BLOGS
Casi enteros Casi enteros

Casi enteros: un blog sobre los medios de comunicación, la publicidad, su papel en la financiación de los medios, la investigación y otros temas relacionados con todo esto

Por si las crisis

 El verano trajo extrañas convulsiones económicas. La crisis de las hipotecas de alto riesgo (basura, ¡cómo no! en estos tiempos en que es tan usual ese apelativo) en Estados Unidos provocó fuertes altibajos en las bolsas de todo el mundo. Añádase algún aumento inesperado de índices de paro, rompiendo una larga tendencia de creación de empleo, los repuntes en las referencias hipotecarias, con lo que puede afectar al consumo y unas gotas de caída en el mercado hipotecario y ya tenemos un cóctel potencialmente explosivo.

El mercado publicitario estaba viviendo un año idílico, con fuertes crecimientos en las inversiones (un 9,3% en el primer semestre, Infoadex dixit) que ha repercutido muy favorablemente en casi todos los medios; no sólo en los esperables Internet y Canales Temáticos, que crecen un 34,4% y un 27,4% respectivamente, sino incluso en medios tan tradicionales como los diarios, con un crecimiento de dos dígitos (10,6%) ya desacostumbrado en estos tiempos, o el 9,9% de la radio e incluso el 7,6% de las revistas, que saldrían así con fuerza de la profunda crisis que les afectó los últimos años.

¿Terminaremos el año en la misma línea?

Parece que se impone una cierta prudencia, que llevará a un cierto recorte en algunas inversiones publicitarias. Pero el segundo semestre publicitario es en la realidad más corto que el primero y el peso en el total del año no nos llevará en ningún caso a cifras peores que las del año pasado, que ya fue muy positivo.

Los problemas pueden presentarse el año que viene. Un año múltiplo de cuatro, con Juegos Olímpicos y elecciones en Estados Unidos, dos de las razones cíclicas que suelen considerarse como potenciadores de la inversión publicitaria a nivel mundial. Pero Juegos Olímpicos en China, lo que lleva a retransmisiones en horarios no demasiado buenos para Europa y elecciones generales en España, que salvo para algún medio funcionan en sentido contrario a las elecciones americanas: aquí significan más un freno a la inversión publicitaria. Algunos medios no pueden utilizarse para la publicidad política y la publicidad de la Administración (en conjunto uno de los mayores anunciantes) se paraliza en parte. Si a esto se añade esa sensación de crisis potencial que se ha ido infiltrando entre nosotros debemos ponernos en estado de alerta: puede que el año que viene no siga siendo tan bueno.

Y aquí viene la recomendación. Todos conocemos la tendencia a recortar el gasto en publicidad cuando la crisis llega. Pero en todas las crisis históricas se ha comprobado que las empresas que ven una crisis como una oportunidad y aumentan su inversión publicitaria, salen reforzadas y consiguen aumentar su cuota de mercado a costa, precisamente, de quienes recortaron su gasto.

En un mundo tan cambiante como el que vivimos, en el que las oportunidades de comunicación se multiplican, es bueno tener en cuenta estos aprendizajes del pasado: si finalmente la economía se complica, vivámoslo como una oportunidad.

Rebuscando entre mis archivos he encontrado este artículo que escribí el 28 de septiembre de 2007 y que se publicó en la newsletter Zenith Informa. Se veía venir la crisis pero, claramente, eran otros tiempos.

4 comentarios

  1. Se lo voy a decir con palabras prestadas de la ministra de Empleo, que habla poco (ayer enmudeció con la EPA), pero cuando abre la boca es pura poesía: “Los emprendedores son la clave de la salida de la crisis, ellos tienen la llave de la recuperación (…) Ellos personifican la energía, el empuje, la creatividad, la ilusión y sobre todo la confianza de hoy y de mañana (…) En ellos está el alma y el talento de nuestro presente y nuestro futuro.”

    Con menos poesía, venía a decir lo mismo ayer el presidente de la federación de autónomos ATA, Lorenzo Amor: “En los próximos meses va a ser más fácil crear tu propio empleo que encontrar un empleo”.

    Y ya prosaico del todo, lo explico yo por si todavía no lo entienden: si te has quedado en paro, búscate la vida porque aquí no va a haber trabajo para nadie en mucho tiempo. Y si todavía estás asalariado, coge tu última nómina y enmárcala, porque pronto será una pieza de museo, algo que enseñarás a tus hijos algún día para que se asombren.

    El paro no sólo destruye empleo. Además destruye la relación laboral como hasta ahora la conocíamos. Cada vez más empresarios despiden para a continuación seguir contando con los mismos trabajadores, reconvertidos en autónomos, colaboradores, que hacen lo mismo pero cuestan menos y no hacen huelgas ni se ponen malos. Y las poquísimas ofertas de empleo que se encuentran ya no ofrecen contrato y nómina, sino una relación mercantil: tú te haces autónomo, y te pagan a comisión o por objetivos, a menudo poniendo tú el coche, la furgoneta, el ordenador, el teléfono y lo que haga falta.

    En la EPA terrible de ayer algunos veían un pequeño destello de luz: el aumento de los trabajadores autónomos, más de 53.000 en el último año. Crecen los autónomos sin asalariados, y disminuyen los empleadores. Esos 53.000, más los muchos que no se dan de alta en la Seguridad Social, son los nuevos emprendedores que, como dicen los cursis del management, han visto “una ventana de oportunidad” en la crisis. Y se han tirado por ella.

    Tras años de aguantar la monserga sobre las virtudes del emprendedor, el self-made man, el botones que llega a presidente, quién se ha llevado mi queso y demás patrañas, por fin nos hemos convertido en un país de emprendedores. Pero como en tantas cosas, lo hemos hecho por la puerta de atrás: obligados, a empujones, de malas maneras, porque no nos queda otro remedio. Falsos emprendedores, pues el fondo de la relación laboral sigue siendo el mismo: tú pones la fuerza de trabajo, mientras los medios de producción continúan en las mismas manos.

    Algunos, como decía, siguen trabajando para la misma empresa que les despidió, pero ya sin nómina ni derechos, pagándose el seguro de autónomo y quedando a merced de las necesidades productivas de la empresa, y de las tarifas que impongan, porque esa es la otra parte del emprendimiento moderno: la tarifa lentejas, si no la quieres la dejas, que ya habrá otro que la acepte.

    Para otros la carrera de emprendedor supone olvidarse de la estabilidad de un solo pagador, de la nómina que aunque escasa te permitía saber con qué contabas para vivir, y pasar a depender de mil pequeños pagadores, tantos como trabajos consigas, pasando de la precariedad laboral a la precariedad autónoma. Vivo rodeado de gente, jóvenes y no tan jóvenes, que cada semana tiene que inventarse el trabajo de la siguiente semana, y no saben qué les deparará el mes próximo, no digamos ya el año que viene. Todos, eso sí, emprendedores pata negra.

    En el periodismo conocemos bien esa “ventana de oportunidad”, por la que la mayoría hemos sido defenestrados. Las empresas a golpe de ERE se deshacen de trabajadores asalariados y cubren sus necesidades con colaboradores externos, estajanovistas mal pagados y fáciles de explotar.

    Sin embargo, la discreta ministra de Empleo decía hace dos meses que los periodistas hemos sido “los primeros en ver las oportunidades del autoempleo”, y ensalzaba el ejemplo que dábamos a otros emprendedores. Qué graciosa, verdad. Tras más de 8.000 periodistas despedidos, reconvertidos en colaboradores por cuatro perras y compitiendo a dentelladas por conseguir un hueco, viene la ministra y te felicita por ser un visionario.

    Así es como nos hemos convertido en un país de emprendedores, para los que el Gobierno anuncia, como uno de sus proyectos estrellas de este año, una Ley de Emprendedores. El primer paso podría ser cambiar el nombre del Ministerio de Báñez, convertirla en ministra de Emprendimiento, o directamente ministra emprendedora. En su negociado cuenta ya con más de seis millones de emprendedores en potencia.

    Isaac Rosa

    24/01/2013

    19 Julio 2013 | 09:47

  2. Dice ser Julian Martinez

    Esto no se trata de este verano, hace muchos veranos que pasa esto y los veranos que esatan por pasar.

    Porque España, no sale de sus problemas sociales.

    España, tiene mucho y de todo muy de sobra para cubrir la vida sana y correcta de todos sus ciudadanos.

    El problema gordo que tiene, comenzo hace tres décadas con el llamado “Pacto de la Moncloa” que hoy nadie quiere mencionar, donde se hicieron acuerdos entre los ganadores y los derrotados de la guerra civil de 1936. [Guerra que no fue civil, fue internacional]. En dicho pacto los derrotados pidieron a los ganadores compensaciones económicas con atrasos según sus rangos, varios de estos de cabeza cobraron sumas millonarias, como los guardias de asalto de la República con pagas mensuales de cientos de miles de pesetas en la época, esto surtió los efectos de todos somos ahora buenos otros arrepentidos y los cientos de miles soldados rasos quemados de martirios y traumatizados por los anos de prisión en las mazmorras del franquismo, quedaron en la estacada y calla no des mucho ruido que vuelves a la jaula con democracia.

    Los mas recomendados opositores enemigos del fascismo, ya no podían negarse al acuerdo del pacto mas la vaselina en pesetas que recibían de los ganadores y el enchufe de Ministerios y otras maturrangas les hizo ver a los ganadores buenos, muchos ocuparon los puestos de ventanillas publicas de distintos Ministerios, pero los ganadores ocuparon los despachos y continúan al presente, etc. etc.

    En el pacto, también pactaron que se marchaban las putas, pero no les dijeron que quedaban los hijos.

    Conclusión: Este es el resultado que hoy tiene de recortes y expoliación la clase trabajadora con unas nuevas generaciones ya perdidas, mas el agravante de la crisis mundial financiera que todos sabemos su origen y unos pocos los fines, mas el caos del desorden de la zona euro, también muy calculado porque son los mismos directores.
    Hay crisis para un largo tiempo y mientras no se instalen guiyotinas y hacer rodar varias docenas de cabezas, este cataclimos social no tiene arreglo.

    DINERO Y DEMAS RIQUEZAS, HOY HAY MAS QUE NUNCA POR LA EXPLOTACION SIN CONTROL DEL PLANETA Y LA DEGRADACION PARA LA VIDA DE LOS SERES HUMANOS, ESTANDO EN LAS MANOS DE ESOS POCOS QUE HOY NOS MARTIRIZAN Y NOS LLEVAN A LAS GUERRAS.

    19 Julio 2013 | 10:19

  3. Excelente articulo me ha servido de guia para tomar mejores deciciones en temas tan delicados como este. un saludo.

    23 Julio 2013 | 00:49

  4. Sinceramente de los mejores articulos que he visto en mucho tiempo

    23 Julio 2013 | 17:18

Los comentarios están cerrados.