BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Sant Pol… Quina hora és?

Sant Pol... Quina hora és?Sant Pol de Mar es una preciosa población costera a 40 km de Barcelona. Recuerdo que siendo niño los mayores contaban una curiosa anécdota sobre este lugar. Resulta que hace bastantes años se instaló un reloj de sol, pero para evitar que las fuertes lluvias y el granizo lo estropeasen le colocaron un tejadito. Evidentemente, el reloj de sol con ese tejado no servía para nada. Debido a esto comenzó a extenderse la costumbre de preguntar a los lugareños: Sant Pol… Quina hora és? (Sant Pol ¿Qué hora es?) y, como os imaginareis, éstos se enfadaban enormemente ante tal pregunta.
Esta es la versión sobre la historia del reloj de sol de Sant Pol que ha circulado de generación en generación y que se ha ido contando desde hace muchísimos años y que suele darse como válida en la mayoría de fuentes.

Pero la versión del Ayuntamiento de Sant Pol de Mar, según consta en su web, es muy diferente. En ella podemos encontrar el extracto de un artículo publicado en marzo de 1890 en la revista local “El Santpolench”,en la que nos llevan hasta el 15 de febrero de 1714, cuando las tropas de Felipe V entraron en la localidad de Sant Pol de Mar y el pueblo fue destruido. Una cincuentena de valientes santpolenses se hicieron fuertes en la Torre de La Martina. El pueblo fue desolado por las tropas monárquicas, así como el campanario y el reloj público. El monarca prohibió la reedificación del pueblo, pero una vez retiradas las tropas, los lugareños volvieron y se instalaron a vivir en la playa, construyendo con palos y mantas improvisadas tiendas de campaña. Tiendas que tenían que desmontar rápidamente y refugiarse en las barcas de pesca cada vez que los soldados del Rey visitaban la comarca. El hecho de que el campanario fuese destruido hacía que, cuando se acercaban las tropas no pudiesen ser avisados y se dice que ahí nació la costumbre de preguntar la hora a los santpolenses.

Evidentemente, esta otra versión, aunque histórica,parece mucho más improbable que la que se refería al tejado del reloj de sol, pero sea cual fuere la verdadera versión, este pasado fin de semana mientras pasaba unas agradables horas en esta preciosa localidad me he acordado del “Sant Pol… Quina hora és?” que tantas veces escuché explicar a mis mayores y he querido traerlo al blog.

 

 

Fuente de la imagen: cybeetour

Los comentarios están cerrados.