¿Qué está haciendo Jeremy Irons?

Esta va de grandes actores, y hoy le toca a Jeremy Irons. Una de esas figuras cuyo nombre todo el mundo conoce, cuyo rostro todo el mundo tiene en mente más o menos pero te digo yo que tú coges a un mortal medio por la calle y le dices:

-¡Rápido! ¡Dime tres películas de Jeremy Irons!

Y te dirá:

-¡Uy! Mira qué tarde es, voy a perder el autobús.

Bueno, por el principio: Jeremy Irons es este hombre.

Jeremy Irons

Irons en 2014 (GTRES)

Bien, vamos a ver, ¿qué pasa con Jeremy Irons?

Es uno de los must de la interpretación británica. Empezó en los ’70 apareciendo en series patrias, casi siempre con papeles importantes, y no mucho después (en 1981) protagonizó Retorno a Brideshead, un dramón seriado en 11 episodios que lo llevó a la gloria, porque lo nominaron para todo: un Globo de Oro, un Emmy y un BAFTA. Todos como mejor actor.

Jeremy Irons Retorno a Brideshead

(A su haber de premios habría que sumar un montón más, entre ellos el Donostia en el Festival de San Sebastián, el Premio de honor en el Sant Jordi, varios Emmys y varios del Sindicato de Actores, entre otros, además de un Tony porque Irons, como buen británico, es también actor de teatro).

De modo que tenemos a un Irons guapetón de 33 primaveras que de pronto se encuentra reconocido como uno de los mejores actores del planeta, y su carrera despega dejando su nombre una estela de británica elegancia allá donde va. A finales de la década ya estaba metiéndose en auténticos papelones, como el de (los de) Inseparables en el 88. Y llega 1990 y con él El misterio Von Bulowcon Glenn Close como coprotagonista, que estuvo nominada a mejor director y mejor guion pero que, finalmente, “solo” ganó el Oscar a mejor actor protagonista, y ese fue para Irons.

el-misterio-von-bulow-irons-close

Y luego llegó el que seguramente es el mejor papel de su carrera:

SCAR EN EL REY LEÓN.

(A ver, que es “el mejor papel” es una forma de hablar, igual hizo otro mejor y yo no lo vi, todo puede ser).

Es imposible, IMPOSIBLE, ver esta escena con atención y que no se te pongan los pelos de punta.

Pero luego le ha pasado un poco lo que a Christopher Lambert, por ejemplo: en los grandes títulos siempre es secundario, sus papeles protagonistas no son en grandes títulos, que no es lo mismo que decir que “no son en películas buenas”, que películas buenas desde luego que ha hecho, solo que son menos taquilleras. Y de ahí la dificultad en decir tres pelis de Jeremy Irons.

Por poner algunos ejemplos claros, era Aramis en El hombre de la máscara de hierro, el jefe Morlock en La máquina del tiempo y Antonio en El mercader de Venecia. A esta época pertenece también Elizabeth I, miniserie en dos episodios por la que Irons ganó el Emmy a mejor actor de reparto. Bueno, y en 2008 (esto tengo que meterlo porque soy muy fan de Pratchett) lo veíamos en la adaptación a cine de El color de la magia.

Y a principios de la década de los ’10 (qué raro suena, ¿verdad?), por curioso que parezca, lo nominaron en los premios Behind the Voice a mejor actuación masculina invitada en una serie de televisión, por ser “el trapo del bar de Moe” en Los Simpsons, haciendo las veces de narrador.

No mucho después de eso regresó brevemente a sus orígenes, ahora que el mundo pertenece a las buenas series, y entre 2011 y 2013 fue Rodrigo Borgia en Los Borgia.

jeremy-irons-borgia

En los años siguientes sí que estuvo en películas que fueron taquillazos, como Gorrión rojo (en la que interpretaba de manera brillante al general Korchnoi), Assassin’s Creed (y otras menos conocidas pero buenas, como El hombre que conocía el infinito Tren de noche a Lisboa), pero entre todo ello le sucedió algo que despierta mi más profunda conmiseración: cuando tú eres un actor británico, lo mejor que te puede pasar en la vida profesional es que llegues a interpretar a James Bond o a Alfred, el mayordomo de Batman.

Irons no llegó a Bond, pero sí que ha sido Alfred. Imagínate su cara cuando le comunicaron que él sería Alfred y en pleno éxtasis triunfal le dicen que en el traje de Batman iba a estar Ben Affleck. Es que ya es mala suerte. Pobre. No se lo deseo a nadie.

jeremy-irons-batman

“Me cago en la leche, Merche”

En este papel se ha metido ya varias veces, la última de ellas en 2017 para La Liga de la Justicia de Zack Snyder, aunque es probable que lo hayáis visto también en HBO en la adaptación a serie del cómic Watchmen, donde Irons interpreta a Adrian Veidt.

Ahora mismo, con un proyecto a punto de estrenarse (Munich) y otro en proyecto para el futuro (Frankel), Irons se encuentra filmando House of Gucci, la historia de “cómo Patrizia Reggiani, exmujer de Maurizio Gucci (nieto del diseñador Guccio Gucci), conspiró para asesinar a su marido”. En ella Irons interpreta a Rodolfo Gucci y tenemos, ojo al dato, a Lady Gaga en el papel de Patrizia y a Adam Driver como Maurizio. Es decir, que no sé cómo quedará pero, prometer, promete mucho.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Víctor

    De secundario-malo de la peli hizo el papel en la jungla 3, y si bien no alcanza los niveles de su hermano (en la ficción) Hans, sí que hace buen papel. Protagonista, pero en una película que no tuvo mucha repercusión, ahí te doy la razón, lo fue en Lolita.

    ¿Realmente fue tan malo el Batman de Affleck? Tanto el de Val Kilmer como el de Clooney son mucho peores, y no veo tanto hate (con el de clooney ya es que se arrepiente hasta el que vendió las octavillas para escribir el guión)

    23 abril 2021 | 10:18 am

  2. Dice ser emigrante

    Te ha dejado en el tintero mi papel favorito de Irons, aunque solo sea por la música: el del padre Gabriel en “La misión” (1986)

    23 abril 2021 | 4:07 pm

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.