Greta Thunberg, ¿la Juana de Arco del siglo XXI?

Greta Thunberg en la Cumbre Climática de la ONU (EFE)

Una joven de 16 o 17 años idealista, furiosa y de un liderazgo casi místico, que moviliza a miles de adultos y menores por la causa. Una joven cuyos seguidores adoran y cuyos enemigos atacan con furia. Si ustedes son jóvenes, dirán sin dudar: ¡habla de Greta Thunberg! Si son más talluditos o  talluditas y algo menos mediáticos, quizá se acuerden de Juana de Arco. El paralelismo no es mío -ya lo han utilizado algunos medios franceses o artistas como la cantante Lzzy Hale, de Halestorm-, pero resulta atinado.

Ante los líderes de la ONU, la joven sueca lanzó una nueva muestra de su discurso: abroncó al mundo por desproteger a los jóvenes frente a la crisis  climática, por mentir y solo preocuparse por el dinero. Su alocución, para unos emocionada, para otros sobreactuada, despertó halagos tan intensos como críticas crueles para una menor. Hay algo del discurso de esta joven sueca que, en parte, emociona profundamente e involucra en la causa del ecologismo, pero también perturba del mismo modo.

Al verla enfrentada con el teórico líder del mundo libre, con el presidente de los EE UU, Donald Trump, su mensaje de resistencia se agiganta. Es la Juana de Arco del siglo XXI, le dicen. Hay algo en su forma de expresarse que tira a las emociones más básicas, tiene algo imperturbable, de místico, de primigenio. Del mundo (o parte de él) mirándola como padres y madres que no pueden negar nada al hijo que llora con razón.

Lo cierto es que no hay que rebajar a Greta ni su discurso diciendo que sorprende ver a una mujer joven levantándose, pelear y cambiar el mundo. Está Juana de Arco, pero también hay muchos otros ejemplos. Ni es la primera, ni será la última. La crisis climática es una emergencia mundial, científicamente comprobada, que requiere de líderes, héroes y heroínas.

Fotograma de la película Juana de Arco (1999)

Sin embargo, el paralelismo entre Juana y Greta funciona en dos direcciones. En el idealista e inspiracional, pero también en el irracional y el pertubador. Del de las masas siguiendo a un líder salido de la nada. No parecía de recibo que el debilitado rey de Francia apoyara en la Doncella de Orleans, una anónima adolescente que oía voces, el peso de la colosal guerra contra Inglaterra y sus aliados -era la Guerra de los Cien años, casi nada- y tampoco parece lo mejor que sobre Greta, una joven con síndrome de Asperger, descanse, como si fuera una pequeña Atlas, el futuro del planeta. Pero funciona, contra toda lógica. O quizá siguiendo la de las causas desesperadas.

Greta habla sobre la base de un conocimiento científico, pero su mensaje es puramente emocional, místico, directo. A nivel puramente espiritual y sentimental, el ecologismo a día de hoy puede equivaler al cristianismo del siglo XV: hay que ganar la otra vida, la del alma o la del planeta. Los medios y los políticos lo saben muy bien: los datos y los estudios no movilizan; las emociones, sí. Greta no habla solo de grados. Habla de sueños robados. Juana logró que sus tropas se lanzaran contra las espadas enemigas en un tiempo en el que aquellos rudos soldados no habrían aceptado escuchar una sola palabra sobre la guerra salida de la boca de una mujer. Greta ha logrado movilizar a miles de jóvenes por todo el planeta.

Como Juana de Arco, Greta es vehículo para llevar a la sociedad y al poder el mensaje de otros. La Doncella de Orleans se puso al frente de las tropas del rey de Francia para comandarlas mejor que él mismo y sus nobles, para defender al reino de sus enemigos. Greta cruzó el océano camino de la ONU con muchos datos de activistas y científicos en la cabeza, pero también en un yate patrocinado por diversas marcas, incluida una de automoción. El poder y el idealismo van juntos.

Los profetas, las heroínas, los mártires han sido necesarios y lo serán para todas las grandes causas de la historia, pero las comparaciones entre el hoy y la Edad Media, además de en esencia falsas, otorgan al presente una cierta dimensión aterradora. Juana de Arco fue capturada, abandonada a su suerte en manos de sus enemigos y ejecutada por hereje. Por fortuna, es poco probable que Greta tenga que enfrentarse a una hoguera, al menos en sentido literal. Aunque ella esté dispuesta a tal sacrificio, no debería descartar que el planeta que pretende salvar y sus habitantes la abandonen y la desechen como un juguete roto u obsoleto. Si Francia triunfó sobre las cenizas de Juana, el ecologismo, también podría hacer lo mismo sobre las de Greta. Y habría que reflexionar sobre qué diría eso de nosotros.

Puedes seguirme en FacebookTwitter y Goodreads.

Si te ha gustado esta entrada, quizá te interese…

5 comentarios

  1. Dice ser jojojo

    Juana de que? jajajajajajajaja…..Mas bien Greta la Majareta….una cria manipulada por intereses mucho mas espurios (grandes corporaciones a la caza de los BILLONES de dolares que hay en juego)

    26 septiembre 2019 | 10:20

  2. Dice ser jajajaja

    no la cagues david, no la cagues.

    27 septiembre 2019 | 07:24

  3. Dice ser joana1970

    Por favor.
    No te gusta Trump? Felicidades, uno màs del grupo. Pero lo que alabas es un disparate, niño. La infantilizaciòn del pensamiento, el “no argumento”, es tu artìculo en su totalidad. Trump no fuè a la ONU en calidad de lo guapo que es, o de lo bien que canta, fuè porque un paìs lo eligiò presidente, democràticamente. Y luego està la niña esa, que nadie ha elegido, que nadie sabe por què està ahì (si yo salgo a gritar en mi pueblo contra el cambio climàtico, no me hacen ni caso), nadie sabe por què los que realmente mandan la han elegido como marioneta. Y luego la pandilla de plumìferos de la que tù eres parte, nos quieren meter por los ojos las bondades de la democracia. ¿Democracia?¿Una chica que saliò de la nada, simplemente odia y demuestra inquina contra un presidente elegido democràticamente en su paìs? ¿La ONU es una reuniòn de lìderes, o un platò de telebasura, donde la gente pone caritas y se dice cosas? ¿Perdona, hay vida inteligente ahì afuera?

    Y lo de Juana de Arco, jaja. Y jaja. Cuando me cuentes què lobbies estaban detràs del ascenso fulgurante de Juana de Arco, entonces vas y la comparas con la chica esta. Juana de Arco se jugò el pellejo y muriò en la hoguera, esta se està haciendo rica a costa de poner caritas y ofender gratuitamente a la gente.

    En fin, repito mi pregunta ¿Hay vida inteligente ahì afuera?

    27 septiembre 2019 | 07:59

  4. Dice ser Enya

    Para jojojo me podrias decir que empresas son esas que buscan los BILLONES?
    Para joana 1970 claro es que en vez de utilizar el cerebro en el siglo XXI lo estas utilizando en el siglo anterior y asi nos va, si como los peperos con el impuesto al sol no?
    Si escucharan mas a los que se deberia de escuchar igual no estariamos con estos menesteres, pero es muchisismo mas facil criticar.
    Podria poner miles de ejemplos pero prefiero que utiliceis las dos neuronas que teneis.

    Saludos.

    27 septiembre 2019 | 14:36

  5. Dice ser Enya

    Gracias David por el articulo y que gracias a personas como ella y otras hacen que la gente despierte, como en muchos otros casos, sino estariamos dos siglos atras.

    27 septiembre 2019 | 14:43

Los comentarios están cerrados.