BLOGS
Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘Piper Chapman’

VÍDEOS: Primeros tráilers de las nuevas temporadas de True Detective y Orange is the New Black

Día de novedades en la televisión estadounidense. Al menos en forma de tráilers. Y de dos de las series más esperadas.CCKne7vUAAAO_XO

El más destacado es el de True Detectivede la que no veíamos imágenes nuevas desde que acabó su primera temporada a principios de 2014. La cadena HBO ha lanzado un teaser en el que anuncia que estrenará la ficción el 21 de junio, y en el que aprovecha para presentar a los personajes interpretados por Colin Farrell, Vince Vaughn, Taylor Kitsch y Rachael McAdams. En el minuto que dura el vídeo todos aparecen con gesto muy serio, incluso compartiendo escena. Y sí, Farrell tiene cara de estreñido, aun con ese bigote que le hace parecer un tipo severo.

CCKnqzVUkAA5YrlLa nueva temporada de True Detective estará basada en la investigación del asesinato de Ben Caspar, un político metido en varios pufos urbanísticos y en la construcción de un tren de alta velocidad. Esto cruzará los caminos de Ray Velcoro (Farrell), Frank Semyon (Vaughn), Ani Bezzerides (McAdams) y Paul Woodrugh (Kitsch). Los guiones volverán a ser de Nic Pizzolato y en la dirección de varios capítulos estará Justin Lin (Fast & Furious). Espero equivocarme y que no sea la decepción a la que apunta por los actores escogidos.

Así es lo nuevo de Orange is the New Black


PiperEl 12 de junio también regresa uno de los mejores dramas que podemos ver en la actualidad. Orange is the New Black volverá a estar disponible en Netflix poco antes de la llegada del verano, protagonizando los últimos estrenos fuertes de la temporada seriéfila junto a True Detective. Y lo cierto es que no podemos tener más ganas de volver a escuchar en el inicio de un capítulo la sintonía de Regina Spektor. Más después de ver el primer tráiler, donde todo apunta a que habrá nuevas historias y muchísimas novedades en el día a día de la prisión.

Los últimos minutos del final de la segunda temporada no fueron muy estimulantes, al quedarse un montón de tramas abiertas. Salvo el shock de la escena final, el resto está por decidir. Pero las primeras imágenes de la tercera entrega indican que los nuevos episodios van a hacernos disfrutar mucho. ¿Seguirá Piper en la cárcel? ¿Qué ha pasado con Alex? ¿Tiene Red alguna oportunidad frente a sus nuevas competidoras? ¿Qué va a pasar en la prisión tras los cambios? Quedan dos meses para saberlo. Que pasen rápido.

Diez razones por las que Orange is the New Black es la mejor serie del momento

AVISO: CONTIENE SPOILERS DE TODA LA SERIE

 

Orange is the New Black estrenó todos los capítulos de su segunda temporada hace unas semanas en Netflix. La primera entrega de la cárcel de mujeres que retrató Piper Kerman en su libro y que luego adaptó Jenji Kohan para televisión fue brutal y se convirtió en la mejor novedad de 2013. Esta segunda tanda de 13 episodios ha mantenido el nivel, e incluso lo ha aumentado en ciertos momentos. Por eso se ha convertido en la mejor serie de la actualidad. ¿Por qué? Por esto:2

1. Da una clase de cómo debe ser el humor negro. Con los remilgos que abundan en la sociedad de todo el mundo (especialmente en la de EEUU), que una ficción sea capaz de gustar a todos valiéndose de la comedia más cruda es digno de admiración. Son pocas las que se han atrevido a rodar escenas como las de OITNB (que implican un sándwich con compresa, o burlas sobre el cáncer, los discapacitados y el aborto), pero ninguna serie lo ha hecho de una manera tan magistral. El secreto está en la naturalidad con la que trata esos asuntos que muchos consideran espinosos.

12. Hace una crítica feroz al sistema penitenciario de EEUU. La propia Piper Kerman (es encantadora, y responde a todo en las entrevistas) salió de la cárcel con la idea clara de ayudar a las mujeres que se encontraban en las prisiones de su país tras su experiencia entre rejas. Cómo lo debió ver para dar un giro a su vida y centrarse en las presas. En el libro se dedica a relatar los obstáculos que debía superar a diario junto a sus compañeras, algo que está muy bien reflejado en la serie. Denuncias como el hacinamiento en los recintos, el maltrato, el machismo o la inseguridad aparecen en los episodios, aunque mayoritariamente en formato de comedia. Solo hay que fijarse en el fondo para vislumbrar qué nos quieren mostrar realmente.

3. Nunca se han encajado mejor los flashback y la trama principal. Que en un episodio pasen de repente de la vida en la prisión a contarnos por qué un personaje acabó allí nunca chirría en OITNBEn Lost se hacía por medio de un efecto musical, que hacía las veces de aviso sobre que llegaba una escena del pasado de uno de los protagonistas. Jenji Kohan ha pisoteado a Damon Lindelof y Carlton Cuse al aunar acontecimientos principales y escenas correspondientes a otras épocas sin efectos o estridencias. La naturalidad, una vez más, vuelve a tener éxito.4

 4. Las historias de cada personaje son redondas. Relacionado con lo anterior, hay que destacar que si ya fueron buenos los porqués de la estancia en prisión de varias de las presas, las de esta temporada han sido aún mejores. Conocer la historia de Morello, Rosa, Taystee o Poussey ha sido un auténtico regalo, y ha refrescado aún más la serie. Y de paso, recuerda que cualquiera puede acabar con su derecho a la libertad. Estoy ansioso por conocer las que faltan, como las de Nicky o Soso.


85. Los personajes no dejan de evolucionar, ya sea bien o mal. 
En esta temporada hemos asistido a la decadencia de Red, al hundimiento de Morello, a la madurez de Nicky o al cambio de Pennsatucky. También se ha visto cómo ascendía Caputo en detrimento de Figueroa, o cómo Healy evita tratar sus propios problemas al centrarse en los del resto. Nadie se ha quedado estancado, ni siquiera los personajes que aparecen menos. Para reforzar esta tesis, hay que recordar que este año se ha dado más peso a aquellos que no lo tuvieron en el anterior, y viceversa. ¿Es la misma la presa transexual? ¿O la pareja de policías feos? Pues eso.

6. Ha contado con una auténtica villana. La aparición de Vee ha supuesto un punto de inflexión en la serie. El año pasado, el papel de malo lo llevó con mucha dignidad Mendez, que se convirtió en un auténtico mal nacido del que nos compadecimos tras pasar toda la temporada odiándole. Con Vee no ha ocurrido eso: ninguno de sus actos ha dado pie a empatizar con ella. Dicho de otro modo: ha logrado exactamente lo que se pretendía. Lorraine Toussaint ha estado inmensa en este rol de narcotraficante, líder de las negras, y contrabandista despiadada que las devuelve en plato frío. La duda está en si OITNB tendrá otra Vee para su tercera entrega. Pase lo que pase, va a importar poco porque nos va a gustar lo mismo o más.6

 7. Ha conseguido que no se haya echado de menos a nadie. No me quiero ni acordar de todo lo que se habló cuando se conoció que Laura Prepon aparecería poco o nada en la segunda temporada. Bien, ¿alguien la ha echado en falta? La respuesta es no. Cuando aparecía muy bien, pero los guionistas y Kohan se han encargado de potenciar las tramas del resto de personajes para que Piper dejase de llevar el peso central. Un protagonismo del que dependía en gran parte su relación con Alex, y que ha ido difuminándose en favor del resto de presas y sus vicisitudes. Es comprensible que cuando un personaje tan potente como el de Prepon disminuya su presencia entren los miedos sobre el daño que le puede hacer eso a la serie. Ya se ha visto que ese problema ni se ha intuido. Las incorporaciones también han influido, claro. La insoportable de Soso ha aportado mucho, aunque hay que destacar a las ancianas.

38. Es una serie para todos, aunque esté protagonizada por mujeres. Hay un debate, tanto en las redes como en la calle, sobre si está destinada de forma exclusiva al público femenino. Que si es una serie feminista, que a los tíos no nos gusta (y a los que sí nos encanta por las escenas de sexo y las palabrotas), que no nos tiene por qué gustar al tratarse de una prisión femenina, y que gran parte de su público objetivo junto a las féminas son los homosexuales.

Bien, todo lo anterior me parecen falacias. Una ficción puede tener un componente feminista por varias razones, pero eso no quiere decir que no pueda gustar a los hombres. Al menos desde mi concepto de feminismo, que creo que es el de la mayoría: la lucha por la igualdad. Soy consciente de que hay una gran parte de tipos que no creen o no se han planteado qué supone esto para las mujeres, pero no por eso hay que meter a todos en el mismo saco. Por eso yo veo muy normal una cárcel de presas como vería una de presos. Ambos pueden ser igual de ingeniosos, pueden sufrir lo mismo y sus tragedias personales serían capaces de provocar el mismo impacto en el espectador.7

Sostener que Orange is the New Black es una serie para mujeres porque se desarrolla en una cárcel femenina y el 80% de sus protagonistas son de ese sexo es como si decimos que al 100% de andaluces les gusta el flamenquito o que los catalanes son agarrados por haber nacido en Cataluña. Simples tópicos que no tienen ninguna base más allá de la del cuñadismo o del “los chicos que conozco dejaron de verla”.

9. Da qué pensar. Cada capítulo es una lección de vida, que nos recuerda que cualquiera puede acabar en el trullo. El dinero te puede salvar de estar encerrado, sí. Pero a veces puede no ser suficiente. Hay errores que no tienen precio. Que reflexionemos sobre un futuro en la cárcel por una cagada puntual dice mucho del poder de los recursos que atesora.

510. Nunca es aburrida. La historia se desarrolla de manera ágil, en cada minuto se respira calidad, los episodios de casi una hora se hacen cortos, en uno solo pueden ocurrir varios asuntos determinantes para el futuro de la historia… Mención aparte merecen sus finales de temporada, que dejan con ganas de mandar cartas al equipo para que ruede ya la siguiente. Sumar todo eso en apenas dos años es un auténtico logro.Y con esas cualidades, el futuro de Orange is the New Black es esperanzador.

Orange is the New Black regresará con su segunda temporada el 6 de junio

Ya tenemos fecha oficial de estreno de la segunda temporada de la mejor novedad de 2013 y una de las mejores series de la actualidad. Netflix ha anunciado, a través de los títulos de crédito de la segunda entrega de House of Cards, el regreso de Orange is the New Black el 6 de junio.

Orange

La serie creada por Jenji Kohan, adaptación del libro en el que Piper Kerman (interpretada en la serie por Taylor Schilling) relató su experiencia en prisión, fue la auténtica revelación del pasado año. Su humor negro, la gran interpretación de los actores (mayoría actrices) y la acertada combinación de comedia y drama en sus tramas le valió convertirse en una de las preferidas del público.

No conozco a nadie al que no le guste la cárcel de mujeres deOrange Orange is the New Black. Diría que es prácticamente imposible, dada la calidad que atesora en todos sus aspectos. Sería difícil que alguien pudiese mejorarla. Pero tras el final de la primera temporada, que nos dejó helados a todos, no descarto que en su segunda pueda ser incluso más buena.

En esta segunda entrega volveremos a ver a la mayoría de sus protagonistas, incluida Laura Prepon (Alex), que tras las primeras noticias de que aparecería de forma esporádica finalmente estará en la mayoría de episodios.

Si no habéis visto los trece episodios con los que se dio a conocer, estáis tardando. Hasta su cabecera es buena.

Imprescindible y corrosiva: Orange is the New Black

La incursión de Netflix en el mundo de la ficción no deja de traernos buenas noticias. La plataforma de streaming estadounidense alcanzó su cima con House of Cards, y continuó su buena tendencia con Hemlock Grove. Ambas comparten el gen del entretenimiento, ese que te incita a caer en sus historias independientemente de su temática o su calidad. Y sí, esto último va por Arrested Development, que nadie sabe exactamente por qué les ha dado por resucitarla varios años después de su cancelación.

La última buena nueva se llama Orange is the New Black, va sobre una cárcel de mujeres, está basada en unas memorias de Piper Kerman (Orange Is the New Black: My Year in a Women’s Prison) y puede que sea la mejor serie de todo el 2013. ¿Por qué? Pues por su componente tragicómico tan acertado, que la hace ser corrosiva, tierna y graciosa a partes iguales; es decir, un cóctel de sensaciones donde cada capítulo aumenta el nivel del anterior.

Orang1 Su trama parte de la historia de Piper (Taylor Schilling), una chica que a simple vista tiene una vida envidiable: está prometida a la espera de casarse, va a empezar un negocio de posible éxito y pasa los días sin zozobra alguna. El problema es su pasado. Todo porque años atrás estuvo liada con una narcotraficante llamada Alex (Laura Prepon) que logró convencerla para que le ayudase en sus chanchullos y fuese su camello. En uno de estos, la policía las cazó y 10 años después de lo ocurrido ha de cumplir 15 meses de cárcel por culpa de su vida anterior.
Una condena que obviamente pone su mundo patas arriba: ingresa en una prisión federal en la que conviven una miríada de reclusas de lo más peculiar con las que te descojonas a cada minuto. Todos los tópicos de un centro femenino entran en la serie: mayoría de lesbianas, unas jefas a las que todas respetan, división entre blancas, negras y latinas y  guardias machistas. La desventaja de Piper es que ella no cometió un crimen del mismo estilo que el resto de reclusas. Esto provoca que caiga en el maniqueísmo, ya que tiene interés en encajar con las presas y a la vez desea de forma acuciante de salir de allí.

OrangeDicha actitud es un síntoma de su inocencia, algo nada conveniente para el lugar en el que está. Su candidez provoca una sucesión de momentos desternillantes protagonizados junto a sus nuevas ‘amigas’, que son viejas diablas y saben cómo provocar la desesperación en una novata. A ello contribuyen sus propios errores, como insultar a las líderes del patio sin saber que las tiene delante o su torpeza para afrontar un día a día inaudito para ella.

Aun así, Orange is the New Black no muestra la cárcel como un sitio en el que el ‘pescado fresco’ es martirizado hasta la extenuación; los guionistas apuestan por aglutinar en unos diálogos viscerales un ambiente más realista, en el que todo no es tan malo a pesar de lo que supone estar entre rejas. Esta auténtica pócima del éxito pasa por adornar todas las historias dramáticas de las féminas de humor negro e incluso de una disculpa a sus actos.

Este aspecto de la serie es quizá el más interesante, ya que se relata que los crímenes que cometieron fueron consecuencia de defender su propio bien o por la búsqueda de un interés particular sin idea de hacer daño. Pero ese deseo no basta para la ley. El ritmo impreso a las tramas y el acierto al estructurar los cerca de 50 minutos que dura cada episodio hacen el resto.Orange2

Esa es la manera elegida para contar la historia de Piper, Red, Claudette, Sophia y el resto de personajes, que provocan empatía instantánea en el espectador convenciendo a éste de perdonar sus desmanes por todo lo que han sufrido previamente. Aunque la relación que comparten no sea fácil y haya de superar pruebas a diario.

Fuera de los muros de hormigón, la protagonista ha de lidiar con su prometido Larry (Jason Biggs, el eterno Jim de American Pie), con el que comienza a tener problemas nada más despedirse. Él teme que su chica vuelva a optar por las mujeres como ya hizo en el pasado, y ella sabe que podría darle la razón aunque esté convencida de su amor. Aparte están su mejor amiga y socia en un negocio de jabones, la atolondrada de su madre y unos suegros que no la soportan. Un mundo que ya ha dejado atrás, pero que tendrá muy presente por culpa de un hecho que corregirá la idea de rutina que había asumido en su primer día recluida.

Orange is the New Black es humor y drama a partes iguales. Está aderezada con una acidez que la hace muy divertida. Es buenísima. Y no tardaréis mucho en devorar todos sus episodios en cuanto comencéis a verla.