Archivo de abril, 2021

¿Qué fue de Jane Kaczmarek (‘Malcolm’), la madre más deliciosamente imperfecta de la televisión?

Pues ya estamos aquí, en dos días es el primer domingo de mayo y, por tanto, celebramos el Día de la madre, así que me ha parecido un momento fantástico para recordar a la que, de largo, es mi madre favorita de todos los tiempos de la televisión: Jane Kaczmarek, que interpretó a Lois Wilkerson en Malcolm in the Middle.

Jane-Kaczmarek-Malcolm

Pero antes, vamos a ponernos un poquito en situación:

Todos conocemos a alguien que cuando vas a su casa tiene una chaqueta en el respaldo de una silla y te dice: «Ay, perdón por el desorden», mientras cuelga la chaqueta en el perchero. Y tú piensas que tienes tres lavadoras sobre la mesa del salón y quieres matar a tu amigo/a por llamar “desorden” a eso. Valiente idiota. Pues a principios de los 2000 pasaba un poco lo mismo con las comedias familiares sobre “familias felices adorablemente desastrosas”, en plan «Ay, madre mía, qué desastrito que nuestra hija le ha sujetado un cigarrillo a su amiga, va a acabar en la cárcel». Llevábamos tragándolas treinta años y ya empezaba a apetecer llamarles idiotas a todos.

Fue entonces cuando, en la búsqueda de nuevas fórmulas de comedia familiar, surgió una teleserie en cuyo epicentro se encontraba Malcolm, un chavalín de quien descubrían que era un genio y que vivía en una familia deliciosa y auténticamente desastrosa. Y, de ese desastre, Jane Kaczmarek era la matriarca: Lois.

Los 30 primeros segundos de este vídeo sintetizan quién es ella:

Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Marlene Mourreau?

Os acordáis de Marlene Mourreau, ¿verdad? Claro que sí, como para no recordarla.

marlene-mourreau-junio-2002

Mourreau en junio de 2002 (GTRES)

Venida desde Francia en los años ’90 y con una buena carrera como modelo (y algunas participaciones en programas eróticos en la televisión) llegó a la televisión española de la mano, como no podía ser de otra manera, de José Luis Moreno. Comenzó en programas autonómicos y pronto dio el salto a la fama nacional en El semáforo, de Chicho Ibáñez Serrador.

Después de eso también tuvo su tirón presentando el programa de humor No veas con Pepe Viyuela, también en La 1, y participando de forma ocasional en algunas series, como Hostal Royal ManzanaresAda Madrina.

A finales de los ’90 empezó a perder mecha hasta que cayó en el saco de los realities: en 2004 participó en la primera edición de Gran Hermano VIP y ganó por todo lo alto contra Juan Camus.

Y en 2006 llegó también a la isla de Supervivientes, pero fue la primera expulsada pocas horas después de empezar el concurso. Eso sí: en cuanto volvió a Madrid protagonizó su undécimo primera portada de Interviú, lo que la colocó en el top3 de mujeres con portadas en la revista, junto a Natalia Estrada y Sabrina.

Y, tras eso, comenzó una suave retirada del mundo del faranduleo y del centro del foco. Regresó a Francia, donde residió hasta después de fallecer su padre en 2013. Más o menos por esa época empezó a ser también embajadora para Europa de Cougar Life, una web de citas especializada en relaciones entre mujeres cougar y hombres jóvenes y, a su vuelta a España, comenzó a trabajar en espectáculos a menor escala, incluyendo teatro y shows en Benidorm.

A día de hoy, Marlene sigue presentándose (porque lo es) como actriz, presentadora y vedette. Se mantiene en contacto con un público fiel a través de unas muy activas redes sociales, donde hace solo unos días compartió momentos de su 52º cumpleaños, algunos de ellos junto a Javi Nuño, fotógrafo con quien tiene desde hace poco una relación.


Los primeros papeles de Anthony Hopkins: no te lo vas a creer pero se parecía a José Mota

Anthony Hopkins se acaba de llevar un Oscar a mejor actor por El padre, y fue la gran sorpresa de la noche. No porque no se lo merezca, ojo, porque es un actor ENORME como pocos, eso es indiscutible.

anthony-hopkins_el-padre

Es solo que, a sus 83 años y después de 60 actuando, pues uno ya espera que lo que le caiga sea un honorífico a su carrera o similares. De ahí que sorprendiera el premio, además de que mucha gente esperaba que la estatuilla se le diera a Chadwick Boseman a título póstumo por La madre del blues.

Pero, como sea, se lo ha llevado Hopkins, y esa es la razón de que hoy sea él mi elegido para venir de protagonista a Todos tenemos un pasado. Porque todos tenemos uno, ¿sabéis? Lee el resto de la entrada »

Así son los T-Birds de ‘Grease’ más de 40 años después

En un capítulo de Come chocolate y no discutas con idiotas lo digo claramente: hay que cantar en inglés. Aunque no sepas inglés. Si te hace feliz, hazlo. Porque tú a cualquier persona del mundo le cantas «Agachú telmoseplayen» y no importa que no estés diciendo nada y que no estés afinando lo más mínimo que van a saber qué canción es. ¿Sí o no?

Grease (que significa “grasa”, de la de engrasar y lubricar los coches, se entiende, aunque tal vez también se la ponían en el tupé), estrenada en 1978, es sin duda una de las películas más icónicas de la década de los ’70. Había vestidos de colores, macarras engominados y gente de 30 años haciéndose pasar por alumnos de instituto. Que vale que Travolta tenía 24, pero Newton-John la treintena ya la calzaba. Y ahí estaba: haciendo la ESO.

Como sea, esta joya que gracias su BSO (que contaba con, por ejemplo, Barry Gibb o Ritchie Valens) fue nominada al Oscar a la mejor canción original por Hopefully Devoted To You, sigue en la mente colectiva y si el otro día os contaba cómo son ahora sus estrellas femeninas (las Pink Ladys), hoy les toca el turno a ellos: así son los T-Birds más de 40 años después: Lee el resto de la entrada »

¿Qué está haciendo Jeremy Irons?

Esta va de grandes actores, y hoy le toca a Jeremy Irons. Una de esas figuras cuyo nombre todo el mundo conoce, cuyo rostro todo el mundo tiene en mente más o menos pero te digo yo que tú coges a un mortal medio por la calle y le dices:

-¡Rápido! ¡Dime tres películas de Jeremy Irons!

Y te dirá:

-¡Uy! Mira qué tarde es, voy a perder el autobús.

Bueno, por el principio: Jeremy Irons es este hombre.

Jeremy Irons

Irons en 2014 (GTRES)

Bien, vamos a ver, ¿qué pasa con Jeremy Irons?

Es uno de los must de la interpretación británica. Empezó en los ’70 apareciendo en series patrias, casi siempre con papeles importantes, y no mucho después (en 1981) protagonizó Retorno a Brideshead, un dramón seriado en 11 episodios que lo llevó a la gloria, porque lo nominaron para todo: un Globo de Oro, un Emmy y un BAFTA. Todos como mejor actor.

Jeremy Irons Retorno a Brideshead

(A su haber de premios habría que sumar un montón más, entre ellos el Donostia en el Festival de San Sebastián, el Premio de honor en el Sant Jordi, varios Emmys y varios del Sindicato de Actores, entre otros, además de un Tony porque Irons, como buen británico, es también actor de teatro).

De modo que tenemos a un Irons guapetón de 33 primaveras que de pronto se encuentra reconocido como uno de los mejores actores del planeta, y su carrera despega dejando su nombre una estela de británica elegancia allá donde va. A finales de la década ya estaba metiéndose en auténticos papelones, como el de (los de) Inseparables en el 88. Y llega 1990 y con él El misterio Von Bulowcon Glenn Close como coprotagonista, que estuvo nominada a mejor director y mejor guion pero que, finalmente, “solo” ganó el Oscar a mejor actor protagonista, y ese fue para Irons.

el-misterio-von-bulow-irons-close

Y luego llegó el que seguramente es el mejor papel de su carrera:

SCAR EN EL REY LEÓN.

(A ver, que es “el mejor papel” es una forma de hablar, igual hizo otro mejor y yo no lo vi, todo puede ser).

Es imposible, IMPOSIBLE, ver esta escena con atención y que no se te pongan los pelos de punta.

Pero luego le ha pasado un poco lo que a Christopher Lambert, por ejemplo: en los grandes títulos siempre es secundario, sus papeles protagonistas no son en grandes títulos, que no es lo mismo que decir que “no son en películas buenas”, que películas buenas desde luego que ha hecho, solo que son menos taquilleras. Y de ahí la dificultad en decir tres pelis de Jeremy Irons.

Por poner algunos ejemplos claros, era Aramis en El hombre de la máscara de hierro, el jefe Morlock en La máquina del tiempo y Antonio en El mercader de Venecia. A esta época pertenece también Elizabeth I, miniserie en dos episodios por la que Irons ganó el Emmy a mejor actor de reparto. Bueno, y en 2008 (esto tengo que meterlo porque soy muy fan de Pratchett) lo veíamos en la adaptación a cine de El color de la magia.

Y a principios de la década de los ’10 (qué raro suena, ¿verdad?), por curioso que parezca, lo nominaron en los premios Behind the Voice a mejor actuación masculina invitada en una serie de televisión, por ser “el trapo del bar de Moe” en Los Simpsons, haciendo las veces de narrador.

No mucho después de eso regresó brevemente a sus orígenes, ahora que el mundo pertenece a las buenas series, y entre 2011 y 2013 fue Rodrigo Borgia en Los Borgia.

jeremy-irons-borgia

En los años siguientes sí que estuvo en películas que fueron taquillazos, como Gorrión rojo (en la que interpretaba de manera brillante al general Korchnoi), Assassin’s Creed (y otras menos conocidas pero buenas, como El hombre que conocía el infinito Tren de noche a Lisboa), pero entre todo ello le sucedió algo que despierta mi más profunda conmiseración: cuando tú eres un actor británico, lo mejor que te puede pasar en la vida profesional es que llegues a interpretar a James Bond o a Alfred, el mayordomo de Batman.

Irons no llegó a Bond, pero sí que ha sido Alfred. Imagínate su cara cuando le comunicaron que él sería Alfred y en pleno éxtasis triunfal le dicen que en el traje de Batman iba a estar Ben Affleck. Es que ya es mala suerte. Pobre. No se lo deseo a nadie.

jeremy-irons-batman

“Me cago en la leche, Merche”

En este papel se ha metido ya varias veces, la última de ellas en 2017 para La Liga de la Justicia de Zack Snyder, aunque es probable que lo hayáis visto también en HBO en la adaptación a serie del cómic Watchmen, donde Irons interpreta a Adrian Veidt.

Ahora mismo, con un proyecto a punto de estrenarse (Munich) y otro en proyecto para el futuro (Frankel), Irons se encuentra filmando House of Gucci, la historia de “cómo Patrizia Reggiani, exmujer de Maurizio Gucci (nieto del diseñador Guccio Gucci), conspiró para asesinar a su marido”. En ella Irons interpreta a Rodolfo Gucci y tenemos, ojo al dato, a Lady Gaga en el papel de Patrizia y a Adam Driver como Maurizio. Es decir, que no sé cómo quedará pero, prometer, promete mucho.

Dibujos de los ’80 que puedes volver a ver en streaming

Había algo mágico en los dibujos de nuestra infancia, y es que, durante los ’80, cuando teníamos solo un par de canales (cuatro más tarde, cinco quien pagaba Canal+), no había dibujos animados disponibles a cualquier hora, que esto es algo que mis hijos les resulta alucinante (alucinante en plan de “mamá, ¿y dinosaurios había?”).

De manera que el día D a la hora H a ti te ponían dibus y ya se podía caer el mundo y los dibujos podían ser lo peor, que tú ahí te ponías, con la nariz bien pegadita a la pantalla para ponerte moreno de rayos catódicos. Era el momento especial, y muy probablemente eso tenga mucho que ver con que recordemos los dibujos de por entonces con tanto, tanto cariño. Como si todos ellos hubieran sido buenos y todo (que no seré yo quien lo discuta, por supuesto).

dibujos-de-los-80

Por eso, las plataformas streaming, además de nuevos contenidos apuestan por incluir en su catálogo tantas series de dibujos animados de antaño. ¿Porque así rellenan parrilla con títulos baratos? Sí. Pero también porque saben tocarnos la fibra. Así que hoy os voy a traer una lista de series de dibujos de los años ’80 que podéis ver en streaming.

Nota: el efecto mejora notablemente si se hace el visionado con un bocata de chocolate.

Lee el resto de la entrada »

10 curiosidades que no sabías sobre ‘Tiburón’

¿Recordáis cuando de críos vimos Tiburón y medio planeta le pilló miedo al agua? La primera, ¿eh? No esas porquerías que se hicieron después, que ni Fast & Furious ha dado tanto por saco.

Cuarenta y seis años después de su estreno, Tiburón sigue siendo considerada la mejor película jamás hecha sobre tiburones. Según la crítica, posee “una narración convincente, bien elaborada, y un sentido del terror juicioso”. Según mi primo, “yo no me vuelvo a bañar nunca más”. Cada uno saca sus conclusiones de esta película, basada en la novela de Peter Benchley, que llevó un tiburón a la costa de Amity en 1975.

tiburón1

Hoy os traigo 10 curiosidades que -probablemente- no sabíais sobre Tiburón. Lee el resto de la entrada »

Así son las Pink Ladys de ‘Grease’, más de 40 años después

En un capítulo de Come chocolate y no discutas con idiotas lo digo claramente: hay que cantar en inglés. Aunque no sepas inglés. Si te hace feliz, hazlo. Porque tú a cualquier persona del mundo le cantas «Agachú telmoseplayen» y no importa que no estés diciendo nada y que no estés afinando lo más mínimo que van a saber qué canción es. ¿Sí o no?

Grease (que significa “grasa”, de la de engrasar y lubricar los coches, se entiende, aunque tal vez también se la ponían en el tupé), estrenada en 1978, es sin duda una de las películas más icónicas de la década de los ’70. Había vestidos de colores, macarras engominados y gente de 30 años haciéndose pasar por alumnos de instituto. Que vale que Travolta tenía 24, pero Newton-John la treintena ya la calzaba. Y ahí estaba: haciendo la ESO.

Como sea, esta joya que gracias su BSO (que contaba con, por ejemplo, Barry Gibb o Ritchie Valens) fue nominada al Oscar a la mejor canción original por Hopelessly Devoted To You, sigue en la mente colectiva y hoy, me ha dado por ahí, quiero enseñaros cómo son ahora sus estrellas femeninas, las Pink Ladys, más de 40 años después: Lee el resto de la entrada »

¿Qué fue de Andy García?

Eran finales de los ’80/principios de los ’90, y antes de que Antonio Banderas aterrizara en Hollywood empezó a despuntar en el cine con mayúsculas un nombre latino que quería sonar a próximo galán de la gran pantalla: Andy García.

andy-garcia-el-padrino-3

Nació en Cuba en abril del 56 (acaba de cumplir 65 primaveras) y tenía solo 5 añines cuando su familia emigró a Miami. Parecía que podría ser deportista profesional (prometía en baloncesto y béisbol), pero una hepatitis lo retiró del deporte y comenzó su formación en artes escénicas, donde, por cierto, compartió profesor con  Mickey Rourke.

Se estrenó en pantalla en 1978, cuando aún aparecía en los créditos como “Andrés García” (mucho menos glamouroso, dónde va a parar), pero muy probablemente la mayoría de la gente lo recuerda (si es que alguien lo recuerda de por entonces) en su aparición en 1981 en Canción triste de Hill Street. Para un actor en ciernes, aparecer en un exitazo como aquel podía suponer un trampolín.

andy-garcía-canción-triste-de-hill-street

De hecho, tanto fue así que estuvo a un pelo de interpretar a Ricardo Tubbs en Miami Vice. Quién sabe si, de haber sido así, su destino habría sido convertirse en una superestrella de la tv, y no del cine. Pero un lío de horarios para la audición final (en la que también participó Denzel Washington) hizo que García se perdiera la prueba, y finalmente fue Philip Michael Thomas quien se hizo con el papel.

Y, como dice el proverbio, nunca se sabe si la suerte es buena o mala hasta que no pasa el tiempo, y tal vez fue perder ese papel lo que le permitió convertirse en una estrella de cine. En 1987 llegó (por los pelos, que casi le tocó hacer de villano) al papel de George Stone, el policía novato de Los intocables de Elliot Ness, con Kevin Costner, Sean Connery y Robert De Niro.

andy-garcía-los-intocables

Y llegamos así a 1990, y García se subió a lo más alto: se disputó con nombres de la talla de Tom Cruise, Val Kilmer o Nicolas Cage el papel de Vincent Mancini en El padrino III, y se lo llevó. El de Mancini es el único papel que le ha dado a García una nominación al Oscar a mejor actor de reparto.

andy-garcía-el-padrino-31

Parecía en ese momento que el cielo sería el límite, pero no: en los buenos títulos nunca era protagonista y cuando era protagonista la película era mediocre. Tanto es así que para mucha gente la última referencia de García en pantalla se remonta ya a las películas de Ocean’s (Eleven, Twelve 13, de 2001, 2004 y 2007 respectivamente).

Andy García Oceans Eleven

Desde entonces sus apariciones son cada vez más contadas y menos espectaculares. Ha participado como actor de doblaje en series de dibujos como Dora la exploradora y en películas de animación como Río, y en 2016 era el alcalde Bradley en Cazafantasmas.

andy-garcía-cazafantasmas-2016

Y de pronto llegamos a 2018 y nos encontramos con tres proyectos de lo más interesante:

Tenemos, por un lado, su participación en el papel de Ricardo Montalbán en Mi cena con Hervé, un documental de Sacha Gervasi sobre la vida de Hervé Villechaize (de quien os hablé en este post, interpretado aquí por un magnífico Peter Dinklage) y la entrevista que este le concedió a Gervasi durante una cena justo antes de quitarse la vida.

Lo tenemos también como Fernando Cienfuegos en Mamma Mia! Una y otra vez y en la aclamadísima Mula, de Clint Eastwood.

andy-garcía-mula

Después de esto y de haberse dejado caer de nuevo por una serie (Flipped, de Quibi) lo hemos podido ver recientemente en el papel del embajador Williams en Redemption Day, un thriller de acción al más puro estilo ochentero en el que un grupo terrorista secuestra “al verdadero amor” del protagonista de la cinta: Brad Paxton, un héroe de guerra.

andy-garcía-redemption-day

De entre los próximos proyectos en los que está presente y que verán la luz entre este año y los próximos, destaca Hemingway & Fuentes, en el que él será personaje protagonista (es Fuentes) pero, hasta entonces, de lo último os recomiendo Palabras en las paredes del baño, donde García aparece como el padre Patrick y la cinta, un drama romántico, ha tenido poquito marketing pero la crítica y el público han sido tremendamente generosos con ella. Reza su sinopsis:

Diagnosticado con una enfermedad mental a la mitad de su último año de secundaria, un adolescente ingenioso e introspectivo lucha por mantenerlo en secreto mientras se enamora de una brillante compañera de clase que lo inspira a no ser definido por su condición.

Os dejo con el trailer y ya me contaréis 🙂

Así son hoy los niños de ‘Aquellos maravillosos años’

Protagonizar una serie de éxito siendo un niño tierno y redondín seguro que tiene sus pros como, qué sé yo, que te pongan doble de patatas en el McDonald’s o que las marcas te regalen juguetes para que les hagas publicidad.

Pero también ha de tener sus contras, sin duda, como que con esto de la inflación la fortuna que amasas a los 10 años equivale a dos duros cuando llegas a los 40 (niños, dos duros son seis céntimos) o que, da igual a qué dediques el resto de tu vida: hagas lo que hagas, siempre serás tu personaje. Y esto es sin duda lo que les pasó a Fred Savage, Danica McKellar y Josh Saviano: los niños de Aquellos maravillosos años.

aquellos-maravillosos-años Lee el resto de la entrada »