BLOGS
Reality Blog Show Reality Blog Show

"La realidad es simplemente una ilusión, aunque una muy persistente". Albert Einstein

Archivo de la categoría ‘La Voz’

La voz se deshace del cura en una gala llena de violencia

El cura, con cara de estar viendo a Dios

El cura, con cara de estar viendo a Dios

Yo hay veces que no sé si estoy viendo La Voz o el Call Of Duty, madre mía, el hashtag de anoche era #AsaltosLaVoz. Entre eso y lo de las Batallas… Qué bélico todo, que violencia, por Dios.

La próxima fase se llama “Toma de posición elevada con nido de ametralladora“, en la que los concursantes deben cantar hasta que le recienten los tímpanos al tirador y al asistente.

En el apartado de modelitos Laura Pausini iba vestida de Ferrero Roche, pero así como de edición especial, porque esas domingas envueltas en el vestido dorado parecían Ferreros Sandías edition. Yo veo esas magnitudes pectorales y empiezo a pensar que Marcos no se fue, que está atrapado en algún lugar de ese escote.

Para Jesús Vázquez Laura Pausini iba de cuadro de Gustav Klimt. Lo que pasa es que entonces en lugar de ‘El beso’ el cuadro se habría llamado ‘Toco teta’. A mí me recordaba más a la madre de C3PO. (Perdón por el desliz)

Orozco y Pablo llevaban los dos chupas de cuero, en plan papá e hijo macarra. Y eso que las chaquetas eran mejores que la de Alejandro Sanz, que estaba hecha con el terciopelo que le sobró de forrar un joyero.

Para que no os llevéis a engaño y como sé que a veces es complicado, os he puesto los temas de los que hablan las canciones de anoche.

OROZCO:

Belén VS Antonio Tomás.

El muchacho eligió ‘Por debajo de la mesa’, de Luis Miguel que es una canción como romántica, pero en realidad habla de magrear a la novia sin que lo vean sus padres mientras comes paella un sábado por la mañana.

El público levantaba los brazos y los meneaba de un lado a otro como si fueran algas en el fondo del mar. Menos mal que no les dejan entrar al plató con fuentes de ignición porque podrían haber montado la de dios con los mecheros.

Belén eligió ‘La niña que llora en tus fiestas’, que habla de Miley Cyrus cuando se coge las cogorzas y al final de la noche se pone de bajón después de cantar el Asturias beloved homeland.

Ganó el asalto Antonio Tomás. Orozco, para consolar a Belén le dijo “te estaría robando toda la vida”, lo mismo que piensa un banquero cuando ve un jubilado.

ALEJANDO SANZ:

Como consejo Alejandro y José Mercé les dijeron “que nos duela, hacednos pupita”. Ya les han llamado de Hollywood para rodar la segunda parte de 50 sombras de Grey.

Marcos VS Ilu

Marcos cogió una canción que dijo que habla de lo que él “vive diariamente“:  You rise me up (Tú me levantas). Es una canción que habla sobre carretillas elevadoras y su lucha por colocar palés en estanterías lejanas.

Ilu eligió Black Velvet. O sea, terciopelo negro, en una clara alusión a la chaqueta de Alejandro. Menos mal que no eligió Roídos Underpants.

“Ella es una leonesa (de la provincia de Léon, debe ser) y él un osito”, dijo Laura Pausini, que es muy de valorar la voz.

Ganó el osito.

MALÚ

Robin VS Remedios

Remedios eligió una saeta llamada Triniá. “Sé elegante”, le dijo Malú, que es una forma de decirte que no seas choni. Lo cierto es que la cantó con un poderío que daban ganas de sacar el paso de La Macarena tú solo y ponerte a adelantar lamborginis por la A-4.

Robin cogió una canción llamada “Sevilla”, pero no la buena del corazón que a Sevilla va y lo secuestran y como no pagan el rescate nunca volverá, no, otra que hablaba de hacer turismo mochilero.

Malú se quedó con Remedios, justo después de decir “quiero que esto no signifique nada“, como le digo yo a mis ligues de fin de semana. No, ahora en serio, los fines de semana no ligo. Y de lunes a viernes libro.

PAUSINI

Salva y Fran VS Maverick

Maverick, que no había nacido cuando Tom Cruise hizo Top Gun, eligió una canción que se llama Human (Humano), según dijo porque “siente y padece”, y nosotros creyendo que era un cyborg.

Laura le hizo cambiarse una chaqueta de leopardo hortera que llevaba el chaval. Pero no le dijo nada de las zapatillas talla 68 que llevaba, que si se le ocurre dar una patadita sale la deportiva volando y le parte un diente a un coach.

Los Andy y Lucas de La Voz eligieron una canción en español, porque el único inglés que deben saben es el “walker” de “ponme un Johnnie Walker con coca-cola”. Cantaron una canción que se llama ‘Solo tú’, pero eran dos, así que debía ser ‘Sólo vosotros’.

Ganó el humano.

OROZCO

Antonio José VS Padre Damián

Antonio José eligió una canción de Alejandro Sanz, porque creyó que “podía llegar a Orozco”, como si Orozco fuera una parada de metro. La canción habla de una abuela que habla con su nieto y claro, “ella se hace eterna” y “va quemando, va quemando y va y me quema”.

El cura eligió una canción llamada ‘Hero’, porque habla de Dios y de lo que Dios quiere decirnos. Al parecer lo que quiere Dios es que nos vistamos de Superman o Batman o algo así. El padre Damián la cantó en spanglish. Si llego a ser él la canto en Latinglish.

A José Mercé lo que más le gustó del cura es que al final de la canción hiciera con la pierna un movimiento como de Chiquito de la Calzada tirándose un pedo.

Ganó Antonio José. El padre Damián se fue con Dios.

ALEJANDRO SANZ

Mimi VS José Manuel.

José Manuel eligió ‘Nella Fantasía’, que es un tema que habla de la Nutella y de la fantasía de tener un bote de seis kilos y cuatro barras de pan.

Mimi cogió ‘New York’, porque quiere ir a Nueva York. Menos mal que no quiere ir a Villaconejos. La muchacha salió vestida como para ir a una comunión en Harlem.

El caso es que los dos cantaron que a Alejandro Sanz se le humedecían los ojillos. Que lo mismo era por la alergia y además se le estaba cayendo el moquillo… se quedó con José Manuel.

MALÚ

Alex VS Roxy

Roxy eligió ‘Run to you’, sobre lo que Malú le dijo “no nos des tanto desde el principio“, como le dijo Josefina a Napoleón en su noche de bodas.

Alex ‘What’s Up’, con el consejo que le dio Malú: “hay que venirse arriba con control”, que lo mismo vale de consejo que de slogan para una marca de condones. Lo malo es que el chaval cantó la canción con unos agudos que parecía que se había pillado los huevos con la cremallera.

Se quedaron con Roxy.

PAUSINI

Rafa VS Marina

Rafa tiene cara de golfo según Pausini y eso es lo que más le gusta de él. El muchacho golfo eligió ‘Me cuesta tanto olvidarte’, de Mecano. La verdad ya que eliges una de Mecano coge la de No hay marcha en Nueva York, que tiene una de las rimas más profundas que se han escrito en castellano.

Marina cantó ‘Mad about the boy’ (loca por ese chico, más o menos), en clara alusión a Pausini y Rafa. ¿Os he dicho que Rafa tiene cara de golfo?

Pero se quedó con Marina. Quién sabe si para poder trincarse a Rafa sin que la acusen de favoritismo.

ALEJANDRO SANZ

Iván y Mikel VS Marina

Por el amor de dios, el chaval ese (no sé cual de los hermanos es) ¿qué lleva en la cabeza? Es como un montón de gatos persas haciendo el pino puente. Los chavales cantaron ‘Mi Princesa’, de David Bisbal, creo que porque querían elegir un clásico de la historia de la música.

Marina cantó ‘The A Team’. Una canción en inglés de muchos giros así como si estuviera cantando una ardilla con hipo. Los hermanos son muy respetuosos y se pusieron a charlar por detrás mientras su compañera cantaba.

Se quedaron con el hermano normal y el del pelo como un muestrario de mochos de fregona.

OROZCO

Amparo VS Juanmi

Juanmi se puso una pajarita con unas alas que si le pones motor puedes cruzar el atlántico volando sin repostar. Cantó ‘A thousand years’ (Tropecientos años y pico). Cantó muy bien, pero es que no me acostumbro a la dicotomía de su aspecto y su voz.

Amparo eligió una canción muy flamenca. Pero no rosa y con las patas finas, de las de mucho quejío. Era ‘Angelitos Negros’, de Machín. Efectivamente, esa canción tiene de flamenca lo que yo de modelo de pasarela, pero ella la cantó con mucho duende y apañada. El día menos pensado se hacen la canción del Mercadona a lo Camarón de la Isla.

Ganó Juanmi.

PAUSINI

Samuel VS Rai

Laura Pausini le hizo unos arreglos a Samuel. ¿En la voz?, no, en la camiseta, que se la remangó para que se le vieran los brazacos. Dijo el muchacho guiri que quería mostrar su lado rockero, pero le salió la cosa más pop que abrir un bote de Pringles.

Rai cantó ‘A puro dolor’, que es la canción que siempre suena antes de las colonoscopias en la Seguridad Social. Le puso mucho sentimiento latino y esas cosas. Debió terminar con un “y lo sabes”, pero no lo hizo.

Ganó Rai.

MALÚ

Diego VS Marta

Marta dijo que quería explotar en el escenario y Rosario le dijo: “si lo sientes, explota”, que es una frase del prospecto de laxante. Cantó ‘Wings’ (Alas). A mí me vais a perdonar, pero es que esta chiquilla tiene carita triste, así como de estar deseando todo el rato ponerse un camisón blanco e ir a asustar gente en la curva de una carretera comarcal.

A Diego le dijeron poco más o menos que era más soso que un puré de hospital. El muchacho salió con su guitarrita a cantar ‘Your body is a wonderland’ (Tu cuerpo es el país de las maravillas), que es una canción que habla de Rita Barberá saliendo de la ducha.

Malú se quedó con Diego. Pero lo dijo tapándose los ojos, como el que se come las espinacas por no comerse las acelgas. “Te quiero ver ahí arriba reventándolo todo”, le dijo como consejo final a Marta. ¿Alguien sabe si Malú entrenó a John Cobra para Eurovisión 2010?

Y la semana que viene… ¡Los directos!

La Voz o cómo hacer el moñas con un disco

Ay, La Voz, que disgustos me da. La gala comenzó con un poco de publicidad para Alejandro Sanz, por su disco Sirope. Sí, habéis leído bien, ha tenido los santísimos testículos de hacer un disco y llamarlo Sirope, sin ser él un oso amoroso ni nada.

Bueno, pues si nos vamos a poner así voy a hacer un disco, llenito de canciones moñas, y le voy a llamar Nocilla. A tomar por saco. Con el single ‘Dame melaza que quiero morir, dame melaza’.

Aquí tenéis el videoclip:

Antes de empezar os comentaré el escote trampa del escote de Pausini: Llevaba un balcón que prometía más teta que la carátula de una peli para adultos, pero cuando ibas a mirarle las susodichas se te quemaban las retinas, porque llevaba unas solapas del tamaño del Bernabeu llenas de lentejuelas brillantes.

Pausini, con la trampa (Telecinco).

Pausini, con la trampa (Telecinco).

Primera batalla: Equipo de Malú. Erik contra Alex. La cosa estuvo más bien en ver quién acababa la canción sin herniarse. Erik subió las escaleras del escenario y ya estaba más sudado que el sobaco de un labrador y Alex se cansó antes de tiempo haciendo air guitar con un anillo de dedo entero con una punta saca paluegos que te dejas los dientes impecables.

“¡España vuelve a ser heavy!”, gritó tras la actuación Jesús Vázquez, que es de esos que se ponen una camiseta de Kiss pensando que son modelos de Chanel que se han maquillado mucho.

“Antonio Orozco es muy mujerón”, dijo Laura Pausini en un momento dado, mientras veía cómo Orozco pelaba la pava con Malú. Lo mismo quería decir “mujeriego”, pero oye, que imaginarle con esa voz de camionero, esa barba y esa nuez que parece un coco con una peluca rubia y maquillado tiene su punto.

Batalla de Alejandro Sanz. Iván y Mikel (que son un dúo) contra Sara. La muchacha flipaba en colores con su canción porque ella canta flamenco y como no le pongan flamenco pues se lía. A esta muchacha le pones a cantar el cumpleaños feliz y le sale una saeta.

Hacednos pupita“, les ordenó Alejandro Sanz justo antes de cantar, como le dijo Josefina a Napoleón después de leer Cincuenta sombras de Grey.

Los que se hicieron pupa fueron los dos hermanos, que hacían unos agudos que sólo se pueden hacer apretándote los testículos con un cepo para osos, que llevaban escondido en el pantalón. Creo que hay uno de ellos que el día que quiera tener hijos los va a tener que pedir en Amazon.

En un momento dado y sin venir mucho a cuento, el resto de coach hicieron que Rosario saliera al ring a exhibirse que sólo le faltaba un cartel con el número de round.

Turno de Orozco: Alba y Marta contra Marina. Oyéndolas ensayar Orozco casi se echa a llorar el pobre, que está más sensible que un Ewok después de hacerse la cera. El caso es que las hermanas gemelas salieron vestidas iguales, como las niñas del resplandor pero como saliendo a pillar cacho a una discoteca, creo que por si alguna la cagaba el jurado no supiera quién había sido.

Total, que ganaron las hermanas, porque claro, si te las vas a encontrar cogidas de la mano en el pasillo de un hotel por lo menos estar a buenas con ellas. Y a Marina, pues como se puso a llorar como si hubiera estado pelando cebollas con los párpados, pues la robó Alejandro Sanz.

“Me he dado cuenta de que mis compañeros están haciendo estrategia“, dijo Alejandro, que piensa que está en Gran Hermano y el día menos pensado se lía y nomina a Orozco.

Turno de Pausini. Enfrentó a Rai y Marina. “Nos pusimos con el pelómetro a todo gas“, dijeron Pausini y Álex Ubago cuando les oyeron cantar. El pelómetro es la piel de gallina. No quiero saber cómo lo dicen cuando les pica el culo.

Total, que se quedaron con Rai, yo creo que porque Marina canta muy bien y esas cosas, pero no se le entiende una palabra. Esta chica va a comprar el pan cantando en lírico y se pasa una semana hasta que entienden que quiere una baguette.

Batallita de Alejandro Sanz. Saul (amigo de Alejandro) contra Flaca (amiga de Alejandro). Y para que la cosa no les resultara difícil pues les puso una canción de José Mercé, que está allí mismo y que entre el pelo blanco y los ojos raros lo mismo le fichan para hacer de caminante blanco en Juego de Tronos.

José Mercé, extra en Juego de Tronos.

José Mercé, extra en Juego de Tronos.

La canción dice: “Al amanecer se le llama aurora“. No sé si es de José Mercé o de Barrio Sésamo. Y luego dice “mi corazón se enamora” ochocientas quince veces. El que hizo la letra en lugar de hacerla con papel y lápiz la hizo con copia y pega.

Y ¿por qué es guay ponerse de mote ‘La Flaca’? ¿Si estuviera gorda se habría puesto ‘La Mantecas’?

Total, que Alejandro se quedó con Saúl, pero a la Flaca la querían todos los demás e intentaron robarla. Pausini, por ejemplo, intentó robarla sentándose encima del pulsador. Sí, así como con meneo, encima de un pulsador rojo con forma de seta. Es posible que Laura se haya quedado preñada del pulsador y dé a luz un sillón giratorio.

Pausini, haciéndole el amor a su pulsador (Telecinco).

Pausini, haciéndole el amor a su pulsador (Telecinco).

“Finalmente el equipo de Laura tiene a alguien de flamenco con muchos huevos“, dijo Pausini cuando la Flaca decidió irse con ella.

Batalla de Orozco. Isra contra Antonio José y les puso una canción que compuso Pablo con el propio Orozco. Na, para qué vamos a ser modestos. Cantaron bien y Rosario les dijo “tenéis una cosita aquí que…” mientras se agarraba la garganta, que no sabías si se refería a que cantaban bien o a que tenían un alien comiéndoles la yugular.

Total, que Orozco se quedó con Antonio José. Para compensar a Isra el haberle largado, pues Orozco le ofreció su casa, su estudio, su experiencia… y no le ofreció a su mujer porque no podía.

Batalla de Pausini. Pablo contra Nestor. Los dos se conocen de un taller que estuvieron haciendo de construir guitarras. A mi estos dos no me dicen nada. Son más sosos que un puré de verdura de hospital. Lo interesante fue la conversación de película de esas que venden en los sex shop que hubo después:

– Siempre me pides que me moje y hoy me voy a mojar por ti, dijo Malú.

– Sí, sí, mójate toda, pidió Pausini.

– Mójala, mójala, vamos a mojarnos todos, se entusiasmó Orozco.

Con esos diálogos y una cámara de vídeo con funda acuática te montas un filme con 26 X.

Batalla Malú: Robin (que es una chica) contra Lucía. Cuando les dicen el contrincante todo el mundo sonríe. Y luego en las preguntas dicen que su compañera/o es magnífico, que qué bien… pero vamos, que una mierda como una barra de pan, aquí todo el mundo quiere ganar y que se vaya el otro.

El caso es que las dos cantaron regular tirando a mal, pero no importa, porque como dijo Rosario “cuando les tratas les coges cariño”, porque ella no tiene pupilos, tiene mascotas. Malú se quedó con Robin, supongo que por miedo a que llegara Batman y se vengara por haber echado a su compañero.

Batalla de Pausini. Rosa (la que toca el arpa) y Maverick, que no había nacido cuando echaban Top Gun por la tele, pero oye, se mola.

“Sin arpa es como ¡estoy desnuda, todo el mundo puede ver cómo soy”, dijo Rosa, que al parecer usa el arpa como si fuera un burka de hormigón. La verdad es que la muchacha desafinó como si la estuvieran amenazando con una escopeta los padres de Maverick desde detrás del escenario.

“Muchos artistas se esconden detrás del instrumento”, dijo Malú. Sí, por ejemplo Nacho Vidal. Total, que Pausini se quedó al final con el muchacho y a Rosa no la robaron ni en el metro cuando volvía a su casa.

Malú enfrentó a Ainhoa y Marta, que entre las dos no suman la edad para entrar en una discoteca. El consejo que le dio Malú a Marta es que andara meneando la cabeza adelante y atrás mientras andaba por el escenario. O sea, el paso de la paloma. Malú se quedó con Marta.

El cura de La Voz tiene enchufe con Dios y derrota a su rival

Han comenzado las batallas de La Voz.

El cura, a lo Rocky Balboa (Juan Naharro Gimenez/ Mediaset)

El cura, a lo Rocky Balboa (Juan Naharro Gimenez/ Mediaset)

Para el que no lo sepa consiste en que cada coach, esos que dicen que curran sentados en una poltrona, que parecen diputados, cagonlaleche, organiza a sus pupilos por parejas y los hace enfrentarse hasta que uno de ellos es eliminado.

Sí, es como criar perros de pelea. Solo falta que en plató el público pudiera apostar por quién es el que va a salir mal parado. Es como tener hijos y después hacerles pelear para decidir cuál irá a la Universidad.

Total, que además, por si acaso se herniaban por hacerlo ellos solos, se han incorporado los asesores: Alejandro Sanz tendrá de asesor a José Mercé, Malú a Rosario, Antonio Orozco a Pablo López y Laura Pausini a Álex Ubago. Sí, Pablo López y Ález Ubago. Asesorarán sobre qué rimel no se corre al llorar, supongo.

Jesús Vázquez iba muy guapo con una chaqueta de espía de la guerra fría.

La primera batalla (selección natural) fue del equipo de Orozco. “En la maleta metería a personas“, dijo el cura cantante, en una declaración sumamente tranquilizadora y para nada psicópata.

Total, que Orozco enfrentó a Geniris contra Nalaya. Las dos reaccionaban con muchas sonrisas y ja ja ja, que majas somos y qué compañeras, pero vamos, que se las veía igual de sinceras que Rodrigo Rato vendiendo estampitas.

Nalaya salió al ring con unas uñas que le darían miedo a Freddie Krueger. Debía ser por si había que arañar para ganar, pero vamos, que cuando Lobezno se quiere afilar las garras hace manitas con Nalaya.

Geniris se emocionó y se puso a hacer aspavientos con los brazos y eso junto al hecho de que llevaba unos tacones como la Torre Eiffel boca abajo, estuvo a punto de darse una leche que la van a sacar en el próximo anuncio de Central Lechera Asturiana.

Orozco se quedó con Nayala y como a Geniris no la “robó” nadie, pues se fue a su casa. ¿Sabéis para qué sirven los asesores? Pues para que los coach se puedan poner a hablar con ellos para disimular cuando se puede robar a alguien (salvarle) y no quieren.

La siguiente pelea fratricida fue del equipo de Malú. Se enfrentaron Juañarito y Amparo. Lo de Juañarito no es broma, se llama así. Cantaron una canción de esas que cuando mejor se cantan es cuando te están arrancando una uña del pie. Malú se quedó con Juañarito. Peeeero, Amparo no se fue, porque Antonio Orozco la robó.

El siguiente en jugar con los destinos de sus pupilos fue Alejandro Sanz. “Ya sabéis que la mitad no vais a pasar de la siguiente fase y no va a ser culpa mía”, les dijo Alejandro, como si fuera un sargento hablándole a los reclutas antes de salir de la trinchera.

José Manuel (lírico) se enfrentó a Marina en una canción de Queen. Eso era como si estuvieran cantando canciones distintas. Una a lo pop y el otro como si Pavarotti se hubiera levantado de mala leche.

Total, que Alejandro Sanz y José Mercé se estarían meando porque decidieron irse a deliberar a otro sitio, en lugar de hacerlo en los asientos. Pero, no, por lo que dijo José Mercé “como cantáis en inglés… eso de forever ya me lo he aprendido” se fueron a que le contara Sanz de qué iba la canción. Se quedaron con José Manuel. Y Marina se salvó por los pelos, porque la robó Pausini.

De verdad, que este programa entre las batallas y los robos parece una quedada de Latin Kings y Ñetas.

La siguiente en hacer sacrificios a los dioses con sus tutelados fue Pausini. Eligió enfrentar a Mimi con Alyre. Joder, es que esta gente me amarga. Hace 20 años todo el mundo se llamaría María, Ana, Lucía y Antonio, Manolo y Luis y yo no me las vería para escribir bien los nombres de los concursantes.

Jesús Vázquez las presentó diciendo que eran “una ciclogénesis explosiva“. Tócate los huevos. ¿Y el siguiente qué va a ser? ¿Cumulonimbos? Y encima se dedica a cogerles las manos a todos los concursantes justo antes de las decisiones de los coach, con lo que tiene que tener las manos más sudadas que la canaleta del culo de Rita Barberá. Total, que Pausini se quedó con Alyre. Y a Mimi la robó Alejandro Sanz.

Me pareció oír de fondo entre el público “toooongo, tooooongo“. A ver, que lo grites en Gran Hermano, pues vale, pero aquí, que decide una persona… ¿Qué quieres merendar, hijo? Mortadela. Toooooongo, toooooooongo. (Bueno, lo mismo decían “robo, robo”, pero se me jodía el chiste).

¡EL SIGUIENTE FUE EL CURA! Se enfrentaba a Toni, que dijo “con la iglesia hemos topado”.

El cura dijo “quiero conseguir mi objetivo, que es tocar corazones”. Este cura me da miedo.

Orozco les animó muy bien, chillándoles en los ensayos: “¡¡A PETARLA!!“. El cura se pasó la noche siguiente rezando avemarías para pedir el perdón divino.

José Mercé, flipándolo mucho. (TELECINCO)

José Mercé, flipándolo mucho. (TELECINCO)

El caso es que Toni salió con gafas de sol, porque al parecer hace mucho sol en el plató y el cura salió con el uniforme de cura y cantaba sonriendo como si estuviera entonando el Alabaré. Mientras, José Mercé miraba aquello como si en el escenario estuviera cantando un marciano con el pene verde al aire.

“Yo le he visto muy alegre con una cosa que le da en la mano para arriba y para abajo”, dijo Rosario, no sé insinuando qué le da en la mano y qué hace arriba y abajo. Orozco se quedó con el cura. Aquí sí que hay tongo. Joder, es que tiene enchufe con Dios, que no es como conocer a un consejero delegado de una compañía eléctrica, pero no está mal.

Turno de Alejandro Sanz: Irene contra Roxy. Esta última lo flipaba en colores con su contrincante, que se pone a cantar y gesticula que parece que ha pisado una anguila eléctrica. En la actuación Irene se puso a pegar unos berridos que al acabar le dieron su opinión los de La Voz España y los de México.

“A estas dos hay que echarles carne cruda porque son dos bestias”, dijo Jesús Vázquez, que es muy de metáforas, comentario que completó Rosario llamándolas “monstruas”. Alejandro Sanz se quedó con Irene. Y a Roxi… la robó Malú a hostias, porque le dio al pulsador que parecía que le debía dinero.

Equipo de Malú: Diana contra Juan. “Aunque ha llegado a dormir en la calle, nunca ha olvidado su sueño”, presentó JV al muchacho, que se presentó con un gorrito y un traje negros que pa recía un enterrador vestido de domingo. Malú se quedó a Diana, lo cual no entiendo, porque me pareció que lo hizo reguleras.

Y oooootra de Alejandro Sanz, que dijo “no puedo más”, como si trabajara picando en una mina. Ilu contra Victoria. La primera salió como si se hubiera pasado con los red bull. No es que tuviera alas, es que abría los brazos y parecía un Boeing saludando. Y Victoria salió con los calzoncillos de su tío de Teruel a modo de pantalón corto. Ambas cantaron muy bien, pero Alejandro se quedó con Ilu.

Turno de Pausini, que enfrentó a Isabel y Pablo contra Salva y Fran. Duelo de gemeliers. A Isa y Pablo no me los creo. Creo que les han sacado de una peli adolescente americana en la que hacen de estudiantes retraídos que quieren triunfar en la música. Y los otros dos no se han enterado que ya están Andy y Lucas. El caso es que los cuatro lo hicieron un poco como el culo.

Pausini se quedó con los dos muchachos. “España necesita otro dúo melódico“, dijo uno de ellos. JA JA JA. Eso. Lo del empleo, la educación y la sanidad son caprichitos. Necesitamos más dúos melódicos. Cuantos más, mejor.

Y hasta la próxima, amigos.

El truco que Telecinco hace con La Voz

El cura, con cara de estar viendo a Dios

El cura de La Voz, con cara de estar viendo a Dios (MEDIASET)

La cosa comenzó… pues como todas las semanas, con el truco del almendruco de Telecinco de hacer una cosa llamada “La Voz Express”, que es sólo un resumen insulso de la semana anterior, pero que les vale para dividir los datos de audiencia en dos programas y conseguir un mejor porcentaje. Señor, que cruz.

Entre otras cosas se dedican en ese rato a preguntarles a los concursantes que si llevan tatuajes. ¿Pero qué leches les pasa con los tatuajes? Lo preguntan siempre, ¿es una parafilia rara?

¿Y lo de los amuletos? ¿Y lo de preguntar cuándo fue la primera vez que cogieron un micrófono? ¿Qué va a ser lo próximo, que si han visto a hombres adultos desnudos, que si han ido a un gimnasio, que si les gustan las películas de gladiadores?

Aquí os dejo un vídeo de una de la entrevistas:

Total, que sabéis que esta era la última noche de las audiciones a ciegas. Así que si no has entrado ya en La Voz, si eso ya no te hagas ilusiones.

El primero en cantar fue un chaval muy mono y muy guapo y muy rockero y muy guay todo, pero tenía un defecto: uno de sus familiares llevaba pajarita. Es lo que pasa cuando no se educa a los niños, que pueden salirte delincuentes juveniles o hipsters con pajarita.

Lo que vino después fue una cosa de mucha vergüenza ajena. Malú y Orozco perdieron toda la dignidad que se puede perder. Es más, pidieron prestada dignidad para poder perder más, para pelearse por el chaval, vorágine a la que se añadió Laura Pausini, que decía unas cosas en italiano un poco inconexas y que quedó dolorida como si se hubiera encontrado a su marido en la cama montándoselo con la aspiradora cuando el muchacho se fue con Malú.

“Bueno, como está buena me voy a ir con Malú“, interpretó después Alejandro Sanz. Malú se tomó a bien el comentario, pero en realidad significa: “no se ha ido contigo por tu talento, ni por tus conocimientos, si no por tus peras limoneras”. Hala, piropazo.

Luego fue una tal Sara, que dijo que nadie se cree que cante flamenco, que no sabe por qué. Pues hija, porque pareces más del norte que Papá Noel. La palabra noruega para describir a alguien que parece noruego es “saraquecantaflamenco”.

La muchacha se cantó una de Alejandro Sanz y para que no sufriera él esperó hasta el último puto segundo para darse la vuelta (y Pausini). La muchacha se puso a llorar como si tuviera un callo en el pie y se lo estuviera pisando Falete.

Los cuatro el jurado deben estar hasta los mismísimos ovarios/cojones de que los concursantes les digan: “He crecido con vuestra música”. Es que se lo dicen hasta los concursantes septuagenarios.

Luego tocó una pareja que llevaba 25 años de relación sentimental y de dúo, y que dijeron que en el escenario “se tocan y se besan”. Al parecer tienen un piano bar, pero por lo que dicen podrían tener la sala Bagdad de Barcelona. Lo mismo la gente no va al piano bar a oírles. ¿No se han dado cuenta de que van muchos hombres con pañuelos de papel?

Y claro, como el jurado no les veía haciéndose cositas sobre el escenario, pues no les cogieron.

Jesús Vázquez debe tener acciones de este chaval o es aficionado a las apuestas por internet o algo, porque se puso histérico en la sala de las familias en el turno de otro muchacho. Más que los familiares. ¿Es que nadie puede llevarle una tila al chaval?

“Tú si que tienes un tipazo”, le dijo el muchacho a Laura Pausini. Las bragas de Laura Pausini hicieron las maletas, dijeron adiós y se fueron a vivir con el chico, que me pareció más de lamer culos que un caniche en una convención canina, porque también se puso a piropear a Orozco (que se lo quedó) como si le fuera a pedir después dinero.

También cantó Robin, que iba vestida como Batman cuando acude a bodas de tarde-noche dresscode cóctel. Por si no queda claro, Robin la concursante es una chica. Vamos, como Robin el de Batman. El caso es que la muchacha cantó muy, muy bien ‘La vie en rose’. Aunque a mi me gusta más ‘La vie en salsa rose con langostinos’.

Sí, tranquilos, ya me pego yo por este último chiste.

Eso sí. Luego apareció un tal Nestor que llevaba las puntas de los dedos metálicas y afiladas que en lugar de guitarrista parecía Eduardo Manostijeras. Os dejo una foto de él:

1208743

Apareció también un muchacho que era funcionario de correos con plaza fija y que dejó el trabajo para cantar en la calle. A este tío lo deportan antes de que acabe el concurso, porque no es español. No puede ser español. Ni de coña. Malú casi se echa a llorar oyéndole, pero no se dio la vuelta ni el molinillo de café del bar.

No me referiré a nadie para no ofender, pero hay que ver la cantidad de concursantes que tienen familiares que murieron justo después de inculcarles el amor por la canción a sus parientes. Joder. Cantar es más malo que el tabaco. Se lleva a más gente. De aquí a nada en los discos va a haber una advertencia que ponga: “Animar a un familiar a cantar mata”.

Más tarde cantó una muchacha que se llamaba Raquel y a la que le pusieron un telón de esos rojos que parece que están anunciando menstruaciones. Y el caso es que la muchacha tenía pinta de ser la prota de una comedia familiar estadounidense de esas en las que no se dicen palabrotas. Pues vaya. Cuando dijeron que su aspecto podía chocar con lo que cantaba yo pensé que tendría tres piernas o seis dedos en cada mano o algo molón.

Cantó una muchacha llamada Cristina con unos padres muy crueles, que le hicieron estudiar Telecomunicaciones en lugar de dejar que se dedicara a la música y que trabaja como ingeniera en una empresa. Habráse visto. Esta niña acaba fijo en Hermano Mayor.

“Tengo dos caras, como el doctor doctor Jekyll y mister Hyde”, se presentó una muchacha que dijo ser dulce y rockera. Si vas por la vida diciendo eso lo más probable es que la gente no piense en “dulce y rockera”, sino en norma-raro y modo invocar a Satán estrangulando pollos.

El caso es que a Orozco le quedó la dolorosa circunstancia de ser el último en cerrar su equipo, lo que hace que si tú no coges a alguien seas el único responsable de que se vaya a la puñetera calle.

Y una pregunta: a Orozco le quedaba un sólo miembro para su equipo. Si no le gusta uno, pues actúa otro. ¿Y que pasa si está un mes sin coger a nadie? ¿Que pasa si cantan 345 concursantes y no le vale ninguno? ¿Empiezan a ponerle gente que vayan pillando por la calle? ¿Repiten? ¿Le ponen a Alejandro Sanz?

Nunca lo sabremos. A la siguiente después de dejar en la calle a la muchacha Mr. Hide cogió a otra chiquilla y cerró su equipo. En la sala de las familias el novio de la chica lloraba a lágrima viva. No sé si porque la habían cogido o porque la veía abrazada a Orozco.

Y sanseacabó. La semana que viene empezamos con los duelos…

Los ‘coach’ de La Voz y cómo echarse pullitas sexuales como si nada

Los Coaches de La Voz, tranquilos y sin ganas de matarse, para variar

Los Coaches de La Voz, tranquilos y sin ganas de matarse, para variar

La madre que los trajo que era una bendita pero les castigó poco. A mi me dicen que esto empieza a las 21.40 y yo, que soy muy alemán, rechoncho, peludo, achaparrado, bruto, con boina y puntual, pues llego a esa hora.

Pero no empieza La Voz, sino que nos ponen vídeos de chorradas de los últimos concursantes a los que cogieron y a los que les hacen preguntas chorras que eso parece una casa de citas: ¿llev@as tatuajes? ¿Y amuletos? ¿Cuándo cantaste por primera vez? ¿Te masturbas a palo seco o con aparatos? ¿Te gustan las películas de gladiadores? Y así.

“Tercera de audiciones a ciegas, sobre el escenario de La Voz emociones y nervios…“, decía después la voz en off de Jesús Vázquez con un tono de acojone como de estar haciendo ouija en la casa de las caras de Bélmez mientras sacrifica un pollo.

La primera de las cantarinas era una muchacha llamada Mey que llevaba una trenza tan apretada que se podía usar para trancar una puerta. Ha sido corista en Eurovisión tres años seguidos. “Para mí Alejandro es un ser“, dijo. (Sí, vale, luego añadió “maravilloso”, pero mola más dejarlo en que dijo que era un ser.

El caso es que cantó muy bien, pero no le dio al botón ni un señor con el que coincidió en el ascensor y que iba al quinto.

“¿No te acuerdas de mi?” le dijo a Alejandro (con el que cantó una canción hace un huevo de años en un concierto benéfico) y Alejandro, que es un ser, dijo “no, la verdad”. Yo una vez canté un villancico con Teresa Rabal, hace varias décadas (esto es verídico). Si me la encuentro la miraré con cara de pena y le diré “¿No te acuerdas de mi?”. Si me dice que no, me echaré al suelo y huiré haciendo la lombriz.

Victoria vino de Argentina de Erasmus  hace seis meses. Y se está presentando a La Voz, en vez de estudiar. Yo soy los padres y la repatrio a leches. La muchacha llevaba unas suelas en las botas de la altura de la Torre Eiffel. Con esas suelas puedes pisar lava. Si te pilla un pie puedes ir ahorrando para las prótesis.

El caso es que la cogieron, así que no sé que está estudiando, pero los profesores sólo la van a ver por la tele. Ha elevado las pellas a la categoría de arte. Orozco y Sanz valoraron mucho a la muchacha, sobre todo sus cualidades físicas (a mi me parecía normalita), pero ellos dos se pusieron como un mandril en primavera. Total, que se fue con Alejandro.

Alejandro Sanz es el iPhone de La Voz: todo el mundo quiere tenerle. Los demás… bueno, pues móviles chinos, que oye, para ir tirando.

Nayala fue la siguiente. Está trabajando y estudiando en Nueva York y le hicieron más planos de ella ajustándose la falda que de la cara. A ver por favor, los cámaras de La Voz, que se echen novia YA.

Orozco sólo dijo al verla: “Maaaaaaadre Mía”. Aquí os dejo el vídeo.

De hecho, se fue al escenario a abrazarla. Lo que pasa es que la muchacha tenía unos atributos pectorales que era como un secuoya, que si la quieres abrazar necesitas varias personas uniendo las manos. Pero apreció el esfuerzo de Orozco, y se fue con él.

Creo que Antonio Orozco y Alejandro Sanz necesitan novia también. Laura Pausini contó la historia de que Paulina Rubio haciendo de coach se enamoró de un concursante y que ahora vive con él. Orozco se puso que no sabía si sacársela ya o esperar un poco.

Este es año de los profesores de canto. Se han presentado todos los que hay en España. Deben estar hasta las cuerdas vocales de aguantar gallos y berridos y hacen lo que sea por alejarse de sus alumnos.

Total, que se presentó Joaquín, que es profesor de canto. Empezó a cantar como Eros Ramazzoti constipado, pero gustó, oye, a pesar de que llevaba una gorra de cuero dentro del plató. Con decenas de focos. En esa gorra metes un huevo y cuando te la quitas sale un pollito.

“Eres un mostro, un mostrísimo”, le dijo Laura Pausini. Pero claro, Alejandro Sanz es como las puñeteras rebajas de La Voz: se pasa la vida haciendo ofertas. Le dijo que en su casa tiene un piano muy fetén para que lo toque.

Me encanta que me lleguen y sobre todo de espaldas“, dijo Malú, lo que por supuesto fue de inmediato malinterpretado por Orozco, que tú le dices “esternocleidomastoideo” y te responde: “¡Por el culo te la hinco!”.

Total, que se fue con Malú porque se lo había dicho su hija de ocho años.

Cantó un chaval con pinta de majete llamado Edu, al que le dio la noticia Jesús Vázquez mientras ensayaba. Menos mal que no le pilló en misa, este hombre no respeta nada.

Me lo imagino asaltando a algún pobre concursante en plan: “aquí está fulanito, cagando en estos momentos porque anda con colitis, le voy a dar la noticia de que está en La Voz”. Y así.

Total, que mira que Edu cantó bien, pero oye, a los coach les dio el taranto o de esto que no te limpias el oído para poder hacer cirios en Semana Santa, y no le cogieron.

Belén fue otra de las que se presentaron. Es monitora en un gimnasio así que está acostumbrada a sudar en un sitio con mucha luz. Sólo faltaban en el escenario un montón de cuarentones mirando con envidia a veinteañeros con abdominales. Se dio la vuelta Laura Pausini, pero esperó hasta el último segundo y claro, la muchacha se puso a llorar como si acabaran de atropellar a su perro con un cortacésped.

Ella y Laura se hicieron un dueto. Qué manera de desafinar. Se les fue el tono tan alto que casi le sacan un ojo a Dios.

También cantó Marina, una muchacha ciegam que cantó con telón. Cantaba lírico y muy bien. Al público de La Voz, que le da lo mismo una saeta, que el lírico que la canción del Mercadona, rompió a aplaudir como si hubiera un subidón en la canción y la muchacha lo hubiera hecho haciendo los cuernos con las manos.

Cuando quitaron el telón Laura Pausini y Alejandro Sanz la bajaron del escenario que solo les faltó hacer la sillita de la reina. Total, que se fue con Laura Pausini.

El tiempo se puede calcular por la cantidad de veces que Malú y Alejandro Sanz se dan besitos en La Voz. ¿Qué hora es? Las besito y media. Vámonos, que han dado los doce besitos. Qué pesaos.

Ojo a Nanín, que tiene 72 años y viaja siempre con su peña, una cuadrilla que tiene pinta de correrse unas juergas de padre y muy señor mío. Pero al cinquillo. El hombre se llevó la guitarra al escenario, pero para decorar, porque no la tocó. El caso es que el caballero cantó un bolero, pero se le fue un poco la cosa y no le cogieron.

Cantó una muchacha llamada Rosa que tenía 26 años y la jodía parecía que estaba pasando la adolescencia. Que envidia, oye, que a mi con seis años ya no me pedían el carnet para entrar en las discotecas. La zagala toca el arpa y hace versiones con ella. Pero de música tranquililla y tal. Si me hace una versión al arpa de “me gusta la gasolina, dame más gasolina” la cojo hasta yo. Pero se me ha adelantado Laura Pausini, que le dio al pulsador.

Por algún motivo extraño, Laura Pausini le preguntó si tenía novio y le dijo “debes ser una persona muy tierna aunque desafinaste muchísimo”. Laura Pausini tiene unas asociaciones mentales raras. Pero no raras de eh, mira, me gusta ponerme la ropa interior de mi mujer y modelar perritos con plastilina, no, raro de hablar después de haber encontrado opio en una tumba de la dinastía Ming y habérselo fumado.

Un señor con sombrero de copa y gafas amarillas que va dando el cante que no veas cantó también. Era como Slash de los Guns N’ Roses, pero de ir a comprar el pan como si fueras a Woodstock. Era la noche de “voy a esperar al último segundo para darme la vuelta a ver si le da un infarto a algún concursante”, así que Malú se dio la vuelta en el último milisegundo.

Supongo que les obligan. Me refiero a los concursantes y a eso de hacerse selfies con el móvil dado la vuelta. O sea, retroselfies a ojo. O sea, a hacerse mierdas de categoría postureo premium. En serio, ¿qué será lo próximo?

En fin. Concursó una muchacha joven, rubia y guapa llamada Marta que cantaba poniendo caritas de mucha emoción. La verdad es que cantó tirando a normal, pero se la quedó Malú, vete a saber por qué.

De hecho, el discurso de Malú, que se la había quedado, era más de lo que había que corregir que lo que había hecho bien.

Y poco más amigos…

Alejandro Sanz se queda con una cantante conocida suya en La Voz y un cura entra en el concurso

¿Os habéis fijado en la mano que sujeta el micro de La Voz? Tiene un pulgar musculado que no le quitas el micrófono ni de sus manos frías y muertas. Joder qué dedo. Tiene más fibra que Contador en una pierna. Parece un pene implantado, por el amor de dios. Si es que no se sabe cuál es el micrófono y cual el dedo.

La mano del pulgar indestructible.

La mano del pulgar indestructible.

El caso es que La Voz de anoche empezó con Alejandro Sanz cantando. Bueno, o eso parecía, porque en el programa se fliparon y se pusieron a meter imágenes desde todos los ángulos que solo faltó enseñar el paquete del muchacho por debajo del culo.

Después “salía a cantar” Laura Pausini. Así como dándole al pulsador para darse la vuelta. Y después Malú y por último Orozco. Sólo les faltó poner un expendedor rojo de papelitos con el turno abajo del escenario y que los fueran cogiendo según subían.

Orozco estaba de pie en su sillón y le dio al pulsador con el pie. Eso lo ve mi madre y le hace limpiar el sillón y el pulsador con la lengua y se queda sin postre seis meses.

Al final salieron los cuatro juntos, que entre el montaje, los zooms, los movimientos de cámara y las luces del escenario eso era capaz de producirle un ataque epiléptico a Picachu.

La primera en cantar fue una chica que se llamaba Mimi y que no sé para qué mierdas quiere cantar porque dijo que se acababa de comprar un coche y un apartamento en Ibiza. Joder. Por eso se debe llamar Mi-Mi. En plan es MI casa, es MI coche…

Os digo que el que abre la puerta de emergencia que da al escenario hace verdaderos esfuerzos para no mirarle el culo a las muchachas que pasan. El muchacho mira al suelo mientras piensa: nalga caca, nalga no se mira, que te están grabando Mauricio, no mires.

Se dieron la vuelta los cuatro, porque es un claro ejemplo de concursante que canta mejor que los Coach. Orozco le soltó una charla que parecía que le iba a vender un piso. Ah, no, que ya tiene. La táctica de Laura Pausini es más tipo síndrome de Estocolmo, intenta que le cojan cariño preguntándole por su vida. Alejandro Sanz ni se esforzaba. Total, que se fue con Laura Pausini.

“Yo soy chica de orquesta, aunque suene feo, porque decir verbenero suena peor“, dijo la siguiente, de nombre María. La muchacha cantaba bien, muy bien, pero los coach se miraban los unos a los otros como si quedara una última croqueta en el plato y no se atrevieran a cogerla.

Estás un poco decepcionada ahora mismo ¿No?“, le dijo Alejandro Sanz después, cuando nadie la eligió. “No te sientas mal”, le dijo. No te jode. No, no se va a sentir mal, va a dar palmas con las orejas y va a salir del plató haciendo piruetas mientras canta We are the champions.

Hubo un muchacho portugués llamado Marco que se vino a España por amor. ¿Es que nadie le ha dicho que aquí las cosas están como el culo pero encima sin pasteles de Belém? Dijo que quería ser “un cantante ibérico”. Lo mismo Telepizza saca una pizza que lleve lonchas de Marcos.

Se dieron la vuelta todos menos Laura Pausini, que se quedó como diciendo “a ver si estoy haciendo el gilipollas”, así que se dio la vuelta en el último momento. Alejandro Sanz es de los que dicen “la patata” para referirse al corazón. Es raro que no lo haya puesto en alguna de sus letras. Lo mismo hace una versión: “para qué me curaste cuando estaba jodía / si hoy me dejas la patata partía”. Y claro, se fue con Alejandro.

En un momento en el que ninguno de los cuatro cogió a una muchacha Alejandro Sanz dijo “¡este programa es muy injusto!” y tiró un boli al suelo. UOOOOOOOH, que miedo. Eso se lo hace a los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y se rinden todos y ponen el culo para que les den un chachete.

Luego cantó un Furby super guay, que está encantada de la vida y que “yuju, yiiiiiiiiii, allí voy”. Si le pones unas orejitas puntiagudas abatibles encima de la cabeza la puedes vender en unos grandes almacenes. Se llamaba Irene y antes de empezar a cantar siente “luz”. Debe ser como la Santa Teresa de Jesús de la canción, tiene episodios místicos. Se fue con Alegrando Sanz. Porque se fue muy alegre y dando saltitos.

“Me quedo con la sensación de haber volado y cuando he despertado estaba en una tierra maravillosa en la que me quedo”, dijo la muchacha, que es la versión con pilas alcalinas de Dorothy en El Mago de Oz. O eso o había un escape de gas y estaba flipando.

También fue una muchacha que en la anterior edición fue y no la cogieron. Eso sí la metieron detrás de un telón para que no la vieran los coaches. Se dieron la vuelta Malú y Orozco, o sea, los dos que no la cogieron el año pasado. Ahora sí, ¿no?

Fijaos si habían atendido que no sabían si Juanmi, así se llamaba, era un hombre o una mujer. “¿Eres un hombre, eres un hombreeeeeeeeeeeeeeeeeeeee?“, dijo Malú mientras los ojos se le salían de las órbitas. No le pidió palpar los testículos del muchacho para asegurarse porque es un programa familiar.

Cantó una muchacha, más alta que Pau Gasol pisando a su hermano, que se llamaba La Flaka. Y era flaca. Menos mal, porque podía pesar 235 kilos y llamarse La Gordaka. Y ojo, que la chiquilla es conocida de Alejandro Sanz. Y como se giraron todos, pues Alejandro le dijo que si eso que mejor que eligiera a alguno de sus compañeros, por aquello de que no fuera un canteo.

Pero ella pasó como de comer mierda de la petición de Alejandro y dijo que se iba con él. Gracias por hablar, Alex, guapo, pero me importa una mierda lo que digas. Háblame a mi mano.

“Me gusta leer, escribir, la fotografía, la música…”, dijo uno que se llamaba Damián, “como cualquier joven de mi edad“, dijo. Sí, los cojones. Que se lo digan a los de Mujeres y Hombres y Viceversa, que piensan que una biblioteca es una blioteca doble. Y encima es sacerdote y estuvo de misionero en Calcuta. Lo dicho, clavado a los jóvenes de su edad.

El cura, con cara de estar viendo a Dios

El cura, con cara de estar viendo a Dios (TELECINCO)

Y claro, Damián, el sacerdote, cantó “Angels”. No va a cantar “The Number of the Beast” mientras saca la lengua y pisa pollitos en el escenario. El caso es que Dios le ayudó y en el último minuto se dieron la vuelta Orozco y Malú. Orozco puso una cara como de estar viendo a un marciano con tentáculos.

Dijo que quería cantar “el amor en el mundo”. Lo mismo se refiere a canciones del tipo “Quítate el top”, de Paquirrín o la de “Noooooo, no es amooooooor, lo que tu sieeeeeenteeeeeee se llama obsesioooooooooon”.

Total, que se fue con Orozco, que estaba como unas pascuas porque dice que va a ir al cielo. Sí, al bar El Cielo, ahí al lado de Telecinco, a por una caña.

A mucha gente le sigue pasando lo que en anteriores ediciones: eligen unas canciones mierder. No es que sean malas canciones, lo que pasa es que no tienen ni chicha ni limoná ni por dónde cogerlas. Hay que ir con una canción conocida, que tenga un buen subidón y que te deje lucirte. Ya puede ir Whitney Houston que si canta “La Ramona” no la cogen.

Por ejemplo, como hizo una muchacha que dijo los cantantes con los que había trabajado y había acabado antes diciendo con los que no. Total que cantó con mucho quejío, quejío, así como si fuera Lobezno viendo un cortaúñas. Total que se quedó con Malú.

Para acabar un poco ya os requeteresumiré (el cielo está resumido ¿quién lo requeteresumirá? El requeteresumidor que lo requeteresuma buen requeteresumidor será) que hubo una pareja de chavalines, ella y el, que cuando les dijeron que estaban en La Voz tuvieron que correr hacia Jesús Vázquez, a lo Pequín Express, si no fuera porque esos dos jovencitos casi se hernian y si los llevas a Pekín Express el primer día palman.

El grave error en los coaches de La Voz: los que deberían haber sido

Si es que no sé porqué no me preguntan, carajo, que yo se de esto un montón. Ya lo sabéis, soy el cuñado más cuñado en lo que a la tele se refiere, lo sé todo y siempre tengo razón, incluso cuando la realidad demuestre lo contrario.

Hoy os hablaré (no hace falta que cojáis lápiz y papel, ya conocéis el ctrl+c) de los nuevos y no tan nuevos coaches de La Voz y de porqué son elecciones erróneas.

Vamos primero con los nuevos:

Alejandro Sanz. Veamos, es un tío de Madrid que hablaba con acento andaluz, que ahora vive en Miami y que también tiene acento de allí y que después de pasar por La Voz México también tiene acento mexicano. El resultado es que habla y parece que se le ha fundido el chip a Carlos Latre. Lo pilla la CIA y no descubre de dónde es oyéndole hablar ni de coña.

El perfil es de cantautor de cantar penitas y gran éxito, siempre en la cumbre de la música, con más Grammys que pelos en el culo y que ha hecho más dúos que Nacho Vidal en un telemaratón en el canal Playboy.

Si lo que querían era un sentimental… ¡¡¿¿POR QUÉ NO ÁLEX UBAGO??!! Vale que en lo de los premios va más justito, pero ¿es que acaso no se asegurarían de que al menos uno de los coach se emocionara siempre? El sillón de este muchacho lo forrarían con empapadores de hospital que absorberían los efluvios de sus lacrimales. Emoción garantizada. Bueno, y gasto de mocho.

Laura Pausini. Italiana, que ha cantado también en español y que ha estado también en La Voz méxico, así que podría protagonizar un anuncio de pizzas-taco de chorizo. Ha ganado también una jartá de vídeos y tenía un amigo que se llamaba Marco y que se dio el piro por no ir a las clases de inglés y matemáticas.

El perfil es de persona que ha perdido a un ser querido llamado Marco… ¡¡¿¿POR QUÉ NARICES NO LLAMARON A AMEDIO??!! En la serie no se vio, pero cuando Marco encontró a su madre lo mandó a tomar por saco y acabó bailando en corrillos de gente para sacar unas monedas. En cualquier caso, es italiano, como Laura y ha viajado mucho. Aportaría espontaneidad y pelos en la época de muda.

Los que repiten.

Antonio Orozco. Es un tipo que canta como si se hubiera tomado seis carajillos de Cazalla y un paquete de ducados antes del concierto. Además es un tipo que se emociona mucho, se mueve, gesticula y salta, pero luego se pone profundo y dice cosas muy bonitas y sentidas, a lo poeta, poeta, abróchate la bragueta.

Vamos a ver… Si querían a alguien de perfil gamberro y cambiante… ¡¡SU HOMBRE ERA TOM CRUISE!! ¿Es que no le vieron con con Oprah? ¡¡Podría hacer un numerito de mucha emoción después de cada número!! De hecho la gente pasaría como de comer mierda de la actuación del concursante de turno y estaría esperando verle hacer el payaso.

Y por último Malú: Malú es la que va de guay y de buena pero quiere ganar así le cueste el bazo, el riñón y un trozo de hígado. Y se gusta, oye, que bien que puede lucirse. Tiene familia de rancio abolengo en lo de la música y también es muy de emocionarse. Es la más lista de todos para coger a sus tutelados tiene buen ojo.

¡¡En su lugar debería estar la Madrastra de Blancanieves!! Sí, desconozco si la mujer del espejito de las narices tenía familia en el mundo de la música, pero en eso de querer ser la primera era una crack. Diría “espejito, espejito, ¿quién la va a cagar en una actuación?” y al que saliera le mandaba un cazador cuchillo en mano.

Anda que no iba a molar más La Voz.

David Barrull gana La Voz y Malú y Bisbal tienen una bronca tremenda en directo

Madre del amor hermoso la que se lió anoche en La Voz por un quítame allá esas pajas. Y debe ser cosa del programa, porque yo he visto mucho porno cine alternativo y nunca hay problemas con eso.

Antes de nada, y para los más ansiosillos, os diré que el flamenco David Barrull ganó La Voz. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

David Barrull, ganador de La Voz (TELECINCO)

David Barrull, ganador de La Voz (TELECINCO)

Lo que pasa es que ya os digo que hizo trampas, porque claro, cantó una canción en la que le pedía a dios que le ayudara y eso es tráfico de influencias descarado. Hay que tener en cuenta que Yahveh tiene a su diestra el iPhone 26S y claro, se lía a mandar mensajes y se queda solo.

Pero vamos a lo que tuvo enjundia de la gala, que por otro lado y siendo una final, fue un coñazo como el de mamá mamut después de dar a luz.

En un momento dado, Bisbal, para apoyar a su concursante, Dina, dijo que había hablado con sus clubs de fans (los de Bisbi) para que la apoyaran, lo que viene siendo tirar de saldo para votarla como si no hubiera mañana.

Y cuando fue el turno de Malú de apoyar al suyo, David Barrull, se le ocurrió decir como puyita: “yo no he llamado a mis clubs de fans…“. Yo creo que lo dijo de coña, como un pique de bromilla de esos que siempre tienen.

El caso es que a Bisbi le debió sentar como si le hubieran hecho una colonoscopia con el tubo de escape de un camión, así que después de una publicidad Malú dijo que lo sentía, que no quería ofenderle.

Pero Bisbi seguía enfurruñado así que dijo: “Los clubes de fans son muy importantes y los voy a cuidar toda la vida“.

Y para qué queremos más, Malú se lo tomó como si la estuviera acusando de pasar como de comer mierda de sus fans: “Yo llevo dieciséis años cuidando a mis clubs de fans, no se trata de cuidar o no cuidar”, dijo, ya con un careto asesino que habría acojonado a Bardem en ‘No es país para viejos’.

Y la cosa siguió un poco más, con farfulleos e intentos de Rosario y Orozco de poner el contrapunto cómico, sin mucho éxito, la verdad.

Más tarde, los libros de historia universal y Jesús Vázquez definieron el asunto como “la discusión más agria de esta edición“. Bueno, de esta edición y de todas las ediciones. Es más, o en alguna próxima se lían a hostias con puños americanos y bates de béisbol o esto no hay quien lo supere.

Fijaos en que después se dieron el típico beso de reconciliación, pero de esos que están más forzados que la puerta de la despensa de Falete.

Malú y Bisbal, en La Voz (TELECINCO)

Malú y Bisbal, en La Voz (TELECINCO)

Para más morbo, al final de la gala quedaron como súper finalistas David Barrull y Dina, los concursantes de Malú y Bisbi.

Sí, ya sé lo que estáis pensando. ¿A quién apoya nuestro sabio, moderado, culto y atractivo Gus? Pues a todos y ninguno. Por un lado, creo que Malú no hizo el primer comentario con mala intención, por otro lado creo que llevó demasiado lejos el asunto y que Bisbi podría haber aceptado sin más las disculpas.

No os he aclarado una mierda, ¿verdad? Bienvenidos a mi mundo.

En cualquier caso Bisbal fue valiente. Lo digo porque discutir con Malú es como enfrentarte al hijo hormonado de La cosa y Hulk.

De los creadores de ‘Malú se pone burra y tira las libretas al suelo‘ y ‘A Malú se le hincha la vena del cuello y hace girones los cuadernos’ ayer vimos ‘Malú arranca de cuajo el mobiliario de La Voz’.

La nueva Ley de Seguridad del Gobierno creo que recoge multas de hasta 600.000 euros para las personas que sean Malú en una manifestación. Así, a secas. Tu vas a una protesta y cantas ‘Aprendiz’ y te caen hostias hasta en el cielo de la boca. Acabas amoratado hasta en la foto del DNI.

El caso es que después de cantar David Barrull (que debe tener una ondas sonoras que activan el gen Mr Hyde de Malú) la muchacha comenzó a zarandear su atril, donde está el pulsador, hasta que lo arrancó de cuajo y se cayó al suelo.

Si no le va bien lo de la música veréis por la calle camiones y grúas con el rótulo: DEMOLICIONES MALÚ (derribos a hostia viva. Nuestros presupuestos tienen compromiso y si no le rompemos la crisma).

Yo no he sido, estaba suelta“, aseguró Malú, a la que sólo le faltó preguntar “¿he sido yo?”.

El pobre Orozco, que ha visto mucha Bricomanía estuvo a punto de electrocutarse intentando arreglando el estropicio, pero al final se tuvieron que ir a publicidad para poner en su sitio el mueble.

TODOS CON TODOS

Por otro lado, lo de anoche fue como una orgía de todos con todos, pero con micrófonos de los que no son una metáfora, no sé si me explico.

Eso parecía un examen de matemáticas: hicieron todas las combinaciones posibles: Si tenemos 4 coach, cuatro concursantes y seis cantantes invitados, ¿cuántas combinaciones diferentes se pueden hacer si siempre ha de haber al menos un concursante en el conjunto? Razone la respuesta.

Si alguien lo resuelve, se lo publico (ojo, que yo ya lo sé, pero no quiero ir de listo, que luego me pegan en el barrio).

OJO: dice LCHK que son “15345 exactamente”. ¡Gracias!

ORDEN DE EXPULSIÓN

Al principio de la gala, Jesús Vázquez dijo que… un momento, un momento. Jesús Vázquez… hablemos de Jesús Vázquez:

Llevaba una chaqueta de burbujita de Freixenet travestida que daba miedo. Y llevaba la pajarita como si acabara de salir de hacer ejercicio en una pista americana.

Dios santo, que chaqueta de presentador de Eurovisión de los setenta. No podía dejar de mirarla. Era de color dorado con el cuello negro. Era como una pesadilla. La chaqueta que se pondría el Tio Gilito para nadar entre sus monedas de oro.

La DGT emite hoy mismo un comunicado homologando la chaqueta de Jesús Vázquez igualándola a los chalecos reflectantes. Ya veréis en los telediarios las escenas de pánico en China, deslumbrados con la chaqueta y con las calles llenas de chinos gritando “¡Otlo sol, otlo sol, coled!”.

COSAS DESTACABLES

Al principio de la gala Bisbi puso en Twitter que haría lo que hiciera falta para que ganara Dina. Se ofrecía a nadar entre tiburones, atracar bancos, destrozar su coche e incluso hacer un striptease a cambio de que la gente la votara. No pudo ser. Maldita sea, me habría encantado ver a Bisbi atracando un banco.

Más tarde apareció el novio de Dina con una flor para la muchacha. Tania Llasera se puso en plan Jesús Puente en ‘Lo que necesitas es amor’ y le preguntó por su relación y si está celoso de Bisbi.

“Dejemos que se besuqueeen, que eso le va a relajar también a ella…”, dijo Jesús Vázquez. ¡PERO FOLLAR NO, QUE LE BAJAN LOS TONOS, QUE LO DIJERON EN OT! ¿O eso es sólo los tíos? Bueno, tampoco llegaron más.

En otra baza, cantaron Pablo Alborán y David Barrull una canción llamada ‘Quien’.  Malú lloró de la emoción. Pero como en las películas, ojo, con unos lagrimones que le corrían por las mejillas perfectos y definidos.

La verdad es que hicieron un temazo. Y aunque mi virilidad se ponga en entredicho (por eso y por lo de ir a la cena de empresa con unos pantalones de cuero con el culo recortado) diré que Pablo canta muy bien. Y ya con David Barrull pues miel sobre hojuelas por no decir como picha al culo.

Poco después (bueno, horas después, porque la gala duró más que una condena) cantaron los One Direction, solo que no cantaron, porque era grabado.

Aún a pesar de que ya habían dicho que era grabado intentaron mantener el ‘racord’ y los coaches llevaban la misma ropa.

Pero como esos cazadores de gazapos de las pelis, todos pudimos ver el pelazo de Bisbi, con los rizos libres, cuando en la gala lo llevaba engominado y más pegado a la cabeza que le momia de Lenin. Y Jesús Vázquez, que en la actuación tenía barba de pedir a la boca del metro y en la gala un afeitado de culito de bebé.

Y poco más, deciros que el orden de eliminación fue, en ese orden: Estela, Jaume y Dina.

IMPORTANTE:

1.- Si te ha gustado este desaguisado de cosas, ¡compártelo! tuitea, fesibuquea, llama a tu madre, tatúatelo.

2.- En breve comienza Supervivientes, ¡pero el blog no cierra mientras tanto, que hay mucho de lo que hablar!

3.- ¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ, OS QUIERO!

El día que Malú arrancó de cuajo su pulsador y se cabreó con Bisbal

ASÍ LO CONTAMOS EN DIRECTO (Y AQUÍ TIENES EL RESUMEN)

Ya sabéis que cuando se acaba un programa pues se desmontan los platós y los decorados…

Pues Malú ha empezado antes de tiempo y emocionada por oír cantar a David Barrull pues ha arrancado de cuajo su pulsador, que ha quedado tendido en el suelo con cara de por qué a mi.

Y claro, se han tenido que ir a publicidad no fuera que alguien palme electrocutado… Me encanta la gente que se emociona como si llevara dentro a Hulk y a La Cosa y los dos se estuvieran pegando.

“Yo no he sido, estaba suelta”, dice Malú.

Hala, ya han vuelto y le han arreglado a Malú el atril. Seguramente no pueda ni tocarlo, por si se cae, pero ahí está.

Ahora canta Estela con David de María. Esto es como una orgía pero con micrófonos que no son una metáfora, no se si me explico.

Uy, polémica, polémica.

Pelea de gatas.

Resulta que antes Malú ha dicho “yo no he llamado a los clubes de fans para que voten”.

Al parecer, eso le ha sentado mal a Bisbi (que había dicho que por la tarde había hablado con sus clubs de fans para que votaran a Dina) y Malú le ha pedido disculpas.

Pero Bisbi ha dicho “Los clubes de fans son muy importantes y los voy a cuidar toda la vida”.

Y entonces, Malú se ha cabreado como un mono con almorranas, porque es como si Bisbi estuviera diciendo que ella no les cuida y ha dicho: “Yo llevo dieciséis años cuidando a mis clubs de fans, no se trata de cuidar o no cuidar”.

Madreeeee, que tensionaca, se han cabreado los dos pero bien, ¿eh?

MADRE MÍA, QUE TENSIÓN.

El caso es que ahora canta Pau Donés con Jaume. Pero Pau Donés canta como el culo, la verdad, está más fuera del tempo que yo de forma. Y Jaume, pues eso, haciendo reagge, como con todo. Que estropicio de canción.

Durante la próxima actuación, de Efecto pasillo con los cuatro finalistas, se cerrarán las líneas para echar a uno de ellos. De los concursantes, Efecto pasillo no entra.

“Gracias a los músicos que somos solidarios”, dice Jesús Vázquez. No sé porqué se ha incluido… Ah, sí, que cantaba: “a dos milímetros escasos de tu boca… yo me quedé, yo me quedé”.

Y VAMOS A VER QUIÉN SE VA:

Se quedan: Dina, David y Jaume.

¡¡A LA CALLE ESTELA!!

OOOOH, pues me da penica, la verdad. ¡¡NO PASA NADA!! grita Rosario con todo lo que le da la voz.

Estela dice que se va muy satisfecha y contenta, que viva su Barbate y que gracias al programa y al equipo.

“Nos vamos a emborrachar esta noche en Barbate esta Navidad”, dice Rosario, que es muy de visitar lugares de turismo cultural.

Y canta otra vez Dani Martín. “Que viva la música, buenas noches”, termina su canción Dani.

Y NUEVA SESIÓN DE EXPULSIÓN.

Se quedan: David y Dina.

A la calle Jaume. Menos mal, yo no le veía ganador.

¡¡PERO AHORA MÁS PIQUE ENTRE BISBI Y MALÚ!!

Jaume agradece a su familia, a Pollensa, a Mallorca, a Antonio Orozco… y luego va y pide que alguien le llame para seguir cantando.

Se quedan “dos coaches que han protagonizado la discusión más agria de esta edición”, dice Jesús Vázquez, que para nada quiere remover la caca.

Pero canta La Oreja de Van Gogh. La verdad es que me gusta más Leire que Amaia Montero, que era más borde.

Y EL GANADOR DE LA VOZ ES…

¡¡¡¡DAVID BARRULL!!!!!

Mira, a Malú no le ha hecho falta llamar a los clubs de fans.

El escenario es como un campo de fútbol cuando el público lo invade. Malú está más emocionada que la madre de la novia en una boda.

Y David acaba la gala echándose un cante de ‘Las alas al viento’. Claro, como le ha cantado a dios “ayuuuuuudaaaaameeeeeeeee”, pues le ha ayudado. Habrá estado dios ahí votando como un descosido.

Bueno amiguitos, se acabó lo que se daba. Mañaa, como siempre, resumencito de la gala.

¡¡GRACIAS POR ESTAR AHÍ!!

Malú y David se arrancan a cantar al alba

ASÍ LO CONTAMOS EN DIRECTO (Y AQUÍ TIENES EL RESUMEN)

No es que se levanten temprano para cantar, es que se llama así la canción, leches.

El caso es que en la pantalla del escenario hay dos lunas acercándose la una a la otra en lo que promete ser un desastre planetario en el que muramos todos.

Momentos de mucha emoción.

Como son las tías. Termina de cantar Malú y va a cambiarse de micro y le dice Rosario “yo te acompaño”. Para mi que se estaba meando como una persona mayor.

JA JA JA

Dani Martín le menta la chaqueta a Jesús Vázquez, diciendo que se está comentando mucho en Twitter. Les dice a los concursantes que “vivan esto como si fuera el último día”. Mira, que consejo mas apocalíptico.

Cantan Rosario y Estela. Esto parece un examen de estadística: están haciendo todas las combinaciones matemáticas posibles:

Si tenemos 4 coach, cuatro concursantes y cinco cantantes invitados, ¿cuántas combinaciones diferentes se pueden hacer? Razone la respuesta.

La verdad, esto está siendo un poco coñazo. Ay, me está costando la vida.

Y ahora van a cantar los ONE DIRECTION. Solo que los One Direction no van a cantar ahora, porque está grabado de hace unos días…

De hecho, me parece mal que no lo digan claramente… Aunque todo el mundo va vestido igual, por lo menos el pelo de Bisbi canta que no veas, porque hoy lo lleva con gomina…

Ahora Jesús Vázquez, como le han dicho que no lleva barba, explica que efectivamente, que está grabado. Y que se nota, pero que no pasa nada.

“¿Era el plató o no, era yo o no? ¡Pues no hemos mentido!”, dice Jesús Vázquez.

JA JA JA

Los cabrones de los coaches, sobre todo Orozco, se están descojonando del pobre Bisbi por romper el “racord” con el pelo y con la ropa.

Cantan Bisbal y Dina una canción de Luis Fonsi, que ha cantado antes a su vez. Esto es más difícil de seguir que las tramas de Juego de Tronos saltándose las páginas impares.

Bueno, mucho sentimiento y esas cosas. Bisbi le dedica la canción a Luis Fonsi. Es como si voy yo y le dedico un paquete de salchichas a Oscar Mayer.

MOVIDÓN:

Luis Fonsi dice que si esta noche gana Dina él se compromete a escribirle una canción. Ojo, que no es moco de pavo.

Jesús destaca ahora que ninguno de los cuatro finalistas ha tomado clases de canto, que tienen un don. Por cómo lo dice Jesús de emocionado, en plan exaltación de la amistad, él también tiene un don, pero un Don Simón, y le ha estado dando duro.

Y canta David Barrull ‘Las alas al viento’. Es una canción de mucho flamenco. En mi humilde opinión, que me la pedía Camarón, no os digo más, no es la canción más conocida que podría haber elegido. Yo habría optado por otra más populachera.

Porque ojo, que la clava, que canta flamenco que se te caen los palos del sombrajo, pero no se si es el estilo más popular.

JAJAJAJAJA

Malú es Hulk. No le bastaba con romper libretas, no, ahora se ha cargado el atril del sofá. Lo ha arrancado de cuajo y se ha caído al suelo.

La Ley de Seguridad del Gobierno creo que recoge multas de hasta 600.000 euros a Malú. Así, a secas.

Ahora Orozco se ha puesto en plan Bricomanía a intentar arreglar el atril. Como no tengan cuidado alguien acaba electrocutado.

Le ponen a David Barrull un vídeo de sus hijas y claro, el pobre hombre se echa a llorar. Aquí el caso es que no quede ni uno feliz…

Y VAMOS A CAMBIAR DE POST.

CAMBIO DE POST. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO