BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

#Unoalmaes: “La Oculta” una gran novela sobre la Colombia actual

El mes pasado, Melisa, la jefa de los blogueros de 20 Minutos nos sugirió que nos uniéramos a la iniciativa #UnoAlMes: se trata de, una vez al mes, durante la última semana, recomendar un libro que nos haya gustado.

Yo llevo ya unos años hablando, de vez en cuando, de libros. Trato de contar mis lecturas del verano, aunque casi siempre me quedo a medias, o cuento lo que me ha gustado de otros libros. Pero esta idea me pareció bonita y voy a tratar de seguirla. Además, decía Melisa, no hay ninguna obligación: se puede hacer unos meses sí y otros no. Así es más fácil. Pero intentaré hacerlo bien.

La Oculta es el segundo libro que leo de Héctor Abad Facciolince y, como casi todo, tiene su anécdota. Hace cuatro años leí El olvido que seremos, una dura pero extraordinaria novela autobiográfica en la que el autor narra la muerte de su padre a manos de unos sicarios, en la época más dura de las guerrillas y los paramilitares. Si no la han leído, búsquenla. Es una de las mejores novelas que he leído en los últimos años y ahora se puede encontrar en edición barata, de bolsillo (yo sigo prefiriendo leer en papel).

Este año yo estaba enfermo el Día del Padre y mis hijos bajaron a Modesta Librería, que está debajo de su casa, a pedir una recomendación para regalarme un libro. La recomendación unánime de quienes estaban en la librería fue El olvido que seremos (está claro que tienen buen gusto). La cara de desilusión de Usúe y Carlos cuando abrí el paquete y vieron que ya lo había leído fue apoteósica.

Así que volvieron a la librería en busca de nuevas recomendaciones y, esta vez, me llamaron por teléfono para consultar. Tenían dudas entre La Oculta, del mismo autor y Nada se opone a la noche, de Delphine de Villan, otra gran novela casi autobiográfica, pero que transcurre en la Francia actual, con el suicidio como tema de fondo. Al final se decidieron por esta última, que era una autora nueva para mí. Se lo agradezco, porque siempre es bueno descubrir algo nuevo.

Pero yo me quedé con el gusanillo de La Oculta y terminé comprándola en otra ocasión.

La he leído este mes y, también, me ha encantado.

Aunque el aspecto autobiográfico no esté tan claro como en la novela anterior, también se trasluce de manera latente a lo largo de todo el libro. La Oculta es una finca de la región de Antioquia, al Noroeste de Colombia, que ha pertenecido a una misma familia desde mediados del siglo XIX.

Los tres miembros actuales de esa familia son las tres voces de la narración. Son tres hermanos, dos mujeres y un hombre, con visiones muy diferentes, y muy complementarias, de la vida, una magnífica manera de contarnos los cambios que han experimentado la familia, el país y la sociedad en general a lo largo de casi doscientos años.

La hermana mayor se casó muy joven y sigue fiel a su marido y a La Oculta, la finca donde ha transcurrido toda su vida, sigue siendo el centro de sus inquietudes y por la que siente un gran apego. Es la visión tradicional, en muchos sentidos conservadora.

La segunda hermana es, casi, su polo opuesto: se ha casado varias veces y mantenido otras muchas relaciones sentimentales. Además sufrió una experiencia traumática en la finca. Aunque allí vivió alguno de los mejores momentos de su vida, ahora preferiría desprenderse de La Oculta o, en todo caso, no volver. Es un punto de vista más desapegado y, en cierto modo, más moderno.

El hermano, un músico homosexual que vive en Nueva York,  tiene a La Oculta en el centro de sus obsesiones, investiga sobre su historia (lo que nos ayuda a los lectores a conocer mejor a la familia que ha desarrollado allí su vida) y aspira a vivir en ella con su pareja cuando pase el tiempo. Es, por una parte, la visión histórica, pero también la visión desde la distancia y la nostalgia.

Una novela a tres voces, llena de humanidad, que mantiene siempre el interés.

Muy recomendable.

2 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    ¿Porque no lee alguna de mis novelas y me hace un poco de publicidad a mi ? Mire lo que me ha escrito una persona…
    Señor Larrosa: he leido su novela EL CACIQUE D. DANIEL y me ha sorprendido gratamente su argumento . Me gustaria que se hiciese una pelicula para que la gente se diera cuenta de que es usted un gran escritor.
    Sara Garcia.

    Clica sobre mi nombre

    27 noviembre 2015 | 16:11

  2. Dice ser Es petaculo político

    Dios: Rey de reyes.
    Pedro Sánchez: Caifás, su ideología es desenmascarada, traiciona a Pablo Iglesias (siente envidia insana).
    Mariano Rajoy: Poncio Pilato, se lava las manos y las cuentas de su partido (le pega calvos a su hijo).
    Tania Sánchez: María Magdalena, prostitución política, pero al final ve la luz (Pablo la rechaza, es como su hermana).
    Alberto Garzón: San Juan Evangelista, todavía más radical que Pablo Iglesias, no se come un colín en política y lo agradece, se alimenta solo de bayas en el desierto, no se cambia los calzoncillos desde el 92 porque rechaza el capitalismo, lo que atrofia su inteligencia y sus testículos (acaba mártir) es el más patético de la historia.
    Sor Lucía Caram: Virgen Maria, madre espiritual, si no carnal de Pablo Iglesias (tiene deje argentino).
    Pablo Iglesias: Jesucristo, revolucionario y agitador politico, mensaje radical, dicen que puede hacer milagros económicos, curó a Pablo Echenique (para muchos una cruz política).
    Íñigo Errejón: San Pablo, niega tres veces a Pablo Iglesias antes de que cante el gallo, es decir Julio José Iglesias (funda la iglesia de Pablo Iglesias).
    Albert Rivera: Lucifer, proyecto de político fallido, fue desterrado del cielo, tienta a Pablo en el desierto con sus riquezas guays y su discurso vacío (viste de Prada).
    Bertin Osborne: Espíritu Santo, insemina a Virgen María (no tan santo).
    Monedero: Judas, dicen que traiciona a Pablo Iglesias (de apellido sospechoso).
    Ada Colau: Caganer del pesebre (dicen que Barcelona huele a mierda).
    Artur Mas: Barrabas, dicen que mola mas (en su casa) fue salvado por aclamacion popular.
    Francisco Marhuenda: pastorcillo intrascendente en la gran epopeya historica que nos ocupa (solo se le menciona por lastima).
    Julio Jose Iglesias: lo expulsan de la iglesia (cantaba en el coro).
    Jorge Javier Vazquez: pastorcillo alegre, en el monte es de los que pasan frío y necesita calor humano (espiritu libre y burlón).
    Miquel Iceta: sigue bailando la cancion de Queen (fue un pelotazo).
    Gran Wyoming: pastorcillo de la sexta, dicen que Pablo Iglesias ya lo ha canonizado (aunque sigua tirándole los tejos a Sandra Sabatés).
    Cristina Pedroche: pastorcilla de la sexta, de cabras y de cabritos (tiene futuro como presentadora infantil).
    David Bisbal: pastorcillo que deja Jerusalén y se traslada a Miami (y a las Islas Caimán).
    Chicote: pastorcillo rollizo y sanote, pero tiene cara pasmao, será por lo que ve (por su culpa Pablo fracasa con el milagro de los panes y los peces).

    28 noviembre 2015 | 09:59

Los comentarios están cerrados.