BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿De dónde surge llamar ‘Luna de miel’ al viaje que realizan los recién casados?

¿De dónde surge llamar ‘Luna de miel’ al viaje que realizan los recién casados?

La celebración de una boda está llena de ritos y costumbres provenientes de diferentes culturas y épocas que se han ido entremezclando con el tiempo, llegando muchas hasta nuestros días y realizándose (al menos en la mayoría de ocasiones) cada vez que dos personas deciden contraer matrimonio.

Desde lanzar el ramo, tirar arroz a los contrayentes, vestir (normalmente) la novia de blanco o el hecho de que ésta cruce el umbral de su casa en brazos del esposo, son algunas de las muchas y diversas costumbres arraigadas en cualquier celebración de boda, una de ellas es el viaje que realizan los recién casados que es conocido como ‘Luna de miel’.

Pero en realidad la ‘luna de miel’ no se refería (en sus orígenes) a ningún viaje sino al periodo de un mes lunar que transcurría desde que se contraía matrimonio.

Por una parte existía la antiquísima costumbre de muchos pueblos en los que a los recién casados se les daba una vasija conteniendo ‘hidromiel’, una bebida fermentada hecha a base de agua y miel y que según se creía servía para coger energía durante el primer periodo de casados en los que debían engendrar el primer hijo varón.

También nos encontramos con el proverbio árabe que decía ‘La primera luna después del matrimonio es de miel, y las que le siguen, de absinto, o amargas, como el acíbar’.

Debemos tener en cuenta que ‘la primera luna’ a la que alude el proverbio es un mes lunar (28 días) en base al calendario árabe.

También cabe destacar que el conocido como viaje de novios que realiza la pareja tras contraer matrimonio (en su periodo de luna de miel) no comenzó a popularizarse hasta mediados del siglo XIX, en el que se puso de moda en la sociedad burguesa británica el hacer un viaje con motivo (en la mayoría de ocasiones) de visitar a aquellos parientes que no habían podido acudir al enlace. Hasta entonces solo era costumbre que realizaran ese viaje los contrayentes pertenecientes a las casas reales, aristocracia y clases más pudientes.

 

Relacionado:

 

 

 

Fuente de la imagen: public-domain-image.com

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Y o creí que era por que la noche del enlace se chupaban hasta los dedos como si fueran llenos de miel.

    Clica sobre mi nombre

    Carmina la que todo adivina
    ha dicho que quien no lea mis novelas
    morirá al caerle un OVNI extraterrestre, encima
    antoniolarrosa.com

    09 Junio 2015 | 9:57

Los comentarios están cerrados.