BLOGS
Entrada gratuita Entrada gratuita

"Sin música, la vida sería un error". (Friedrich Nietzsche).

Algo pasa con EMI

EMI, hogar de grupos como Rolling Stones o Depeche Mode, ha anunciado despidos masivos que pueden afectar a un número de trabajadores que oscila entre 1.500 y 2.000. Es decir, aproximadamente el 35% de sus 5.000 empleados. Con ello, la empresa espera ahorrar 265 millones de euros al año. Como es habitual ante las crisis, cuando las altas esferas comienzan a perder los nervios, los de abajo se echan a temblar.

Se trata del penúltimo episodio de despropósitos acaecidos en EMI tras su cambio de dueños. El pasado año, el histórico sello fue adquirido (3.400 millones de euros mediante) por Guy Hands, dueño de la corporación Terra Firma y uno de los hombres más ricos del Reino Unido, que desde entonces trata de sacar a flote la compañía a base de movimientos que, como este, suenan a maniobras desesperadas. Una de las primeras fue proponer que varios lanzamientos, como los de Coldplay o Kylie Minugue, fueran esponsorizados por grandes firmas comerciales, de cara a incrementar sus beneficios. Otra, la de aunar bajo un solo liderazgo las áreas de ventas, marketing y distribución, lo que no ha hecho ninguna gracia a los músicos, que temen recortes en el aparato de promoción de sus discos.

EMI tiene 14.000 artistas en nómina, de los cuales sólo 200 generan beneficios. Paul McCartney, uno de los grandes capos de la compañía, fue uno de los primeros en abandonar el barco. El ex Beatle declaró que se sentía “aburrido”. Para él, “todo se había convertido en una rutina. Todo el mundo en EMI se ha convertido en parte del mobiliario. Yo era un sofá, Coldplay un sillón, y Robbie Williams… no quiero ni pensar en qué era”. La ruptura con Radiohead por falta de acuerdo económico, que llevó a los de Oxford a buscar su propio camino con los buenos resultados que venimos viendo desde hace tiempo, fue otra de las más sonadas espantadas. Robbie Williams se declaró en huelga sontra los nuevos dueños. Y ahora, The Verve amenazan con no sacar su disco en protesta por el rumbo que ha tomado la compañía.

No hay que olvidar que EMI es una multinacional, y como tal su principal objetivo es ganar dinero. Así que atacarla exclusivamente por tratar de hacerlo sería contraproducente. Al fin y al cabo, Hands se ha hecho cargo de una deuda galopante que trata de reducir a toda costa. Es comprensible. Pero conviene que cuide sus estrategias para no caer en un descrédito que, de hecho, ya se está produciendo.

No sé cuál es el futuro de las grandes discográficas, pero creo que, o mucho se adaptan, o están condenadas a desaparecer, al menos en el modelo de negocio que hemos conocido hasta ahora. Puede que EMI, quizás la multinacional con el catálogo más atractivo, sea la primera en hacerlo. Thomas Bangalter, cincuenta por ciento de uno de sus más rentables grupos, los franceses Daft Punk, declararó recientemente que “2008 será el último año para la industria discográfica. Llegará al final por la autodestrucción”. Veremos si tiene razón. De momento, lanzo una pregunta al aire. ¿Qué harías si fuerais Guy Hands por un día?

7 comentarios

  1. Dice ser John Constantine

    Como medidas del estilo de bajar el sueldo a los altos ejecutivos me dirían que son poco realistas, pues:-Adios a los supercontratos del estilo Robbie o Mariah Carey. Está demostrado que una vez firmados es cuando menos venden. En vez de eso, ganancias según las ventas. Dinero que te ahorras en adelantos.-Y si a los divos no les gusta esto, ofrecerles incentivos en forma de derechos de autor, libertad creativa, no obligarles a lanzar disco cada 2 años, etc.-Volver a intentar relanzar el videoclip, que lleva años de capa caída, coincidiendo con el total aburguesamemiento de la MTV. Utilizar para ello youtube e internet a tope. Marketing viral por un tubo, chats a porrillo de los artistas con los fans a través de sus webs oficial, venta de los sencillos a través de las webs por precios irrisorios…

    16 Enero 2008 | 16:04

  2. Dice ser niño caos

    Recomendaría a todos hacer como Anthony Howard Wilson, fundador de Factory Records.Como se muestra en la película/documental de ficción “24 hour party people”, el único contrato que había estaba escrito con la sangre de Tony Wilson. Solo decía que todo era de los artistas, nada de la compañía, y que todos los artistas tienen total libertad creativa.No les fue del todo mal, aunque está claro que no es la EMI. Aún así, dieron grandes grupos como Happy Mondays, Joy Division, Durruti Column o OMD.PD: Yo no sé si le pasará más gente, pero siempre que veo las siglas EMI (léase I EM AI) me acuerdo de los Sex Pistols… http://www.plyrics.com/lyrics/sexpistols/emi.html

    16 Enero 2008 | 16:38

  3. Dice ser Izmaelon

    Y Bunbury con esos pelos!!!

    17 Enero 2008 | 10:38

  4. Dice ser Rusti

    No entiendo como algo que se veía venir desde el susto que dió Napster a la industria no hayan sabido reaccionar a tiempo!!Muerte a las discográficas!Viva la música!

    17 Enero 2008 | 21:21

  5. Dice ser Goliat

    Cuando yo compraba (ya no, porque hago boicot a todos los artistas a raíz del canon digital, y todo lo descargo de internet) un disco en El Corte Inglés, por ejemplo…¿qué parte se quedaba El Corte Inglés?, ¿qué parte se quedaban en EMI?, ¿qué parte se quedaban los mafiosos de las entidades de gestión de derechos de LPI?, ¿qué parte iba para impuestos para el Estado? y ¿qué parte quedaba finalmente para el artista?Evidentemente, el artista debe cobrar únicamente de la productora, que es con la que tiene el contrato. Y la productora debería recibir AL MENOS el 40% del p.v.p. final, no olvidemos que son los que crean el producto en su totalidad. Si yo fuera Guy Hands por un día, plantearía un ultimátum a los distribuidores, vendedores, entidades de gestión de derechos de LPI y a quienes establecen el IVA de los discos y demás productos:O se cambia el reparto de la tarta para que los que chupan del bote sin hacer nada se repartan no más de un 60% del p.v.p., o se deja de producir el producto por los canales de distribución actuales, y entonces lo que se van a llevar dichos chupópteros será el 85% de nada, es decir 0. Inmediatamente dejaría de servir a los distribuidores y montaría servidores ftp con los contenidos en ficheros encriptados con contraseña que proporcionaría previo pago del contenido, y centros propios de grabación de CDs y DVDs en las ciudades en que fuese rentable.

    18 Enero 2008 | 09:39

  6. Dice ser El chat

    Pues lo mismo el canon tiene algo que ver :S

    18 Enero 2008 | 11:23

  7. Dice ser EDUARDO ARIAS

    Las casas disqueras cavaron su propia tumba a finales de los 80 con la euforia de la era CD. Con un producto mucho más barato de producir y de mercadear que el LP, dejaron los precios por las nubes y jamás se interesaron en crear la cultura del álbum como objeto entre los jóvenes. Es más, los alejaron del concepto de coleccionar música. Los llevaron de regreso a la radio como fuente primaria de información musicalHoy las casas disqueras tratan de sobrevivir a punta de catálogo, de estuches de colección (cada cinco años sale un nuevo empaque de aniversario The Dark Side of The Moon, por sólo citar un ejemplo), tratan de mantenerse a flote a punta de compilados, de remasterizar una y otra vez los mismos discos de la Filarmónica de Berlín con Von Karajan, Pink Floyd, Miles Davis. Es más, inventaron el Super Audio CD en una era dominada por los sonidos comprimidos de los iPods. Cada vez los compradores de discos son básicamente coleccionistas más y más viejos que, además, compran menos y menos porque con tanta cosa nueva que aparece ya ni saben para dónde apuntar. Además, los músicos necesitan cada vez menos de las disqueras. Con páginas como Myspace y similares pueden llegarles a nichos determinados con discos grabados a muy bajo costo y que ellos mismos mercadean sin necesidad de intermediarios. En Colombia, mi país, la mayoría de los nuevos grupos se encargan de grabar, prensar y distribuir sus álbumes. Y los editan a mitad de precio y en empaques mucho más esmerados que las grandes disqueras.Como formo parte del segmento de los que coleccionamos LPs y CDs (aunque hace rato me aburrí de comprar), me parece triste ver cómo sucumben hoy esos sellos de EMI que nos hicieron felices durante tanto tiempo: Harvest, Parlophone… Pero se lo buscaron. Hoy cosechan lo que sembraron a finales de los años 80.

    06 Febrero 2008 | 19:30

Los comentarios están cerrados.