Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘reurilización’

Nueva campaña para pedir IVA cero a la venta de bienes de segunda mano

Las organizaciones Amigos de la Tierra y Aeress-Red de recuperadores de Economía Solidaria se han unido para reclamar a la Administración una reducción del IVA a las tiendas y comercios de productos reparados y reutilizados.

No es la primera vez que estas asociaciones piden esta medida en campañas anteriores y ahora se unen para fomentar ambas un consumo sostenible y responsable que permita prolongar la vida útil de los productos.

A la iniciativa también se ha sumado Oxfam Intermón, Ong que contribuye a reducir los residuos textiles y a concienciar sobre la importancia de la reutilización a través de sus tiendas de Segunda Oportunidad. Juntos pretenden alcanzar un modelo de Economía Circular que abandone el modelo lineal de usar y tirar a favor de un consumo más responsable, consciente y sostenible, basado en la reducción del uso de recursos naturales y la igualdad de oportunidades.

La red de tiendas de segunda mano de Aeress vende productos que han sido gestionados para evitar que se conviertan en residuos, a la vez que hacen un acompañamiento a la inserción sociolaboral y dan trabajo a personas en riesgo de exclusión, y los comercios de segunda mano, reparación y alquiler agrupados en el directorio de Amigos de la Tierra, Alargascencia, contribuyen a un mismo objetivo, alargar la vida útil de los productos, luchar contra la obsolescencia y reducir la cantidad de residuos, protegiendo el medio ambiente.

La petición conjunta para solicitar a las administraciones públicas una reducción fiscal conlleva dos medidas; por un lado, IVA cero a la venta de bienes de segunda mano que provienen de la preparación para la reutilización llevado a cabo por entidades sociales; y por otro, una reducción del IVA del 21% al 10% para el resto de comercios locales con servicios de reparación, compra-venta de segunda mano y alquiler.

Cada vez más países se están sumando a las reducciones fiscales para este tipo de productos y servicios. Es el caso de Bélgica, Suecia, Francia, Países Bajos, Irlanda y Reino Unido, “que se han dado cuenta de sus ventajas sociales y ambientales, así como del nicho de empleo que representa”, afirman estas organizaciones que estiman que por cada 1.000 toneladas de residuos gestionados se pueden llegar a crear hasta 296 empleos locales, promoviendo al mismo tiempo el empleo de inserción”, afirman.

Amigos de la Tierra y Aeress han solicitado una reunión con los ministerios de Hacienda y de Transición Ecológica para trasladar la petición, que se enmarca dentro de las políticas de Economía Circular y la aplicación de la correcta gestión de residuos establecida por la Unión Europea, “promocionando la prevención, la reutilización y por último el reciclaje, una máxima que debe guiar a las administraciones de los Estados miembros a la hora de legislar, y establecer las políticas fiscales alineadas con estos principios”.

La campaña incluye también una llamada a otras entidades para que se sumen a la iniciativa en el siguiente enlace. Por el momento ya se han suscrito a la petición Economistas Sin Fronteras, Ecologistas en Acción, ReZero y Surfrider

Amigos de la Tierra y Aeress advierten de que no somos conscientes del ahorro que supone darle una segunda, tercera oportunidad a un objeto: el ahorro en la extracción de materias primas, en la energía y agua que se necesita para su fabricación, en las emisiones de CO2 resultantes de todo el proceso, en el transporte para su distribución, los materiales para su embalaje, o en la gestión de residuos. Y ponen un ejemplo: “tan solo para fabricar una camiseta de algodón se necesitan de media 3.900 litros de agua”, señala Alodia Pérez, responsable del área de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra.

Laura Rubio, directora de Aeress, señala que “una fiscalidad ambiental que incentive los mejores hábitos de consumo y que favorezca la reutilización puede ser tremendamente eficaz para avanzar hacia una verdadera economía circular y socialmente justa”.