BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

¿De dónde surge llamar ‘estanco’ al establecimiento donde se vende tabaco?

¿De dónde surge llamar ‘estanco’ al establecimiento donde se vende tabaco?

Hoy en día un estanco es un establecimiento en el que se puede encontrar un sinfín de artículos de lo más variado y que nada o poco tienen que ver con la venta de tabaco, el producto por el que se idearon este tipo de comercio.

Pero hasta hace unas décadas, en los estancos tan solo se podía encontrar tabaco, sellos, timbres del Estado, impresos oficiales y poca cosa más.

De hecho, a esos lugares se les llamó de ese modo porque el término ‘estanco’ proviene del verbo ‘estancar’ que es la prohibición de comercializar cierto tipo de productos que tan solo pueden ser gestionados y vendidos bajo la supervisión y permiso del Estado, teniendo lugar tales transacciones comerciales en los locales especificados para ello.

El Estado tenía el monopolio sobre estos artículos y marcaba los lugares en los que se podía poner a la venta en exclusividad, de ahí que la concesiones para poder regentar un estanco (también llamado ‘Expendeduría de Tabaco y Timbre’) se ha realizado desde siempre a través de concursos públicos y en los que se pedían una serie de requisitos.

A pesar de existir una legislación muy específica sobre la venta al mayor y al por menor de tabaco y que ésta únicamente se podía realizar en los estancos, muchos fueron los comercios (sobre todo relacionados con la restauración) que comenzaron a vender cajetillas sueltas, las cuales eran adquiridas previamente en un estanco y se vendía añadiéndole un pequeño recargo como beneficio.

Durante largo tiempo, esta actividad de venta con recargo se realizó al margen de la ley (aunque existía cierta permisividad en algunos casos), pero desde hace unas décadas se reguló y legisló al respecto por lo que, para la venta de tabaco al por menor, había que pedir un permiso específico a la administración, concediéndose por un periodo de tres años y teniendo la obligación el establecimiento a adquirir el tabaco únicamente en el estanco que se le asigna.

Por cierto, el término estanco proviene del latín ‘extancāre’, cuyo significado viene a ser ‘cerrar el paso’ y se aplicaría en este caso en relación al cierre que se le hacía a los mencionados productos de cara a su libre comercialización.

 

 

Lee y descubre el curioso origen de otras conocidas palabras y expresiones

 

Fuente de consulta: cmtabacos
Fuente de la imagen: Rosa Jiménez Cano (Flickr)

2 comentarios

  1. Dice ser voyante

    Descubrí tu blog al instante y el Libro de Visitas por lo que una pequeña palabra de aliento para el futuro.

    20 mayo 2015 | 13:28

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    Antiguamente se decia que los estancos los ponian para las viudas de guerra del bando Nacional.

    Clica sobre mi nombre

    20 mayo 2015 | 19:44

Los comentarios están cerrados.