BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Ricardo Zamora, ‘El Divino’

zamoraEl ‘Quién fue’ de hoy es un tanto sui generis, porque estoy seguro de que todos sabéis quién fue Ricardo Zamora. Pero creo que el pase de España a la final de la Confederaciones merece que recordemos a uno de sus más grandes exponentes, al menos durante sus primeros años. Además, seguro que descubriréis algún detalle sobre su vida que no conozcáis.

Ricardo Zamora Martínez nació en Barcelona el 21 de enero de 1901. Aún quedaba más de un año para que se fundara el club en el que más destacó, el Real Madrid. La vida de Zamora fue más o menos en paralelo con la del fútbol español. Tras pasar por el Universitari SC (donde llegó con 13 años), con 15 años de edad fichó por el RCD Español de su ciudad natal. Tened en cuenta de que en esa época no había Liga, así que lo que disputaban era el Campeonato de Cataluña. Ganó uno de estos trofeos con el equipo perico, pero tuvo un enfrentamiento con la directiva y se fue al FC Barcelona.

El padre de Ricardo era médico y no quería que perdiera el tiempo con el fútbol, sino que quería que se dedicara, como él, a la medicina. Zamora recordaba con estas palabras esa época: “Les había prometido a mis padres que dejaría el fútbol para terminar mis estudios. Pero seguía reuniéndome con amigos para jugar y la directiva del Barça vino a hablar conmigo. Poco les costó convencerme de que volviese a tomar los botines y los guantes”.

Llegó al Barça en 1919 y todo fueron éxitos: ganó en tres años dos Copas del Rey y tres Campeonatos de Cataluña. Fue en esa época, además, donde llegó la plata de Amberes 1920, lo que recordamos hace poco en el artículo sobre Patricio Arabolaza. Tras tantos éxitos, Zamora pidió a la directiva del Barça un aumento de sueldo. Se lo negaron y Zamora volvió al Español. En el 22 llegó al Español y estuvo ocho años, ganando otro campeonato catalán y otra Copa del Rey. Precisamente, fue con el Español con el que jugó sus dos primeras temporadas de Liga, que nació en 1928.zamora2

En 1930 se convirtió en uno de los fichajes más caros del momento. El Real Madrid pagó 100.000 pesetas al Español por sus servicios, más 50.000 al jugador y un sueldo de 3.000 pesetas al mes. En su época, se decía que tenía el sueldo de un ministro. En el Madrid estuvo seis años, ganando dos Ligas (las primeras de la historia del Madrid) y dos Copas del Rey.

Fue en esa época cuando se disputó el Mundial de Fútbol de Italia de 1934. Los reflejos de Zamora, su seguridad bajo palos y su famosa ‘zamorana’ (despejar el balón con el codo o el antebrazo) le valieron para ser elegido el portero del 11 ideal del Mundial, junto a los también españoles Quincoces y Cilaurren y leyendas como Giuseppe Meazza o Matthias Sindelar. Fue entonces cuando se ganó el apodo de ‘El Divino’ o cuando se popularizó la frase “Sólo hay dos porteros: Ricardo Zamora en la tierra y San Pedro en el cielo”. Además, popularizó el jersey de cuello vuelto entre los porteros de la época.

Pero en 1936 estalló la Guerra Civil y a Zamora le pilló de pleno. No fue ajeno al conflicto. En primer lugar, el Gobierno de la República lo había condecorado en 1934. Al mismo tiempo, el nacionalismo catalán lo tenía en su punto de mira por jugar en el Español y en el Madrid, pese a que había jugado, en los años 20, en la selección catalana. Pero también fue utilizado por el bando nacional. El diario ABC publicó en julio del 36 que los republicanos habían asesinado a Zamora. La noticia no era cierta, por supuesto. Los nacionales utilizaron esta información y a la figura de Zamora como propaganda. Los republicanos, por lo que pudiera pasar, lo detuvieron y lo encarcelaron en la Modelo de Barcelona. Allí, jugando al fútbol con los guardas, se aseguró cierto bienestar y debido a su fama, fue excarcelado. Además, la Embajada Argentina intercedió y le permitió escapar del conflicto. Su destino fue Francia.

Con 36 años de edad, se hizo cargo del Niza, su primer equipo como entrenador y el último como jugador. En la Costa Azul estuvo un año y, cuando acabó la guerra, regresó a España. El primer equipo que entrenó en España fue el Atlético Aviación, que como sabéis era el Atlético de Madrid de los primeros años de la posguerra. Con los colchoneros logró sus dos únicos títulos como técnico: dos Ligas seguidas, en el 40 y en el 41. Tras siete años entrenando al Atleti, luego fue técnico del Celta (1946-1949), al Málaga (1949-1951), a la selección española (1952), a la selección de Venezuela (1953), de nuevo al Celta (1953-1955), al Español (1955-1957), una tercera etapa en el Celta (1957-1960) y por último, otra vez al Español (1960-1962), experiencia tras la cual se retiró del fútbol.zamora3

Zamora vivió en Barcelona hasta su fallecimiento, el 8 de septiembre de 1978. Al margen del fútbol, su imagen estuvo rodeada de controversia por los hechos acaecidos al comienzo de la Guerra Civil. Sus detractores le acusaron de jugar con las dos barajas (ya sabéis, la de ganar y la de no perder). Porque, además de ser condecorado por la República, en 1950 fue el Gobierno de Franco el que le premió. Además, protagonizó dos películas, una en 1926 (Por fin se casa Zamora) y otra en 1941 (Campeones). No era un hombre que pasara desapercibido.

Sea como fuere, Ricardo Zamora es sin duda uno de los más destacados personajes de la historia del fútbol español. Además, tenía un carácter muy fuerte. Fumador empedernido (se decía que fumaba tres paquetes al día) y amante del buen coñac, en la Olimpiada de 1920 fue expulsado por darle un puñetazo a un jugador italiano y en esa misma cita, la policía belga le arrestó, acusado de intento de tráfico de puros habanos.

La figura de Zamora fue prolongada por su hijo, Ricardo Zamora II, que fue portero del Atlético de Madrid, del Málaga, del Sabadell, del Español y del Valencia, aunque sin tanto éxito como su padre.

Ricardo Zamora, además, tiene una calle con su nombre en Barcelona y tras su muerte, le fue concedida la Medalla de Oro del Mérito Deportivo, de manera póstuma.

Os dejo un interesante documental sobre Zamora, donde se explican detalles sobre la ‘zamorana’ y otros sobre su vida y carrera, además de una escena de la película Campeones:

Que paséis un buen fin de semana…

9 comentarios

  1. Dice ser Cris

    Pues sí, he descubierto muchas cosas que no sabía. Ha sido interesante leerlo.

    28 junio 2013 | 10:25

  2. Dice ser Loshovic

    Muy interesantes datos de uno de los más grandes, a decir de todas las crónicas.
    Sobre el partido de ayer, sorprende lo bien que se tiraron todos los penaltis, salvo el de Bonucci, obviamente, no les dieron opciones a dos de los mejores porteros del mundo, acostumbrados a parar bastantes penaltis. Supongo que habrá tenido que ver también el hecho de que era una competición de menor importancia que una Eurocopa o un Mundial, las piernas no tiemblan igual.
    Por cierto, lo de los pitos del público brasileño y sus “olés” a los pases de los italianos es de lo más sorprendente e inapropiado. No recuerdo haber visto algo así nunca. Es normal que se pusieran del lado de los tahitianos, y hasta de los nigerianos, pero esa antideportividad cuando el rival es Italia…
    Pensaba que el público de allí era más deportivo y más entendido. Se ve que llevan mal que la referencia (no sólo en cuanto a títulos, sino principalmente en cuanto a juego estético y vistoso) en el fútbol en los últimos años sea España y no ellos como casi siempre fue costumbre.

    28 junio 2013 | 10:34

  3. Dice ser Dr. J

    Excelente artículo. Desconocía la mayor parte de su vida. Sólo la época como entrenador del Atleti, gracias a los dos documentales de Conexión vintage que le dedicó TVE al Atleti.

    Sobre el partido de ayer, se nota que estamos teniendo la suerte que nos faltaba en otras ocasiones. Antes los penaltis los fallaban Raúl, Hierro, Nadal… ahora son los otros.

    A mí tampoco me gusta lo de la afición brasileña. Espero que les demos un baño en la final.

    28 junio 2013 | 10:51

  4. Dice ser brodie

    Ricardo Zamora, si hubiese vivido un poquito más adelante tendría muchísimo más reconocimiento, porqué según leemos en todos los libros que hablan de él estaba muy pero que muy por encima del resto de sus compañeros porteros.Con el Atleti como entrenador tuvo muy buena trayectoria.

    Supongo que los pitos son producto de la envidia y la mala educación. Nunca hemos sido rival histórico para Brasil como para que nos tengan más tirria que la provocada por la propia envidia y que ahora nos vean como su amenaza.

    Estoy con Loshovic, en la manera de tirar los penaltis y en las celebraciones tras meter cada uno notaba menos tensión que en otros torneos más importante. Quizás fue lo que facilitó lo bien que los tiraron.

    28 junio 2013 | 11:28

  5. Dice ser ruomalg

    El primer gran portero español, no podía quedarse sin su post. Supe de él por primera vez leyendo un tebeo de Zipi y Zape (un inspector de Educación que resultó ser un fugado de un psiquiátrico preguntaba a Sapientín sobre “Zamora”). A pesar de su triunfal paso por los dos grandes, no cabe duda que el club de su vida era el Espanyol (bueno, Español). Toda una referencia para los guardametas de este país.

    Sobre el partido de anoche, España fue de menos (muy menos) a más (muy más). Viendo la tanda de penaltis, me pregunto si en la época de Zubi hacían cábalas sobre cuándo mandarían los rivales sus tiros fuera (cosa que no llegaban a ver). En fin, final Brasil-España y a descansar de fútbol hasta entonces.

    Entiendo que los franceses nos tengan manía ahora que les superamos en fútbol (toda la vida siendo superiores a sus vecinos del sur y ahora que estos les miran por encima del hombro les entra complejo), pero lo de los brasileños es increible. Cruzo los dedos para que la afición local se comporte decentemente en la final.

    28 junio 2013 | 13:01

  6. Dice ser Jorge H

    Fue el primer gran portero con reconocimiento mundial. En su epoca sus grandes rivales en el arco fueron el checo Frantisek Planicka y el italiano Giampero Combi. Un grande que en mi concepto esta entre los 3 mejores de la historia: Gordon Banks, Lev Yashin y El Divino. El quinteto lo complementarian Casillas y Buffon. Pero como siempre todo es de gustos y de epocas. Es como comparar a Pele, Distefano, Maradona o Messi. Cual es el mejor? Dificil eleccion.

    Brasil-España, la final esperada. Un bien aperitivo para lo que nos espera el año entrante. Mi favorito España por su futbol de conjunto y su dominio del medio campo. Brasil tiene a Neymar y un excelente par de laterales que abren continuamente la cancha, pero les falta el toque magico de un Ronaldinho o de un Kaka de sus mejores epocas en el Milan (en el Real es un pufo en potencia).

    29 junio 2013 | 07:12

  7. Dice ser tocornales

    Magnífico post acerca del “Divino”. En los años 20 era considerado como uno de los mejores porteros del mundo, junto al alemán Heiner Stuhlfauth, aunque éste es menos conocido, Planicka y Combi.

    Hay que decir que sus restos descansan en el cementerio de Montjuïc, aquí tenéis una captura de su tumba. Muy modesto sepulcro para tan gran futbolista.

    [URL=http://img297.imagevenue.com/img.php?image=584981944_zamora_122_149lo.jpg][IMG]http://img297.imagevenue.com/loc149/th_584981944_zamora_122_149lo.jpg[/IMG][/URL]

    30 junio 2013 | 12:09

  8. Dice ser CowboyZZ

    Como se ve, ya en los 20 algunas estrellas del futbol cobraban mucho dinero. Tuvo mucha suerte de salir vivo de la guerra civil, sobre todo en una zona donde se cometieron muchas brutalidades como fue Barcelona.

    Lo de Brasil, a mi me da que el problema es que no estan convencidos de la superiodad de su seleccion, como pasaba antes y por eso hubieran preferido un rival mas “asequible”.

    30 junio 2013 | 19:01

  9. Dice ser CowboyZZ

    Uff, tres cero.

    Aunque a decir verdad tampoco es que Brasil haya demostrado una superioridad aplastante, eso si, mejor puntería.

    01 julio 2013 | 02:03

Los comentarios están cerrados.