el traje con el que debutó en Indianápolis están el Instituto Smithsonian.

Para terminar, os contaré una anécdota: en su primera carrera en la NASCAR, fue recibida al grito de ‘No tits in the pits!’ (algo así como ‘¡No a las tetas en los garajes!’) y en 1976, en su primera intentona para participar en Indianápolis, fue humillada cuando uno de los jueces, cada vez que pasaba cerca de Guthrie, sacaba un pollo de goma y lo agitaba (en un claro gesto machista). Al año siguiente, cuando se clasificó, recibió muchos regalos, flores y mensajes, pero el que más ilusión le hizo fue aquel pollo de goma del año anterior, con el siguiente mensaje: “¿Quién dijo que no tenías agallas o voluntad? Yo lo hice, y todavía estoy rojo de vergüenza. Estoy a tu disposición. Buena suerte”. Era el juez que el año anterior se había burlado de ella.

Os dejo con un bonito reportaje sobre Janet Guthrie:

Buen fin de semana.