BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿Cuál es el origen de la expresión ‘Ver menos que Pepe Leches’?

¿Cuál es el origen de la expresión 'Ver menos que Pepe Leches'?

¿Quién de nosotros no ha dicho u oído alguna vez la expresión “Ves menos que Pepe Leches”?

Pero realmente ¿quién fue Pepe Leches?.

El origen es bastante incierto y navegando por la red he encontrado varias versiones, de las cuales os traigo aquí las que más predominan. Elegid aquella versión que más os convenza y que creáis que puede ser la más acertada.

Según el sociólogo español Amando de Miguel, en un artículo en la web Libertad Digital dice que el tal Pepe era:

“…un lechero de El Viso del Alcor (Sevilla) que vivió a principios del siglo XX. Iba un día infausto por el campo y se cayó en un pozo ciego que estaba sin labrar, o sea, sin brocal y se pegó una “leche”…”

En la web Español sin Fronteras se preguntan que ¿Quién fue Pepe Leches?:

“Seguramente nadie; uno de tantos personajes proverbiales, que como Abundio, Jaimito, Juan o Perico son depositarios en la lengua coloquial de todo tipo de taras y defectos. Lo que sí parece claro es que leches hace referencia a los golpes que el pobre hombre se daba a causa de su escasa vista”.

La última versión, para mi la más divertida, es la que he encontrado en la web tarso.com, en la que su autor, Juan Cuesta Monteagudo, nos trae un estudio que encontró en una “Gaceta Óptica” y fue realizado por Pedro Malo sobre el origen de Pepe Leches. En este más que curioso artículo nos dice que el famoso dicho se originó en la persona de:

José Fernández Albusac, hijo de José y Crescencia, natural de Leganés y de profesión guardia municipal del Ayuntamiento de Madrid, es descrito como varón de estatura media y carácter avinagrado. Parece que tenía la mano ruda a la hora de dirimir confrontaciones callejeras, lo que le proporcionó el sobrenombre de “Pepe Leches”, pues así denominaban las bofetadas las clases bajas de aquel tiempo. Su salud era buena si se exceptúa una afección de la vista conocida por “ojos tiernos”, que enrojecía los párpados y hacía lagrimear los suyos, por otro lado, tremendamente miopes, no corregidos con lentes para no deshonrar el uniforme. Cuando “soltaba una leche”, en expresión barriobajera, no había seguridad de que la recibiese el culpable, pero, como él decía, “ninguno es totalmente inocente cuando dos se pelean”. El guardia Fernández – “Pepe Leches” -sentía cierta inclinación a lo agropecuario, que unida a las sospechas sobre la relación de su esposa con el cabo a cuyas órdenes estaba, le indujeron a ingresar en la Guardia Civil recién creada, en la seguridad de que iría destinado a un pueblo, donde sería alguien respetado, podría criar cerdos y gallinas y estaría lejos del cabo seductor. La mundología y penetración en las altas esferas que proporciona el ejercer de guardia municipal en la Corte le aconsejaron ir directamente a la cabeza de la Benemérita y, así, aprovechando la presencia del duque de Ahumada en una fiesta benéfica donde le habían enviado para dar servicio, quiso mostrarse en toda su arrogancia, en la seguridad de que unas simples palabritas le ahorrarían los enojosos trámites requeridos para el ingreso en tan prestigioso Cuerpo. Orientado hacia el grupo en que se hallaba el duque, se acercó lanzando una ardiente soflama sobre su espíritu justiciero y abnegación patriótica, pero su escasa visión hizo que el discurso se lo dirigiera a una niña vestida de gitana, hija de los anfitriones, a quien confundió con Ahumada, que con gran regocijo presenció la escena y convenció a Fernández, con el mayor tacto, acerca de la imposibilidad de aceptarle en la Guardia Civil, que requeriría vista de lince. El guardia Fernández – “Pepe Leches” – murió años después atropellado por una carroza fúnebre cuando creía topar con su sobrina, según dedujeron los testigos del accidente, que le oyeron exclamar: “¡Pero qué bestia eres, Manuela!”. En el duelo, su áspera condición se tradujo en la más absoluta falta de las alabanzas acostumbradas en tales casos. Unicamente el cabo de quien tanto sospechó se atrevió a decir: “Pobre Fernández, con la letra tan buena que tenía”.

 

Lee y descubre en este blog más posts sobre otros Curiosos Personajes

 

Fuentes consultadas: tarsowikipedialibertaddigitalespanolsinfronteras
Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Los comentarios están cerrados.