Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Matthew Weiner’

Selección de libros que sirven para escapar de las series

Sí, este es otro post sobre libros recomendados para el Día del Libro. Nunca había hecho uno y lo cierto es que me apetece bastante. Este año tengo la suerte de estar leyendo bastante y poder compaginarlo con mi trabajo y las series sin problemas. Aunque nunca sea suficiente. Como decía Enric González en sus memorias periodísticas, los periodistas tenemos que leer como si se nos fuese la vida en ello. Porque nos va la vida en ello. Ojalá esto se aplicase al resto del mundo, pero simplemente por el placer y el descubrimiento de las historias de los libros. Como hacía el portero de un edificio en el que viví hasta hace poco, que tenía tres estanterías llenas de libros en su portería y se leía la mayoría en los ratos muertos de su trabajo. Hubo hasta quien se quejó de que tuviese tantos y leyese. Una pena.

Reconozco que leo muy pocos libros escritos al rebufo de las series, como los que hacen exégesis de un solo personaje o de los sitios en los que comen los protagonistas (por no decir ninguno). Soy más de los que cuentan en sus capítulos las impresiones de ciertos escritores sobre una ficción y de los que relatan historias relacionadas con la trama que no han aparecido en el resultado final televisivo. También prefiero los originales en los que se basan las series, claro. Pero lo que me flipa es poder escapar por medio de esos que no han sido adaptados y que puede que nunca lo sean. Son la mayoría de mi lista. Lo que cuenta es tan emocionantes o más que lo que vemos cada semana. Esto es lo que os recomiendo:

Relacionados con las series

Portada_MadMenLa colección seriéfila de Errata Naturae

Todo el que quiera leer un libro de calidad sobre las series sabe que Errata Naturae le alimentará de sobra. La editorial ha publicado ocho títulos que han servido como antología de algunas de las históricas de la televisión. El último ha sido Mad Men, o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue, donde escriben el creador Matthew Weiner o el escritor Enrique Vila-Matas. Antes, llegaron los de True DetectiveJuego de Tronos, Breaking Bad, The Walking Dead, The Wire Los SopranoHe tenido la suerte de disfrutar de unos cuantos, y son deliciosos. Quizá el más curioso sea el basado en la saga de George R.R. Martin (a Canción de Hielo y Fuego) no hace falta ni recomendarla). Mi preferido, sin duda, es el de True Detective.

House of Cards, de Michael DobbsHouse of Cards

El libro de la serie que tanto nos gusta está viviendo un segundo lanzamiento, después de ser publicada por primera vez en España por la editorial Alba. Y es que apareció originalmente en 1989, y ya inspiró la House of Cards británica que es tan buena como la americana. El relato de Michael Dobbs tiene aspectos que no han aparecido en las series, además de acciones de los personajes que en la tele nos han contado de otra manera o directamente se desecharon. Sobra decir que es buenísimo.

ESCRITO CON LA SANGRE_PRESSForastera, de Diana Gabaldón

Cualquier fan de Outlander ya sabrá de qué estoy hablando. Los libros de la autora estadounidense que han inspirado la serie que emite en España Movistar Series, publicados por Planeta, son una máquina de captar adeptos en poco tiempo. Son fáciles y las tramas son llamativas, además de ese punto de viajes en el tiempo que acaba por convencer a los más aficionados al género de fantasía. La editorial acaba de publicar la octava parte. Los que seáis fan, tardáis. Yo he leído el primero y parte del segundo. No pude parar de leer, aunque la historia no me entusiasmaba del todo. Es lo que tiene escribir fácil y ser efectivo.

 

Nada tienen que ver con las series

Cienciología: Hollywood y la prisión de la fe, de Lawrence WrightCienciologia

Los medios solemos publicar de vez en cuando historias relacionadas con la Cienciología y los famosos adheridos a este culto tan particular y discutible. El considerado mejor escritor de no ficción de Estados Unidos, Lawrence Wright, disecciona en un libro largo la génesis, evolución, triunfos y sombras del movimiento que fundó L. Ron Hubbard. Una supuesta religión que no es más que pseudociencia y al que actores y otros famosos de Hollywood han entregado sus vidas y parte de sus fortunas. El libro, publicado por Debate, es interesantísimo, y trae luz sobre algo conocido pero a la vez tan envuelto en misterio.

RemnickReportero, de David Remnick

La editorial Debate nos ha hecho un regalo a los que admiramos al director de The New Yorker: recopilar algunos de sus mejores reportajes en la revista que dirige en Reportero, un libro que todo aficionado a las historias largas debería leer. Entre la selección está lo que Remnick escribió en su día sobre Al Gore, Bruce Springsteen o Benjamin Netanyahu, además de otros textos sobre los países que ha visitado. Para el que no conozca a David Remnick, le diría que empiece por leer su biografía de Muhammad Ali, Rey del Mundo. A ver si podéis parar de leerle después.

Como si masticaras piedras: sobreviviendo al pasado en Bosnia, de W.L. TochmanBosnia

La guerra de los Balcanes aún no ha terminado para muchas familias. Los desaparecidos se cuentan por miles. 20.000 de ellos son musulmanes. Pero tras acabar el conflicto armado, esos de los que nada se sabe también se esfumaron de la agenda. El periodista W.L. Tochman viajó a Bosnia y Herzegovina años después de lo ocurrido para relatar esa posguerra que no entiende de vencedores y vencidos. Sus historias han quedado recogidas en un libro que publica ahora Libros del KO. Un relato necesario sobre uno de los últimos grandes conflictos del siglo pasado, y que interesó a todo el mundo menos a los que pudieron evitarlo. El amigo Nacho Segurado ya hizo una reseña mucho mejor que la mía.

CUB-PELIGRO-DERRUMBE.inddPeligro de Derrumbe, de Pedro Simón

Cualquiera que haya leído alguna vez a Pedro Simón en El Mundo sabe de sobra que es el periodista que mejor ha sabido relatar estos años de perdedores y heridos por la crisis económica. Usando todo lo que la gente normal que ha sufrido las consecuencias de la llamada entonces “desaceleración”, entre los que hay gente con preferentes, que ha perdido su casa o que no tiene ayudas tras años en paro, Simón ha pergeñado una novela. Peligro de Derrumbe es el libro más duro que he leído en muchos años. El que más me ha destrozado la vida. Y ha merecido la pena. Es de los pocos que te recuerda que esa gente que las pasa canutas está mucho más cerca de ti de lo que crees. Que uno mismo puede verse en la misma situación que ellos de un día para otro. Por eso este libro es tan necesario.

Tiempos Difíciles, de Charles DickensDickens

El clasismo es una de las lacras de nuestra sociedad. Todos lo hemos practicado en algún momento. Lo malo es si no nos damos cuenta de cuando estamos actuando de esa manera. Dickens dedicó su obra a las relaciones entre ricos y pobres, entre proletarios y terratenientes, a través de una mezcla de novela y reportaje. Tiempos Difíciles es un título menos mediático que otras maravillas del británico como Oliver TwistHistoria de Dos Ciudades. Os aseguro que es un manual del clasismo que tiene pasajes que podrían aplicarse al día a día actual. No falta nada: el patrón que considera que sus trabajadores solo quieren comodidades y que apuesta por trabajar más cobrando menos, el obrero inseguro que no se atreve a hacer huelga por miedo al despido, los ricos que reniegan de su pasado pobre o los profesionales ambulantes a los que se tiene por gentuza iletrada que solo está para servir al resto. ¿Os suena? Nunca es tarde para que un clásico te recuerde que quizá la situación no ha cambiado tanto.

Mad Men: la agencia de los perdedores exitosos

¿Te sientes vacío por dentro mientras llevas una aparente vida normal? ¿Crees que eres invisible cuando realmente la gente cuenta contigo? ¿Envidias las relaciones sociales o sentimentales estables de los que te rodean aunque tú tengas otras que al menos son esporádicas? ¿Piensas, en definitiva, que tu vida es una mierda cuando tu día a día de cara al exterior indica todo lo contrario?m1

Enhorabuena: encajas en el perfil de cualquiera de los personajes de Mad MenY ya si te consideras un perdedor, estás tardando en llamar a Matthew Weiner para que te cree un rol. Pero date prisa: la serie se acaba el año que viene.

Mad Men volvió la semana pasada para iniciar su despedida. Y se va a ir a lo grande, con unas tramas igual de profundas pero que atrapan como nunca antes había conseguido. Con un Don Draper atrapado por un narcisismo que le ha dejado sin recursos, una Peggy Olson que no para de ascender pero que está tan podrida por dentro que se ha convertido en una mujer patética, además de un Roger Sterling que monta orgías para no afrontar la vejez que ya le ha invadido.

M2

En eso se ha convertido la ficción de AMC: en una historia donde nos cuentan de manera magistral la vida de auténticos losers que son exitosos de puertas para afuera pero que no saben qué hacer con sus vidas. Los mismos que ante un suceso improvisado se derrumban porque no tienen el control. Un perfil muy de psicópata que da un poco de miedo, la verdad.

Cuesta dilucidar hacia dónde se encamina Mad Men con este tipo de argumento que tan buen resultado le está dando a Matthew Weiner. Parece que ya ha tocado techo, y que se vaya a terminar en un año puede haber sido la mejor decisión que se haya tomado. Antes estaba claro que era una serie centrada en una agencia de publicidad un tanto peculiar y en la que todos quedaban ensombrecidos por el majestuoso Donald Draper.

M3

La caída del típico fucker americano, que comenzó casualmente cuando decidió tener algo de estabilidad en su vida,  ha provocado que otros personajes crezcan en la pantalla y que su importancia sea perentoria para el desarrollo de la trama. Por ejemplo, ¿qué va a pasar con Sally Draper? Esa niña que siempre estaba en segundo plano, y que desde la temporada pasada ha puesto patas arriba la vida de su padre. Podríamos decir lo mismo de Joan. Ahora que ha mostrado debilidad ha dejado de ser esa mujer despampanante por la que todos suspiran, para así convertirse en un activo imprescindible y que ofrece otra visión de la serie.

M4

Así se forjó la que podríamos llamar la agencia de los perdedores exitosos. Porque es complicado no adorar a cualquiera de los que forman esta agencia solo fijándose en su aspecto exterior y en el trabajo que hacen. Lo malo es que el argumento ha desembocado en que se les vayan cayendo los disfraces, y ahora resulten un poquito insoportables en general. Pero joder, es que está tan bien hecha y es TAN buena.

Sin embargo, y a pesar de su apertura a tramas más asumibles, Mad Men sigue sin ser para todo el mundo. Es normal que mucha gente se aburra con ella, como también lo es que los que la vemos y hasta la disfrutamos nos sintamos más cultos y refinados.

M5

Que las tramas no estén conectadas, o que los diálogos vayan de temas que ni se han introducido previamente facilitan que pierdas el hilo. Los que la soportamos hemos asumido que la serie tiene que ser así para no perder su esencia, aunque también nos despistemos en algún momento y no sepamos qué está pasando en una escena.

El que no pueda verla no sabe lo que se está perdiendo. Aunque insisto en que es comprensible que resulte insoportable para muchos.