La manipulación de imágenes que hace ‘La isla de las tentaciones’ en la hoguera de la tentación: la maestría de hacer dudar

Sandra Barneda, acongojada por el dolor de Alejandro, que es capaz de acongojar a Robocop. (FOTO: TELECINCO)

Si tu abuela y Cristiano Ronaldo coinciden en la cola de la Farmacia en La isla de las tentaciones son capaces de montar las imágenes para que parezca que se han liado y que estaban comprando condones, aunque fueran a por laxante y no se hubieran hablado. Y claro, los y las concursantes del espacio se cogen unos berrinches en la Hoguera de la Tentación que se convierten en La Hoguera del Ataque de Ansiedad.

Que nadie se llame a engaño. Siempre me ha gustado esa expresión aunque lo siento por engaño, porque nadie le llama y él también querría bajar al parque a jugar. El caso es que los que van a La isla de las tentaciones saben a qué van y además es la cuarta edición y lo de que les pongan imágenes a medias, montadas de una forma sugerente o con el contexto del revés es parte del juego. Así que es lícito y en buena parte, lo que nos da la vida.

Cuando lleguemos a la parte de las hogueras profundizaremos en este asunto como Álvaro profundiza en la boca de Sabela, que le hace carrillón con la campanilla.

Empezamos hablando de la relación de Rosario y Suso, que se basa en mirarse el uno al otro y decirse que se ponen nerviosos al mirarse. Se puede ser más pánfilo, pero hay que entrenar y pasar el First Panfiliqueit.

“Si fuera por mí igual hubiera hecho cosas ya”, dijo Rosario cuando ambos estaban en un aparte, sentados en unas sillas apartadas que si las meten más en la selva les declara Patrimonio de la Humanidad la UNESCO por ser una tribu aislada.

“Si por mí fuera” y como era por ella, pues sí, Rosario no aguantó más y le cogió la cara a Suso y le cascó un morreo que tienes que coger aire antes de darlo porque luego no respiras en tres minutos. Los dos se agarraron la cara para besarse pegados con la fuerza del superglue. Rosario cogía a Suso para besarle y Suso para intentar separarse y vivir.

“Te estás convirtiendo en una figura muy importante para mí”, le dijo Rosario, porque Suso es a Rosario lo que Cervantes a la literatura.

Luego, ya con el grupo, se pusieron a jugar a aguantar un hielo con la boca cada uno por un lado. Tenían que aguantarlo en la boca y se pusieron a contar segundos y casi se les cae la lengua por congelación. Claro, a todos les pareció muy hot, porque no sabían que venían de haberse comido los morros y lo de los hielos era ya lo de menos. Es como si te emocionas porque Nacho Vidal le de un pico a una actriz después de rodar con ella.

“A mí como mujer y como persona…”, dijo Rosario en un momento dado, porque no es lo mismo, claro. Para Rosario se puede ser persona y no ser mujer, vale, y ser mujer y no ser persona. Por ejemplo, si una mujer tiene una cita y no va, es una mujer que no se persona. JAJAJAJA.

Rosario a la mañana siguiente, sobria, tenía “sentimientos precipitados”. En el desayuno la sometieron a un interrogatorio de tercer grado y ella negaba haberse besado con Suso con una seguridad que habría engañado a Conchita y su polígrafo. El más cotilla era Simone, que se ve que ya van dos ediciones y no pilla cacho. Es que estando en la isla Simone trató de hacerse una gayola y su mano no quiso.

“Ma da miedo lo que pueda hacer Álvaro, porque es muy vengativo”, decía Rosario sobre la hoguera venidera. Pero es que Álvaro ya se estaba vengando de forma preventiva liándose con Sabela que están más tiempo con los morros pegados que separados.

“Nuestra tensión sexual ya se ha resuelto con besos y caricias”, dijo Álvaro, que resuelve la tensión sexual con muy poco. A Álvaro le das la mano un segundo más de lo debido y se te alivia encima la tensión sexual. A Álvaro una vez le rozó una ortiga y zas, la ortiga se quedó sin tensión sexual.

En otro orden de cosas, a Stiven le echaron caramelo por el pecho y Tania se lo chupó como una cabra chupa el fondo de un comedero. ¿Sabéis cuando vuestra madre os decía ‘con la comida no se juega’? Pues a Stiven no se lo decían. Qué cosa más insana, con la de azúcar que tiene eso. Hay diabetes tipo A, B, C y tipo chupetón de pecho.

“Parece que estás diseñada para mí. La madre de mis hijos quiero que sea así”, le dijo Stiven, porque le gusta que Tania tenga “coco”. La disposición de cerebro como requisito para una chica.

– ¿Y por qué lo dejaste con Maripuri?

– No tenía cerebro.

– ¿Era tonta?

– No, la atacó un zombi.

Y así.

Zoe aconsejó a Tania que se olvide de todo, de que tiene una relación y que se entregue en cuerpo y alma. Sí, Así es Zoe, a ella no, que no se lo haga Josué, pero empuja a las demás a la perdición. Vas al Metro con Zoe y ya en el andén te comenta lo cómodas que parecen las vías.

“Lo que necesito de Sabela es que ella me tiente de verdad“, dijo por su parte Álvaro. Joder no sé qué quiere que haga si se pasa Sabela el día tentándolo. Que se expone más que el escaparate de un Zara. Álvaro llega a estar en el Jardín del Edén y no muerde la manzana porque no era suficiente tentación. Él quiere melones.

Nico ha cambiado a Rosana por Miriam, que es su nueva preferida.

“Me apetecía coger a Miriam y llevármela a la habitación, porque es un lugar más íntimo para las conversaciones que queremos”, dijo el chaval que parece el primo de Macaulay Culkin. Sí, se la quería llevar a la habitación para hablar. “Las conversaciones que queremos”, ya.

– Paco, ven a la cama que tengo un arnés, lubricante, el pene de 30 centímetros y las conversaciones que queremos.

Y así.

Y según entraron en la habitación Nico dijo “yo lo que quiero es echarte a la cama”. Para conversar, obvio.

Miriam se mojó entera. ¿Porque estaba excitada? No, porque se hacía pis y eso hizo. Miriam se puso a mear que se oía hasta el chorrillo y luego salió sin acabar de subirse la falda, aún enseñando el culo. Si escupe flemas en medio del cuarto habría sido igual de sexy.

“Estoy luchando contra mi naturaleza, pero no sé si voy a ganar”, dijo Nico, que no sabes si no quiere follar o se está cagando y apretando el culo para no irse antes de tiempo.

Se fueron a una butaca y Miriam se frotaba como un gato en celo. Estos dos se ponen un jersey de lana y hacen energía estática como para paliar el apagón mundial.

Miriam comenzó a chuparle a Nico el cuello y él se ponía bizco y con los ojos en blanco. No sabes si Nico se excita o si está teniendo una posesión demoníaca.

A la mañana siguiente Miriam se puso a leerle la mano a Nico, por si algo le inquieta, le atormenta o le perturba. A Nico lo único que le perturba es que haya cámaras y le vaya a ver Gal.la.

Al otro lado estaba Gal.la bailando y Miguel haciendo acercamientos como un escorpión amenazando con la cola. Literalmente. “Esto no se baila así”, le dijo a Miguel y se puso a bailar arrimado a Gal.la. Miguel piensa que Paquito el chocolatero se baila agarrao. Miguel oye una marcha fúnebre y te saca a bailar. Para miguel todo es un agarrado, de las muñeiras a los vaivenes de la bolsa.

Darío es un santo. Él ni se acerca a una mujer. “Me dijo Sandra que si una mujer me tocaba se enfadaba”, y él no deja que le toquen. En serio, que Darío va a confesar y se puede quedar callado. Él es puro. A Darío lo arrojas a un volcán y te lo apaga porque es como sacrificar a una virgen.

Alejandro sí que se dejó tocar y una de las solteras le lamió del nacimiento de la mata del calabacín a los pectorales, pero con un énfasis que he visto a mi abuela fregando con menos ahínco que ella lamiendo.

HOGUERA DE LAS CHICAS

Tania: “He luchado mucho por construir a la mujer que soy“. Tania es como el Pocero, pero de ella misma. En lugar de construir Seseña contruyó Tanieña.

Zoe se pintó los ojos como un mapache después de un accidente de tráfico, así como amoratados. No sabías si iba guapa o iba al hospital.

Tania: “Me voy a encontrar un Nico en su línea”. En su línea recta hacia Miriam.

Rosario: “Me da más miedo lo que él pueda ver de mí que lo que yo pueda ver de él”. No mujer, si estáis muy a la par.

“En la otra villa vuestros novios han cruzado nuevos límites”, les dijo Sandra, así, para tranquilizarlas. Sandra Barneda charla con Iron Man un rato y le deja preocupado por el óxido.

Rosarioy Álvaro tienen una gata que se llama Melocotón. Ese nombre es un claro caso de maltrato animal. Hola, Seprona. “Álvaro y yo llegamos a un acuerdo: el que fallaba perdía a Melocotón y se la llevaba el otro”, nos explicó. La vida de ese gato depende de un calentón. Pobre animal.

“Melocotón es un apoyo incondicional porque cuando estoy mal ella lo detecta y viene“, dijo Rosario, porque su gato es como un robot aspirador del mal rollo.

Zoe dijo que lo que ve de Josué “es el trailer de una película” y que ya verá ella si ve la película o no. Lo mismo depende de si es el día del espectador.

Y al poco vio Zoe cómo llegaba como nueva tentadora Jennifer, que claro, ella sabe que había tenido una conversación subida de tono por redes sociales con Josué. Y claro, a Zoe le dieron los siete males.

Rosario: Había imágenes de Álvaro. Había una videoteca entera. Rosario vio cómo Álvaro decía que iba a activar la alarma él. Luego le vio bailando con Sabela, si a frotar genitales se le puede llamar bailar. Rosario iba poniendo cara de asco y se empezaba a menear como si se estuviera meando.

“Es un vengativo de mucho cuidado y le ha venido de puta madre”, dijo Rosario, que para haber hecho lo mismo con Suso estaba muy indignada.

Luego vinieron las imágenes en las que Sabela y Álvaro se lamían el uno al otro y después, cuando se comían los morros. “Qué tío más asqueroso, con perdón, ¿eh? Rosario”, dijo Zoe, que se besa con Josué, pero sin intercambiar baba. Se seca la lengua con un secador industrial hasta que parece una esponja seca y luego ya da los besos.

“Yo sabía que él de fiesta es así”, dijo Rosario y Sandra Barneda le pidió que hablara desde el corazón y Rosario dijo pum, pum, sístole, pum, pum, diástole. JAJAJAJA

“Yo también he pasado el límite, pero lo he hecho diferente”, dijo Rosario. JAJAJAJA Muchísimo de diferente. Lo de Rosario es amor, lo de Álvaro no. Claaaaaro.

“Mi madre me mandó un mensaje y me dijo que quería que volviéramos juntos, que quería a Álvaro como yerno”. Pues va a ser más fácil si la madre de Rosario adopta a Sabela.

Y había más imágenes. Álvaro decía que quería una relación sana y le dio a Sabela la pulsera que le regaló Rosario. “Él me dijo que siempre que lleváramos esa pulsera iba a estar bien”, se quejó Rosario. Coño, pero si ha hecho lo que dijo. Ya no la lleva, ya no estáis bien.

Turno de Sandra la rubia.

Después de ver lo de Rosario estaba acojonada. Había imágenes para ella, pero eran de Darío, que es más santo que el suelo de la catedral de Santiago. Salía el muchacho en una cita que parecía una entrevista de trabajo. Darío decía en el vídeo que le gustaría que Sandra le “hablara mejor” y que “tenía un carácter muy fuerte”. Y Sandra la rubia se puso a llorar porque dijo que con ella no le falta nada. “Siempre está igual, diciendo que le trato mal”, dijo Sandra que no entiende que a Darío el látigo y la pistola eléctrica le molesten.

“Yo estoy todo el día trabajando, cena conmigo y ni siquiera se acueste conmigo en la cama“, dijo Sandra, que no se siente “deseada ni querida”. Darío es como un comercial, sólo hace comidas de trabajo.

Hoguera de Zoe.

“La mejor manera de que empieces a disfrutar es que no veas imágenes”, le dijo Sandra Barneda. JAJAJAJAJA Sí, Zoe disfrutaba de lo lindo. Lloraba, se retorcía, tenía ansiedad, pero en plan disfrutando mucho. Aquí empiezan las manipulaciones. Dejan a la más ansiosa, a la que controla peor sus emociones, sin ver nada, para que se coma la cabeza a su gusto y cuanto más mejor. Magistral.

Vamos con Gal.la. “Quiero a Nico con todo mi corazón y voy a salir de aquí con él”, dijo ella súper convencida. Los demás no pensamos lo mismo porque claro, Gala se quedó en lo de Rosanna, a la que llamó Rosalía y no había visto lo de Nico con Miriam.

“Me meto en la cama y no me da ni un puto beso, ni un puto abrazo”, decía Nico a sus amigos machotes, quejándose de que Gal.la no le arropa. Nico en una mujer busca que le cuente cuentos antes de dormir. “Soy muy acomodado y a lo mejor tengo una mierda y digo pues me quedo con mi mierda”, dijo a continuación, usando para Gal.la una bonita metáfora que la deja en un gran lugar.

“He pensado tanto en ella que no me acordaba de mí“, dijo Nico. No sabéis los sustos que se pega Nico cuando va a mear por la noche y se encuentra un señor en el espejo del baño. Y resulta que es él, pero como no se acuerda…

“Llevamos meses que… que vamos en primera solo, llevo sin meter quinta…“, aseguró el querubín. ¿Primera qué es? Y sobre todo, ¿aguanta Nico hasta la quinta? Porque tiene pinta de llegar a la tercera ya revolucionado.

“Yo nunca hablaría así de él”, dijo Gal.la dolida por que Nico cuente “si follamos más o follamos menos”. No, no, ha contado que folláis menos, de lo de follar más no ha dicho nada.

Después se vio cómo Nico cambiaba a Rosana por Miriam y cómo roneaba con ella, se frotaba, hacían arrumacos y cómo Miriam le chupaba el cuello que ni Drácula merendando. “Venimos de mi baño… de hacer el amor” y “Te cojo ahora mismo y vamos a la cama”, le pusieron a Gal.la, en una clara manipulación, claro, porque eso lo había dicho por decir y no era verdad.

Peeeeeero, eso Gal.la no lo sabía. Tal como se lo pusieron podría parecer que sí venían de hacer eso (ayudaba que Nico al decirlo iba pegándole el pene al culo a Miriam). Maravilla de montaje.

“Es una villa de cerdos que no saben actuar de otra forma”, dijo Gal.la sobre la villa de los chicos. Poooooorque los deslices de la villa de los chicas son por amor, pero la de los chicos es solo sexo y eso es un asco y está mal. Al parecer.

Y pidió una Hoguera de confrontación. A Nico cuando se lo digan se le cae un testículo al suelo.

Vamos con Tania. Vio en el primer vídeo cómo a Alejandro le chupaban entero el torso. “Yo de las 10 me follaba a las 10”, decía Alejandro sorbre las solteras y en otro vídeo se veía cómo les contaba a los demás que Tania ve porno de mujeres.

Cuando mi madre iba a las tutorías con mis profesores le decían siempre: “Va por muy mal camino”. Pues eso le pasa a Alejandro según dijo Tania.

“Algo en mí se ha roto”, dijo Tania, que no tenía más imágenes, pero con lo que había visto le valía como excusa para cabrearse. ¿Se consolará con Stiven?

Pero aún tenían que vetar a una soltera, por lo que la elegida se tendría que ir de la villa durante 24 horas. Todas eligieron vetar a Jennifer, la chica nueva que tuvo un tonteo con Josué, menos Zoe. “Ponérselo a Jennifer es darle más protagonismo del que tiene”, dijo ella, que tenía miedo de que Josué se enfadara. Madre de dios cuánta toxicidad.

HOGUERA DE LOS CHICOS

“Necesito verla mal, que reaccione”, decía a priori Nico. JAJAJAJA Sí que ha reaccionado, Nico. Como que te vas a comer una hoguera de confrontación.

Y vimos cómo Zoe irrumpió, haciendo que Sandra Barneda casi se haga popó encima y cómo después se puso en plan portero de discoteca, echando de allí a Zoe.

La aparición estelar de Zoe dejó a los demás tíos más nerviosos que a Josué. Alejandro se quedó temblando, histérico, diciendo que estaba por salir él detrás de Zoe. Puestos al melodrama a Alejandro le da un poco igual con quién montarlo.

“NO PUEDO MÁS SANDRA”, dijo y se puso a llorar a mares y todos se pudieron a consolarle. Este muchacho si un día no sufre es un día que pierde. Llegan las once de la noche y piensa “hostia, que hoy no he montado una escena como de Lo que el viento se llevó” y se pone a llorar y a retorcerse en el suelo porque sí. “Mira que soy fuerte”, dijo él. Si me lo dice Mickey Mouse me lo creo más.

“Tu novia te quiere que flipas”, le dijo Álvaro a Josué, como si cometer locuras fuera un sinónimo de querer. Uy, tu novia te tiene secuestrado en un sótano y no te deja ver a nadie y te alimenta con ratas muertas pero solo machos para que no te acerques a ninguna hembra, te quiere que flipas.

“Como has tenido el privilegio de ver a tu novia, esta noche no hay imágenes para ti”, le dijo Sandra, pero no había sido culpa de Josué y aún así se comió el castigo. ¿Para qué? Pues para que no vea que Zoe guarda celibato y él se suelte un poquito. Adoro este programa.

Turno de Álvaro.

“No estoy tranquilo porque Rosario es la mujer de mi vida“, dijo el muchacho. Rosario es la mujer de su vida y Sabela es la mujer de su vidilla. “Has sonreído más en 3 días con Suso que con tu novio en siete años”, dijo Sandra a Rosario en un vídeo que vio el novio. Álvaro saltó y dijo “mentira cochina”. Es muy de expresiones adultas y maduras como “en mí rebota y en tu culo explota”.

En las imágenes salía Rosario tonteando con Suso y muy emocionada porque éste le había hecho una rosa de papel. La rosa parecía lo que le pasa a una rosa cuando le pasa por encima un tanque, pero a ella le gustó.

Veo como que ha echado el freno de mano, está siendo más cuidadosa”, dijo Álvaro tras las primeras imágenes. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Qué buen ojo clínico tiene. Álvaro se compró una casa en Chernóbil porque pensaba que sería un lugar bonito para invertir y disfrutar del aire limpio.

Y llegó el momento beso de Rosario y Suso. “YA ESTÁ, YA ESTÁ… TENÍA GANAS DE VER ESO”, dijo él. Pero ponía cara de tener ninguna gana.

“Te recuerdo que también te has besado con una chica”, le dijo Sandra Barneda intentando hacer un zasca, pero perdió fuerza porque a Rosario no se lo había hecho un rato antes, estando ella en la misma situación de haberse liado con Suso y criticar que lo hiciera Álvaro.

Darío. La sosedad. Sabemos que está porque es corpóreo, pero no por sus interacciones.

Sandra Barneda abroncó a Darío por no dejarse llevar. JAJAJAJA Como Darío no tenga cuidado le echan viagra en la cocacola. Darío se despierta una noche y está el equipo del programa metiendo su pene en una soltera, a lo mamporrero.

Y vio imágenes de Sandra la rubia con Rubo. Eran poquita cosa. “La veo muy guapa”, es lo único que dijo Darío. Luego la vio diciendo que Rubo le pone y que ella a él también y que se está dejando llevar y que “si mi relación tiene que acabar, va a acabar”. Para qué poner viagra si le puedes poner imágenes fuera de contexto que harían dudar a cualquiera.

Y aunque Darío estaba tranquilo, no lo estaba Alejandro, que siempre miraba en las imágenes qué iba haciendo Tania. “Siempre sale con el notas, el notas, el notas”, decía el muchacho de Stiven.

Y turno para Alejandro:

Alejandro se puso tan cerca de la tablet que ahora tiene diez dioptrías de lo que se le quemó la retina. Salía Tania diciendo “mi relación está acabada, no me quiere bien”, pero claro, de nuevo descontextualizadas. El truco es cuando alguien dice: “Si fuera legal, yo robaría” y luego le quitan lo de “si fuera legal”, y parece que dices “yo robaría”.

“¿PERO CÓMO COÑO VA A DECIR ESO, NO PUEDO ENTENDER QUE DIGA QUE MI RELACIÓN ESTÁ ACABADA?”, dijo Alejandro moviendo los brazos gesticulando como un molinete.

Luego le pusieron imágenes de citas de Tania y Stiven y ella diciendo “yo me iría sola ahora mismo”. Y Alejandro ya se derrumbó.

No dejes que una relación tan bonita se vaya, por favor te lo pido, Sandra, por favor te lo pido”, rogaba mientras lloraba, tenía un ataque de ansiedad, se desesperaba, se mesaba los cabellos, se tiraba al suelo y gritaba, todo a la vez. Alejandro es como un catálogo de sentimientos negativos y reacciones dramáticas.

Y claro, a Sandra Barneda le entraba una congoja que no podía con ella, que se ponía a llorar también, a aguantarse los sollozos y a llevarse las manos a la boca. Ahí Sandra Barneda pensaba que porqué no habría elegido presentar Art Atack, que es menos de sufrir.

“Por favor, déjame verla, por favor, Sandra, por favor”, seguía diciendo con desesperación Alejandro, en un nivel de destruidismo e histeria que para calmarle Sandra acabó por gritar.:

“¡¡ALEJANDRO, NO HAY MÁS IMÁGENES PARA TI!!”, como si eso desactivara los disgustos. Pero no lo hizo, porque Alejandro se fue de la hoguera llorando y diciendo “que me rompo el pantalón”. En el pueblo de Alejandro romperse el pantalón debe ser un signo de sufrir mucho. En su casa empezó la moda de los vaqueros con agujeros un día que le pusieron una multa…

Seguiremos informando.

 

1 comentario

  1. Dice ser eva

    Grandioso artículo. Hacía mucho que no me reía tanto, quizás porque suscribo cada una de tus irónicas frases.Me parece casi una mezquindaz manipular en plan corta y pega las conversaciones, porque sacadas de contexto y debido a la poca madurez emocional, puedes hacer mucho daño a estos muchachos. Lo del pantalón de Alejandro no me quedó muy claro, si se trata de una tradición comarcal, como lo de romperse la camisa en las bodas gitanas, que con la tensión le crecen los gemelos y necesita espacio, en plan Hulk o si es de una moda pasajera mas.En cualquier caso a mi me dió un ataque de risa al escucharlo y estaba esperando que lo hiciera. Estoy ansiona por tu próximo texto. Un saludo enorme desde Madrid.

    02 diciembre 2021 | 14:01

Los comentarios están cerrados.