BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Woody Harrelson’

Colin Farrell y Vince Vaughn en True Detective: un grave error de la HBO

Error. Equivocación. Torpeza demencial. Movimiento desagradable. Maniobra nociva. Así, y de muchas maneras más, se puede llamar a la decisión que ha tomado la HBO de fichar a Colin Farrell y Vince Vaughn para protagonizar la segunda temporada de True Detective.ColinFarrell07TIFF

Que tras meses de rumores en los que sonaron todo tipo de nombres, incluso el de imposibles como Brad Pitt, al final se haya firmado a estos dos para una serie que recibe tanta atención y cuyo elenco está pensado para los actores de Hollywood es una decepción. Un fallo que nadie se esperaba y que resta mucho atractivo a una ficción que fue capaz de deslumbrarnos. Y es que la presencia de ambos provoca que surjan las dudas sobre si el argumento que adelanto Nic Pizzolatto, que volverá a estar al frente del guión, será el que ofrezca la serie o no.

Vayamos por partes: no hay que caer en la comparación de Farrell y Vaughn con McConaughey y Woody Harrelson. Los segundos son mucho mejores actores que los primeros, y lo han demostrado dentro y fuera de True Detective. No se les puede equiparar de ninguna manera. Sería tramposo, puesto que no tienen nada que ver. Hay que ir al fondo, y ahí es donde entra la cadena: la HBO o no ha querido o ha sido incapaz de mimar el que ya es su gran producto estrella junto a Juego de Tronos. Y lo ha rematado con el fichaje para dirigir los dos primeros episodios de Justin Lin, responsables de varias entregas de Fast & Furious. Esto último no es ninguna tontería: Cary Fukunaga hizo un trabajo excepcional en la primera temporada. Y Lin no es precisamente un director que enamore.

VaughnPero, ¿son malos actores Colin Farrell y Vince Vaughn? El primero no. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Lo ha demostrado en películas como Escondidos en brujas, donde está muy bien y dejó claro que sabe poner cara de estar chalado. Más allá de cumplir ese requisito imprescindible para esta serie, el cómo desarrollará su interpretación es un enigma. Pero que se adelantase a la cadena al anunciar su fichaje ya indica que sigue igual de bocazas y poco profesional que siempre. Veremos cómo se comporta trabajando.

El problema principal es Vaughn, que no tiene pase alguno. Para empezar, que ni se ponga sobre la mesa que McConaughey venía de hacer comedias tontas como él. El nuevo protagonista de True Detective lo hacía mal hasta en esas mismas películas, y aún no comprendo que ese tipo haya seguido haciendo cine con lo limitado que es. Lo que nos vamos a encontrar es a un tipo de dos metros que carece de expresión corporal y facial, y que tampoco es un hacha con los diálogos, los cuales ejecuta sin gracia alguna. Un actor que es puro mármol, vamos.

A pesar de todo lo anterior, y como es obvio, no vamos a dejar de ver True Detective. Lo que muchos sí haremos es presentarnos ante ella con ciertas reticencias por la actuación de ambos, todo lo contrario que con Harrelson y sobre todo McConaughey, donde el sentimiento era de expectación. El tiro en el pie que se ha dado la HBO es evidente.Fast and Furious 6

Lo peor es que las decepciones pueden continuar: falta por conocerse el resto del elenco, y sobre todo una o dos protagonistas femeninas. Entre las que suenan, esperemos que las que mejoren este desastre sean Rosario Dawson, Oona Chaplin o Jessica Biel.

Los papeles de Vaughn y Farrell en la serie

Los roles de los nuevos actores principales de la serie ya fueron anunciados ayer por la HBO junto a la confirmación de sus nombres.

Así, Farrell interpretará a a Ray Velcoro, un detective tribulado y muy profesional aparentemente abrumado por la corrupción de sus superiores, que están bajo las órdenes de un mafioso.

Por otro lado, Vaughn dará vida a Frank Semyon, un criminal de toda la vida que decide pasar a la legalidad con sus negocios pero que en su objetivo tropezará con el asesinato de su socio principal.

Las (injustas) nominaciones de los Emmy, categoría a categoría

Ya conocemos quiénes están entre los candidatos a llevarse un Emmy el próximo 25 de agosto. Las sorpresas han brillado por su ausencia, dado que las novedades eran las esperadas, con Orange is the New BlackTrue Detective liderando a las debutantes. Pero estos Emmy pueden llegar a calificarse como los de la injusticia en las nominaciones. Grandes series, actores y actrices se han quedado fuera de forma incomprensible, en favor de otros mucho más limitados y que no han tenido grandes temporadas o actuaciones si les comparamos. ¿Cuáles? ¿Por qué? Veámoslo categoría por categoría (las nominaciones en una lista, aquí).

Masters1Mejor drama

Es la categoría donde se notan las mayores ausencias. Ni Masters of Sex (quizá uno de los mejores estrenos del último año) ni The Good Wife han logrado entrar en la carrera por el galardón de más prestigio. Y considerando que la que sí ha entrado es Downton Abbey, justo el año de su temporada más floja, es para mosquearse. Todas las quinielas apuntan a que la serie de HBO protagonizada por Woody Harrelson y Matthew McCounaghey se llevará el gran premio, dado que el resto ya han sido premiadas previamente (Mad Men Breaking Bad) o no son típicas ‘gana-premios’, como le ocurre a Juego de Tronos. La presencia de House of Cards era obvia. Y eso que entre la crítica española no gusta mucho, algo que no acabo de entender. En EEUU por suerte sí. Por supuesto, ni Hannibal ni The Americans han entrado, como se esperaba. Tampoco Sons of Anarchy. Ni lo harán nunca, a nuestro pesar. Al menos se han cargado a Homeland.

Mejor comediaBrook2

Si todo va según lo previsto, Orange is the New Black debutará en los Emmy ganando el premio más gordo al que está nominada. Aunque realmente no sea el lugar que le corresponde, dado que no es una comedia. Por su estilo, sus guiones, es un drama que se aproxima al humor negro. Pero sus responsables han sido muy listos, y para evitar a las bestias con las que se encontraría en la categoría reina han optado por este recurso. Esto significa que el resto se puede despedir de ganar el premio, más aún si sus entregas de esta temporada no han sido especialmente brillantes (salvo que a los que votan les dé por su pedrada habitual con Veep). La única novedad es Silicon Valley, uno de los mejores estrenos de este mismo año, que merecía colarse. Lo más llamativo es la ausencia de Brooklyn 99Otra injusticia más.

Mejor miniserie

Si no ganan Fargo Luther esta categoría dará un premio incomprensible. Así de claro. El detalle de incluir a Treme, al fin, es algo digno de encomio.

T5Mejor actor de drama

Esta categoría se resume en la ausencia de Michael Sheen (Masters of Sex) y en la presencia de Jeff Daniels (The Newsroom). La injusticia de que no esté el primero y sí el segundo es vergonzosa. Esto podría haber beneficiado a Jon Hamm (Mad Men), que lleva seis años esperando a ganar. Pero en el año de True Detective, con Harrelson (actor con toda su carrera en Hollywood) y McCounaghey (último ganador del Oscar a mejor actor) nominados, dudo mucho que sea otro distinto a estos dos el que se lleve el galardón. Creo que ni siquiera Bryan Cranston puede con ellos. Veremos.

Mejor actriz de drama

Tal y como se preveía, aunque muchos rezábamos para que no fuese así, Tatiana Maslany (Orphan Black) no está entre las nominadas. Ni haciendo seis personajes distintos en una misma serie, todos con su personalidad y con una solvencia espectacular, le dan la oportunidad a la chica. Al menos entra Lizzy Caplan, que está maravillosa en su papel de Virginia Johnson en Masters of Sex. La única que sobra es Michelle Dockery (Downton Abbey), que no creo que esté al nivel del resto. Su lugar debería haber sido para Elisabeth Moss (Mad Men).

Mejor actor de comediatbbt

Lo más chocante en ésta es que falta el ganador del Globo de Oro hace unos meses en el mismo campo: Andy Samberg (Brooklyn 99). Si merecía ganar no lo sé, pero lo que tengo claro es que al menos en las nominaciones debería haber estado. Centrándonos en los que pueden llevárselo, Louis CK (Louie), Michael H. Macy (Shameless) y Ricky Gervais (Derek) son los grandes favoritos por méritos propios. El resto dudo mucho que tengan alguna posibilidad.

Mejor actriz de comedia

Esta categoría vuelve a ser de las más competidas. La lucha, según la lógica, debería estar entre dos: Lena Dunman (Girls) y Amy Poehler (Parks & Recreation). Pero como le ocurre a Jon Hamm, tienen la mala suerte de coincidir con dos de las que enamoran al jurado, como son Julia Louis-Dreyfus (Veep) y Edie Falco (Nurse Jackie). Vale que ha entrado Taylor Schilling por OITNB, pero su Piper no está ni por asomo a la altura de estas bestias.

Mejores secundarios en drama

Ray2Los secundarios masculinos van a librar una batalla muy interesante. Lo malo es que hay una gran ausencia: Dean Norris (Breaking Bad) merecía estar muchísimo más que Aaron Paul. Puede que esto sea impopular, pero no hay más que ver los últimos episodios para darse cuenta. Sí está Jim Carter (Downton Abbey), al que parece que quieren homenajear con el premio de ver su cara en la pantalla antes de que le den el premio a otro. Éste podría ser Jon Voight, que está tremendo en Ray Donovan. Aunque no descarto a Peter Dinklage, que se ha marcado una temporada colosal en Juego de Tronos (menos para los que lo hayan visto doblado).

En cuanto a ellas, a lo mejor es el año de Christina Hendricks. Anna Gunn ya tiene su Emmy, y Maggie Smith no ha estado tan brillante como en años anteriores. Aunque dada la obsesión de EEUU con Downton Abbey no hay que perderla de vista.

Mejores secundarios en comedia

Kate Mulgrew se merece el Emmy a mejor actriz de reparto de comedia por su papel de Red en Orange is the New Black. Y punto. Vale que le toca verse las caras con Allison Janney (nominada en otra categoría que comentaré después), pero ninguna de las otras nominadas ha estado mejor que ella. La única que conozco menos es Kate McKinnon, presente por su trabajo en Saturday Night Live. Tiene que ser muy buena para poder ganar a Mulgrew.6

Entre los hombres, me he reconciliado un poco con estos Emmy gracias a que Andre Baugher (Brooklyn 99) aspira a éste. Adam Driver, con eso de que está rodando la nueva película de Star Wars, ha ganado algo de nombre en los últimos meses. Pero el resto se ha mantenido más o menos igual. Quizá el premio sea para Tony Hale, ganador en 2013 por Veep.

Invitados en drama
Reg E. Cathey hizo un gran papel en House of Cards, y podría llevárselo en la categoría masculina. Para su desgracia, tiene a Robert Morse (Mad Men) enfrente, justo cuando ha realizado su mayor aportación a la serie de los publicistas (aunque esté en la batalla por la temporada el año pasado, y no por la de este, pero todo influye). Hay que destacar que estén Paul Giamatti (Downton Abbey) y Beau Bridges (Masters of Sex).

bob_newhart_big_bang_theory_a_hEn lo que se refiere a ellas, ésta si puede ser la categoría de Allison Janney para volver a ganar un Emmy. Jane Fonda está bien en The Newsroom, pero no creo que tanto como Janney como para quitarle el premio. Y mucho ojo a Margo Martindale.

Invitados en comedia

Si se premia al que más ha hecho reír con su presencia testimonial, el Emmy debería ser para el veterano Bob Newhart. Las carcajadas que ha provocado con su talento en The Big Bang Theory son inolvidables. Pero hay muchas ganas de premiar a Jimmy Fallon por lo que sea, y eso puede jugar en contra.

El hipotético duelo entre Breaking Bad y True Detective en los Emmy

La lucha de todos los años en los Emmy parecía tener un ganador claro en 2014: Breaking Bad. Cualquiera daba por hecho que la serie de Vince Gilligan arrasaría gracias a su magnífica última tanda de episodios, ya fuese como mejor serie de drama, o en las categorías interpretativas, con Bryan Cranston, Aaron Paul y Anna Gunn llevándose los premios individuales.

True2

Pues a lo mejor todo esto se viene abajo: True Detective va a competir como serie de drama en los Emmy de este año y no como miniserie, tal y como informa Deadline. Es decir, que aunque sus próximas temporadas no tengan nada que ver con la que ya hemos visto, su creador Nic Pizzolatto parece que prefiere ser reconocido como una serie al uso y no como algo más especial.

Breaking3Esto puede poner patas arriba todas las quinielas que se han hecho hasta ahora. Primero, porque Matthew McConaughey puede arrebatar el premio al mejor actor a Bryan Cranston. Y no, no es broma: los que votan están enamorados de los actores de Hollywood, y más si es uno que acaba de ganar un Oscar. Segundo, que el resto de nominadas en esta categoría se han quedado sin opción alguna, ya que todo se va a reducir a la pugna entre estas dos (algo que no gusta nada a los seguidores de The Good Wife).

Y tercero, y quizá más importante: que True Detective le coma la tostada a Breaking Bad y la eleven a mejor serie de la edición. En serio, esto puede ocurrir.

Los que hayan visto el final de Breaking Bad estarán alucinando. “¿Cómo es posible?” o “Están locos si no se lo dan a BB” estarán entre sus reacciones. Que el reconocimiento a las cinco temporadas de la serie de Walter White se quede en nada por la gran primera temporada de True Detective puede que indigne a muchos, y que a otros les resulte demencial.True3

A mí me parecería bastante sorprendente. Aunque sea tan buena y sea seguramente lo que mejor que se estrene en Estados Unidos en 2014, ni de broma la serie de HBO se merecería pasar por encima en unos premios por la de AMC. Básicamente porque BB me parece mucho más redonda, entre otras razones por el buen sabor de boca y lo gratificante que fue disfrutarla en sus cinco temporadas.

Y por muy bien que lo hagan McConaughey y Woody Harrelson, por muy grandioso que sea el plano secuencia y la dirección de Cary Fukunaga, y lo maravillosos, profundos e inteligentes que sean los guiones de Pizzolatto, no son mejores que todos los aspectos y recursos de Breaking Bad. Pero la cabeza me dice que superará a la creación de Vince Gilligan. Así son los Emmy.

Las lecciones del último episodio de True Detective

 Si no has visto el octavo capítulo de la primera temporada de True Detective, no te recomiendo que leas

Me ha costado arrancar para escribir un post sobre el final de True DetectiveNo es fácil escribir sobre una serie tan compleja, ya que lo que se espera de un texto relacionado con la misma es que sea igual de profundo e interesante. Es imposible quedarse en comentar lo buena que es, cómo Rust Cohle y Marty Hart han estudiado el caso, y cuál ha sido el proceso hasta que han descubierto al asesino y toda la trama que hay detrás. Porque True Detective no va de eso. T5

Que la protagonicen dos detectives que andan detrás de un culto muy chungo que se dedica a secuestrar, violar y asesinar niños y jóvenes ha sido el fondo escogido. El mejor que se podría haber elegido, dado el éxito que ha tenido y lo que ha contribuido a hacer todavía mejor la historia. Pero eso no es todo. True Detective ofrece varias lecciones, ninguna de ellas baladí, sobre la vida y cómo la afrontamos.

Todo lo anterior, que puede resultar muy metafísico, tiene lógica si uno se pone a pensar en las soflamas de Rust Cohle (Matthew McConaughey). Lo que relataba el detective misterioso y nihilista en sus viajes en coche junto a su compañero Marty (Woody Harrelson) tenía un fin que se ha evidenciado en este último capítulo: hacernos ver que somos unos egoístas. Que nos preocupamos por una serie de asuntos, más importantes o no, pero en los que nunca incluimos la empatía o la solidaridad con el otro.

T3True Detective va sobre nuestra tendencia a mirar para otro lado. El que sufra será otro, al que le ocurra la desgracia no le conoceremos, y aquellos a los que les toque afrontar una tragedia siempre formarán parte del resto. A nosotros, nunca. Hasta que nos ocurre, y nos cagaremos en todo pensando en que no existe nadie que se capaz de hacerse cargo por no preocuparse más que de su ombligo. Tal y como hemos hecho nosotros mismos antes.

Lo que pretendía Nic Pizzolatto a través de esta trama es hacernos ver que nos plegamos con facilidad al egoísmo patente que implica no mirar más allá ni poner la otra mejilla. Aunque sea un caso tan cruel como la desaparición de una niña a la que violan insistentemente. “Era la cadena de mando, no podía hacer nada” o “Solo hacía caso de lo que decía el jefe (big man)” son las excusas que ofrece el sheriff Geraci cuando Cohle y Marty le cuestionan que no hiciese nada por buscar a Marie Fontenot.

Inquirir, en cualquier campo de la vida, debería ser una autoexigencia. No hay que dejar las cosas como están, por mucho que lo diga el superior de turno. No se trata de ser cabezón: la idea es resolver todas las dudas que te genere cualquier caso que te toque vivir de forma personal o profesional, siempre desde la discreción y sin hacer daño a otros implicados. Porque no es fácil intentar convencer al resto del mundo de algo de lo que solo tú estás convencido, y hasta hay que comprender que te llamen loco.T4

Eso es lo que le ocurre a Cohle cuando la gente se entera de que sigue investigando ese caso que supuestamente él y Marty resolvieron años atrás; ese mismo en el que mintieron a todo el mundo tras haberse cargado a dos tipos por la pura rabia que les provocaron sus actos. Viéndolo como espectadores nos ha resultado plausible esta apuesta por la verdad de Rust. Pero, ¿y si fuese en la realidad? ¿Nos creeríamos a alguien que desde la discreción y en privado nos cuenta que tres asesinatos pueden ser muchos más y que todos ellos están relacionados con una secta que estaba en connivencia con ciertas confesiones religiosas, policías y hasta políticos de primera línea? Está claro que no.

E insisto, por si alguien cree vislumbrar que estoy diciendo otra cosa: esto es admisible cuando lo haces por tu cuenta, sin hacer daño al resto y sin valerte de tu poder mediático o pecuniario para sacar a la luz tus teorías alternativas. Es decir, todo lo contrario a la teoría de la conspiración del 11M.

T2

Hay gente que dice que el final de True Detective no ha sorprendido en nada. Quizá de primeras no. Con el paso de los minutos, es imposible no darse cuenta de que al final todos somos iguales. ¿De qué se queja Rust en los últimos segundos? De que no ha podido reunirse con su hija y su padre. Al final lo que le importante era estar con los suyos. Nadie más. Y por eso llora, al ver cómo sus convicciones se evaporan en un instante y tras un hecho traumático.

También están los que sostienen que quedan muchas cuestiones por resolver por las “pistas” que nos han indicado en los capítulos: que si las hijas de Marty, la actitud ambigua de éste mismo, el destino de su mujer… Bueno, otra vez hemos vuelto a pecar de exceso. Dijo un escritor hace tiempo que por culpa de El Código Da Vinci ya nos íbamos a pensar que hasta en los muñecos de un semáforo hay pistas de un asesinato. Y no todo ha de tener una carga argumental.

Eso sí: ¿quién era The Yellow King? ¿Era realmente el bestia de las cicatrices (o monstruo espagueti de orejas verdes) que se dedicaba a violar y que tenía una novia con discapacidad intelectual? ¿Esta última era en realidad Marie Fontenot? ¿Por qué la hija mayor de Marty se vuelve tan siniestra? ¿Todas las sospechas sobre Rust se han desvanecido? ¿Las cornamentas respondían a la corona de ese rey?T1

Que nos dejen con dudas es otro éxito. Yo las tengo. Y supongo que todos vosotros también. Aunque sea un poco ridículo que una anciana que está en una residencia se acuerde de quién le pintó la casa 20 años atrás, y más si ni conocía a los pintores.

Mis percepciones sobre lo que ha intentado transmitir True Detective son estas. Si no os gustan, no tengo otras. Tampoco puedo cambiar mi convicción de que va a estar muy difícil que en 2014 se estrene una serie mejor que esta.

Lecturas interesantes

Una guía-glosario sobre todo lo que ha aparecido en la serie. 

El artículo de Maureen Ryan (Huffington Post TV) sobre la serie. Es largo, pero merece la pena.

Las pistas sobre la segunda temporada.

Y la canción con la que terminó:

¿Por qué todo el mundo habla de True Detective?

Soy de los que se asustan, e incluso ven con recelo, que una serie reciba críticas unánimes en un sentido u otro. El exceso de elogios o vituperios me provoca una sensación de rechazo hacia el sentir general, lo que conlleva que tenga muchas ganas de verla si lo único que le cae son palos y se me quiten todas si lo que recibe son solo elogios.

Esto, que puede parecer postureo, es algo innato. Casualmente, la opinión positiva y general sobre una ficción de estreno llevaba mucho tiempo sin darse. Hasta ahora.

True3

La responsable ha sido True Detective. Todo el mundo conoce a alguien que la haya visto, aunque no lo sepa. La existencia de la serie de HBO es conocida por la mayoría, aunque no tengan idea de qué va.

La pregunta que asaltará a nuestro amigo, conocido o compañero de trabajo que haya escuchado el nombre de la ficción es por qué ha llegado ésta a sus oídos. ¿Cuál es la razón? ¿Por qué todo el mundo habla de True Detective? ¿Qué tiene para que esté en boca de todos, ya sea en las charlas en el bar o en la oficina, o en Facebook o Twitter?

Empezamos a hablar de ella porque era el estreno más esperado de 2014. Su reparto, con Woody Harrelson y Matthew McConaughey al frente, y la marca HBO, la hacían muy llamativa.

Cuando empezamos a ver el primer episodio, continuamos los comentarios porque desde su cabecera ya auguraba algo bueno. Y es que su sintonía es maravillosa, a la vez que adictiva.


True2

Su trama, o cómo los detectives Rust Cohle y Martin Hart relatan en el presente la investigación que realizaron para atrapar a un asesino en serie hace más de una década, provoca más discusiones sobre ella.

Tras dar cuenta del piloto, disertamos sobre su ritmo flemático y su ambiente lúgubre: una combinación acertada que nos sumerge en una historia nada agradable. También porque recordaba a Hannibal, aunque esto es anecdótico.

Por ese mismo episodio, empezamos a discutir sobre qué le pasaba a McConaughey. ¿Era realmente él? ¿O nos estaban engañando?

Con el segundo episodio, hablamos de True Detective porque su trama principal se desarrollaba de forma magistral. A la vez, seguíamos flipando con McConaughey (sí, he aprendido a escribir su apellido), y descubrimos a Alexandra Daddario; nos enseñó todo, y nos hizo sonreír.True6

En el tercero, nuestras charlas trataban sobre que era un poco lenta. Pero que desprenda tanta calidad hace que se le perdone hasta la parsimonia, que es incluso necesaria: son muchas las piezas del puzle. En ocasiones, hasta cuesta asumirlas, porque el vaivén de nombres, situaciones y pistas abruma. Si para entender el engranaje hay que volver un poco atrás en el capítulo, se hace. Y tan contentos.

Fue en este tercer capítulo cuando ya no solo hablábamos de True Detective: a la ecuación se había unido Matthew McConaughey. Sí, Rust Cohle era él. Esa magnífica interpretación que vale Globos de Oro y Emmy no era de un desconocido. El que tiempo atrás fuese guapito oficial de Hollywood ahora es un maestro ante las cámaras.

True1Su acento sureño, el aspecto chulesco, su nihilismo, y esa particular visión del mundo de su personaje nos ha asombrado a todos. Quizá la otra pregunta que se hará ese amigo que desconozca todo lo anterior es por qué hablamos tanto de McConaughey. La respuesta está en esta serie y en películas como Dallas Buyers Club. Han de ver ambas para despejar sus dudas. Menos mal que se cansó de las comedias románticas.

En el cuarto capítulo, y el último emitido hasta la fecha, ya no hablábamos de True Detective: la adorábamos.

Y para refrendar nuestra postura, sus responsables (Cary Fukunaga en la dirección y Nic Pizzolatto en el guión) idean un plano secuencia de algo más seis minutos. Cerca de 360 segundos sin apartar los ojos de la pantalla, casi sin respirar, y que nos puso nerviosos por la emoción que emitía. Directamente, nos dejó con la boca abierta. Porque es una escena de esas que no te cansas de ver, y que si nadie lo mejora (algo casi imposible) liderará los ránking de los mejores momentos de las series en 2014. Si no has visto este episodio, ver el siguiente vídeo es comerse un SPOILER.

En este episodio ya no solo despunta McConaughey: Woody Harrelson empieza a deslumbrar, y a demostrar lo gran actor que es. Martin Hart comienza a sufrir, lo que nos permite empatizar con él, u odiarle, al presenciar cómo se derrumba su mundo particular. Se puede sentir lástima de su situación, o pensar que se lo merecía: la cuestión es que ya transmite algo. No es el simple acompañante de Cohle, el racional que critica cargado de razones el peculiar estilo de vida de su compañero.True5

True Detective es la mejor serie del momento; pero nada más, porque acaba de empezar. Algunos, muy osados, ya la califican de maravilla.  E igual deberían esperar un poco. Quedan cuatro episodios todavía, y la situación puede cambiar. Las vibraciones son buenas, pero no hay que encumbrarla de forma precipitada. Es buenísima, pero puede bajar el nivel en cuanto menos lo esperemos. Ojalá que no sea así.

Lo cierto es que, por ahora, apostar a que entrará en el club de las inmortales no reportará grandes beneficios a cualquier jugador: es lo que haríamos todos.

¿Podríamos tener en España nuestra True Detective? Los medios con los que cuenta están al alcance de cualquier productor. Los actores para cumplir con un papel de este tipo, quizá (aunque ni de broma íbamos a ver una pareja como la de Harrelson y McConaughey). Sin embargo, faltan guionistas y creadores con el suficiente talento para ejecutarla de una manera tan acertada. Por eso no disfrutamos de algo así en este país.