Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Entradas etiquetadas como ‘María León’

Allí Abajo: una buena idea que no pasa de “cumplir su función”

Antena 3 quiere convertirse en la cadena que veamos todos por las noches. Su apuesta por la ficción de la buena así lo demuestra. En el camino se han quedado algunos despropósitos, series irregulares y otras que quizá no tuvieron la audiencia que su calidad merecía. Pero aún le faltaba una comedia. El canal principal de Atresmedia lo ha intentado con este género en varias ocasiones. Se la ha pegado en casi todas, una veces porque eran infames y otras porque pasaron desapercibidas. Hasta que llegó Allí Abajo, una buena idea espoleada por Ocho apellidos vascos. Y con la que me temo que tampoco ha encontrado la fórmula para los más exigentes. Sí lo ha logrado para el que no tenga interés en una historia que se vaya enriqueciendo con el paso de las semanas. Porque no pasa de ser una “cumple su función”.1

Allí Abajo es una serie para el que no quiere pensar demasiado al llegar a casa. Para todo el que no busque risas excesivas ni una historia rica y con muchísimas vertientes. También es perfecta para aquel que no espere giros emocionantes ni algo que le vaya a cambiar la vida. En ésta eso no va a pasar. Todos sabemos lo que va a ocurrir en una historia donde un chico vasco (Jon Plazaola) que se ve obligado a quedarse en Sevilla conoce a la enfermera (María León) que cuida de su madre después de que ésta haya entrado en coma por un accidente durante sus vacaciones. El resto de tramas son unas segundonas que propiciarán o entorpecerán el destino escrito de los protagonistas.

2Si tenemos claro que el objetivo final es que María León y Jon Plazaola acaben liados, ¿qué alicientes hay para verla cada semana? Para mí, ninguno. Que todo sea tan simple y previsible hace que no me compense gastar una hora y 10 minuto de mi tiempo semanal en ella. Necesito algo más en una serie. Me tiene que transmitir ambición por superarse y fidelizar a los que la vemos. Y sé que ésta no me lo va a dar. Prefiero gastar ese rato en ver otra que tenga abandonada, en leer o en dar un paseo. O en ver Master ChefEl Príncipe, que compiten con ella.

Pero sería injusto si no admitiese que Allí Abajo tiene ciertos miembros que permitan identificarla como una ficción bien hecha. La premisa es buena y está bien presentada. Las localizaciones de Euskadi y Andalucía son reales y le otorgan la capacidad de integrar al espectador a través del ambiente. Los actores están más que correctos y te los crees en todo momento. Otro acierto está en el mismo reparto, al ser la mayoría de intérpretes desconocidos para el gran público (muchos de ellos, de Vaya semanita). Esto le da un punto de frescura, que se está convirtiendo en habitual en todo lo que emite últimamente Antena 3.3

Todo lo anterior es muy importante y evita el ridículo para un producto que la cadena está rentabilizando de sobra. Aunque destaca por un aspecto aun más determinante: el tratamiento de los tópicos. Soy andaluz, y no me chirría nada ni percibo una caricaturización de nuestra tierra ni de nuestra forma de ser. Quizá lo más excesivo esté en el celador que le saca la pasta a Iñaki cada vez que le pone la tele o que se escaquea constantemente. En cuanto a los vascos, tampoco les vende como paletos norteños que piensan que a partir de Burgos todo es África. Las expresiones de los personajes de allí arriba no son perfectas, pero reflejan la esencia de cómo se suelen comunicar. Su rudeza y campechanismo resulta creíble. Aunque a veces solo parezca que viven para triángulo del buen vivir: mus, pintxos y txakoli. El espíritu Ocho apellidos vascos es notable. Aunque María León diga que no.

4Y es que los responsables e integrantes de la apuesta cómica de Antena 3 han negado siempre que el filme de Emilio Martínez Lázaro les haya marcado el camino. Aseguran que la idea es previa a la explosión de la película más taquillera de 2014. E insisten en que, si hay influencias, son de la francesa Bienvenidos al Norte.

Por suerte, nadie se chupa el dedo y es fácil inferir que se han subido al carro de un éxito sin precedentes en las salas de cine. Y no es malo que lo hayan hecho. Aunque parece que en el equipo es más estigma que bendición contar con un referente como ese. Sería por el miedo a no gustar tanto y así ahorrarse las comparaciones de “en la serie no han sabido hacerlo”. Un temor que ya se ha demostrado absurdo.5

Suelo odiar las series que “cumplen su función” y que no tienen ambición en sus tramas. Me aburren, de hecho. Es lo que me ha ocurrido con Allí Abajo. Y eso que sé que está bien hecha. Pero no me compensa. Si a vosotros sí, no la dejéis escapar.

Patada en ese sitio para ‘Con el culo al aire’

Siempre que hablo de una serie española, que suele ser mal porque solo me gustan 1 de cada 10 (siendo generoso), me acusan de ensañarme y de exigirles algo más que entretener, que según los mismos comentarios no tienen porqué hacer. “Cumple su función” o “me sirve para desconectar” encabezan la retahíla de razones que se aducen para defender una ficción nacional. c3

No estoy de acuerdo. Yo necesito que las series me aporten algo. No que sean profundas o muy trascendentales; simplemente que ofrezcan una idea plausible, un argumento sólido que responda a una premisa inicial. Que posean, en definitiva, un hilo conductor que tenga sus razones y un planteamiento. No basta con que sean solo entretenidas si todo lo que las rodea no tiene ningún sentido. Menos aún si las tramas no tienen ninguna conexión entre sí o si el ambiente en el que se desarrolla es gratuito. Eso está bien para la animación, como la de Los Simpson. Y si lo haces en una serie que quiere ofrecer una apariencia de realidad, al menos ésta tiene que tener calidad, y hacer gracia si aspira a ser una comedia.

c5

Eso le pasa a Con el culo al aire, la serie de Antena 3 ambientada en un camping en el que viven un puñado de perdedores, y que regresó hace un par de semanas con su tercera temporada. Entre sus actores, Paco Tous (Los hombres de Paco), María Leon (SMS), Iñaki Miramón (La sopa boba) o Toni Acosta (Policías, Un paso adelante). Cómo no, líder de audiencia. Seguramente es entretenida y de las que cumplen su función; que incluso saca una sonrisa. Y ya está. Nada más. El resto es vacuo. No hay ni una sola idea, ni una percha que justifique todas sus tramas. Ni aporta un argumento que sirva para atraparnos, ni la amalgama de situaciones absurdas tienen sentido.

Las series españolas, más conocidas como dramedias, suelen estar formadas por episodios en los que las situaciones que viven los personajes son simples gags superpuestos, para así dar apariencia de ficción televisiva. De los tópicos, lugares comunes y tonterías habituales de nuestras producciones no puedo aportar nada más que lo que ya he dicho en otros postCon el culo al aire cumple con este conjunto de normas que permiten ser una ficción patria en condiciones.

c4

No faltan los desayunos familiares, las situaciones descabelladas como que un vecino pueda secuestrar a tus hijos o que te robe el coche sin que el afectado se lo tome en serio, o que una madre alcohólica que no cuida a su hijo se nos presente como una mujer graciosa a la que hay que permitirle todo. Por supuesto, también nos ofrecen como algo normal que haya niños que no van al colegio porque son conflictivos, o que los estafadores y ladrones sean considerados como uno más, y sus acciones como simples anécdotas. Todo muy creíble y muy modélico.

En cuanto a la interpretación de los actores, hay de todo: Paco Tous y María León, por ejemplo, resultan creíbles; no ocurre lo mismo con Ana Morgade, Raúl Fernández o Vicente Romero, al que se le da muy bien hacer de sicario, pero que aquí no encaja.

c2

Presentar a los españoles como chorizos, desastres andantes y chabacanos en nuestras series es algo habitual. El belenestebanismo y la Marca España rancia son indelebles a lo que se suele alumbrar aquí. Pero eso no significa que debiera ser aceptable, y mucho menos reír las gracias de este estilo. El humor de aquí no tiene ni por donde empezar para compararse con el inglés, donde también se resaltan las miserias de su población.

Yo no tengo amigos del perfil de los personajes de Con el culo al aire. Ni ganas. A esa gente suelo alejarla porque es nociva. Y estoy convencido de que los que viven en este país tampoco son así. Si acaso, habrá una minoría.c1

Ya basta de justificar todo con el “es entretenida” o “cumple su función”. Si una serie es una mierda, lo es y punto. Y los que la consideramos así tenemos el mismo derecho a decirlo que aquellos que sí la soportan, e incluso la disfrutan.

Eso sí: siempre defenderé que se puedan emitir todo tipo de series. A pesar de que no comprenda que algunas puedan llegar a gustar a alguien. Aunque sean de las que merecen una patada en el culo, como Con el culo al aire.

 

Os recuerdo el debate de hace unas semanas: ¿Son malas las series españolas?