BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de abril, 2015

La exposición de Juego de Tronos: un paseo por la realidad de Poniente

p19k0vdket1eih15u9s0j114k14id9Si estás en Madrid estos días de puente de mayo y te gusta Juego de Tronos tienes una cita ineludible. Siempre que las colas en la puerta y la gente que ya ha reservado previamente te lo permitan: la exposición Juego de Tronos: Madrid, Tierra de Dragones, con material original utilizado en los rodajes durante estos años. Se puede visitar desde este 29 de abril y hasta el 3 de mayo, la organiza Canal + y hace un recorrido por los territorios de la historia creada por George R.R. Martin. Y no le faltan detalles. Tantos que durante el paseo por la nave de Matadero Madrid acabas envuelto en esa realidad de Poniente de la serie.

p19k0vdkes16aj1p9f8reo141sns7

La muestra está distribuida en base a esos mundos donde sobreviven sus habitantes, caballeros o gobernantes. Y dentro de los mismos, los objetos o trajes que llevan los personajes. En la zona del Muro podemos ver el vestido de Melisandre o la espada de Stannis, mientras que en el Castillo Negro están la indumentaria de Jon junto a su espada y las máscaras de algunos salvajes. Además de un Caminante Blanco que es una maravilla de bien hecho que está. En Desembarco del Rey está toda la parafernalia de la boda gloriosa entre Margaery y Joffrey, junto a vestidos como el de Cersei. En el apartado dedicado a los gafados Stark están los harapos de Arya o el arma de Ned. Y en Meeren quizá lo más bonito: un vestido de Daenerys, los huevos de dragón, una máscara de los Hijos de la Arpía o la espada de Jorah Mormont.

p19k0vdket1o6f16a81vk31k071tsbeNo todo es material de exposición que ver detrás de separadores de fila o cristaleras. Cualquiera que vaya tendrá varias actividades interactivas disponibles en las que solo hay una regla: desinhibirse. Hacer el ridículo sin sentirse de la misma manera, vamos. Es lo que debes hacer si quieres que te tomen una fotografía como si fueses un caminante blanco, con resultados muy creíbles sea quien sea el que pose. Lo mismo toca en la zona donde tendrás un vídeo con un dragón echando todo su fuego sobre ti. Quizá lo más interesante sea la posibilidad de subir al muro por medio del montacargas que usan Jon Snow y sus compañeros. Todo gracias a la tecnología Oculus Rift, que permite ver cómo subes hasta el pasillo que lleva al patio del Castillo Negro valiéndose de la realidad virtual en cuatro dimensiones. Un mareo y un frío que merecen mucho la pena.p19k0vdket7c9nhg1ipu1cfaaeuc

Lo anterior puede puede parecer bastante friki de por sí. Pero hay algo que lo supera, y que puede ser lo más deseado por algunos. Porque el Trono de Hierro levanta pasiones entre la mayoría de seguidores de Juego de Tronos. Y en esta exposición te ofrecen sentarte en éste y posar con una espada como si fueses el monarca de los Siete Reinos. Todo sea por la foto y por recordarte que por ese montón de chatarra ha muerto mucha gente. De recordártelo se encarga un mural con las caras de todos los que han caído hasta el momento en la serie bajo una Valar Morghulis bien grande.

p19b21q320l7f9011jv21lkrfbiaContar con palabras una exposición de esta importancia es complicado. Hay cosas que merece la pena ver en directo. Y esta muestra, con piezas originales (como la espada de La Montaña, por ejemplo), merece mucho la pena. Antes de ir, asegúrate de que has visto toda la serie hasta el principio de la quinta temporada. No te vayas a llevar algún susto. El tiempo para visitarla es limitado, ya que solo está en España hasta el 3 de mayo, en Matadero Madrid. Además, es gratis.

Si no tenías previsto ir, prepárate para hacer cola. Las reservas previas para asistir desde la web de Canal + se agotaron en seis horas.

La nueva Dragon Ball Super o cómo remover nuestra infancia

Está confirmado. No es un sueño de Resines. Vuelve Dragon Ball. Sí, con una versión llamada Super. Situada tras la saga Z y lo ocurrido con Boo, que para mí fue la mejor etapa de todo el anime. Y que no tiene en cuenta ese despropósito llamado Dragon Ball GT, repleto de absurdeces, nuevos niveles de poder y muertes excesivas. Aunque cuando la vimos siendo niños quizá no teníamos el criterio suficiente para saber que era muy mala. Más allá de fracasos del pasado, la pregunta que hay que hacer es, ¿por qué ahora? ¿Qué ha pasado para que vayamos a ver Dragon Ball Super?1

Como todo, el regreso de Dragon Ball puede ser un éxito o un fracaso. Puede que la nostalgia nos tire más y nos nuble el juicio, como cuando eramos niños. A mí me hace ilusión tener material inédito en formato de capítulos. Los OVAS que han ido surgiendo a lo largo de estos años se me han escapado por no caer en que podrían existir. Aunque nunca me acabaron de gustar estas rupturas con las tramas habituales. Y eso que suele haber fusiones, que me flipan. Prefiero una trama continuada a la que engancharme un día detrás de otro. Así que bienvenido sea Dragon Ball Super.

Está por ver si eso ocurre. Vale que vuelve Akira Toriyama a estar detrás de su criatura, como no pasó en GT. Que se retoma la historia en el momento más glorioso (para mí), tras la muerte de Boo y con todas las cartas sobre la mesa de quién es un super saiyan y quién no. Pero no sé a quién quieren dirigirse los responsables del anime hoy en día. Si es a los adultos que la vimos en su día, puede que les salga bien. Si optan por los niños, se la van a jugar muchísimo. Mantener la estrategia del pasado de querer implicar a todo el mundo sería lo más sensato. La violencia no es un impedimento. Todos los que la hemos visto hemos crecido sin mayor problema que jugar a lo que hacían Goku, Vegeta o Son Gohan(da, en España).2

La parte mala es que este regreso evidencia que la crisis de idea no está solo en la ficción protagonizada por actores de carne y hueso. Se están recuperando los dibujos de cuando éramos unos enanos y nos están removiendo la infancia. Y espero que no acaben fastidiando esos recuerdos. A este paso, van a recuperar Marco, con una versión en la que podría buscar a sus hijos. O Heidi, con la historia de su familia desestructurada tras una posible desaparición de Pedro. Ya puestos, que alguien recupere Los trotamúsicos, que se lo agradeceré toda la vida. Bromas aparte, a ver qué nos depara y cómo nos presentan la nueva etapa. Es legítimo ilusionarme. También lo es dudar de que pueda funcionar como en los 90.

Quizá lo más bonito de que Dragon Ball vuelva a nuestras vidas es que haya escrito este post mientras veía vídeos de todas sus sagas. La batalla de Son Gohan contra Célula; la fusión de Trunk y Son Goten; el último ataque de Goku contra Boo; o las tonterías del maestro Tortuga. O que recuerde cuando buscaba en Internet las fusiones inventadas, con personajes imaginarios que surgían de la imaginación de chavales o adultos que disfrutaban tanto como yo con lo que se sacó de la manga Toriyama. Habrá que quedarse con todo esto si Dragon Ball Super acaba siendo un fracaso.

Vis a Vis: la sorpresa del drama carcelario español de calidad

Mi primera reacción tras saber de la existencia de Vis a Vis fue la siguiente: “Una aspirante a copia de Orange is the New Black que se va a meter un hostión”. Las apariencias influyen en los análisis prematuros. Más aun los prejuicios. Que los tengo con la mayoría de las series españolas no es un secreto y no estoy orgulloso de ello. Estoy en proceso de curarme, vamos. Por eso está muy bien que una serie, que encima es de Globomedia, me haga escarmentar. Porque parece que todos los elementos sospechosos de alumbrar un bodrio se han puesto de acuerdo para darme la hostia a mí y crear una de las que apunta a estar en la lista de las mejores del año junto a El Ministerio del Tiempo.1

Vis a vis es un drama carcelario de calidad que va camino de ser la gran del sorpresa del año. Sus fallos y carencias son muy pocos comparados con los aciertos y recursos que dispone en cada episodio. La historia de una chica joven a la que un ricachón con el que se lía convence para ayudarle a desfalcar su empresa y luego echarle el muerto encima es creíble. También las relaciones entre las presas, sin exageraciones ni dramones. No lo es tanto la gestión de la cárcel que hacen la directora y el personal. Quizá esto sea lo que chirríe más, ya que tanto buenrollismo es lo que más me ha desconcertado. Como ejemplo, la escena de Fabio dándole los bombones a Macarena. Una anécdota que resta dentro de una buena estructura y unas tramas bien hiladas.

2Quizá lo que más mole de la serie de Antena 3 son sus detalles. Todos lo que la rodean dan sensación de realidad. El más llamativo es el del supuesto reportaje que se está haciendo en la cárcel y por el que podemos ver cómo las reclusas hablan a cámara contando sus vidas. Una suerte de mockumentary que en España tiene pocos precedentes (no recuerdo ninguno ahora mismo) y que da otro aire al desarrollo de la historia. Pedir que se integrasen estos momentos en las tramas de la prisión sería pedir demasiado y le quitaría credibilidad.

Pero no todo es tan bueno. La culpable de esto es la propia protagonista. Maggie Civantos tiene un papel complicado, al tener que hacer de niña buena tonta que no sabía lo que hacía. Los paralelismos con Orange is the New Black se acaban aquí, afortunadamente. Porque Civantos no es Taylor Schilling. Esta última es buena actriz. La española, no. Que esté todo el rato en cámara tampoco ayuda a que se disimulen sus carencias. Y la verdad es que no es tan interesante como el resto de personajes. Aquí falta ese salto al reparto coral. Aunque es cierto que puede que en España sea más difícil relegar a la que lidera el elenco en favor de la villana de Najwa Nimri, por ejemplo, que es la mejor de toda la ficción con diferencia. Ser tan buena como Nimri debe doler. A la zaga le van Roberto Enríquez (ya pensaba que era gafe con las series), Carlos Hipólito y Alba Flores, a los que tenemos que ver mucho más aún.3

Cualquiera que conozca un poco el mundo televisivo sabrá lo chocante que resulta que Vis a Vis sea de Globomedia. Una productora que durante toda su vida ha sido a la ficción lo que la Fábrica de la Tele al entretenimiento (Sálvame y demás). Es impresionante que del eje del mal Globomedia-Daniel Écija-Alex Pina haya salido este pedazo de thriller. Sin desayunos familiares ni product placement. Ni chistes absurdos dentro de presuntuosas comedias que a la vez quieren ser dramas trascendentales. Cuesta creer que la idea haya sido suya.

4La lectura más interesante de este giro en una productora que ha sido responsable de lo peorcito (Bienvenidos al Lolita y similares) es que algo está cambiando. Que Globomedia haga series que no recuerden a su pasado es una buena noticia. Que permite ilusionarse con un vuelco en esas ideas y argumentos tan cargantes, aburridos y penosos que hemos sufrido estos últimos años. Pero hay que ser prudentes. Hay mucho que corregir. Por ejemplo, ¿no sería Vis a Vis igual de buena durando 20 minutos menos? Una duración estándar y asumible por cualquiera. Y, además, ¿no podría empezar antes? Son aspectos a tener en cuenta y que también influyen en el impacto que genera un producto en el espectador. Aún falta que una española dé un salto en ese aspecto.

La peor temporada de House of Cards

_DSC4374.NEFLeí el otro día que ser whip del Congreso de Estados Unidos era más divertido que ser presidente del país más poderoso del mundo. Creo que esa sentencia está muy bien tirada. Cuando te tienes que mover de un lado a otro para conseguir aprobar las leyes que te interesan a ti o a tu partido te lo pasas mejor. Nada te ata, salvo una supuesta lealtad a los tuyos. Puedes permitirte más desmanes y tropelías ideadas para hacer sufrir a tus contrarios. Incluso deslices. Al menos eso nos enseñó Frank Underwood en las dos primeras temporadas de House of Cards. Esos 26 episodios que fueron una delicia por lo entretenidos, crudos e interesantes que eran. Unos tiempos que seguro echará de menos el propio Kevin Spacey. Algo habrá pasado para que los trece capítulos de la tercera entrega hayan aburrido en muchos momentos._DG25488.NEF

Tenía pendiente escribir sobre House of Cards tras retrasarlo en varias ocasiones. El motivo es que no sabía qué me había parecido. Ni cuando la terminé, ni los días posteriores. Y eso que el último episodio acabó de forma poderosa. Con esa especie de cliffhanger que deja abierta una trama que, paradojicamente, se habían encargado de enterrar durante la temporada.

_DG24903.NEFLo que nos moló de la serie de Netflix fue lo cabrón que era Frank Underwood. Cómo llevaba el maquiavelismo al extremo para satisfacer su ambición. Su relación con Claire y los ardides que ideaban juntos para embridar a cada vez más gente era un complemento muy divertido. Nunca algo que vertebrase la trama principal o que fuese realmente imprescindible para que la historia avanzase. Al menos yo no lo veo así.

Pero cuando se llega a la cima y al objetivo inicial del protagonista no queda más que buscar alternativas. Eso han intentado en House of Cards, eligiendo la opción de centrarse en la complicada relación del presidente de Estados Unidos y la primera dama desde que ambos accedieron a esos puestos que tanto ansiaban._DG22765.NEF

Esta tercera entrega también se ha querido centrar en la campaña nacional para las elecciones y la complicada relación con Rusia que ha de afrontar el presidente Underwood. Ambas tramas han sido interesantes. La serie ha logrado hacernos notar la tensión de las negociaciones, las decisiones suicidas y las bajadas de pantalones del gobierno estadounidense. Pero no han sido entretenidas. De hecho, han aburrido bastante. Ya sabíamos de sobra que iba a acabar mal con Moscú pasase lo que pasase. Y que iba a hacer todo lo posible para cargarse a sus rivales en la carrera a la nominación para la Casa Blanca. Si no, no sería Frank Underwood.

_DG21243.NEFQuizá lo que ha perdido House of Cards es el efecto sorpresa. Ese con el que nos impactaron y estremecieron sus episodios de los dos años anteriores. Con el metro, el coche encendido o las tropelías al rival. Además del trío, los cuernos o el vender a un amigo antes que reconocer que también es tu culpa. No hemos visto nada parecido o que se aproxime a eso en estos 13 capítulos. Por eso quizá haya sido la peor temporada de la serie. Al menos la han cerrado temporalmente con un “y ahora, ¿qué?”.

Porque, pase lo que pase, sigue siendo muy buena. Una imprescindible. Que es capaz de integrar a las Pussy Riot en su historia de manera sobresaliente. Pero este no ha sido su mejor año. En 2016, eso dará igual. No vamos a dejarla de lado. Ni de coña. Aunque debe espabilar.

Selección de libros que sirven para escapar de las series

Sí, este es otro post sobre libros recomendados para el Día del Libro. Nunca había hecho uno y lo cierto es que me apetece bastante. Este año tengo la suerte de estar leyendo bastante y poder compaginarlo con mi trabajo y las series sin problemas. Aunque nunca sea suficiente. Como decía Enric González en sus memorias periodísticas, los periodistas tenemos que leer como si se nos fuese la vida en ello. Porque nos va la vida en ello. Ojalá esto se aplicase al resto del mundo, pero simplemente por el placer y el descubrimiento de las historias de los libros. Como hacía el portero de un edificio en el que viví hasta hace poco, que tenía tres estanterías llenas de libros en su portería y se leía la mayoría en los ratos muertos de su trabajo. Hubo hasta quien se quejó de que tuviese tantos y leyese. Una pena.

Reconozco que leo muy pocos libros escritos al rebufo de las series, como los que hacen exégesis de un solo personaje o de los sitios en los que comen los protagonistas (por no decir ninguno). Soy más de los que cuentan en sus capítulos las impresiones de ciertos escritores sobre una ficción y de los que relatan historias relacionadas con la trama que no han aparecido en el resultado final televisivo. También prefiero los originales en los que se basan las series, claro. Pero lo que me flipa es poder escapar por medio de esos que no han sido adaptados y que puede que nunca lo sean. Son la mayoría de mi lista. Lo que cuenta es tan emocionantes o más que lo que vemos cada semana. Esto es lo que os recomiendo:

Relacionados con las series

Portada_MadMenLa colección seriéfila de Errata Naturae

Todo el que quiera leer un libro de calidad sobre las series sabe que Errata Naturae le alimentará de sobra. La editorial ha publicado ocho títulos que han servido como antología de algunas de las históricas de la televisión. El último ha sido Mad Men, o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue, donde escriben el creador Matthew Weiner o el escritor Enrique Vila-Matas. Antes, llegaron los de True DetectiveJuego de Tronos, Breaking Bad, The Walking Dead, The Wire Los SopranoHe tenido la suerte de disfrutar de unos cuantos, y son deliciosos. Quizá el más curioso sea el basado en la saga de George R.R. Martin (a Canción de Hielo y Fuego) no hace falta ni recomendarla). Mi preferido, sin duda, es el de True Detective.

House of Cards, de Michael DobbsHouse of Cards

El libro de la serie que tanto nos gusta está viviendo un segundo lanzamiento, después de ser publicada por primera vez en España por la editorial Alba. Y es que apareció originalmente en 1989, y ya inspiró la House of Cards británica que es tan buena como la americana. El relato de Michael Dobbs tiene aspectos que no han aparecido en las series, además de acciones de los personajes que en la tele nos han contado de otra manera o directamente se desecharon. Sobra decir que es buenísimo.

ESCRITO CON LA SANGRE_PRESSForastera, de Diana Gabaldón

Cualquier fan de Outlander ya sabrá de qué estoy hablando. Los libros de la autora estadounidense que han inspirado la serie que emite en España Movistar Series, publicados por Planeta, son una máquina de captar adeptos en poco tiempo. Son fáciles y las tramas son llamativas, además de ese punto de viajes en el tiempo que acaba por convencer a los más aficionados al género de fantasía. La editorial acaba de publicar la octava parte. Los que seáis fan, tardáis. Yo he leído el primero y parte del segundo. No pude parar de leer, aunque la historia no me entusiasmaba del todo. Es lo que tiene escribir fácil y ser efectivo.

 

Nada tienen que ver con las series

Cienciología: Hollywood y la prisión de la fe, de Lawrence WrightCienciologia

Los medios solemos publicar de vez en cuando historias relacionadas con la Cienciología y los famosos adheridos a este culto tan particular y discutible. El considerado mejor escritor de no ficción de Estados Unidos, Lawrence Wright, disecciona en un libro largo la génesis, evolución, triunfos y sombras del movimiento que fundó L. Ron Hubbard. Una supuesta religión que no es más que pseudociencia y al que actores y otros famosos de Hollywood han entregado sus vidas y parte de sus fortunas. El libro, publicado por Debate, es interesantísimo, y trae luz sobre algo conocido pero a la vez tan envuelto en misterio.

RemnickReportero, de David Remnick

La editorial Debate nos ha hecho un regalo a los que admiramos al director de The New Yorker: recopilar algunos de sus mejores reportajes en la revista que dirige en Reportero, un libro que todo aficionado a las historias largas debería leer. Entre la selección está lo que Remnick escribió en su día sobre Al Gore, Bruce Springsteen o Benjamin Netanyahu, además de otros textos sobre los países que ha visitado. Para el que no conozca a David Remnick, le diría que empiece por leer su biografía de Muhammad Ali, Rey del Mundo. A ver si podéis parar de leerle después.

Como si masticaras piedras: sobreviviendo al pasado en Bosnia, de W.L. TochmanBosnia

La guerra de los Balcanes aún no ha terminado para muchas familias. Los desaparecidos se cuentan por miles. 20.000 de ellos son musulmanes. Pero tras acabar el conflicto armado, esos de los que nada se sabe también se esfumaron de la agenda. El periodista W.L. Tochman viajó a Bosnia y Herzegovina años después de lo ocurrido para relatar esa posguerra que no entiende de vencedores y vencidos. Sus historias han quedado recogidas en un libro que publica ahora Libros del KO. Un relato necesario sobre uno de los últimos grandes conflictos del siglo pasado, y que interesó a todo el mundo menos a los que pudieron evitarlo. El amigo Nacho Segurado ya hizo una reseña mucho mejor que la mía.

CUB-PELIGRO-DERRUMBE.inddPeligro de Derrumbe, de Pedro Simón

Cualquiera que haya leído alguna vez a Pedro Simón en El Mundo sabe de sobra que es el periodista que mejor ha sabido relatar estos años de perdedores y heridos por la crisis económica. Usando todo lo que la gente normal que ha sufrido las consecuencias de la llamada entonces “desaceleración”, entre los que hay gente con preferentes, que ha perdido su casa o que no tiene ayudas tras años en paro, Simón ha pergeñado una novela. Peligro de Derrumbe es el libro más duro que he leído en muchos años. El que más me ha destrozado la vida. Y ha merecido la pena. Es de los pocos que te recuerda que esa gente que las pasa canutas está mucho más cerca de ti de lo que crees. Que uno mismo puede verse en la misma situación que ellos de un día para otro. Por eso este libro es tan necesario.

Tiempos Difíciles, de Charles DickensDickens

El clasismo es una de las lacras de nuestra sociedad. Todos lo hemos practicado en algún momento. Lo malo es si no nos damos cuenta de cuando estamos actuando de esa manera. Dickens dedicó su obra a las relaciones entre ricos y pobres, entre proletarios y terratenientes, a través de una mezcla de novela y reportaje. Tiempos Difíciles es un título menos mediático que otras maravillas del británico como Oliver TwistHistoria de Dos Ciudades. Os aseguro que es un manual del clasismo que tiene pasajes que podrían aplicarse al día a día actual. No falta nada: el patrón que considera que sus trabajadores solo quieren comodidades y que apuesta por trabajar más cobrando menos, el obrero inseguro que no se atreve a hacer huelga por miedo al despido, los ricos que reniegan de su pasado pobre o los profesionales ambulantes a los que se tiene por gentuza iletrada que solo está para servir al resto. ¿Os suena? Nunca es tarde para que un clásico te recuerde que quizá la situación no ha cambiado tanto.

Allí Abajo: una buena idea que no pasa de “cumplir su función”

Antena 3 quiere convertirse en la cadena que veamos todos por las noches. Su apuesta por la ficción de la buena así lo demuestra. En el camino se han quedado algunos despropósitos, series irregulares y otras que quizá no tuvieron la audiencia que su calidad merecía. Pero aún le faltaba una comedia. El canal principal de Atresmedia lo ha intentado con este género en varias ocasiones. Se la ha pegado en casi todas, una veces porque eran infames y otras porque pasaron desapercibidas. Hasta que llegó Allí Abajo, una buena idea espoleada por Ocho apellidos vascos. Y con la que me temo que tampoco ha encontrado la fórmula para los más exigentes. Sí lo ha logrado para el que no tenga interés en una historia que se vaya enriqueciendo con el paso de las semanas. Porque no pasa de ser una “cumple su función”.1

Allí Abajo es una serie para el que no quiere pensar demasiado al llegar a casa. Para todo el que no busque risas excesivas ni una historia rica y con muchísimas vertientes. También es perfecta para aquel que no espere giros emocionantes ni algo que le vaya a cambiar la vida. En ésta eso no va a pasar. Todos sabemos lo que va a ocurrir en una historia donde un chico vasco (Jon Plazaola) que se ve obligado a quedarse en Sevilla conoce a la enfermera (María León) que cuida de su madre después de que ésta haya entrado en coma por un accidente durante sus vacaciones. El resto de tramas son unas segundonas que propiciarán o entorpecerán el destino escrito de los protagonistas.

2Si tenemos claro que el objetivo final es que María León y Jon Plazaola acaben liados, ¿qué alicientes hay para verla cada semana? Para mí, ninguno. Que todo sea tan simple y previsible hace que no me compense gastar una hora y 10 minuto de mi tiempo semanal en ella. Necesito algo más en una serie. Me tiene que transmitir ambición por superarse y fidelizar a los que la vemos. Y sé que ésta no me lo va a dar. Prefiero gastar ese rato en ver otra que tenga abandonada, en leer o en dar un paseo. O en ver Master ChefEl Príncipe, que compiten con ella.

Pero sería injusto si no admitiese que Allí Abajo tiene ciertos miembros que permitan identificarla como una ficción bien hecha. La premisa es buena y está bien presentada. Las localizaciones de Euskadi y Andalucía son reales y le otorgan la capacidad de integrar al espectador a través del ambiente. Los actores están más que correctos y te los crees en todo momento. Otro acierto está en el mismo reparto, al ser la mayoría de intérpretes desconocidos para el gran público (muchos de ellos, de Vaya semanita). Esto le da un punto de frescura, que se está convirtiendo en habitual en todo lo que emite últimamente Antena 3.3

Todo lo anterior es muy importante y evita el ridículo para un producto que la cadena está rentabilizando de sobra. Aunque destaca por un aspecto aun más determinante: el tratamiento de los tópicos. Soy andaluz, y no me chirría nada ni percibo una caricaturización de nuestra tierra ni de nuestra forma de ser. Quizá lo más excesivo esté en el celador que le saca la pasta a Iñaki cada vez que le pone la tele o que se escaquea constantemente. En cuanto a los vascos, tampoco les vende como paletos norteños que piensan que a partir de Burgos todo es África. Las expresiones de los personajes de allí arriba no son perfectas, pero reflejan la esencia de cómo se suelen comunicar. Su rudeza y campechanismo resulta creíble. Aunque a veces solo parezca que viven para triángulo del buen vivir: mus, pintxos y txakoli. El espíritu Ocho apellidos vascos es notable. Aunque María León diga que no.

4Y es que los responsables e integrantes de la apuesta cómica de Antena 3 han negado siempre que el filme de Emilio Martínez Lázaro les haya marcado el camino. Aseguran que la idea es previa a la explosión de la película más taquillera de 2014. E insisten en que, si hay influencias, son de la francesa Bienvenidos al Norte.

Por suerte, nadie se chupa el dedo y es fácil inferir que se han subido al carro de un éxito sin precedentes en las salas de cine. Y no es malo que lo hayan hecho. Aunque parece que en el equipo es más estigma que bendición contar con un referente como ese. Sería por el miedo a no gustar tanto y así ahorrarse las comparaciones de “en la serie no han sabido hacerlo”. Un temor que ya se ha demostrado absurdo.5

Suelo odiar las series que “cumplen su función” y que no tienen ambición en sus tramas. Me aburren, de hecho. Es lo que me ha ocurrido con Allí Abajo. Y eso que sé que está bien hecha. Pero no me compensa. Si a vosotros sí, no la dejéis escapar.

¿Sirve de algo bloquear portales como The Pirate Bay?

La criminalización del término descarga ha ido a la par que el crecimiento de Internet. Entidades de derechos de autor, lobbies y ciertas empresas se han empeñado en denostar un término que puede no tener nada que ver con la ilegalidad (aunque puede relacionarse con prácticas fraudulentas). Por suerte, con Internet ha crecido la información y nuestra formación. Ahora no es muy difícil descubrir que no te tienes que sentir mal por descargar, que los jueces han rechazado en varias ocasiones que sea ilegal hacerlo y que incluso pueden ser la única manera de acceder a contenidos totalmente legales.Mozart_107_day_02_7315.NEF

Sin darnos cuenta, y cuando empezaron a morir los primeros programas que nos permitían descargar música como churros, llegaron a nuestra vida los torrents. El que los ha probado ya no ha dejado de usarlos, por todo lo que puedes encontrar gracias a ellos y la comodidad que ofrecen al descargar. Un torrent deriva del protocolo BitTorrent, y para conseguir el contenido que deseas primero tendrás que disponer de un programa P2P para torrents. Después, deberás descargar en las webs que almacenen torrents el que corresponda con el archivo que quieres. Una vez lo tengas en tu dispositivo, solo tienes que pinchar en el mismo y aceptar la descarga a través de uTorrent o lo que uses.

The AffairEsta podría ser la explicación más aproximada, que no la mejor, sobre qué es un torrent. Uno de los portales líder en torrents es The Pirate Bay, que tiene dominios en todo el mundo y es utilizado por la mayoría de usuarios del P2P. Hace unas semanas, un juez ordenó su bloqueo en España tras una resolución de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, también conocida como Comisión Sinde. Una decisión de la justicia muy celebrada por grupos como el de los productores, Promusicae.

Pero, ¿sirve de algo esto? ¿Se va a estimular con el bloqueo de estos portales que se consuman contenidos previo pago y de forma legal? ¿O es inútil en la actualidad intentar cerrarlos, cuando van a surgir al minutos otros que reemplazarán al cerrado? He preguntado a varios periodistas especializados en tecnología y a un directivo de una plataforma de VOD (Video On Demand, servicio que ofrecen plataformas como Yomvi, Wuaki o el gigante Netflix) sobre este asunto. Las preguntas a las que me han respondido son más, de las que extraigo lo más destacado. Os dejo sus entrevistas enlazadas junto a su presentación.6

Uno de los que lo ha seguido más de cerca es Alfredo Pascual, jefe de Teknautas en El Confidencial. Su sección reaccionó al bloqueo de The Pirate Bay publicando un recopilatorio sobre otras alternativas a esta página de torrents. Esto provocó que productoras, responsables de las mismas e incluso actores se lanzasen a descalificar al medio y a amenazar de forma intolerable con denuncias o retiradas de publicidad. La entrevista que me respondió por mail es más extensa, por lo que aquí la tenéis. En ella responde sobre esas presiones de algunos sectores. Él ya ha avisado de que, de producirse otro bloqueo de una web de este tipo, realizaría otro recopilatorio. Lo justifica así:

Considero que bloquear webs no es el camino, y menos a través de la Sección Segunda, que son como los Hombres de Harrelson; patada en la puerta y redada. Tampoco podemos olvidar que la ley Sinde surge ante la incapacidad del lobby del entretenimiento de obtener sentencias acordes a sus intereses. Están criticando que la sociedad utilice atajos y son ellos los primeros en recurrir a ellos. Lanzar nuevos recopilatorios es una forma de demostrar que no importa cuántos bloqueos consigan, porque siempre habrá oferta de este tipo.

18Sobre si es efectivo bloquear The Pirate Bay, insiste:

Estoy en contra de la piratería, pero más aún de las soluciones de cuñao del lobby. Los bloqueos sirven para que otros vean el nicho y se tiren a crear webs de este tipo. Por otra parte, hoy son las webs de descargas, pero nadie te asegura de que, con la ley en la mano, tu blog políticamente molesto no pueda ser cerrado porque, chico, has colgado una foto que no es tuya. Es sólo un hipótesis que podría convertirse en realidad, aunque no creo que el objeto de la Comisión Sinde sea este.

Marta Peirano, jefa de Cultura de eldiario.es, menciona en sus respuestas casos como el de Pablo Soto. Sobre The Pirate Bay, critica que se haya llegado al punto de impedir el acceso al portal:

Me parece increíble y lamentable que España ponga sus dispositivos policiales al servicio de un negocio particular. Y me parece igual de lamentable que un juez español interponga los intereses de la asociación de Productores de Música o las telecomunicaciones a la de los usuarios y ciudadanos. Pero los jueces no crean las leyes sino que las interpretan y, en este caso, estamos viviendo las primeras consecuencias de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual a la que llamamos, cariñosamente, la Ley Sinde, un código legal diseñado por la industria del entretenimiento para proteger el negocio de la industria del entretenimiento.9

Esta postura es similar a la de Carlos Otto, periodista especializado en tecnología (aquí está su entrevista completa). Él no cree que “sirva de nada”:

Si algo nos ha demostrado la historia reciente es que cuando prohíbes un método de descarga, sale otro. Cuando se intentó prohibir el P2P, surgieron las webs de enlaces (que te daban el contenido totalmente ordenado); ahora que se va a por las webs, resurge el P2P… Al final, la forma de compartir contenido se va sofisticando. En cuanto prohibes un método, surge otro.

16También he podido contar con la opinión de Pablo Romero, director de Contenidos de Yomvi, la plataforma VOD de Canal +. Lo que responde es mucho más interesante en su totalidad. Esto opina alguien del sector sobre The Pirate Bay:

Mi opinión es fundamentalmente historicista. Representó un modelo de distribución de contenidos en la era de Internet, un modelo que chocaba con la industria audiovisual que seguía en el siglo anterior. Cuando ésta se actualizó dejó de tener sentido “estructural” y de ahí su cierre, entre otras muchas cuestiones. The Pirate Bay ha servido para acelerar un modelo de madurez de una industria reacia a introducir cambios… Hoy son conquistas:  estrenos simultáneos de series a Estados Unidos, disponibilidad de Temporadas Completas, incluso precios “internet”, es decir, por debajo de 10€.

En un mundo ideal para el sector y los lobbies audiovisuales, BitTorrent moriría y las descargas de contenidos sujetos a derechos desaparecerían o serían prohibidas. Esto provocaría que no nos quedase más remedio que lanzarnos a las alternativas legales. ¿Podríamos hacerlo? ¿Existen? ¿Es Netflix la respuesta?19

Carlos Otto pide prudencia sobre el valor que damos al portal VOD más exitoso:

¿En serio creemos que cuando llegue Netflix tendremos al instante el último capítulo de esa serie americana que tanto nos gusta? Yo lo dudo bastante. Habrá que ver qué catalogo trae. En cuanto a alternativas, están las típicas: Wuaki, Filmin, Yomvi, Movistar Series… Un día eché un ojo a Wuaki pensando muy seriamente suscribirme, y entré buscando las dos únicas series que veía por aquel entonces: Modern Family y The Big Bang Theory. Sin embargo, Modern Family no la tenían, y de The Big Bang Theory sólo tenían dos temporadas (ahora tienen cinco, pero la serie va por la octava o la novena). Resultado: opté por la descarga en webs de enlaces. ¿Tiene Wuaki la culpa de esto? Pues, sinceramente, no lo sé. Sólo ellos sabrán cuánto dinero les cuesta traer cada serie y si les compensa.

Happy ValleySobre el triunfo y buena fama de Netflix, Peirano tiene claro que responde a su estrategia de reinversión:

Netflix es una plataforma que ofrece un abanico de productos por un precio fijo al mes. Es lo mismo que ha ofrecido durante años la tele por cable; pero funciona porque su menú tiene calidad y su precio es apropiado. Cualquiera que haga lo mismo notará los mismos resultados. Netflix está reinvirtiendo parte de sus ganancias en producir series de gran calidad. Esto les garantiza un lugar en el mercado, incluso si las productoras con las que ahora negocian deciden marcharse a otra plataforma o crear la suya propia.

Alfredo Pascual es de los que cree que la llegada de Netflix cambiará todo. Lo explica así:2

Yo soy cliente de Netflix EEUU y me gusta mucho, porque está casi todo por menos de 20 dólares. Valoro positivamente el esfuerzo de empresas como Wuaki o Filmin por llenar el vacío, pero también creo que cuando llegue Netflix -si le permiten jugar con las mismas cartas que sus competidores- cambiará para siempre el panorama audiovisual. Quizá sea en ese momento cuando reparemos en que la oferta que teníamos antes (por ahora) es bastante pobre.

¿Y Yomvi? ¿Puede ser esa alternativa previa a Netflix, e incluso su competidor a pesar de ser española? Responde Pablo Romero:

Jane the VirginYOMVI es una gran plataforma de VOD hoy en día. De hecho, suma más de 12.000 títulos en su oferta mensual en su perímetro más amplio. Sin embargo, el término grandeza no debe de medirse en el volumen sino en la calidad de las propuestas. (…) Que esté radicada en España hoy por hoy es una virtud ya que es un mercado que está en el ámbito europeo de derechos y por lo tanto llega el 100% de los contenidos más atractivos de los grandes mercados, y sin embargo, todavía no están todos los grandes jugadores de la liga del VOD; esto nos da la posibilidad de posicionarnos al nacimiento de esta industria con una extraña calma.

Hay un punto más de interés sobre esta cuestión. Mientras exista el torrent y la posibilidad de descargar una serie de manera gratuita sin que tengamos consecuencias, ¿por qué deberíamos pasarnos a lo legal? ¿Cómo han de convencernos?HOUSE OF CARDS

Marta Peirano es directa. Se puede lograr “bajando el precio y subiendo la calidad”. Para Alfredo Pascual, la oferta es determinante:

Si los torrents lo ofrecen al día siguiente, las plataformas tendrán que estar a la altura. Movistar Series, por ejemplo, está reaccionando muy bien con Better Call Saul, mientras que hace nada las series nos llegaban con meses de retraso. En este aspecto, las webs de descargas les han obligado a ponerse las pilas. Las plataformas actuales no están mal de precio, es más un problema de catálogos en mi opinión.

3Carlos Otto sostiene que a un chaval de 15 años que tiene algo gratis a tres clics “nunca le vas a convencer”. A la vez, cree que sí puede persuadir al consumidor con la calidad.

A medida que aumenta la edad y el poder adquisitivo, la cosa puede ser menos complicada. Imagino que la mejor forma es ofrecer un contenido amplio, un precio asumible, una rapidez en la ejecución… Vaya, que al usuario le compense mucho menos pagar que estar buscando las descargas. Hace poco busqué una película. En Youtube estaba gratis, evidentemente, pero la calidad era pésima, y en Atresplayer costaba un euro, pero el formato era HD. Pues chico, yo ese día preferí pagar un euro. Al final se trata de eso, de conseguir que a tu usuario le resulte más cómodo y rápido pagar que no hacerlo.

Desde Yomvi, Pablo Romero abunda en esa inmediatez antes mencionada:3

Convences con un servicio mejor que los torrent. De hecho, Canal+ lo acaba de conseguir con Juego de Tronos. Primero lo ves en YOMVI, simultáneamente a su estreno en HBO de Estados Unidos. Al día siguiente lo podrás ver en los torrent. Es decir, los torrent son un servicio peor que YOMVI. Existe proporcionalidad entre coste y calidad de servicio. Tenemos que hacerlo mejor si queremos ganar esta batalla.

youre-the-worst23Mi postura sobre este asunto y el de las descargas es claro: prohibir o bloquear no soluciona nada en la actualidad. El que quiera descargarse algo gratis lo va a encontrar sin mucho esfuerzo. Internet es muy grande, que diría un cuñao. Y ponerle trabas al que está empeñado en no pagar  solo va a aumentar sus ganas de no hacerlo. Sería mejor convencerle de que le ofrece algo mejor, ¿no?

A mí me sale mejor gastar en Spotify 10 euros al mes para tener todo un catálogo disponible de canciones que ponerme a buscar discos o temas de uno en uno para bajarlas gratuitamente. También pagaría por un buen servicio de series y películas que tuviese todo lo que me interesa al instante y a un precio razonable antes que pararme a buscar el episodio, saltar toda la publicidad y lograr meter el captcha para bajarlo. Pero considero que ahora mismo esto no existe. 2

Recordaros que podéis leer las entrevistas completas a Alfredo Pascual, Marta Peirano, Carlos Otto y Pablo Romero. Me habría gustado contar con otras voces, sobre todo de plataformas VOD, pero han rechazado participar en este post. También os recuerdo el debate de hace unos meses sobre descargas, que surgió a raíz de una campaña de Antena 3 en defensa de los derechos de autor.  Ahora solo queda saber vuestra opinión sobre estos temas en los comentarios.

La casualidad ha querido que, mientras escribía el post, me enterase de que el lunes se cumplían 15 años de la demanda de Metallica contra Napster

El buen regreso de ‘El Príncipe’, la serie a la que solo le sobran los amoríos

El año pasado fui uno de los más haters de El Príncipe. Me fastidiaba que una serie con un punto de partida tan interesante y actual se viese empañada por la manía de Mediaset de convertirla en una historia de amor adolescente. No dudo de que en algo que trata sobre yihadismo pueda haber subtramas de relaciones amorosas. Pero ésta llegó a ser exclusivamente el relato de las aventuras a escondidas de Alex González e Hiba Abouk, dejando de lado todo lo demás. Y eso cansa bastante.1

Parece que El Príncipe ha cambiado en ese aspecto. El regreso de ayer fue muy bueno, y eso que faltan por aparecer varios personajes nuevos (algunos innecesarios, como el de Jesús Castro). Los guionistas han decidido potenciar la acción aprovechando que solo les queda una temporada y han acertado. Ahora, estamos dentro de una serie pura sobre terrorismo yihadista, espionaje y un barrio conflictivo en el que la violencia forma parte de la rutina. A la que solo le sobran las escenas absurdas y pegajosas de Morey y Fátima grabadas con cromas exageradísimos que nota cualquiera. Menos mal que parece que lo de Abdu les ha hecho separarse.

2Con el regreso de Javier Morey a Ceuta, el CNI inicia una operación para acabar con los terroristas de Akrab que pretenden cometer un gran atentado en el barrio de El Príncipe. Un grupo criminal avalado por Khaled, el marido de Fátima al que Morey tiene enfilado por esto y por quitarle a la mujer de su vida. Los espías españoles van a contar esta vez con la ayuda de dos agentes de la inteligencia francesa. A los que quizá les interesa más esconder que revelar algunas de sus actividades.

Mientras tanto, en el barrio siguen con los asesinatos, los ajustes de cuentas y la actuación de la policía chanchullera liderada por Fran. Con el regreso de Morey como jefe, el poli de José Coronado intentará de nuevo acabar con familias como la de Faruq. Y eso que parece que el líder de los supuestos malos tendrá esta temporada un papel más secundario. Si eso ocurriese, la trama principal se vería potenciada. Pero esto es Telecinco, y ni de broma van a dejar de dar bola a un cubano de ojos claros al que le quedan tan bien los calzoncillos.4

Lo que sí puede cambiar, además del planteamiento, es la atmósfera de la serie. Supongo que no fui el único que noté que hay un cambio de rumbo, inspirado en otras grandes series europeas con historias similares. No me parece mal si sus responsables quieren que se parezca a Gomorra, la primera ficción en la que pensé viendo el capítulo. Si la han tomado como referencia, es un acierto absoluto. Pero para aproximarse a una barbaridad de ficción como la italiana sobre la Camorra hacen falta mejores interpretaciones y potenciar muchísimo más la acción. El amor puede jugar un rol importante. Nunca ha de marcar el ritmo. A veces hay que elegir. Y aunque se empeñen en Mediaset, no se pueden mezclar el sentimentalismo pegajoso con las pistolas.

5Para soltar lastre habría que acabar con ciertos personajes. Por ejemplo, ¿alguien echaría de menos a Fátima? No lo creo. Cargarse al personaje de Hiba Abouk sería un acierto. La trama podría ser interesantísima sin la intensidad de una actriz bastante mediocre. Además, permitiría a Alex González soltarse un poco más e intentar hacer más de Tom Cruise (aunque le cueste, claro). Claro, que para que esto ocurra tienen que alinearse los planetas. La cadena jamás lo permitiría. Por algo tienen hasta una sección en la web de la serie titulada “Morey y Fátima”.

Lamentablemente, lo peor está por llegar. Jesús Castro será el primo de Faruq y Fátima. El que quizá sea actor más malo de la actualidad en España contribuirá a hacer peor esta serie. Ojalá no tenga impacto sobre las tramas. La que sí debería tenerlo es Nerea Barros, que también se incorpora para la temporada de despedida como compañera de Morey en el CNI.Principe_MDSIMA20150413_0180_40

Aun con la pesadilla de Morey y Fátima y el error de fichar a Castro, negar que hay un giro sería faltar el respeto a los guionistas. El capítulo de ayer indica que la ficción se toma más en serio a sí misma. Sí, hace un año la llamé “serie vertedero“. Ahora, tengo mucho interés por saber a dónde va El PríncipeHa mejorado mucho y creo puede ser una gran serie. Despedirse para siempre en unas semanas siendo recordada por todos. Solo le sobran los amoríos para lograrlo.

Un final decepcionante y rebuscado para Bajo Sospecha

ATENCIÓN: Este post contiene spoilers del final de la serie

El capítulo de anoche de Bajo Sospecha, el octavo y último del supuesto thriller de Antena 3, duró algo más de 72 minutos. Si lo viste, quizá te dio la sensación de que con haberlo reducido a media hora habría bastado para enterarte de por qué murió Alicia Vega y quién mató a Nuria Vega. Que en un final sobren metraje y escenas, y que todo se reduzca a un resumen de lo que hemos visto durante estas semanas, no es buena señal. Pero aún peor es que te des cuenta de que a una ficción de ocho capítulos le sobran los seis que hay entre el primero y el últimoY eso me parece un fracaso.4

El final ha sido decepcionante. Lamentable en la ejecución y penoso en la argumentación. Toda la resolución de la tragedia de los Vega está muy cogida con pinzas. Al final, todo era un juego que no me creo. Sé que no son pocos los que han adulado este último episodio, asegurando que es convincente. A mí me ha parecido todo lo contrario. No me encaja que durante todos los capítulos pareciese que varios personajes se dispusiesen a aprovechar los secuestros y asesinatos para que todo resultase tan simple. La gigantesca conspiración sobre las niñas quedó en un ardid de éstas junto a Pablo Vega. Y no cuela. Tiene de majestuosa lo que yo de futbolista profesional. Ni provocó escalofríos, ni máxima tensión y ni de broma destacó por una magnífica ejecución. Lo único que fue de traca es que la cadena se atreviese a meter anuncios entre escenas.

2No hubo secuestro, sino escondite. Esto pasó a ser una retención cuando Alicia se cansó del juego para intentar que su padre y su tía no se fugasen. Acabó en tragedia por un accidente. Posteriormente, un niño que no mide ni metro y medio resulta que es tan animal como para exigir el silencio de otra chica cercana a su edad y acaba matándola porque ella se resiste y quiere confesar. Y luego, Pablo tiene la suficiente fuerza mental como para solo contar lo ocurrido a su madre, que decide mantenerlo en secreto con un par de cómplices. Nadie sospecha nunca de él ni de su madre, solo del resto. ¿Casualidad? Cuesta creerlo. Demasiado rebuscado.

Además, una serie de este tipo tiene que aspirar a explicar las consecuencias del asesinato que la vertebra. Si solo se dedica a esclarecer lo ocurrido incumple con la mitad de su objetivo. En el último episodio de ayer todo ocurre de manera atropellada y cargante, ya que solo nos cuentan qué y cómo pasó de una manera bastante pobre: recurriendo al resumen con escenas que ya hemos visto y de las que nos acordábamos de sobra.3

Nos hemos quedado sin saber qué va a pasar con toda la familia Vega tras descubrirse que tienen un hijo homicida. Es un estigma con el que convivir cada día y que te cambia todos los planes de vida que podrías tener. Me hubiese gustado saber qué pasa con los padres de Alicia, cuál es su relación con los progenitores de Nuria después de saber que su propio sobrino se la cargó, la reacción de los abuelos o la segura venganza de Vidal contra Emi por querer involucrarle e inventarse una red de pornografía infantil. También habría sido interesante conocer a más gente de Cienfuegos, sin reducirlo todo a la extensa familia protagonista. Incluso qué va a ocurrir con Pablo, que durante toda la vida cargaría con lo que le hizo a su hermana y su prima.

5Pero si hay algo imperdonable en Bajo Sospecha es su último minuto. Quizá el más patético de las series españolas en mucho tiempo. Habían resuelto perfectamente no caer en la españolada de que los protagonistas se liasen. Hasta la última escena, donde acaban besándose. Hay que tener poca imaginación y ser simple para incluir esto en un guión y justo al final. Fue la mejor manera de recordarnos que estábamos viendo producto nacional.

No todo ha sido tan malo: es entretenida y ha salvado los muebles cada semana gracias a una atmósfera convincente. La banda sonora encajaba perfectamente y han logrado marearnos (para bien) con la resolución de las tramas. El análisis que extraje de sus tres primeros episodios se ha mantenido en esos aspectos.1

Lo malo es que la parte que provocaba que no pudiésemos decir que tenía calidad ha permanecido e incluso se ha potenciado. Su principal problema es que los actores en general son un horror, con las excepciones de Alicia Borrachero y Lluis Homar. Porque aquí no solo han matado a niñas: Yon González y Blanca Romero se han dedicado a asesinar en cada capítulo la profesión de actor. Ella especialmente, a pesar de que se empeñe en que si hablan de ella es que lo está haciendo bien. Así es imposible que una serie de intriga enganche por completo.

Tiempo de preparar la venganza en Juego de Tronos

Cuentan varios amigos que lo malo de los libros de Canción de Hielo y Fuego es que son peores que una telenovela. Es imposible acabar una de sus tramas de forma decente porque aparecen otras tres de golpe justo antes del fin de la otra. Está bien no quedarse sin historias que contar. Pero a veces puede que de tanto abarcar no sepas encontrar el momento justo para consolidar algunas. De ahí al lado oscuro, el de aburrir, hay un paso.p19g9rqmda11ba1d5219141het19h0c

Este comentario venía a cuento de que el libro más aburrido de la saga de George R.R. Martin es Festín de Cuervos, cuarto de la heptalogía. Quizá alguno discrepéis, pero mis estadísticas cuñadas arrojan que el 90% de las personas que conozco que se hayan leído los cinco tomos publicados coinciden en que es el peor. También hay quien me ha dicho que todo posterior a Tormenta de Espadas empeora.

p19g9rqmda16t3lua1f32ehh1nkd9

 

Por eso empecé a temer que la quinta temporada de Juego de Tronos (HBO, Canal +) fuese la más plana de la serie. Si ves el primer capítulo de la misma te das cuenta de que es imposible que ese calificativo llegue a aplicarse alguna vez a lo que ocurre en los 50 minutos que dura. Pero parece que este año será el de la calma. El de pensar en lo que está por venir. O el de preparar la venganza. Ha habido tantos muertos ilustres en los dos “inviernos” anteriores que no ha habido tiempo de revanchas. Y ahora parece que todos tienen más tiempo para pergeñar su plato frío.

No ser vengativo en Juego de Tronos es como no ser de Iniesta. No hay peor error que el de rebajarte al nivel de tus enemigos. Pero peor aún es no compartir lo que define a tus amigos. Y por ahí te pueden venir todas las traiciones inesperadas.p19g9rqmdale5fnj13073k1nuge

La lista de las cuentas pendientes no cabe en un post. Pero todas las casas, además de los que vienen de más allá del Muro, tienen alguien escogido para poner su cabeza en una pica. Como ejemplo están los Martell y los Stark, que quieren acabar con la existencia de todo lo relacionado con los Lannister y a los Clegane. A ellos se podría sumar la única Targaryen viva que queda en disposición de plantar cara, pero ella es que quiere exterminarles a todos con el Dracarys. A la fiesta de lo trapero se sumará seguro alguien más. Porque algo les tiene que pasar a los Tyrell, ¿no?

p19g9rqmdc1ll1aeh9vt1co01ue2sPor lo que he visto, intuyo que la tónica del primer episodio va a ser la que marque el ritmo. Veremos capítulos excelentes, con unas interpretaciones igual de buenas. Aunque puede que echemos de menos esos vuelcos al corazón y finales potentes tan habituales. Si es así, lo mejor es que nos recompensarán en los tres últimos capítulos con traumas varios que nos joderán la vida y que a la vez nos recordarán por qué vemos esta serie.

Lo que no hay que olvidar es que la adaptación va cada vez más a su bola. Este año hay muchísimas tramas del quinto libro, Danza de Dragones. Las han hilado con las del cuarto, el que correspondía este año de una manera que está por ver cómo resulta. Por lo que si estáis leyendo el cuarto, os vais a encontrar sorpresas. Incluso si lo has leído todo te quedarás pillado en algún momento, porque en la serie van a morir personajes que en los libros siguen vivos, y viceversa. Además, habrá detalles del sexto libro que no está ni publicado porque a Martin no le ha dado la gana aún de ponerse a acabarlo.p19g9rqmdc14li1pr5j56114k163410

También parece que vamos a ver más miedo en todos los personajes que en las anteriores entregas. Daenerys teme a sus dragones y al que llama su pueblo; Jaime Lannister, no afrontar lo ocurrido con su familia; Cersei Lannister está atemorizada con la posibilidad de quedarse en tierra de nadie; Tyrion Lannister, aterrorizado con vivir su vida para ver lo que le espera; Arya Stark no quiere ni pensar en no vengarse, como su hermana, que se ha aliado con lo peorcito que existe; y Jon Snow directamente se echaría a llorar si no se convierte en el líder que todos esperan que sea. Más o menos como le ocurre a Stannis, al que quizá le da miedo asumir la realidad de que quizá no sirve para rey.

p19i9ijuu2pm91h7e1jpt1lcs1vo38He escuchado tantas veces que “no pasa nada” o “no está a la altura de la brutalidad de lo anterior” sobre lo posterior a Tormenta de Espadas que pensaba que este año en Juego de Tronos íbamos a tragarnos una etapa de transición. Creo que se encargarán con el paso de las semanas de desmentirlo. Los que se hayan visto los cuatro capítulos filtrados tendrán que esperar un poco más para saber si se queda así o mejora.