BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Una red de viajes para familias con niños que se dejan sus casas

La red de viajes Knok está pensada para quienes quieren viajar en familia, con sus niños. La plataforma conecta a miles de familias que se dejan sus casas unos a otros cuando no están en ellas para poder, así viajar más fácilmente con sus hijos y más barato, ya que el ahorro comparado con un hotel es del 90%, según sus promotores.

Los que se apuntan a Knock deben completar un perfil de la familia y de su casa, y de esta manera reciben oportunidades de viaje personalizadas en función de los destinos que eligen, pueden buscar casas en sus destinos favoritos y responder a los mensajes que le envíen otros miembros, además de contar con una guía de viaje para familias, que se ha elaborado con las experiencias de muchos padres y madres.

Knock

Además, los suscriptores pueden contactar con todas las familias de la red, contar con el seguro de hogar internacional mientras se está de viaje, la verificación de todos los miembros y el servicio personalizado de un conector de Knok que ayuda en los primeros pasos en la red, enviándo sugerencias personalizadas.

Cada familia ayuda a crear una guía de sitios para ir con sus hijos, adaptada al destino, y así comparte conocimiento y consejos sobre actividades locales. La red también facilita en caso de que se solicite canguros de confianza, para cuando los padres quieran tiempo para ellos, personal personal de limpieza, cocineros locales y guías especializados en actividades y excursiones para las edades de los hijos. La mayoría de las casas tienen juguetes y otros equipamientos para niños.

Laura y Juanjo son los fundadores de Knok, y padres de dos niños bastante viajados, señalan ellos. Han realizado ya un montón de viajes en familia y acumulan muchos recuerdos de cada uno de ellos. Desde su primera estancia en un estudio en el Soho en Nueva York hasta el enorme loft en Chelsea. ” O aquella vez en que una familia de Burdeos nos dejó la nevera llena y estuvimos comiendo pato y foie durante una semana. O el verano que pasamos en una casa clásica de San Francisco, jugando con nuestros hijos en Dolores Park, y viendo cómo la mítica niebla se paseaba por el cielo de la ciudad”.

Además del intercambio de casas, la red cuenta con 120.000 apartamentos para alquilar, adaptados a los niños y con muchos descuentos.

Los comentarios están cerrados.