BLOGS
Ya está el listo que todo lo sabe Ya está el listo que todo lo sabe

Curiosidades, anécdotas e historias sorprendentes para ser cada día un poco más listos.

Los 8 libros de ciencia que cambiaron el mundo

Los libros de ciencia son como tsunamis neuronales, tormentas culturales, movimientos sísmicos cuyo epicentro se encuentra en lo que consideramos indudable, intocable o dogma de fe. Cada libro de ciencia, a lo largo de la historia, ha provocado estos efectos en menor o menor medida.

Pero voy a presentaros los que llegaron más alto en la escala Richter:

1. Cosmographia de Claudio Ptolomeo: presenta la Tierra como centro del universo y determina la concepción del mundo entre los siglos II y XVI. Sus datos falsos sobre la extensión de Asia motivaron los viajes de Colón. El autor vivió y trabajó en Egipto (se cree que en la famosa Biblioteca de Alejandría). Fue astrólogo y astrónomo, actividades que en esa época estaban íntimamente ligadas. Ptolomeo también catalogó muchas estrellas asignándoles un brillo y magnitud y estableció criterios para predecir eclipses.

2. Elementa Geométrica de Euclides (s. III a. C.): el manual de matemáticas más antiguo del mundo. Hoy todavía resulta útil, dado que el lenguaje de las matemáticas es universal. Por citar algunos de los más conocidos: La suma de los ángulos interiores de cualquier triángulo es 180°; o en un triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

3. Ópera de Galeno: Libro fundamental de medicina hasta la Edad Moderna. Su doctrina de la mezcla de los humores corporales influyó fuertemente en la literatura y el teatro. Sus puntos de vista dominaron la medicina europea a lo largo de más de mil años. Entre otras cosas, Galeno demostró cómo diversos músculos son controlados por la médula espinal, que es el cerebro el órgano encargado de controlar la voz, demostró las funciones del riñón y de la vejiga, y también que por las arterias circula sangre, y no aire (como pensaban Erasístrato y Herófilo).

4. Historia natural de Plinio el Viejo: Enciclopedia de la ciencia de la Antigüedad que cita más de 400 fuentes griegas y romanas. Abarca todas las ramas del saber, desde la física hasta a la literatura. Fue el libro de consulta más importante de la Edad Media.

5. Sobre las revoluciones de las orbes celestes de Nicolás Copérnico (1473-1543): explica los movimientos celestes observables afirmando que la Tierra gira alrededor del Sol, y éste alrededor de sí mismo. Por esa razón, en 1616 fue incluido en el índice de libros prohibidos por la Iglesia. Copérnico pasó cerca de veinticinco años trabajando en el desarrollo de su modelo heliocéntrico del universo. En aquella época resultó difícil que los científicos lo aceptaran, ya que suponía una auténtica revolución.

6. Principios matemáticos de la filosofía natural de Isaac Newton (1643-1727): teoría que demuestra que todos los fenómenos del Sistema Solar pueden deducirse y predecirse a partir de las leyes de la dinámica y de la gravitación. Sin duda, la obra más importante de la ciencia natural. El poder divino se sustituye por las leyes de la causalidad y de la mecánica.

7. Systema Naturae de Carl von Linneo (1707-1778): fundamentación de la botánica y de la zoología modernas mediante una clasificación sistemática del mundo vegetal y animal en géneros y especies. La nomenclatura latina que establece Linneo es la que se sigue usando actualmente.

8. Enciclopedia de Diderot y D´Alembert (1751-1765): la obra más importante de la Ilustración europea y que contribuyó al descrédito del Antiguo Régimen. sin duda emocionará a los que, como yo, consideran la razón un triunfo y la Ilustración la mayor zancada intelectual de la hombre. Una obra sobre otra obra inclasificable para la época que no sólo removió conciencias sino que dio trabajo a miles de personas y conmovió a la sociedad para siempre. La casualidad convirtió a ambos autores de la enciclopedia en pioneros que hicieron crecer su obra hasta niveles titánicos, transformando un simple trabajo remunerado en un estilo de vida que revolucionaría la industria editorial y plantaría cara a las críticas, a lo políticamente correcto y hasta al mismísimo Papa, aunque ello conllevara la cárcel.

Nota
Este post es un Copy&Paste de una entrada publicada en Xataka Ciencia que lo sacó de La Cultura de Dietrich Schwanitz
Sé que no están todos los libros que deberían estar (valga la redundancia) por eso os planteo la siguiente cuestión:
¿Qué otros libros de ciencia que cambiaron el mundo creéis que deberían haber aparecido en esta lista?
Podéis decidlo a través de vuestros comentarios en esta entrada.

3 comentarios

  1. Dice ser Reb

    Esta entrada se merece ser un top 10 para poder incluir El Origen de las Especies de Darwin, no te parece?

    Tienes toda la razón, Reb.
    He añadido al post una nota en la que os invito a que añadáis, a través de vuestros comentarios, aquellos libros de ciencia que creéis que cambiaron el mundo.
    Muchas gracias por tu aporte.
    Un saludo!
    Alfred

    15 agosto 2011 | 10:36

  2. Dice ser Fernando

    Como suele pasar muchas veces con este tipo de listados, tendemos a “occidentalizar” el conocimiento científico, pensando que es algo exclusivo a nuestra civilización.

    ¿Ptolomeo y Copérnico? Los chinos ya tenían el Libro de la Seda casi quinientos años antes de Ptolomeo, y era un atlas cometario fantástico que no se igualó en occidente hasta muchos siglos después.

    ¿Diderot y D’Alembert? El Canon o Enciclopedia de Yongle es la enciclopedia más antigua que existe. Dos mil académicos trabajaron a las órdenes del emperador de la dinastía Ming, Yongle (1402-1424) juntando 8.000 obras que incluían todo el saber chino conocido. Estamos hablando de 22.877 volúmenes manuscritos en 11.095 libros, ocupando 40 metros cúbicos, casi nada…

    ¿Euclides? Los Shulba Sutras o el Aryabhatiya hindúes ya describían muchos de esos teoremas matemáticos y trigonométricos antes de los griegos.

    Obviamente los libros que incluye la lista han sido fundamentales, porque han cambiado la ciencia mundial, pero… ya me entiendes por dónde voy.

    Un abrazo,
    Fernando

    23 agosto 2011 | 12:36

Los comentarios están cerrados.