Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Entradas etiquetadas como ‘Alargascencia’

Nueva campaña para pedir IVA cero a la venta de bienes de segunda mano

Las organizaciones Amigos de la Tierra y Aeress-Red de recuperadores de Economía Solidaria se han unido para reclamar a la Administración una reducción del IVA a las tiendas y comercios de productos reparados y reutilizados.

No es la primera vez que estas asociaciones piden esta medida en campañas anteriores y ahora se unen para fomentar ambas un consumo sostenible y responsable que permita prolongar la vida útil de los productos.

A la iniciativa también se ha sumado Oxfam Intermón, Ong que contribuye a reducir los residuos textiles y a concienciar sobre la importancia de la reutilización a través de sus tiendas de Segunda Oportunidad. Juntos pretenden alcanzar un modelo de Economía Circular que abandone el modelo lineal de usar y tirar a favor de un consumo más responsable, consciente y sostenible, basado en la reducción del uso de recursos naturales y la igualdad de oportunidades.

La red de tiendas de segunda mano de Aeress vende productos que han sido gestionados para evitar que se conviertan en residuos, a la vez que hacen un acompañamiento a la inserción sociolaboral y dan trabajo a personas en riesgo de exclusión, y los comercios de segunda mano, reparación y alquiler agrupados en el directorio de Amigos de la Tierra, Alargascencia, contribuyen a un mismo objetivo, alargar la vida útil de los productos, luchar contra la obsolescencia y reducir la cantidad de residuos, protegiendo el medio ambiente.

La petición conjunta para solicitar a las administraciones públicas una reducción fiscal conlleva dos medidas; por un lado, IVA cero a la venta de bienes de segunda mano que provienen de la preparación para la reutilización llevado a cabo por entidades sociales; y por otro, una reducción del IVA del 21% al 10% para el resto de comercios locales con servicios de reparación, compra-venta de segunda mano y alquiler.

Cada vez más países se están sumando a las reducciones fiscales para este tipo de productos y servicios. Es el caso de Bélgica, Suecia, Francia, Países Bajos, Irlanda y Reino Unido, “que se han dado cuenta de sus ventajas sociales y ambientales, así como del nicho de empleo que representa”, afirman estas organizaciones que estiman que por cada 1.000 toneladas de residuos gestionados se pueden llegar a crear hasta 296 empleos locales, promoviendo al mismo tiempo el empleo de inserción”, afirman.

Amigos de la Tierra y Aeress han solicitado una reunión con los ministerios de Hacienda y de Transición Ecológica para trasladar la petición, que se enmarca dentro de las políticas de Economía Circular y la aplicación de la correcta gestión de residuos establecida por la Unión Europea, “promocionando la prevención, la reutilización y por último el reciclaje, una máxima que debe guiar a las administraciones de los Estados miembros a la hora de legislar, y establecer las políticas fiscales alineadas con estos principios”.

La campaña incluye también una llamada a otras entidades para que se sumen a la iniciativa en el siguiente enlace. Por el momento ya se han suscrito a la petición Economistas Sin Fronteras, Ecologistas en Acción, ReZero y Surfrider

Amigos de la Tierra y Aeress advierten de que no somos conscientes del ahorro que supone darle una segunda, tercera oportunidad a un objeto: el ahorro en la extracción de materias primas, en la energía y agua que se necesita para su fabricación, en las emisiones de CO2 resultantes de todo el proceso, en el transporte para su distribución, los materiales para su embalaje, o en la gestión de residuos. Y ponen un ejemplo: “tan solo para fabricar una camiseta de algodón se necesitan de media 3.900 litros de agua”, señala Alodia Pérez, responsable del área de Recursos Naturales y Residuos de Amigos de la Tierra.

Laura Rubio, directora de Aeress, señala que “una fiscalidad ambiental que incentive los mejores hábitos de consumo y que favorezca la reutilización puede ser tremendamente eficaz para avanzar hacia una verdadera economía circular y socialmente justa”.

#SeMerecenUn10, petición para rebajar el IVA a las tiendas de reparación

Como parte de la campaña Alargascencia, con la que está creando un directorio de establecimientos de todo el país donde se repara, se alquila y se vende de segunda mano, Amigos de la Tierra ha lanzado una petición al Ministerio de Hacienda para que reduzca  al 10% el IVA de los servicios de reparación, alquiler y segunda mano.

Esta organización considera que las empresas de servicios de reparación, alquiler y segunda mano realizan una imprescindible labor social y medioambiental y son clave para terminar con la obsolescencia programada. Por eso, pide acciones de promoción de estos establecimientos y una de ellas sería  la reducción del IVA aplicado a estos servicios, que debería pasar del 21% actual al 10%.

“Al reducir la carga impositiva sobre estos servicios, y por tanto su precio, se fomentará la práctica de la reparación y la reutilización frente a la compra de productos nuevos, y se incentivará a los fabricantes para que sus productos sean reparables y duraderos”, precisan.

Entre las motivaciones de su petición, señalan que más reparación supondrá dejar de producir millones de toneladas de residuos; la generación de menos residuos supondrá un ahorro de costes de gestión para las administraciones públicas, recursos que podrán destinar a educación o sanidad; y productos con vidas útiles más largas y servicios de reparación menos costosos supondrán un ahorro para familias y empresas.

Dado que la mayoría de servicios de reparación se hacen en pequeños comercios locales, su fomento será un impulso para las pyme, la principal fuente de empleo en España. Además, añaden que la reducción de residuos hará menos necesarios vertederos e incineradoras responsables de la degradación de numerosos espacios y de emisiones con graves impactos sobre la salud. Y será una importante contribución a la lucha contra la exportación ilegal de residuos hacia países empobrecidos.

También precisan que permitirá reducir la extracción de minerales que, en varios países del Sur, está asociada a impactos negativos sobre los ecosistemas y los derechos humanos; y reducirá el consumo de agua, un recurso cada vez más escaso. Como ejemplo, citan la producción de un teléfono móvil, que requiere de más de 12.000 litros de agua y más de 40 minerales diferentes.

Se reducirá el uso de energía para la producción de nuevos bienes de consumo, con la consiguiente menor contribución al cambio climático y disminuirá la presión sobre determinados recursos naturales, como el coltán, fuente de conflictos armados.

Con la campaña Alargascencia, Amigos de la Tierra ha elaborado un directorio con un millar de  establecimientos ya que alargan la vida útil de los aparatos, arreglando, compartiendo, reparando, alquilando, intercambiando o utilizando productos de segunda mano. Una alternativa al consumo lineal, que han impuesto los mercados y las grandes empresas, y a la obsolescencia programada y percibida.

 

Campaña para encontrar 1.000 establecimientos que alargan la vida útil de las cosas

Como ya conté aquí hace unas semanas, Amigos de la Tierra ha puesto en marcha Alargascencia. org, un directorio de establecimientos que se rebelan contra el modelo de consumo de “comprar, usar y tirar” y que alargan la vida útil de los productos: arreglando, compartiendo, reparando, alquilando, intercambiando o utilizando productos de segunda mano.

Después de lanzar esta idea, Amigos de la Tierra ha comenzado otra campaña dirigida a conseguir que el directorio crezca y que los ciudadanos interesados en cambiar su modelo de consumo envíen los contactos de establecimientos que se dedican a reparar las cosas contra el vicio del consumo disparatado. El objetivo ahora es llegar a los 1.000 locales.

Para ello, quienes envíen los datos de estas tiendas de reparación, compra de segunda mano, alquiler o trueque para que la organización ecologista lo incorpore a Alargascencia, entrará en el sorteo de cuatro regalos, donados por los propios establecimientos.

“Con tu sugerencia –señalan- ayudas a que más personas puedan beneficiarse de la iniciativa, apoyas a estos pequeños establecimientos y pones tu grano de arena contra la obsolescencia y el consumo desmesurado de recursos”.

Los premios son: una silla de paseo para bebé de segunda mano de Mi Mami es Lista, un perchero fabricado con palets reciclados de EcoDeco, un delantal hecho a partir de material reciclado de Al Trapo Lab y un bolso reciclado de Boa vida Trapera.

Directorio de locales que alargan la vida de las cosas

Alargascencia. org es una iniciativa de Amigos de la Tierra, un directorio de establecimientos que se rebelan contra el modelo de consumo de “comprar y tirar” y que alargan la vida útil de los productos: arreglando, compartiendo, reparando, alquilando, intercambiando o utilizando productos de segunda mano.

Una alternativa que la organización propone al consumo lineal que han impuesto los mercados y las grandes empresas y a la obsolescencia programada y percibida. La largascencia cierra círculos y acaba con el sistema actual de extraer recursos naturales, usarlos (pocas veces) y tirarlos.

“Somos conscientes –dicen- de que cada vez los productos son menos duraderos y más difíciles de reparar y reutilizarse. También sabemos que el sistema actual promueve esta realidad y consideramos que la ciudadanía es la más perjudicada. Queremos dar la vuelta a esta situación, conocida como obsolescencia programada, poniendo en marcha esta herramienta colaborativa”.

La ingente producción de residuos y el despilfarro de recursos en vertederos e incineradoras tienen una solución que es reducir, reutilizar y reciclar. El reciclaje es una opción cuando un producto ha perdido su utilidad y no se puede aplicar ninguna de las opciones previas: la reducción o la preparación para la reutilización.

Como el reciclaje no es suficiente para reducir el uso de recursos naturales, si la demanda de consumo sigue la actual espiral de crecimiento, proponen empezar por el principio, la reducción, y apuestan por el uso de bienes duraderos, reparables, compartidos y comunales.

Es otra forma de consumo que alarga la vida de las cosas, por eso, siguen  recopilando, en un directorio, tiendas, talleres y, en general, lugares donde se  proporcionan servicios que arreglan cosas. El directorio está abierto para que cualquiera que entre a consultar y conozca  más iniciativas similares, lo comunique para que sean incorporadas a este mapa.

Entre los productos incluidos figuran textiles y complementos, muebles, aparatos eléctricos, juguetes, ocio y deporte y herramientas; y también servicios de alquiler, segunda mano, préstamo, recogida, recuperación, reparación, trueque o venta de segunda mano.