BLOGS

El día en que no se editen libros de ilustradoras

Por Carmen García Huerta

‘Dionaea Muscipula. Tiene usted una sonrisa encantadora’ es parte de la muestra de la artista que puede verse en la La Fábrica, de Madrid, hasta el 30 de mayo.

¿Qué hacemos con las ilustradoras? Me refiero a ellas porque yo lo soy, pero muy posiblemente esa pregunta se pueda aplicar a otros campos profesionales. Soy ilustradora y la poca sociología que yo pueda aventurar se limita a mi pequeña parcelita. Llevo ya un porrón de años dedicándome a lo mío, y no sé si lo que ocurre ahora es mejor o peor que lo de antes. Porque hace unos años yo era ilustradora en general; es verdad que, como en todo, éramos menos chicas, pero nunca sentí que mi trabajo fuera percibido distinto por tener mano femenina, y yo no producía nada deliberadamente desde mi condición de mujer. Y aquí pregunto, hombre: ¿te imaginas produciendo desde tu condición de varón? Aposta, quiero decir. ¿A que tú tampoco puedes? ¿A que te sientes universal y no peculiar? Yo también. Sin embargo, ahora resulta que soy ilustradora, pero muy acabado en “A”…

 

Formo parte de “LAS ILUSTRADORAS”, y no negaré que con orgullo. Es verdad que hay un arrollador número de dibujantas muy potentes, no sé por qué, y es estupendo. Carla Fuentes, María Herreros, Paula Bonet, Mercedes Bellido, María Hesse, Amaia Arrazola, Sara Herranz, Mercedes deBellard, Elena Pancorbo, Ana Juan… por mencionar solo unas cuantas. No sé si ocurre en más sectores, pero en el mío hay un felicísimo desbordamiento femenino. Es algo a celebrar. Libros, artículos, exposiciones… Pero, ay, ¿debemos celebrarlo segregando? Me genera inquietud. Siento que yo estaba pastando en medio del campo y ahora me han cogido de los hombros como a una figurita del Belén y me han metido en un vallado.

Sí, hay que celebrar, hay que publicitar, hay que subrayar, pero ¡cuidado!, también es importante estar muy pendientes de que esto solo sea un primer paso para después producir junt@s, mezclarnos, mistificarnos en el mismo patio de recreo. No volvamos al cole de monjas / curas, por favor. Promovamos eventos con idéntica participación, a codazos si hace falta, pero no un ‘Ellas crean’. Si me meten en un ‘Ellas crean’ ya no me siento universal en absoluto. Y juro que yo soy universal pero vamos, del todo.

Pero a pesar de todo lo expuesto hasta aquí, reconozco que todas estas afirmaciones me generan contradicciones porque siempre participo en todos los eventos ‘en femenino’ a los que me invitan; sin ir más lejos me acaban de incluir en un libro sobre ilustradoras españolas que imagino pronto verá la luz. ¿Me alegro de aparecer en ese libro? Pues claro que me alegro, y muchísimo. Me hace muy feliz que me incluyan entre semejantes profesionales. Me enorgullece estar. ¿Me parece necesario? Pues puede que lo sea. Hace cuatro años me incluyeron en otro título, “100 Illustrators” de Taschen, con una selección de autores y autoras de todo el mundo. No había reparado en la proporción de hombres y mujeres hasta hoy mismo que lo he sacado de la estantería:. ellos son 77 y nosotras 23. No llegamos a ser ni a la cuarta parte. Y a mí en su día ni siquiera me había llamado la atención.

Por eso no tengo claro nada. O sí: el día que el sumario de Taschen recoja aproximadamente un 50% / 50%, ya no participaré en libros de ilustradoras. Pero no por militancia de nada, es que ya no se editarán.

Carmen García Huerta  es una referencia internacional en ilustración de moda. Sus dibujos han reflejado las tendencias en las publicaciones más prestigiosas de todo el mundo, desde L’Officiel Rusia y Japón, a Vogue España, Cosmopolitan Francia o Glamour Alemania. Entre sus clientes, grandes marcas de joyería, moda y cosmética. En su faceta más artística y menos comercial también la encontramos en revistas underground, libros de arte y exposiciones en ciudades de todo el mundo. Ha sido seleccionada como una de los 100 mejores ilustradores internacionales en la prestigiosa edición 100 Illustrators de Taschen. 

 

 

 

1 comentario

  1. Dice ser ip

    Se comenzará a LEER.

    10 mayo 2018 | 10:53

Los comentarios están cerrados.