BLOGS Deportes
¿Qué fue de? ¿Qué fue de?

"Si eres una estrella del deporte, eres una estrella del deporte. Si no lo consigues, te conviertes en entrenador. Si no eres capaz de entrenar, puedes ser periodista". Desmond Lynam, comentarista deportivo.

Quién fue… Mamie Johnson: una mujer en el béisbol profesional

Portada de la biografía de Mamie Johnson (Puffin Books).

Portada de la biografía de Mamie Johnson (Puffin Books).

Vamos a cerrar la semana con una historia curiosa protagonizada por una mujer y afroamericana, con todo lo que ello supone. Es la historia de Mamie Johnson.

El 27 de septiembre de 1935 nació en Ridgeway, Carolina del Sur, Mamie Johnson. Nuestra protagonista nunca conoció a su padre, que abandonó a la familia antes de que ella naciera, y fue criada por su abuela materna. Mientras, su madre trabajaba en Washington DC, desde donde mandaba dinero a la familia.

Mamie empezó a jugar al béisbol de niña, con otros críos de su barrio, en una pista improvisada en las calles. Fue un tío suyo quien le enseñó los primeros trucos. Con la muerte de su abuela se vio obligada a trasladarse a Long Branch, Nueva Jersey, con otros tíos. Allí, en una escuela segregada, empezó a jugar al sóftbol. Un día, vio cómo jugaban un partido de la Liga de la Policía, y le pidió a uno de los entrenadores que la dejara probar. Pese a las reticencias iniciales, la dejaron y asombró a todos.

Al acabar el instituto se unió a su madre en Washington DC. Fue allí donde conoció la historia de Jackie Robinson, el primer negro que rompió la barrera racial de la liga de béisbol, lo que la motivó a seguir jugando. Encontró trabajo en una heladería y empezó a jugar en un equipo modesto de una liga amateur. Un día, ella y una amiga vieron un anuncio en el periódico sobre unas pruebas en el equipo profesional de la liga femenina. Cuando llegaron, no las dejaron ni siquiera hacer la prueba. El motivo, que eran negras.

Imagen reciente de Mamie Johnson (YouTube).

Imagen reciente de Mamie Johnson (YouTube).

Decepcionada, siguió jugando en su equipo de barrio hasta que la vio un exjugador de la Negro League, Bish Tyson. Fue Tyson quien le anunció que un club de la liga, los Indianapolis Clowns, estaba haciendo pruebas. Mamie, empeñada en conseguir su sueño, se trasladó a esta ciudad, hizo las pruebas y fue contratada, con un salario de 200 dólares. Se convertía así en la primera mujer pitcher de la historia de la Negro League. Fue en esta época en la que se ganó el sobrenombre de ‘Peanut’ (cacahuete) por su escasa estatura (1,60 metros).

Con la paulatina desaparición de la Negro League, Johnson dejó el béisbol. Se diplomó como enfermera, se casó y tuvo un hijo. Tras su jubilación creó una fundación, They Played Baseball Foundation, dedicada a transmitir la historia del béisbol a los más jóvenes, haciendo especial hincapié en la Negro League.

Una periodista freelance llamada Michelle Y. Green conoció a Mamie Johnson y decidió escribir su biografía, que tituló A Strong Right Arm (Un Fuerte Brazo Derecho). El libro fue un éxito y fue el que descubrió para muchos americanos la historia de Mamie Johnson, que aún vive a sus 80 años y que aún cuenta su historia de superación allá donde la llaman.

Aquí, un vídeo de Mamie Johnson hablando sobre sus experiencias (en inglés).

1 comentario

  1. Dice ser ruomalg

    Gran historia la de este post. A día de hoy sigo sin comprender cuán amplias son las diferencias entre béisbol y softbol (aparte de que una lo juegan hombres y el otro mujeres y de que las medidas de los campos sean distintas) para que lleven nombres distintos. Dudo que la mayoría de las historias sobre la caída de barreras en el deporte puedan compararse a esta.

    16 Marzo 2016 | 15:13

Los comentarios están cerrados.